Licencia de Creative Commons
Eternal Spirit by DelthaV is licensed under a Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 Argentina License
Recursos Graficos de Pinterest, Deviant, Zero-Chan. Los códigos expuestos son de uso publico y modificados para la apariencia acorde al foro. Todos los derechos y agradecimientos a sus respectivos autores.







Últimos temas
» En el mar...
Gotterdamerüng EmptyAyer a las 22:07 por Asclepio Karpusi

» En la soledad del templo // Libre
Gotterdamerüng EmptyAyer a las 20:29 por Elina

» [Juego] Abrazo, beso, patada o lo que se te ocurra.
Gotterdamerüng EmptyMar Jun 18 2019, 20:03 por Jineth Yarusa

» Maldito frío!
Gotterdamerüng EmptyMar Jun 18 2019, 18:52 por Scar

» Templo de Arte
Gotterdamerüng EmptyMar Jun 18 2019, 17:35 por Elina

» Recuerdos del pasado [FlashBack]
Gotterdamerüng EmptyMar Jun 18 2019, 16:11 por Asclepio Karpusi

» Pequeña ausencia
Gotterdamerüng EmptyLun Jun 17 2019, 23:06 por Elina

» The King of North
Gotterdamerüng EmptyDom Jun 16 2019, 20:33 por Damian

» ¿Que estas escuchando?
Gotterdamerüng EmptyDom Jun 16 2019, 13:19 por Damian

» Donde todo comenzó [Libre]
Gotterdamerüng EmptySáb Jun 15 2019, 11:48 por Logan


Gotterdamerüng

Ir abajo

Gotterdamerüng Empty Gotterdamerüng

Mensaje por Andreas el Sáb Ene 12 2019, 19:33

Después de la travesía en el mar, el pueblo que los recibió quedaba atrás.
En esos momentos sus hombres avanzaban en formación a través de un camino nevado con árboles desprovistos de hojas, el blanco descendiendo como un sueño efímero para aquellos que se atrevieran a levantar la vista.
Por suerte, estaban preparados para las eventualidades que, tal como predijo, salieron al paso.
El cuero hervido funcionaba a la perfección en conjunción a las armaduras. Las calzas de los caballos estaban puestas de forma adecuada. Las capas de viaje los mantenían a salvo del frío, dentro de lo que cabía.
Y, más importante aún, nada que atacara su caravana.

Quizá era porque ese camino no era del todo popular. La ruta principal llevaba al gran corazón de Asgard, el Reino del Norte - pero el interés de su escuadrón era distinto. No solo se buscaba alejar los problemas políticos, sino también de que el objetivo los apuntaba a una zona que en las bajas lenguas, se llamaba Gotterdamerung - algo curioso por decir lo menos.
Un camino nevado, con cascabeles en los puntos de vanguardia; los rumores corrían de que, en cierto punto, podrían encontrarse gigantes que vivían en cuevas.
Puras historia, esperaba, pues enfrentar gigantes no era precisamente lo ideal. No en esa situación.

Tras el atardecer, que no tuvo gran diferencia con el día, llegaron a una platea con una enorme cabaña cuya chimenea humeaba. El punto Bryngr, decía el cartel.
Ordenándole a los hombres preparar todo, bajó personalmente a hablar con los ocupantes y dueños de aquel puesto de descanso en la ruta sureste del anillo exterior de Asgard.

----------------------------------------------------------------------------
----------------------------------------------------------------------------

Punto Bryngr.
Un puesto de avanzada ubicado en la zona menos transitada de aquel distrito del Norte.
En relatos, se decía que era el sitio de muerte de un gigante de hielo que había enojado a los Aesir - y que al caer, conjuró una ventisca con su último aliento.
Más que nada una fábula, pues como sabían todos los habitantes de la zona, que muchos no eran, ningún cadáver de gigante podía avistarse a kilómetros a la redonda y claro, una ventisca era de lo más común en el clima de un lugar tan al extremo del mundo.

Lo que contaba era que allí el día no parecía tener diferencia con la noche, más allá de la actitud de los lugareños, alegres incluso en la imposibilidad de ver la luz del sol y el verde del mundo.
El calor principalmente venia de las fogatas, encendidas y liberando una columna de humo a través de la chimenea; la madera y los goznes crujiendo reafirmaban la sensación de desolación y...
Andreas apreciaba tal vista, aunque prefería no comentarlo con los miembros de su escuadrón.
Todos ataviados en sendas capas de viaje con pelaje bordado, moviendo y transportando el equipaje desde el establo, parecían resentir la misión encomendada - aunque si así efectivamente lo era, ninguno lo expresaba en voz alta. Por suerte, una sonrisa los sacó de su ensimismamiento.

—Bienvenidos viajeros, esperamos que su visita sea placentera.—
La chica ofreció una reverencia de cabeza, aunque su actitud más que servil era de fuerza interna, acero oculto por la seda más fina. —Ahora, si pasan al comedor, les ofreceré el mejor alce asado de toda la región, no, el Norte entero.—
Sin exclamaciones ostentosas, sin elevar la voz, ni pretensiones ocultas, la chica se movió y dirigió a los soldados quienes pronto comenzaron a entrar en calor - y a olvidar las penas del viaje que aún con todo, apenas comenzaba.

—Así que usted es el líder de los soldados ¿verdad?— se presentó ella un tiempo después, ambos en el balcón del puesto que daba a la vista de un barranco descomunal - uno que por la hora, no se distinguía de la boca del mismísimo Haël. —Me llamo Gerda, y dirijo este lugar.—
—Andreas.—
Lacónico, como era costumbre. Ambos observaron la oscuridad impenetrable tras intercambiar miradas, solo el silbido del viento rompiendo el silencio que se formó casi al instante. Aunque, en otrora, no era incómodo, sino solo una extensión de la actitud general del país, la confortante existencia del ser y la indomitable permanencia del individuo.

—¿Qué los trae aquí tan lejos de su hogar?—

No es que no hubiera preguntado con anterioridad, pero, no al jefe. Y no era curiosidad, sino solo...

—Deber.— fue su respuesta, aunque no tardó en enfilar sus ojos a los de la norteña. —¿Qué la llevó a usted a quedarse aquí?—

Gerda afiló la mirada, y una sonrisa.

—Familia, por supuesto. No hay mayor honor para un orgulloso Asgardiano.—
Andreas
Andreas
Cazador

Cazador

Mensajes 28
Dracmas 455

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Gotterdamerüng Empty Re: Gotterdamerüng

Mensaje por Damian el Mar Ene 22 2019, 20:51

El camino, arboles tétricos, inmensos como esqueléticos y agazapados entes de bermejo mirar. Incrustaciones negras de corteza azabache que se insertan en el cielo advirtiendo al viajero solitario la brumosa tempestad que azota a lo lejos. El caballo dejo hace muchas leguas atrás el correr de su intenso viaje, cansado buscaba en su intenso respirar las ganas de proseguir con su travesía. La nieve lo cubría todo, hasta que de repente aparecieron ante el inmenso monte y gigantescas montañas de violentos y escarpados acantilados. Era mejor arrojar rosas al muerto que adentrarse a buscarlo en aquellos abismos de intimidante  y abrumante oscuridad.

Su jinete es una larga y esbelta figura con una enorme caja a las espaldas, caja de madera vieja cubierta de harapos. El ser ataviado está cubierto de pieles negras de pelaje espeso y extraño, cubierto de guantes negros y un sombrero extraño del mismo material. Su vista estaba cubierta por unos extraños lentes que permitían vagamente hacerle ver a través del cristal empañado por la humedad del clima y la iniciante ventisca. El ascenso era duro, pero no era impedimento para que el blanquecino animal trepara por aquellos collados.

Punto Bryngr, un puesto de avanzada ubicado en la zona menos transitada de aquel distrito del Norte. Al parecer por la cantidad de cosas que se contaban del lugar, el joven atizo las riendas y en un “OH” el caballo volvió al trote.  Una vez en aquella estancia, observo a la cantidad de soldados que estaban en las inmediaciones, sin más decidió llegar al lugar atraído por el olor de la comida y el próximo banquete a por venir.

Habia dejado su caballo al cuidado de los servidores del lugar, con la paga justa para comida y agua, ademas de un buen lugar donde se mantuviese abrigado o al menos a cubierto de la ventisca por venir. El animal le dejo con ojos tristes y una caricia como promesa de que volvería verle mañana posiblemente al salir el sol por la comisura del paisaje. Al entrar a donde estaban los hombres de Andreas, los miró a todos por el rabillo de su sombrero. El embozado era irreconocible. Hasta que se quito el sombrero.

—Saludos señores —Dijo el recién llegado—. Con ustedes debe estar Andreas de Tauro, es preciso que me encuentre con el mismo.


Última edición por Damian el Lun Abr 29 2019, 17:48, editado 1 vez
Damian
Damian
Cazador

Cazador

Mensajes 369
Dracmas 1110

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Gotterdamerüng Empty Re: Gotterdamerüng

Mensaje por Anya Maverick el Vie Feb 01 2019, 17:41

Toda la fría tierra de Asgard tiene historias que contar, seres que viven y respiran, monstruos impresionantes, grandes cazadores, y todo esto contiene historias de valientes y poderosos, como su Rey. Pero no era momento de hablar de sus grandezas ni logros, más bien, era un día común y corriente para la nómada, donde avanzaba ante el poderoso clima del norte, tormentas de nieve que siempre iban y venían en su andar, pues su misión era siempre esa, andar y mostrar a los pobres de espíritu las grandiosas historias que nacían en el norte.

Pasada la tormenta, la nómada retomó su camino y anduvo hasta ver a la distancia un pueblo a donde llegar, sonrió como siempre lo hacía, y luego, decidió guiar sus pasos hacia aquella dirección. Mientras bajaba, el viento comenzaba a cambiar su soplido natural al de una melodía suave, hecha de cuerdas por la trovador de Asgard. No habían voces aun, pero la tonada viajaba con el viento hasta todos en aquel pueblo, los cuales, no sólo hubieron escuchado de tal suceso, sino que lo habían vivido... ese día el mismo Odyn hubo desviado a la nómada de su travesía para llegar a aquel pueblo alejado de los condados más grandes.

Conforme llegaba a la plaza, los pobladores se iban acercando mientras esperaban a su llegada, aunque la nómada no sabía que en esa ocasión habría visita en aquel poblado, visita bastante numerosa a decir verdad, quiénes ahora probaban los cálidos alimentos de la región. Ella llegó a la plaza andando, con una mandolina siendo acariciada por sus manos -Cuentan las grandes historias, que un gigante alzó su furia a los extremos de Asgard, y la tierra era azotada en sus fronteras... pero Odyn vino y la liberó de un sólo movimiento de su espada... y por eso alzamos las jarras con hidromiel, y por eso cantamos y gozamos ante el Rey- llegaría cantando para que todos ahí oyeran su voz, inclusive los viajeros.


Gotterdamerüng 8S5q7CY
Anya Maverick
Anya Maverick
Bardo

Bardo

Mensajes 45
Dracmas 417

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Gotterdamerüng Empty Re: Gotterdamerüng

Mensaje por Andreas el Dom Abr 28 2019, 11:20

Podría decirse que estaba enfrascado en un momento de descubrimientos.
Tras la llegada a la posada, decidió reunir la mayor cantidad de información posible sobre el lugar y sus alrededores - utilizando como fuente a Gerda.
Los cuentos, que parecían de ancianas histéricas, relataban batallas con gigantes quienes al caer creaban agujeros en la corteza y con sus alientos ventiscas que congelaban las lágrimas de aquellos que lloraban a los muertos. Si tuviera que apostar, diría que todo lo sacaban de viejos tomos perdidos, más...

—He oído cosas más descabelladas— admitió tras levantar la jarra. Parada en el barandal del balcón que daba al risco, Gerda se rió con ganas. Esa chica era lista, pues hasta entonces no había dado señales de mentiras o bien, de información utilizable. Tendría que medirse con cuidado ante ella.
Sin embargo, antes de poder continuar con lo que tenía en mente, uno de sus soldados apareció en la puerta y se disculpó; no tardó mucho para que explicara su interrupción: alguien lo estaba buscando por nombre y rango tentativo.
La expresión de Andreas no traicionó sus pensamientos, sino que tan solo se levantó y se movió tras una excusa para con Gerda quien a su vez, tampoco pareció mostrar gran cosa en sus gestos - ni en los ojos ni en los labios.

—Presente— fue lo que dijo al entrar en la cámara principal de la posada, donde los soldados y los pocos ocupantes miraban al recién llegado y al capitán de la guardia. —Vamos afuera.
Porque claro, en cualquier eventualidad, era mejor asegurar la situación y comprometer a la menor cantidad de hombres posibles; y si decía la verdad, pretendía tambien cuidar con su estatuto. Y ¿por qué no? vigilar que nada cuestionable sucediera en el establecimiento de su posible fuente de información importante.

Ya en las baldosas del lugar, llegó a sus oídos una canción suave. La letra le era indeterminable, pues no estaba seguro del acento, más el sentimiento se entendía. Y si no calculaba mal, la cercanía de quien fuera que cantara estaba relativamente cerca de allí.

—¿En qué puedo ser de asistencia?— inquirió, sin gastar palabras de más, sin añadir decoraciones o prescindir de la cortesía tonal.

Offrol: Like, apenas es que reviso el lugar. Perdón, las ocupaciones y la distracciones son mortales :7
Andreas
Andreas
Cazador

Cazador

Mensajes 28
Dracmas 455

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Gotterdamerüng Empty Re: Gotterdamerüng

Mensaje por Damian el Lun Mayo 13 2019, 10:54

Los soldados se retiraron mirándose entre ellos, pues aquel hombre era bien conocido por ellos aunque no con aquel aspecto, su reverencias no tardaron para acudir a su orden, aunque más que orden era una petición. Las llamas en la noche, en aquellas viviendas de campaña de soldados rasos mostraban siluetas que él, parecía ver como perfiles que en la deformidad comenzaron a emanar formas humanas de hombres marchando con extrema ímpetu contra Minerva seguido de una serie de bestias que buscaban en sus deseos más perversos devorar el corazón de los fieles a la diosa Athena. Negando con la cabeza dejo de mirarlas, pues sabía que aquellas eran ilusiones, lluvias de pequeñas pesadillas, en el verano de su mente, Luego finalizado aquello vio correcto depositar su mirada en los cielos que reinantes que en medio de la niebla, ofrecían el aire necesario para llevar un poco de oxígeno a sus pulmones.

Mientras voces incesantes susurraban a su mente fuerte y misteriosas consignas de desconocidas frases que volvían trémula sus facciones y empeoraban el entrecejo frunciéndolo en un gesto de dureza para consigo mismo. Decidió callarlas y dejar que la magia del norte se fuese de él, entre los vientos de aquellos escarpados collados, pues quizás el clima y la fiebre lo estaban haciendo delirar demasiado. No quien sueña aquellas cosas, está bien un solo día. Pues la espada de Hades aun esgrimía y dibujaba sueños despavoridos en su mente. La fuente era una herida ya cicatrizada y supuestamente tratada que le había propinado el dios del inframundo y reine del oeste con su espada. Su respirar se agitó hasta que escuchó los pasos acercarse hasta él.

El caballero de Yelmo cubico se quitó el casco revelando aquel joven de hermoso semblante con algunas contusiones en su cuerpo. Sus ojos revelaban desveló y se veía bastante demacrado. Respiró profundamente hasta que su exhalación se vio salir en el vapor que de sus fosas nasales. En parte cerraba los ojos para apaciguar el frio utilizando un poco de esa energía cálida que irradia su cuerpo mostrándose como una pequeña laminilla amarilla sobre su piel solo perceptibles para aquellos de su mismo rango, otorgándole algo de luz en su presencia, aunque aquello no compensaba la mirada baja y las magulladuras de su cuerpo. A su espalda una espada en vuelta en una vaina y la armadura dorada cubierta de túnicas de pieles de algún mamífero extraño que le otorgaran algo de calor adicional. Estas pieles estaban encima del manto sagrado que lo confería como un dorado más a modo de roana. En su rostro, había algo de barba, a si que se podía ver que su viaje no era por mucho corto y que quizás venía desde el mismo Este.

—Sir —Dijo aquel muchacho de cabellos oscuros y lisos, tan largos que llegaban a sus muslos, y de grandes ojos verdemar en un tono de voz gutural y siseante—. Soy Damian Dayne, señor de… he venido por cuenta propia. Sé que usted y parte del ejercito han sido encomendados a una gran misión. Sin embargo la capital fue fuertemente atacada y tras de aquellos sucesos supe que uno de nosotros había venido al norte. Solicitó termine la misión o la concluya en la mayor brevedad posible y regrese al Este, donde la Emperadora Minerva le solicita. Pues se prevé que al estar tan al norte en donde no tenemos aliados usted podría ser atacado y retenido.

Habiendo dicho aquello inclino la cabeza en una reverencia mientras sostenía su casco a un lado de cuerpo, y sus pieles meneaban su pelaje salpicados por la nieve como pastos en los capos al ser mecidos. Aquel hombre posteriormente se acercó y ejecuto un gesto de amistad. Extendió la mano para que Tauro la estrechase y así poder formalizar el encuentro. Espera poder acceder al campamento y comer algo.
Damian
Damian
Cazador

Cazador

Mensajes 369
Dracmas 1110

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Gotterdamerüng Empty Re: Gotterdamerüng

Mensaje por Andreas el Dom Mayo 19 2019, 12:04

Y así pues, el recién llegado marcaba sus razones para estar allí. De todas las cosas que dijo, sin embargo, fue una sola la que levantó una bandera roja en su cabeza.

—Ser Damian, mi respuesta es la siguiente: no —fue lo que dijo Andreas con tono de voz natural—. Como una armada, nuestro deber es cumplir las asignaciones que se nos confieren con la mayor eficiencia posible; como una armada nuestro honor es llevar a cabo nuestros mandatos sin demora - y eso es lo que pretende hacer nuestra compañía.

De esa forma, respondió al saludo del hombre, estrechando la mano con deje formal - tal como exigía el protocolo.

—Salvo que venga con una orden formal de la Reina, tendrá que esperar a que, tal como dijera, cumpla mi misión aquí —añadió, rodeando la cabaña para acudir a la entrada del campamento que la compañía estableciera fuera de la posada. Las tiendas de campaña se estremecían con los vientos, más las filas estaban perfectamente ordenadas y en buen funcionamiento - aunque Andreas pasó de ellas para dirigirse a la tienda del comandante. Si iban a hablar de asuntos militares, no había mejor lugar; no, mejor dicho, no existía otro lugar más que ese para lidiar con lo que pedían las formas de la milicia.—. Así mismo no quisiera dejarle una mala impresión, Ser, por lo que le pido no confunda mi decisión con orgullo o desconfianza. Más al contrario, es fe en que los soldados del Este, los Caballeros de la Reina y su Majestad en pleno podrán prevalecer ante el ataque.
Allí iniciaba otra cuestión, una que se le antojaba crítica.
—Apresuraré la marcha en lo posible, pues se requiere el éxito de esta empresa tan al norte del mundo, ahora bien, quiero que usted me responda lo siguiente — tomó una jarra de peltre que uno de los escuderos llevara, lleno de cerveza de las provisiones que llevaran. De igual forma, una jarra quedó dispuesta para Damian; y, si no calculaba mal y confiando en los adolescentes que le servían, no tardarían en llevar la cena para el invitado, quien bien famélico lucía a sus ojos.—. Cuando marché del Este, tomando un navío llamado El Celacanto, la guerra solo eran rumores. Por lo que me cuenta, la única escaramuza ha sido un golpe a la capital de su Majestad ¿correcto? en ese caso podría decirme ¿la guerra se ha extendido más allá de eso?

Ahora él quería saber, y dejaba entredicho, sobre el intercambio de información que debía llevarse a cabo en esos momentos. No solo le interesaba lo del ataque a la capital, sino también lo que pudiera haber sucedido de allí en adelante - pues con una sola escaramuza no terminaban esos encuentros, ni mucho menos una batalla entre dos reinos.
Entre sus teorías estaban un contraataque al agresor, una batalla divina o incluso, bajas en cualquiera de las armadas.
Lo que dijera Damian sería determinante.
Andreas
Andreas
Cazador

Cazador

Mensajes 28
Dracmas 455

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Gotterdamerüng Empty Re: Gotterdamerüng

Mensaje por Damian el Lun Mayo 20 2019, 19:29

—No, desgraciadamente no tengo esa solicitud escrita  —Dijo Damian cerrando los ojos, mientras el viento paso entre ambos susurrando su ulular, para luego mirar las fogatas de algunos de los puestos de avanzada del ejército, a su derredor una vez dejada la mano que había estrechado—. He dejado por entendido que vine de parte propia, ya que el estado carece de orden, y sospecho que nos tardaremos en reagruparnos debido al golpe. Athena hace mucho que no la veo, parece y considero que tienen intereses personales muchos mayores. Sin embargo no la culpo.

Sin más silbo fuertemente mientras su negro corcel apareció entre la bruma relinchando vagamente y efectuando sonidos con los cascos, los estribos y el respirar fuerte de los animales equinos. Lo tomó de las riendas y acaricio su cabeza. Era un negro azabache de exploración, antes que de guerra. Propicio para el terreno, pezuñas que daban con la localización de ciertas raíces, y piedras entre la sabana de nieve que cubría la zona.

—Su decisión no fue confundida —Dijo, ante aquello sonrió—. Es más, la comprendo. Espero verle pronto y que logre con existo la misión. Le deseo éxitos en las batallas por venir. Solo queríamos un poco de orden ante las bajas por heridos. Como último pediré algunas cosas para el viaje de regreso, cebada para el cabello y algunas cosas. No quiero quedarme aquí, soy malo para dormir con frío y mucho peor convenciendo a la gente.

Se arremolino entre las pieles que traía, esperando las palabras de aquel caballero.
Damian
Damian
Cazador

Cazador

Mensajes 369
Dracmas 1110

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Gotterdamerüng Empty Re: Gotterdamerüng

Mensaje por Andreas el Dom Mayo 26 2019, 12:58

Escuchó con cuidado y ponderó, sin dejar que el rostro traicionara sus pensamientos.
—El orden viene con la disciplina, ser Damian —fue lo que dijo al final, manteniendo la jarra de peltre en la mano, observando los dejes del caballero que tenía al frente—. Si piensa regresar a través de los bosques, le aconsejo esperar a la mañana. Según la capitana que me transportó a través del mar, esta zona es peligrosa por la presencia de lobos huargos, gigantes y, al parecer, arañas gigantes. Si se marcha agotado, quien sabe la clase de destino que le espera junto a su corcel.

De esa forma, llamó a uno de los escuderos y le dio las indicaciones pertinentes.
—Disculpará que no podamos aportar mucho, pero haremos lo que se pueda para su viaje ser Damian. Si gusta, también podemos apartarle un catre en una de las tiendas; de esa forma no tendrá que dormir en el frío de la intemperie antes de llegar a un punto colonizado del mapa.
Dado que, siguiendo la geografía del mapa que consigueran en el puerto tras el descenso del  Celacanto, el siguiente pueblo estaba a unos siete horas de allí a caballo, pasando una estepas que habrían de drenar a cualquier montura. Sin más que añadir dio un trago a su bebida, sintiendo el calor del alcohol mermar los intentos de los vientos polares de consumirlo por completo.

—Si ha de continuar, le deseo éxito en sus empresas — añadió finalmente al salir de la tienda de comando. A su alrededor, ya todo estaba predispuesto para pasar la noche. Según constató, aunque no podía asegurar algo con tanta seguridad sin hablar antes con los capataces, las tiendas estaban en formación y los puntos de reunión listos; es más, la fila de soldados para los tres calderos dispuestos con comida era carcomida poco a poco por el servicio - no faltaba mucho para el cese de actividades. —. Usted dispondrá ser Damian. Tenemos espacio y comida para dos más.

Allá en el horizonte, divisó un cúmulo de nubes. Por la oscuridad que permeaba la línea de los árboles, supuso que se les aproximaba una ventisca.
Andreas
Andreas
Cazador

Cazador

Mensajes 28
Dracmas 455

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Gotterdamerüng Empty Re: Gotterdamerüng

Mensaje por Anya Maverick el Miér Jun 12 2019, 05:24

Tras su llegada, el frío invernal se asentó con ella, pues, en sus ropas holgadas y abrigos se acercó a la gran posada, la encargada frunció el ceño al verle llegar, pues conocía los dichos que decían, y los cantos que se cantaban, sobre una mujer de bella voz y cabellos de nieve, que a su majestad, entre cantos, daba deleite. Pero más nada podía decirse de la nómada, pues ella, a sus cantos, no resonaba como protagonista. Luego de unos segundos, volvió a su quehacer mientras que la dama de blanco ser, ingresó al lugar.

Como siempre, los ojos masculinos se guiaron al cuerpo que, aun cubierto, no dejaba de denotar sus curvas. Su suave réquiem era tocado a su ingreso al recinto, como una introducción a su llegada, pasó de largo entre todas las miradas y llegó ante la dueña del lugar, pues entre su mirada, jarras y alcohol observó por doquier, dejó su tocada y melodiosa armonía para llevar su índice a sus labios -Oh... ¿cervezas? ¿ron? ¿Qué tienes para mi? ¡Dame lo que más alcohol tenga!... espero no sea como agua- sin percatarse, aquella mueca hizo un poco de movimiento en el lugar.

Pero claro ¿Qué clase de Maverick sería si no entonaba una melodía? Llevó sus manos de nueva cuenta a su mandolina y empezó con aquella melodía, acordes salían y salían, dando ritmos a su llegada, como un bardo en las plazas, los bares y burdeles, donde sea, los Maverick tocaban sus sonatas. -Resuenan los vientos en su dulce canción, que dicen que el frío nunca atormentó, y de pronto ahí viene, con su valiente perfil, un caballero honrado y de duro vivir. Larai, larai, larai.- alzó su voz e inició su canto, pues cual juglar, era su encanto. Primero daba espalda a todos, pero tras finalizar la primera estrofa, giró y observó a todos los que ahí estaban -Subió las montañas como proeza afín, surcaba la nieve y el amplio mar, y ahí ante todos, su espada envainó, y sin cabeza un lobo quedó. Larai, larai, larai.-

Sus cantos resonaban en todo el lugar, envolvían a los que escuchaban de cerca su réquiem, buscando otorgar en ellos su propia calma, su propio sentir de tranquilidad, si, que bebieran y durmieran.


Gotterdamerüng 8S5q7CY
Anya Maverick
Anya Maverick
Bardo

Bardo

Mensajes 45
Dracmas 417

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Gotterdamerüng Empty Re: Gotterdamerüng

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.