Licencia de Creative Commons
Eternal Spirit by DelthaV is licensed under a Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 Argentina License
Recursos Graficos de Pinterest, Deviant, Zero-Chan. Los códigos expuestos son de uso publico y modificados para la apariencia acorde al foro. Todos los derechos y agradecimientos a sus respectivos autores.







Últimos temas
» Sobre puntos de evento y eventos (Duda)
Ayer a las 19:05 por Ren

» Después de la fiesta
Jue Mar 21 2019, 20:25 por Kaien Cross

» [Juego] Abrazo, beso, patada o lo que se te ocurra.
Lun Mar 18 2019, 19:10 por Lothar

» Juego: Palabras chidas
Lun Mar 18 2019, 04:20 por Ren

» Ladron que roba a ladron [flashback]
Lun Mar 18 2019, 04:14 por Kilian

» Afiliación Elite / Reino Lunar
Sáb Mar 16 2019, 19:32 por Aidan

» Through the Sacrifice
Vie Mar 15 2019, 16:17 por Cosmos

» [Juego] ¿Qué harías si despiertas junto al de arriba?
Vie Mar 15 2019, 15:33 por Iris Darkangel

» Recopilatorio de crónicas y cuentos que no son cuentos.
Mar Mar 12 2019, 22:19 por Damian

» Preguntas estupidas
Mar Mar 12 2019, 11:14 por Lothar


Shiro

Ir abajo

Shiro

Mensaje por Yūrei el Jue Nov 08 2018, 15:54

Vestía de blanco, aquella entre la multitud, ataviada con un ceremonial kimono de pulcra presentación que buen contraste hacía con el intenso azabache de su lacia cabellera. Pese a tan curiosa indumentaria mantenía más bien un perfil bajo, apenas destacando por su andar lento, arrítmico en comparación de la más apresurada mayoría; su gesto estaba ensombrecido, mantenido como anónimo gracias al ángulo de un par de sus mechones, sin embargo al divisar a una figura infantil entre la muchedumbre los gruesos labios de su boca se asomaron sonrientes…

Llena de sobresalto la mujer despertó entonces, sedienta luego de una noche en la que una de las tantas lloviznas locales había levantado más bochorno que frialdad. Caminó apesadumbrada hacia el comedor, y una vez allí buscó satisfacer su ansia tomando agua de un cántaro dispuesto de antemano para ello; faltando unos cuantos minutos para que el sol saliera la casa estaba silenciosa, demasiado quieta para su gusto, pues ni los ruidos del exterior se filtraban como otras veces…quizás había descubierto el punto exacto entre la retirada de los últimos noctámbulos y el despertar de los primeros diurnos, situándose a sí misma en peculiar posición, sin pertenencia a ninguno de los mundos ya referidos.

A causa de ello decidió salir con tal de confirmar sus sospechas de manera personal, cubriéndose la ropa de cama con una manta que imitaba la naturaleza incolora de su ropaje onírico; su andar callado la llevó sigilosamente hacia la puerta, pero aun así antes de salir giró levemente su ser para dedicar una mirada cálida y a la vez nostálgica al hogar que estaba por dejar.

Pórtense bien — dijo con un hilo de voz — Mamá regresará algún día… — y procedió a retirarse, no sin dejar tras de sí al menos un par de cuerpos en avanzado proceso de descomposición, abiertos de forma que su pútrido interior era completamente visible. Obviamente la casa no le pertenecía, ni tenía ella lazos con la difunta familia, no obstante la que muy helada sangre debía poseer para no mostrar la más mínima preocupación ante la escena parecía estar segura de todo lo contrario… o no, de cualquier manera abandonó el lugar sin mayor predicamento.

“Yume” como se había hecho llamar por los finados, era a ojos de los madrugadores poco más que una atractiva mujer a mitad del camino entre dos pueblos relativamente cercanos, etérea visión apenas delineada sobre el sendero al reflejar la blancura de sus ropas los primeros rayos de un nuevo sol; engañosa figura que no poco se asemejaba a varias historias que contaban los más solitarios y crédulos paseantes. Con ello en mente quizás nadie la abordaría, bien por superstición pueblerina o por descarte, al confundirla con un elemento más del paisaje, fuera lo que fuera la ruta le estaba resultando perfecta para llevar cabo un viaje tranquilo… pues su trabajo en la comunidad a sus espaldas estaba hecho ya.

¿Qué sería lo que el pueblo delante de ella le depararía? Si bien tenía la certeza de que la distancia hasta Heinstein se acortaba día tras día, aquello que la despertó, lo que ocurrió durante su sueño, seguía causándole intriga ¿acaso encontraría a su nueva “hija” al fin o su visión se trataba de otro recuerdo..?

Al divisar las primeras casas de modesta condición su corazón se aceleró, pues los techos oscuros y las paredes marcadas por la humedad del Oeste siempre propulsaban sus ánimos…
Yūrei
Yūrei

Mensajes 8
Dracmas 80

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shiro

Mensaje por Bravery Baudelaire el Jue Nov 08 2018, 21:16

Era un amanecer fresco, pero húmedo, malditamente húmedo. Como odia todos los lugares de este mundo, al único que me había acostumbrado era el helado Norte, pero había probado el dulce néctar de aventurarme por los diferentes reinos y me había gustado al final.

Arrastraba una tabla de madera con una carga considerable, varios patos, 2 cabras salvajes y un tipo atado, amordazado e inconsciente. Mi cuerpo se abría paso entre los últimos arboles de un bosque que bordeaba el camino a Heinstein, aunque yo en realidad debía llegar al siguiente pueblo. El lodoso terreno ayudaba a deslizar la carga, pero no era lo mejor para hacer pie, por lo que había caído varias veces manchando sobre todo mi ropa.

Cuando llegue al camino por fin, mire a un lado buscando la ciudad mas cercana a la vista, yo debía caminar en la dirección contraria. Asquerosa ciudad, capital al servicio del tipo que tanto odiaba. Sus oscuras estructuras con paredes manchadas por el contante ambiente húmedo podía llenar a cualquiera de depresión.

Escupí en su dirección y voltee para seguir mi trayecto, pero me detuve en seco al ver una aparición, o lo que parecía una… Una dama de facciones súper finas envuelta en una inmaculada sabana blanca caminaba hacia mi. Levante la frente un poco, como si pudiera ver mejor si intentaba ver de mas arriba. Mis ojos medio entrecerrados escudriñaron la figura de la dama… y lo pude recordar con claridad.

“Noisy” nos había contado la historia en el orfanato, Yuki Onna! Estaba claro que la imagen que había descripto aquel niño asiático años atrás coincidía a la perfección la señora que se acercaba paso a paso. Contaba que en las afueras de su pueblo solía caminar un demonio con apariencia de señora bien y algo atractiva, con una palidez que envidiaba la nieve misma, y que de alguna forma terminaba por comerse el corazón de los viajeros que se perdían en las tormentas de nieve… recordaba también que esa historia nos robo varias noches de sueño ya que en el Norte las tormentas de nieve son mas comunes que los arboles de Pino, pero aquí?

Volví a mirar a mis espaldas, la Horrible Heinstein seguía allí, extendí una mano, pero ni un copo de nieve callo… algo no terminaba de cuadrar, se habría perdido?

Camine en su dirección, ahora me sentía curioso, en mi pierna golpeaba la cartuchera del arma del tipo que ahora dormía en la tabla, pero me había desecho de aquel artefacto, no los terminaba de entender y siempre se me desarmaban o era imposible tallar sus municiones, era mas fácil el arco.

Me detuve varios metros delante de ella, y la mire abriendo un ojo mas que el otro, arroje el lado del abrigo hacia atrás, no por necesidad porque a decir verdad era corto y no llegaba a molestar, pero seguro se veía genial cuando lo hacia. Y de la funda tome una ramita que podría decirse que tenia forma de pistola con la que apunte a la dama. – aaaaaalto ahí señorita – lleve con mi otra mano una espiga de trigo a mi boca, pero era molesta, no tarde mucho en decidir tirarla – esta perdida? No cree que seria mejor buscar victimas en el Norte? -



Pan:

Bravery Baudelaire
Bravery Baudelaire
Cazador

Cazador

Mensajes 543
Dracmas 110

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shiro

Mensaje por Yūrei el Vie Nov 09 2018, 14:46

Tan sumida en sus impresiones caminaba la paseante que no notó al chico de blanca cabellera hasta que este habló, Yūrei entonces alzó su rostro, en consecuencia su vista, sonriendo cual muñeca de porcelana al hacerse con la imagen del que la había interceptado.

¿Disculpa? — con voz cálida mostró duda ante la indicación, no obstante haciendo tal y como decía el otro, sobrecogida por la impresión; entonces la espectral mujer llevó instintivamente su mano izquierda al frente de su ser, lista para desplegar su ataque pues creía haber sido descubierta…no obstante la posterior acusación convirtió su sonrisa inicial en una leve carcajada…

Jujuju… lo siento pero yo nunca he ido más allá del Oeste… ¿nos conocemos de algún lado? — obviamente no, más nada perdía en preguntarle e intentar quizás averiguar algo sobre el curioso chico — ¿Estás perdido tú? — y no conforme con lo anterior debía también hacerle caso a los impulsos, las oscuras costumbres que la habían llevado a avanzar en el pasado y que ahora sentía que la quemaban por dentro.

A su vista, pues, aquel a prudente distancia de su posición era una llamativa criatura solitaria, menor necesitado de atención y cuidados, sucio por sabría Hades cuánto tiempo. La urgencia del toque maternal sobre el susodicho parecía gritarse a los cuatro vientos…según ella.

Fue así que la mayor avanzó solo un par de pasos, demostrando voluntad de eliminar la distancia entre ellos pero mesura suficiente para dejar que fuera paulatino, exteriorizando cándida preocupación que se esperaría de una mujer de su edad ante un chiquillo como el ajeno.

En su interior, por otro lado, hervía obsesión… ancestral personalidad corrupta que hecha para repetir una y otra vez un mismo momento de su pasado urgía a la carne de Yūrei por abalanzarse hacia el preguntón y reclamarlo entre sus brazos lánguidos…

Claro, podía justificarse y alegar que era ajena a las apariciones nórdicas, pero de hecho muy lejos no estaba de ser un fantasma hambriento…

Tal vez pueda ayudarte... — su voz era capaz de transmitir gran benevolencia pero también de helar la piel.
Yūrei
Yūrei

Mensajes 8
Dracmas 80

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shiro

Mensaje por Bravery Baudelaire el Miér Nov 14 2018, 12:50

Sople la ramita para luego volver a guardarla en el estuche, y levantando mi palma abierta – esta disculpada – deje descansar mis brazos del peso que tiraba en aquella tabla y me restregué la nariz mientras la escuchaba.

- Perdido? Yo? No, en absoluto, soy el mejor Cazador y Rastreador de los Cuatro Reinos Señora, nunca estoy perdido, cuanto mucho puede que a veces tome atajos desconocidos hasta el momento -

Se acercaba lentamente con su extraño ropaje, pero aunque parecía extraña, y mis mismos sentidos parecían ponerse alerta no había una razón clara para correr o golpear. Pero si había algo en claro, algo que le carcomía la cabeza con solo verla le provocaba una curiosidad innegable…

- señora… - inicio con tono serio como pocas veces solía usar, su cabeza no le permitiría vivir con esa intriga mas tiempo – porque esta vestida con una sabana, y como es que la mantiene tan blanca? -

Miro intrigado la prenda, su inmaculada blancura lo perturbaba.

Ante la oferta de la dama, miro al tipo que parecía aun inconciente – lo conoce? – daban una generosa suma por aquel sujeto en el siguiente pueblo, era mayor la que daban en Heinstein, pero se negaba a pisar aquella ciudad. No tenia ganas de provocar de mas al destino a cruzarlo en el camino del Capitán Cross, al menos no de momento. – me pagaran por el algunas monedas en el siguiente pueblo, puede venir, pero no le daré de la paga -

- pero creo que vamos en caminos contrarios, a no ser que quiera volver por donde vino? -

Se rasco la cabeza y reviso la plancha de madera, acuclillado levanto uno de los patos y se lo acerco a la nariz, aparto la cara con un gesto de asco, se habían echado a perder, tomo las aves y las arrojo al bosque, y se dedico a revisar que las cabras no hubieran sufrido el mismo destino – entonces usted nunca salio del Oeste? – siempre se le hacia raro, o al menos después de que el había dado la vuelta al continente en barco, que los adultos murieran sin haber salido nunca de sus ciudades o reinos.

- es una mata sanos? – el color blanco entendía, se había empezado a hacer popular entre los médicos, así que tal vez era un medico… mujer? Aparte ella trasmitía una sensación helada como lo hacían aquellos sujetos, ese tipo de personas que normalmente estaban rodeados de muerte. Pero no me quejaba, me gustaba el frio.



Pan:

Bravery Baudelaire
Bravery Baudelaire
Cazador

Cazador

Mensajes 543
Dracmas 110

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shiro

Mensaje por Yūrei el Vie Nov 16 2018, 11:40

Entiendo… — suerte que la perdonaba por algo incierto, pues eso la liberó al punto de hacer que su fino gesto se relajara y su voz saliera en un breve suspiro, pero lástima que el chico no estaba perdido, al menos no según decía, ya que la mayor hubiera estado encantada de “acompañarlo” para buscar un camino seguro… ¿verdad?

La pregunta ajena, sin embargo, devolvió cierta tensión a la compostura del gesto de Yūrei, ya que el otro le contagió su seriedad e inclusive la sacó de su equilibrio por instantes… — ¡Oh mi dios! Tuve el impulso de salir y…ahora me ves así, ¡qué descuidada! — no sin dejar ver un leve rubor en su rostro la de negra cabellera buscó ocultar el mismo tras la cortina de su mano, agachándose un poco en el proceso, sin embargo aún en tan curiosa postura continuó — Si es tan blanca es porque me entrego en cuerpo y alma al hacer de mi hogar, quiero que todo esté lo mejor posible para cuando esté con mi familia, con mi hijo…

Mientras hablaba fue retomando su postura inicial, salvo que en esta nueva oportunidad atinó a fijarse en el sujeto que el menor tan eficientemente transportaba…era una lástima que no pudiera percibir en él la esencia típica de los cuerpos cuya vida se ha marchitado, pero tal vez si esperaba lo suficiente…

Escuchando al muchachito negó con la cabeza, respuesta que servía tanto para el ofrecimiento ajeno como para el hecho de querer volver. Si bien eventualmente lo haría, los cuerpos atrás dejados tenían que reposar un poco más para que la mujer lograra sentirse familiar con ellos; las almas de los susodichos debían experimentar estar por su cuenta en un nuevo mundo antes de que comenzaran a extrañar los días que pasaron con su “madre”.

Una vez el albino comenzó a deshacerse de su carga, Yūrei finalmente dio más que unos pasos hacia el frente tomándose el atrevimiento de acercarse. — ¿Por qué los tiras? ¿Acaso harás un ritual? — a pesar de la pulcritud que mostraba su aspecto exterior ella estaba acostumbrada a los diversos aromas y texturas de los cadáveres en composición, de ahí que al exhibir el otro descontento con la esencia típica de la carne podrida la mujer por su parte experimentara confusión. Tal vez había pasado demasiado tiempo sola.

No…y no — una vez más fue contraria a las presunciones del pequeño, salvo que tras hablar se mostró dudosa. Claro, literalmente era una “mata sanos” pero quizás tal definición no cabía en el sentido al que se refería el otro; tras considerarlo por más de unos instantes, la mayor fue impulsada por lo que bien pudo ser una mórbida curiosidad…

Si tú has recorrido tanto como dices… ¿has visto muchos “mata sanos”?, ¿has visto la guerra? — se acercó más — ¿Tú le hiciste eso a este hombre? — señaló al capturado. Llegados a ese punto era más que obvio que el viajero no necesitaba ninguna ayuda, pero incluso si iban por caminos tan dispares uno del otro  ella podía intentar aprovechar el tiempo que durara su encuentro.

Entonces sin aviso más que su repentina cercanía insistente Yūrei levantó la mano y buscó alcanzar al otro con el tacto de sus dedos suaves pero helados como la muerte misma. Sin embargo no era con intenciones ofensivas, no pretendía atacarle…solo invadir el ajeno espacio personal. El objetivo al que los ojos de la errante apuntaban, pues, era la melena incolora del chico…
Yūrei
Yūrei

Mensajes 8
Dracmas 80

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shiro

Mensaje por Bravery Baudelaire el Lun Nov 19 2018, 20:33

Revisaba las cuerdas del tipo inconsciente, sin dejar de escuchar las palabras de la dama de oscura cabellera – entonces tienes una familia? – levanto la vista solo un instante para verla mientras seguía con sus cosas – es bueno ver que hay madres que se preocupan por sus hijos – dijo con algo de resentimiento en su voz. Rebusco en su bolsillo y saco un trozo de carne seca. Tras un buen mordisco estiro la mano desde su posición acuclillada a la Yuki Onna.

Mi cara quedo estupefacta al escuchar aquellas palabras – ritual? – negué tanto como pude, movía mi cabeza y manos en signo de negación. – no señora! jamás! – los rituales eran magia! Y a aquellos que hacían magia no terminaban muy bien que digamos. A no ser que sean como lo era el Capitán, el era … imparable, ninguna muchedumbre enardecida seria capaz de hacerle frente… tan solo pensarlo – AAAAHHH!!!! – para cuando quise reaccionar ya había arrojado el trozo de carne al demonio…

- Maldición – mire a la mujer algo apenado – lo siento – gire mis dedos alrededor de las cienes – cosas en mi cabeza, pensamientos – Levante los hombros queriendo decir que no sabia como decir lo que quería decir.

- Los descarto, pasadas las horas su carne no es buena si la comes, y no me darán mucho por ellos en ese estado – Levante las sogas, seguiría mi camino, solo estaba retrasando a la pobre mujer, su familia la debía estar esperando.

Pero su charla siguió, algo me decía que quería irse pero al mismo tiempo algo mas. No la comprendía, normalmente la gente me ignoraba y seguía su camino.  – eh visto un par – no estaba orgulloso de ello, pero gracias a ellos aun tenia pierna, y lo agradecía, tener una pata de palo y no ser pirata hubiera sido una humillación.

Baje la cabeza un momento, y luego busque aquella odiosa ciudad con la vista – que si la vi? La viví! Este estúpido Rey – señale al aire como si estuviera flotando sobre la ciudad aquel sujeto tan odiado – masacro a cientos de inocentes… niños - las lagrimas tentaron a resbalar por mis mejillas, pero baje mis vendas de la frente y cubrí mis ojos con rapidez.

Algo andaba mal dentro de mi, algo había partido el hielo que el Norte había traído a mi corazón y me decía “ eh, no te olvides en que mundo estas, sufre”

Prefería no ver… la mujer se movió mientras seguía preguntando – es un ladrón, y creo que asesino también, es buscado por la guardia, así que lo entregare por la recompensa, no es difícil para mi lograr esto – dije señalando al sujeto, di unos pasos y acomode las cuerdas para tirar de la tabla, pero aun con los ojos vendados su presencia helada era imposible de ignorar, mi mano se movió rápida, tomando su muñeca de momento a otro para guiar a su mano, hasta mi cabeza. – Gracias… -



Pan:

Bravery Baudelaire
Bravery Baudelaire
Cazador

Cazador

Mensajes 543
Dracmas 110

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shiro

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.