Licencia de Creative Commons
Eternal Spirit by DelthaV is licensed under a Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 Argentina License
Recursos Graficos de Pinterest, Deviant, Zero-Chan. Los códigos expuestos son de uso publico y modificados para la apariencia acorde al foro. Todos los derechos y agradecimientos a sus respectivos autores.







Últimos temas
» Sobre puntos de evento y eventos (Duda)
Ayer a las 19:05 por Ren

» Después de la fiesta
Jue Mar 21 2019, 20:25 por Kaien Cross

» [Juego] Abrazo, beso, patada o lo que se te ocurra.
Lun Mar 18 2019, 19:10 por Lothar

» Juego: Palabras chidas
Lun Mar 18 2019, 04:20 por Ren

» Ladron que roba a ladron [flashback]
Lun Mar 18 2019, 04:14 por Kilian

» Afiliación Elite / Reino Lunar
Sáb Mar 16 2019, 19:32 por Aidan

» Through the Sacrifice
Vie Mar 15 2019, 16:17 por Cosmos

» [Juego] ¿Qué harías si despiertas junto al de arriba?
Vie Mar 15 2019, 15:33 por Iris Darkangel

» Recopilatorio de crónicas y cuentos que no son cuentos.
Mar Mar 12 2019, 22:19 por Damian

» Preguntas estupidas
Mar Mar 12 2019, 11:14 por Lothar


Gotterdamerüng

Ir abajo

Gotterdamerüng

Mensaje por Andreas el Sáb Ene 12 2019, 19:33

Después de la travesía en el mar, el pueblo que los recibió quedaba atrás.
En esos momentos sus hombres avanzaban en formación a través de un camino nevado con árboles desprovistos de hojas, el blanco descendiendo como un sueño efímero para aquellos que se atrevieran a levantar la vista.
Por suerte, estaban preparados para las eventualidades que, tal como predijo, salieron al paso.
El cuero hervido funcionaba a la perfección en conjunción a las armaduras. Las calzas de los caballos estaban puestas de forma adecuada. Las capas de viaje los mantenían a salvo del frío, dentro de lo que cabía.
Y, más importante aún, nada que atacara su caravana.

Quizá era porque ese camino no era del todo popular. La ruta principal llevaba al gran corazón de Asgard, el Reino del Norte - pero el interés de su escuadrón era distinto. No solo se buscaba alejar los problemas políticos, sino también de que el objetivo los apuntaba a una zona que en las bajas lenguas, se llamaba Gotterdamerung - algo curioso por decir lo menos.
Un camino nevado, con cascabeles en los puntos de vanguardia; los rumores corrían de que, en cierto punto, podrían encontrarse gigantes que vivían en cuevas.
Puras historia, esperaba, pues enfrentar gigantes no era precisamente lo ideal. No en esa situación.

Tras el atardecer, que no tuvo gran diferencia con el día, llegaron a una platea con una enorme cabaña cuya chimenea humeaba. El punto Bryngr, decía el cartel.
Ordenándole a los hombres preparar todo, bajó personalmente a hablar con los ocupantes y dueños de aquel puesto de descanso en la ruta sureste del anillo exterior de Asgard.

----------------------------------------------------------------------------
----------------------------------------------------------------------------

Punto Bryngr.
Un puesto de avanzada ubicado en la zona menos transitada de aquel distrito del Norte.
En relatos, se decía que era el sitio de muerte de un gigante de hielo que había enojado a los Aesir - y que al caer, conjuró una ventisca con su último aliento.
Más que nada una fábula, pues como sabían todos los habitantes de la zona, que muchos no eran, ningún cadáver de gigante podía avistarse a kilómetros a la redonda y claro, una ventisca era de lo más común en el clima de un lugar tan al extremo del mundo.

Lo que contaba era que allí el día no parecía tener diferencia con la noche, más allá de la actitud de los lugareños, alegres incluso en la imposibilidad de ver la luz del sol y el verde del mundo.
El calor principalmente venia de las fogatas, encendidas y liberando una columna de humo a través de la chimenea; la madera y los goznes crujiendo reafirmaban la sensación de desolación y...
Andreas apreciaba tal vista, aunque prefería no comentarlo con los miembros de su escuadrón.
Todos ataviados en sendas capas de viaje con pelaje bordado, moviendo y transportando el equipaje desde el establo, parecían resentir la misión encomendada - aunque si así efectivamente lo era, ninguno lo expresaba en voz alta. Por suerte, una sonrisa los sacó de su ensimismamiento.

—Bienvenidos viajeros, esperamos que su visita sea placentera.—
La chica ofreció una reverencia de cabeza, aunque su actitud más que servil era de fuerza interna, acero oculto por la seda más fina. —Ahora, si pasan al comedor, les ofreceré el mejor alce asado de toda la región, no, el Norte entero.—
Sin exclamaciones ostentosas, sin elevar la voz, ni pretensiones ocultas, la chica se movió y dirigió a los soldados quienes pronto comenzaron a entrar en calor - y a olvidar las penas del viaje que aún con todo, apenas comenzaba.

—Así que usted es el líder de los soldados ¿verdad?— se presentó ella un tiempo después, ambos en el balcón del puesto que daba a la vista de un barranco descomunal - uno que por la hora, no se distinguía de la boca del mismísimo Haël. —Me llamo Gerda, y dirijo este lugar.—
—Andreas.—
Lacónico, como era costumbre. Ambos observaron la oscuridad impenetrable tras intercambiar miradas, solo el silbido del viento rompiendo el silencio que se formó casi al instante. Aunque, en otrora, no era incómodo, sino solo una extensión de la actitud general del país, la confortante existencia del ser y la indomitable permanencia del individuo.

—¿Qué los trae aquí tan lejos de su hogar?—

No es que no hubiera preguntado con anterioridad, pero, no al jefe. Y no era curiosidad, sino solo...

—Deber.— fue su respuesta, aunque no tardó en enfilar sus ojos a los de la norteña. —¿Qué la llevó a usted a quedarse aquí?—

Gerda afiló la mirada, y una sonrisa.

—Familia, por supuesto. No hay mayor honor para un orgulloso Asgardiano.—
Andreas
Andreas
Cazador

Cazador

Mensajes 23
Dracmas 355

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Gotterdamerüng

Mensaje por Damian el Mar Ene 22 2019, 20:51

El camino, arboles tétricos, inmensos como esqueléticos y agazapados entes de bermejo mirar. Incrustaciones negras de corteza azabache que se insertan en el cielo advirtiendo al viajero solitario la brumosa tempestad que azota a lo lejos. El caballo dejo hace muchas leguas atrás el correr de su intenso viaje, cansado buscaba en su intenso respirar las ganas de proseguir con su travesía. La nieve lo cubría todo, hasta que de repente aparecieron ante el inmenso monte y gigantescas montañas de violentos y escarpados acantilados. Era mejor arrojar rosas al muerto que adentrarse a buscarlo en aquellos abismos de intimidante  y abrumante oscuridad.

Su jinete es una larga y esbelta figura con una enorme caja a las espaldas, caja de madera vieja cubierta de harapos. El ser ataviado está cubierto de pieles negras de pelaje espeso y extraño, cubierto de guantes negros y un sombrero extraño del mismo material. Su vista estaba cubierta por unos extraños lentes que permitían vagamente hacerle ver a través del cristal empañado por la humedad del clima y la iniciante ventisca. El ascenso era duro, pero no era impedimento para que el blanquecino animal trepara por aquellos collados.

Punto Bryngr, un puesto de avanzada ubicado en la zona menos transitada de aquel distrito del Norte. Al parecer por la cantidad de cosas que se contaban del lugar, el joven atizo las riendas y en un “OH” el caballo volvió al trote.  Una vez en aquella estancia, observo a la cantidad de soldados que estaban en las inmediaciones, sin más decidió llegar al lugar atraído por el olor de la comida y el próximo banquete a por venir.

Habia dejado su caballo al cuidado de los servidores del lugar, con la paga justa para comida y agua, ademas de un buen lugar donde se mantuviese abrigado o al menos a cubierto de la ventisca por venir. El animal le dejo con ojos tristes y una caricia como promesa de que volvería verle mañana posiblemente al salir el sol por la comisura del paisaje. Al entrar a donde estaban los hombres de Andreas, los miró a todos por el rabillo de su sombrero. El embozado era irreconocible. Hasta que se quito el sombrero.

—Saludos señores —Dijo el recién llegado—. Con ustedes debe estar Andreas de Tauro, es preciso que me encuentre con el mismo.
Damian
Damian
Cazador

Cazador

Mensajes 333
Dracmas -74

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Gotterdamerüng

Mensaje por Anya Maverick el Vie Feb 01 2019, 17:41

Toda la fría tierra de Asgard tiene historias que contar, seres que viven y respiran, monstruos impresionantes, grandes cazadores, y todo esto contiene historias de valientes y poderosos, como su Rey. Pero no era momento de hablar de sus grandezas ni logros, más bien, era un día común y corriente para la nómada, donde avanzaba ante el poderoso clima del norte, tormentas de nieve que siempre iban y venían en su andar, pues su misión era siempre esa, andar y mostrar a los pobres de espíritu las grandiosas historias que nacían en el norte.

Pasada la tormenta, la nómada retomó su camino y anduvo hasta ver a la distancia un pueblo a donde llegar, sonrió como siempre lo hacía, y luego, decidió guiar sus pasos hacia aquella dirección. Mientras bajaba, el viento comenzaba a cambiar su soplido natural al de una melodía suave, hecha de cuerdas por la trovador de Asgard. No habían voces aun, pero la tonada viajaba con el viento hasta todos en aquel pueblo, los cuales, no sólo hubieron escuchado de tal suceso, sino que lo habían vivido... ese día el mismo Odyn hubo desviado a la nómada de su travesía para llegar a aquel pueblo alejado de los condados más grandes.

Conforme llegaba a la plaza, los pobladores se iban acercando mientras esperaban a su llegada, aunque la nómada no sabía que en esa ocasión habría visita en aquel poblado, visita bastante numerosa a decir verdad, quiénes ahora probaban los cálidos alimentos de la región. Ella llegó a la plaza andando, con una mandolina siendo acariciada por sus manos -Cuentan las grandes historias, que un gigante alzó su furia a los extremos de Asgard, y la tierra era azotada en sus fronteras... pero Odyn vino y la liberó de un sólo movimiento de su espada... y por eso alzamos las jarras con hidromiel, y por eso cantamos y gozamos ante el Rey- llegaría cantando para que todos ahí oyeran su voz, inclusive los viajeros.


Anya Maverick
Anya Maverick
Sailor

Sailor

Mensajes 43
Dracmas 377

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Gotterdamerüng

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.