Licencia de Creative Commons
Eternal Spirit by DelthaV is licensed under a Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 Argentina License
Recursos Graficos de Pinterest, Deviant, Zero-Chan. Los códigos expuestos son de uso publico y modificados para la apariencia acorde al foro. Todos los derechos y agradecimientos a sus respectivos autores.







Últimos temas
» [Juego] Abrazo, beso, patada o lo que se te ocurra.
Ayer a las 19:10 por Lothar

» Sobre puntos de evento y eventos (Duda)
Ayer a las 18:16 por Damian

» Juego: Palabras chidas
Ayer a las 04:20 por Ren

» Ladron que roba a ladron [flashback]
Ayer a las 04:14 por Kilian

» Afiliación Elite / Reino Lunar
Sáb Mar 16 2019, 19:32 por Aidan

» Through the Sacrifice
Vie Mar 15 2019, 16:17 por Cosmos

» [Juego] ¿Qué harías si despiertas junto al de arriba?
Vie Mar 15 2019, 15:33 por Iris Darkangel

» Recopilatorio de crónicas y cuentos que no son cuentos.
Mar Mar 12 2019, 22:19 por Damian

» Preguntas estupidas
Mar Mar 12 2019, 11:14 por Lothar

» Hay que mover un poco las cosas
Mar Mar 12 2019, 11:03 por Lothar


La historia de los cabellos rojos

Ir abajo

La historia de los cabellos rojos

Mensaje por Jineth Yarusa el Mar Ene 08 2019, 21:56

La furia de la tormenta de nieve podía sentirse en cualquier momento, el frío calaba hasta los huesos, las condiciones no eran iguales de donde ella provenía, por ello había cubierto su cuerpo con ropas gruesas para protegerse del frío y la nieve, a sus espaldas llevaba un saco, uno que sostenía con fuerza, tan sólo... por si era necesario, pero esperaba que no lo fuera. Andar por la nieve no era sencillo, además, el viento soplaba fuerte, causaba que su nariz helara demasiado, por ello a veces colocaba su zurda sobre la misma para calentarla gracias a los guantes.

Pero ¿que había causado que la pelirroja hiciera tal viaje al norte? Un suceso en particular que pasó en el Este, justo en la visita del Rey Aidan. Un encuentro con su mano, un impulso carnal, y la furia de la tormenta de Odín, todo ello causó pensamientos en su cabeza. El principal de ellos era... ¿fue ese una especie de "modo Berserker"? Nunca ha conocido a nadie que pudiese entrar en un trance de batalla como ella lo hacía cuando un combate era... demasiado, aunque a veces se salía de control, tal y como al Rey del Norte le sucedió en ese momento, todo esto le causaba pensamientos de confusión. Pero, aparte de todo eso, había algo más que le atraía... deseaba saber que podía ser.

Pero llegar al palacio de Odín sin invitación previa no sería muy bueno, pues podría empeorar la grieta que sus tierras poseían entre si, tampoco era la idea. Por ello, prefirió entrar y no molestar a la gente, pero debía asegurarse que él se enterara que estaba ahí... no, seguramente no era necesario, era probable que ya se habría enterado de su llegada, pero de momento, avanzaba en alguna dirección, pues veía blanco a su alrededor, mucho blanco y ya, árboles de pronto, rocas, todas cubiertas de la blancura de la nieve, y el soplido resonaba en toda la zona, rugía como indicando que era una tierra peligrosa... advirtiendo que se arriesgaba bajo su propio pie... si, seguramente era eso... ¿Habrá sabido ya Aidan que le buscaba? Probablemente si.


Jineth Yarusa
Jineth Yarusa
Buscador

Buscador

Mensajes 141
Dracmas 334

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La historia de los cabellos rojos

Mensaje por Aidan el Lun Ene 21 2019, 20:20

Toda alma que entraba y salía de mi reino podía sentirlas como si apenas fueran suaves copos de nieve, no podía saber quiénes eran, si eran viajeros, si eran habitantes del norte o soldados de otro reino, solo podía verlos pasar frente a mi sin que pudiese distinguirlos realmente, no al menos hasta que no estuviese cerca o me concentrara lo suficiente en aquellas almas, pero últimamente había estado más inquieto que de costumbre, después de volver del Este, de la pelea con Ethan y que además viniese diciendo que tenía una hermana, no le creí, esa era la verdad no sino lo investigaba por mí mismo y aun fue peor descubrir que era cierto porque entonces había una bastarda, por deducción debía ser de mi padre y eso me enfadaba más porque según él todo debía ser perfecto y esto era una ecuación que nunca debió haber existido en las cuentas de mi familia. Sin contar que había besado a Ethan, tal vez eso me enojaba más que otra cosa y esa era la única razón por la que quería borrar a esa chica de las cuentas reales. Si, a veces era más emocional que racional.

Era común que saliera del castillo, porque solía hacerlo sin vestir como la realeza debía vestirse y llevaba el cabello de color rojo intenso, un pequeño disfraz, para nada comparado con los vestidos que usaba cuando salía con Ethan con otros planes, solo llevaba una de las espadas que solía portar y el arco a la espalda, la realidad es que me costaba permanecer bastante tiempo en el castillo, una parte de mi debía de estar en contacto con la naturaleza, la verdad es que no me sentía seguro ni sentía ninguno de los dos lugares como mi hogar, en uno tenía el peso de mi padre, el consejo constantemente susurrando en mi nuca, y en el bosque los elfos que exigían que hiciera lo que mi padre había prometido, en cualquiera de los dos lados era mi padre el que, a pesar de estar muerto, era una carga sobre mis hombros.

Cazar o recorrer solo mis tierras a veces tranquilizaba bastante mis pensamientos y como últimamente estaba bastante alterados esto era lo mejor, pero entonces la sentí, no solo a ella sino a su armadura. Me quite uno de los guantes que solía llevar por si perdía el control, nunca buscaba matar sin querer, a pesar de ser dios de la muerte, apreciaba más la vida y lo maravillosa que esta era, sin embargo para con ella era distinto, porque si quería acabar con su vida, porque? Porque tenía ese sentimiento tan arraigado de odio, quería realmente averiguarlo o deshacerme directamente de esta sensación tan pesada? Suspire alzando mi palma hacia delante y entonces un montón de “luciérnagas” brillantes de color celeste comenzaron a flotar a mi alrededor por un rato antes de comenzar a moverse buscando el rastro que me conectaba a aquella chica molesta.

Tal vez… le arrancaría los labios por tocar los de Ethan… si tal vez antes de matarla haría eso. Y si bien era buen cazador y permanecía escondido sin que mi presa me viera para disparar sin que corriera, esta vez me pare frente a esta cortando su paso – no eres bienvenida aquí… que buscas? – mi voz sonó fría pero no estaba vacía, al contrario demostraba una mezcla de miles de sentimientos en esta, el sentimiento a podredumbre y muerte se hizo presente, no podía controlarlo, cuando estaba molesto se intensificaba, los animalitos pequeños que estaban alrededor desaparecieron temerosos, sabían cuando la muerte no perdonaba, cuando venía por alguien en especial.

IMAGENES:





SEX:
Sweet Imperfection
Sonrojate, besa, acaricia, siente, deja a los tontos con sus taboos
Déjate llevar, se libre, quítate los guantes, no dejes que la sociedad te apague
Se fuerte tu puedes
No te rindas, yo no me rendiré
Soy libre para esta noche ser lo más grande aquí
Cazare tu alma para salvarla, se fuerte, aguanta, aquí estoy


Aidan
Aidan
Cazador

Cazador

Mensajes 1088
Dracmas 4095

Ver perfil de usuario http://eternalspiritgods.foro.pro

Volver arriba Ir abajo

Re: La historia de los cabellos rojos

Mensaje por Jineth Yarusa el Mar Feb 12 2019, 04:02

La blancura del ambiente, el fuerte silbido del viento, el clima frío, muchas cosas le llenaban de ideas sobre si era o no una buena idea, meterse en problemas por lo que podría ser una idiotez, una idea tonta solamente, pero su sangre le exigía aquello, impulsiva, agresiva en algunas ocasiones, eso era lo que sentía en aquel momento. Aun así, a diferencia de otros que confiaban en su vista, la santo de capricornio era distinta, aquella zona era fácil de rastrear con su cosmos, por ello, la cercanía de un individuo no fue una sorpresa, aunque no necesitaría su cosmos para averiguar que, alguien, se acercaba hacia ella, y ese alguien era, ni nada más ni nada menos que... él.

De pronto, lo helado de la montaña dejo de ser importante, sin importar su cobertura de ropas, empezó a sentir calor, la sangre le hervía de una manera extraña, una forma que no fue cuando estuvieron en el Este ¿Que sería? No importaba, ya el rey frío desprendía su tundra con su voz, cerró los puños pero se calmó -No busco avanzar más, no tengo intención alguna de entrar más a tus tierras- mencionó mientras mantenía la calma, sabía que no podía perder la cordura, no delante de él. Entonces, decidió continuar hablando -En realidad, vengo a buscarte a ti... no sé si sabes algo que yo necesito saber- mencionó, para que, acto seguido, buscar su mirada con sus orbes rojos.

Tomo su tiempo para añadir lo siguiente, le veía a los ojos, mantenía la respiración por unos segundos, entonces, soltó el aire y luego -¿Por qué, repentinamente, arde mi sangre delante de ti? ¿Es por tu estirpe real? O... ¿Hay otras razones?- aunque, si fuese por realeza, sucediera lo mismo con Minerva, pero no, con ella, la paz le rodea pero... ¿Es su cosmos helado? No... de ser así, cuando sucedió todo en el Este, hubiese sentido aquello al instante pero... no, fue algo más, algo desconocido para ella -¿Qué sabes? ... Rey Aidan- No podía elevar la voz, no podía romper el respeto ante un rey, porque, fuera como fuera, sea su enemigo ahora, era un rey, y Odín, y por eso no podía simplemente gritarle o exigir una respuesta...

Menuda situación...


Jineth Yarusa
Jineth Yarusa
Buscador

Buscador

Mensajes 141
Dracmas 334

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La historia de los cabellos rojos

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.