AIDAN
WebMaster
|| MP ||

MINERVA
Admin
|| MP ||

ETHAN
Admin
|| MP ||

BRAVERY
Eventos y Tiendas
|| MP ||

TYR//KLAUSER
Rol Master/NPC
|| MP ||
Últimos temas
» (BIS2) Decisiones y Consecuencias
Hoy a las 01:19 por Cosmos

» (BIS1) Decisiones y Consecuencias
Ayer a las 23:02 por Cosmos

» Salvaje [18+]
Ayer a las 18:53 por Hoshi

» Shingeki no Kyojin RolePlay /Afiliación Élite
Ayer a las 18:27 por Cyril

» Problemita
Ayer a las 16:45 por Damian

» Desastre
Ayer a las 15:36 por Kaien Cross

» Peticion de Rangos
Ayer a las 15:06 por Cosmos

» The city of lost trees
Ayer a las 00:07 por Gray

» Ausencia
Dom Oct 14 2018, 10:18 por Aeris

» Sentidos
Sáb Oct 13 2018, 16:36 por Gray


ReglasHistoriaFicha BaseCronologíaInventarioMercadoMapaBúsquedas de Rol


Licencia de Creative Commons
Eternal Spirit by DelthaV is licensed under a Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 Argentina License







[Flashback] Las cartas de nadie

Ir abajo

[Flashback] Las cartas de nadie

Mensaje por Cass el Sáb Jul 28 2018, 22:01

El cálido viento del sur entraba por la ventana abierta de la habitación. Las cortinas parecían fantasmas, acariciando el mobiliario y la tersa piel de la jovencita que estaba de pie ante una terraza... La puerta abierta permitía que se colase el aroma a sal, el sonido del océano... El mar. Un mar relajante y azul, tan cristalino como las lágrimas que recorrían sus mejillas de porcelana... Jamás había visto un paisaje tan hermoso y relajante. El rugido de los picos del Oeste era lejano y desconocido ya que aquí, solo la paz y la tranquilidad llenaba la noche.

No había música, ni voces, solo el sonido silencioso de la noche. Sus ojos de búho, del color del acero, comenzaron a cambiar suavemente a un azul tan claro que emulaba el color del agua a pesar de que era de noche... Se llevó su mano hasta la mejilla, eliminando todo rastro de éstas. Por fin estaba fuera de casa pero quería volver desesperada y refugiarse en los brazos de sus hermanos. Era la primera vez que salía y podía abrazar la soledad y la tristeza. Sentimientos nuevos que la envolvían como las cortinas sobre ella.

Llevaba días de haber escapado y ahora mismo estaba en una habitación en un pequeño hotel, esperando que su carta fuera respondida por Alessandro Lombardi, el Rey.  No había querido hospedarse directamente en Atlantis así que se encontraba en una pequeña ciudad costera en las afueras... Una vez que aceptara la audiencia, se conduciría hasta allí para conocerlo y decidir. Probablemente mañana el mensajero estaría de vuelta.

Un suspiro abandonó su pecho mientras se encaminaba, descalza como estaba, hasta salir a la hermosa terraza de su habitación. La vista era hermosa y el vestido negro que portaba acariciaba sus curvas juveniles. Acomodó su cabello largo, de un negro azabache, de tal forma que no estorbase la visión a la playa. Conservaba la apariencia con la que nació a excepción de los ojos azules, que ahora mismo emulaban lo que veía. Sin embargo, algo enturbió la paz de la hora nocturna. Alguien llamaba a la puerta.

- Adelante. - Mencionó con voz alta, firme. No preguntó quien era, ni estaba preocupada. Pensaba que era un personaje de servicio ya que había pedido algo de cenar no hace mucho. Un platillo oriundo de la región y por ende desconocido para ella. Se giró lentamente, con una mano acariciando suavemente su propio cuello, limpiando una gota de sudor, ante el calor imperante en la playa, esperando ver al joven del servicio.

En el piso de toda la habitación había un montón de sobres de carta regados. Algunas abiertas, otras ya cerradas con el sello de los Lucius en cera roja. La letra prolija y muy junta de Cassandra adornaban algunos sobres con la leyenda "Illumi" u "Owl Pride". Cartas que nunca se mandarian y jamás nadie las leería. Sus primeros secretos, para su propia oscura alma... Las cartas de nadie. O eso pensaba, hasta ese momento. No le importaba si el que entrara las pisara o las viera... Después de todo, no esperaba a nadie más...

Apariencia actual:

Ciudad playera:
avatar
Cass
Consejero de los Rumores

Consejero de los Rumores

Mensajes 34
Dracmas 144
Fecha de inscripción : 25/07/2018
Localización : Atlantis

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Flashback] Las cartas de nadie

Mensaje por Illumi el Dom Jul 29 2018, 01:54

Viajar usando su habilidad cambiaforma era mucho más cómodo que con su versión humana. A pesar de que ello significase cambiar de apariencia cada día, entre lechuza, búho o pantera, además de la enorme energía cósmica que ello significaba. Pero él era fiel devoto del cuidado de las apariencias y no dejaría de actuar con inteligencia sin importar la situación en la cual se encontrara. No debía preocuparse por andar a escondidas o hurtadillas, cada uno de sus pasos era expuesto a los ojos de su señor. La fidelidad ante todo, aunque guardase para sí ciertos detalles con recelo. Sobre todo si estaban ligados con su familia directa o indirectamente.

Tardaré un breve tiempo en volver. Espero que mantengan el orden durante mi ausencia. No maten a menos que la familia corra peligro. No quiero tener que lidiar de gratis con los del Consejo.

Habían sido sus palabras dirigidas a todos los miembros del clan presentes en Owl Pride, además de la servidumbre, justo antes de marcharse por las cumbres empinadas del terreno y desaparecer en la oscuridad de la noche, dejando atrás los enormes pilares y torres que constituían su hogar. No había optado por salir directamente desde el centro de Heinstein, sino que desde su castillo había cambiado de forma a lechuza y emprendió el vuelo hacia tierras lejanas. Cada uno de sus familiares desconocía el motivo de su ausencia, pero ello no impedía que sospecharan y alimentaran su curiosidad entre diversas posibilidades. La más votada era que tenía que ver con Cassandra y su desaparición. Y era la correcta, en parte.

Los días transcurrían lentos algunas veces, y otros se sentían como un parpadeo. No resultó difícil adivinar el lugar donde ella estuviera escondiéndose. Solo tuvo que imaginar las opciones más lejanas y diferentes a lo conocido durante tantos años. Su instinto lo había llevado hasta esos territorios costeros, gracias también a los informantes que manejaba por su posición respetada y temida en todo Pantheon. ¿Quién quisiera lidiar con el descontento de la Mano del gran Rey del Oeste? Nadie, desde luego. Nadie con su cordura intacta.

Por ello, no fue difícil dar con el paradero de la menor de los Lucius. Aunque ella lo deseara no podría escapar de las garras de su hermano mayor. El alto búho silenciador. Aquel que todo lo juzga y caza sin escrúpulos. Se movía grácil en los cielos de ese continente, viajaba por las noches y descansaba durante el día. Los rayos solares lo debilitaban y eran de su total desagrado. Repudió las decisiones de su hermana en elegir aquellas tierras tan diferentes a las que la vieron crecer y le dieron la fortaleza que ahora presumía. Un pinchazo amargo sintió arder en su pecho de tan solo recordar ese rostro tan hermoso, el más hermoso de toda la familia. Su orgullo... ahora abandonándolo.

Había adoptado su apariencia humana. Caminaba entre las calles de ese poblado costero, de noche, mientras la luna se alzaba en lo alto. Todo cuanto veía le era desconocido y ajeno. Se sentía completamente fuera de lugar con aquellos aromas a sales marinas por doquier. Su vestimenta era, para variar, completamente oscura. Llevaba una larga capa negra y un sombrero que le servía a su vez como sombrilla con telas oscuras, un poco transparentes, que caían sobre su rostro, cubriéndolo. Los aretes habituales habían sido guardados en su habitación de Owl Pride. Por ahora usaba unos de plata en forma de cruz invertida, así como unos colgantes con los mismos símbolos sobre sus ropajes. En la parte de la espalda, sobre la tela de la capa, iba bordado un búho gris: el emblema de su clan.

Por esta vez llevaba el cabello azabache revuelto y un poco más largo, cayendo sobre su rostro de una palidez casi sobrenatural. Sus labios estaban rojos, al igual que las ojeras bajo sus ojos penetrantes del color del plomo.

Ingresó a ese hotel frente al mar. No tardó mucho en encontrar la habitación. Bastaba preguntar, manipular y engatusar a unas cuantas personas para dar con el nombre de la mujer. Llegó a la puerta de esa habitación y llamó con un golpeteo seco. La voz dentro la reconoció al instante. Entró, cerrando la puerta tras de sí. De pronto la habitación entera adquirió una frialdad siniestra, la temperatura había bajado tanto que la respiración de cualquiera dentro se vería como nívea neblina saliendo de sus labios. Todo era producto de la energía del hombre. Observó la figura femenina frente a sí, cerca de aquel balcón.

Se postró de pie, justo detrás de ese cuerpo curvilíneo y familiar. Una ligera sonrisa se dibujó en sus labios, más los ojos de búho eran totalmente sombríos y con cierta ira marcada en ellos.

Hola, hermanita —murmuró con ese tono de voz grave y espectral. El dorso de su mano desnuda, fría al tacto fue a descansar en el cuello ajeno de la chica, cerrándolo alrededor del mismo.


APARIENCIA:





avatar
Illumi
Mano del Rey

Mano del Rey

Mensajes 88
Dracmas 104
Fecha de inscripción : 11/06/2018
Localización : Heinstein

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Flashback] Las cartas de nadie

Mensaje por Cass el Lun Jul 30 2018, 19:40

Todo pasó demasiado rápido. La temperatura de la habitación descendió tan dramáticamente que no se dio cuenta de que su aliento se transformaba en vapor, saliendo desde su boca en una expresión de asombro y sorpresa. Intentó retroceder para alejarse pero no lo logró, chocando contra una mesita esquinero, provocando que el florero que albergaba cayera en el suelo de la habitación, rompiéndose en pedazos... Pedazos que terminaron ante los pies descalzos de Cass, así como las flores que tenía. Algunas cartas se mojaron, embarrando la tinta hasta formar manchas que jamás volverán a ser leídas.

- Illumi. - Dijo en un suspiro inundado por la sorpresa. Cerró un ojo al sentir su tacto ajeno alrededor del cuello... Esas manos heladas, que jamás encontraban calor, ni siquiera en su propia existencia. No se movió, quedándose muy quieta como si el tiempo se hubiese congelado... Por fin pudo mirarlo bien, con esos rasgos juveniles ahora marcados por la molestia. Llevó una de sus manos hasta la muñeca ajena. - ¿Cómo me encontraste?

No le sorprendía... Después de todo él era una persona de recursos y poder ahora que su padre acababa de morir. Pero aún así le daba curiosidad... Se suponía que estaba ahí "oculta". Sus ojos azulados se entrecerraron como cuando alguien se atrevía a negarle algo a esa chiquilla exigente. - No deberías salir del Oeste... Ahora eres el señor de Owl Pride. - Un reclamo entre una verdad... Sin embargo, aunque quisiera verse seria y fría, sus rodillas temblaban levemente.

El hombre reflejado en su mirada no era conocido por su paciencia o misericordia. Cuando estaba molesto podía hacer las cosas más crueles y despiadadas... Aunque claro, ella nunca había sido el objeto de su cólera a pesar de haber causado muchos problemas que solían resolver con obsesivo cariño y condescendencia. Sin embargo, sabía que ahora mismo la situación no se asemejaba a ninguna del pasado y aceptaba la incertidumbre de las acciones de su hermano mayor. ¿Realmente la castigaría o la obligaría a volver?

Intentó retirar la mano de su cuello sin perderlo de vista, tratando de deleitarse con esas facciones que creyó, en su inocencia, jamás volvería a ver. Aunque ahora su corazón cargaba miedo, también vibraba con anhelo... Quería abrazarlo, pedirle perdón y que la llevara a casa. Las noches ahí, solitaria, habían sido las peores. Sin su querido hermano, incluso sin su manipuladora madre... Pero su orgullo quemaba. Su decisión ardía en esos ojos tintados... Se mordió el labio inferior, retrocediendo para mantener la distancia, pisando los cristales rotos, sin importarle el rastro de sangre que dejaba en sus pasos.






I'm not strong enough to stay away
Can't run from you
I just run back to you
Like a moth I'm drawn in to your flame


Spoiler:
avatar
Cass
Consejero de los Rumores

Consejero de los Rumores

Mensajes 34
Dracmas 144
Fecha de inscripción : 25/07/2018
Localización : Atlantis

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Flashback] Las cartas de nadie

Mensaje por Illumi el Lun Ago 13 2018, 13:15


La voz de su hermana fue como una dulce y amarga melodía para sus oídos. La veía desde su alta posición con los grandes, fríos y característicos ojos grises de la familia a la que ambos pertenecían por sangre y ahora ella había dejado atrás, olvidándose de todo y de él, sobre todo de él. Por ello, el desprecio que le estaba dedicando no era normal. La devoraba con esos ojos de búho que todo lo juzga, caza, y nada perdona. Escuchar su nombre pronunciado por esos labios rosáceos solo provocó en él mayor aversión, mayor ataque de ira que debía controlar, dado que no estaba en las tierras de su señor Joshua, y por tal motivo el cuidado era necesario. Una sonrisa tenue se dibujó en sus labios rojos ante la primera interrogante de la pequeña.

¿Tanto me subestimas, Cassandra? —murmuró a la vez que se despojaba de uno de los abrigos y quedaba más cómodo en aquella habitación cálida e íntima. Sus cabellos negros estaban revueltos y adheridos a su rostro por toda la humedad que desprendía ese molesto reino— Te he seguido los pasos desde tu nacimiento. Dar contigo es como respirar para mí.

Estudió cada uno de los movimientos de la menor de los Lucius, así como las expresiones y los ademanes. A veces era algo que le provocaba de forma natural. Detallar y guardar en su memoria cada momento que merecía su atención. Y ese era uno, sobre todo porque Cassandra tenía que ver, era la protagonista de la escena y él simplemente la estaba observando. Pronto el olor dulce de la sangre invadió su agudo sentido del olfato, dado que la mujer se había hecho daño con los cristales que ahora brillaban regados en el suelo bajo sus pies.

Recordó que de niños ocurría casi exactamente lo mismo. La pequeña encontraba la mejor forma de hacer alguna travesura y lastimarse, para luego llegar a los brazos del hermano mayor, rechazando el cuidado de otros. Quizá ahora en el presente sería un tanto diferente. Ella tenía que demostrarlo, después de todo. Se acercó, bajando el cuerpo y quedando sentado en un sillón individual cercano, y sin ninguna necesidad de solicitar permiso o preguntar antes de actuar, tomó la pierna nívea y desnuda de la mujer con el dorso de su mano fría, tras haber retirado los guantes de cuero. La pierna la dejó sobre su regazo y examinó con detalle de cirujano las heridas en la planta del pie.

Así es. Tras la muerte de Caín, todos decidieron que debía de ser la nueva cabeza de la familia. Hecho que jamás me hizo gracia alguna —murmuró, y un suspiro escapó de sus labios. Illumi era como un manojo de sentimientos y emociones encontradas. Una parte importante de él odiaba a su padre y todo lo que estaba unido a él, y otra parte no podría nunca abandonar al clan, ya que era tan miembro como ningún otro. Las heridas causadas por los cristales eran superficiales, por lo que libró el pie de su agarre y ascendió la mano hasta el muslo desnudo, acariciando la piel de porcelana que poseía la joven. Ella era la gema de la familia, no él. Él era el temido, el señor oscuro— Tú también me traicionaste, Cass. La única que pensé se quedaría a mi lado, liderando, sirviendo a nuestro señor, y despertando conmigo en mi cama, para siempre.

Sus palabras iban cargadas de rencor, odio y veneno. El agarre en el muslo ajeno se intensificó, clavando sus uñas en aquella piel suave. La amaba, sí. Pero lo había dejado y cuando necesitaban más fuerzas en el Oeste. Con las uñas afiladas, rasguñó con violencia la hermosa piel, esperando dejarle alguna marca. Alguna muestra de su verdadera reacción al verla partir de Owl Pride en la madrugada de aquel día, mientras él la miraba desde la ventana de la torre más alta. No había bajado, ni había pensado en detenerla. Cada quien era dueño de sus actos, además estaba esperando que las consecuencias del suyo acudieran rápido a ella. Levantó la cabeza y clavó una vez más la mirada grisácea en aquel rostro de muñeca, acercándolo a sí y depositando un beso frío en los labios ajenos. Era un saludo más entre esos dos hermanos.





avatar
Illumi
Mano del Rey

Mano del Rey

Mensajes 88
Dracmas 104
Fecha de inscripción : 11/06/2018
Localización : Heinstein

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Flashback] Las cartas de nadie

Mensaje por Cass el Lun Ago 13 2018, 19:25

El joven se estaba poniendo demasiado cómodo, lo que indicaba que no se retiraría tan pronto o tan rápido y eso obviamente no auguraba nada bueno para Cassandra. Arrugó el entrecejo como tantas veces hacía, mientras él era una parte muy distinta del espectro... Frío e inexpresivo la mayor parte de las veces, un remolino oculto bajo esa máscara de cera. Después del susto y la sorpresa inicial ahora quedaba el enojo... La molestia. ¿A qué venía?

Sin embargo antes de que pudiera si quiera preguntar algo se sentó para poder tomar con calma una de sus piernas. Fue fácil para el vestido tipo camisón que portaba el resbalarse en una caricia por la piel... Las manos heladas de su hermano la hicieron estremecer aunque no era raro que él la procurase así. Siempre se preocupaba por cualquier nimiedad y al parecer esa no fue la excepción, y mientras él observaba aquello su molestia se vio aún más reflejada en ese rostro de porcelana. - ¿No te hace gracia dices...? Si toda la vida supiste que tu serías el heredero.

No sabía exactamente por qué tenía que ser tan renuente con ese tema... Todos lo sabían, su madre lo sabía.

"- Illumi será la cabeza de la familia algún día, nena, y probablemente tu y yo debamos irnos, porque ¿Sabes? Él siempre será hijo de Narcissa y tu no"

... Así, como susurros en la oscuridad la mujer solía llenar de miedo a una pequeña Cassandra y aunque sabía que era mentira, adoraba ver los ojos color luna de la pequeña temblar y llenarse de lágrimas. Sin embargo el fuerte dolor del rasguño la hizo volver de los fantasmas del pasado, cerrando un ojo y gimiendo bajito. - ¡Ah!

Retiró la pierna del regazo ajeno, visiblemente lastimada aunque ahora el vestido cubría la herida. No era raro que entre ellos se lastimasen "con amor" pero era la primera vez que sentía rencor en el acto, y aún así no retrocedió, condicionada natural y cariñosamente a aceptar lo que él tuviera para así, aunque los ojos se llenaron de lagrimas como hiciese tantas veces en sus años de infante. Se acercó a él y mientras aceptaba ese beso dos delgados hilillos de sangre resbalaron desde el rasguño, dejando una línea carmesí por toda la pierna de marfil. - ¡No! - Exclamó de pronto, después de entregar sus labios y aliento por un momento.

- ¡¿A tu lado dices?! ¡¿Como una muñeca decorativa?! - Retrocedió mientras comenzaba una de sus usuales rabietas aunque ahora mismo parecía que el mismísimo diablo la estaba poseyendo. Fue hasta su tocador, de madera tallada y comenzó a tirar sus cosas, el maquillaje que había traído desde las tierras del Oeste. - ¡No quiero ser una sombra! ¡No quiero ser tu segundo plato, Illumi! - Gritó con fuerza, lanzando todo por la habitación, rompiendo el espejo con un golpe bien acertado de su cepillo... Y claro que se refería a ese tema delicado, a esa pequeña niña que había llegado hace años a llenar de color y alegría Owl Pride, con el encargo de ser la prometida de su hermano.

-------

- ¡Eres una gata pulgosa! ¡PULGOSA!

Y los dos niños reían, una Cassandra no tan pequeña y el más pequeño de sus hermanos mayores mientras tiraban del cabello a Yuu Aoi, días después de que llegara al castillo lúgubre de la familia. Fueron largos días donde gustaban de molestarla e incluso torturarla a formas muy infantiles pero sin duda dolorosas... Pellizcos, mordidas, empujones y mucho más, sin que Bellatrix, la madre de ambos, hiciese algo para proteger a la nueva integrante de la familia.

- ¿No te das cuenta? Ella es más bonita que tú, muñequita. Ella tiene vida... Yuu tiene esa sonrisa encantadora que hace que los ojos de Illumi brillen. ¿Y tú? Tu tendrás suerte de que te mandemos lejos, con alguna familia que quiera éste pedazo de sombras en su hogar. Siempre seremos el segundo plato mi niña... Como yo lo fui con tu padre.

-------

- Aghn! - Se llevó las manos a la cabeza y tiró un poco de sus cabellos largos, dejándose llevar por esa rabieta que comenzaba a ser preocupante. Le miró con furia y rencor, con un marcado odio a pesar de que la mocosa había decidido irse había dejado solamente heridas muy abiertas en el corazón de Cassandra... Incluso el humor de su hermano se había vuelto más sombrío, despechado por la partida de su pequeño rayo de sol. - ¡Nunca volveré, lárgate! ¡LÁRGATE! - Y buscó entre sus maletas hasta extraer una daga que portaba como protección, apuntándole con ella desde el otro lado de la habitación... Aunque sus manos temblaban y la forma de sostenerla no era la adecuada... Estaba furiosa, berrinchuda, trastornada e incluso sus ojos cambiaban de color como un arcoiris descompuesto.






I'm not strong enough to stay away
Can't run from you
I just run back to you
Like a moth I'm drawn in to your flame


Spoiler:
avatar
Cass
Consejero de los Rumores

Consejero de los Rumores

Mensajes 34
Dracmas 144
Fecha de inscripción : 25/07/2018
Localización : Atlantis

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Flashback] Las cartas de nadie

Mensaje por Illumi el Sáb Sep 01 2018, 14:47

En parte lo tomó por sorpresa el rechazo, pero también esperaba alguna escena familiar característica de su pequeña y hermosa Cassandra. Por ello, se acomodó en el sillón, recargando la espalda para buscar más comodidad a medida que la mujer lanzaba todo al aire y destrozaba la armonía de la habitación, tuvo que ladear la cabeza en varias ocasiones para evitar que algún jarrón o adorno impactara contra su cabeza. A veces su hermana no se medía, perdía la paciencia fácilmente. Así lo recordaba desde que eran más jóvenes e insensatos. Tampoco era que él se diferenciaba mucho. Sus arranques de ira podrían resultar incluso peores, pero no era tan demostrativo como la menor de los Lucius.

Pero de qué estás hablando, Cassandra —alzó la voz sin perder por un segundo su porte noble, a pesar de que las sombras bajo sus grandes ojos grises se habían oscurecido aún más, otorgándole un aire macabro en todo sentido— Yo no tengo a nadie. Así de simple. Parece que el clima del sur te está afectando en más de un sentido. Déjame recordarte.

Se levantó del cómodo sillón justo cuando otro objeto estuvo a punto de impactar contra su rostro, tomándole en el aire y haciéndolo trizas entre sus dedos, observó cómo caían los pedazos por todas partes, gracias a la energía cósmica que había desprendido en una serie de luces violáceas. Estar al lado del hombre cuando perdía la paciencia era como estar cerca de un asesino en serie. Frío, sin escrúpulos, y sumamente organizado. Terminó por cortar distancias con la joven, tomándola del cuello una vez más, y apretando con fuerza, buscando dejarle marca. Clavó sus orbes platinadas en el rostro de muñeca familiar. Cualquiera que atendiera la escena podría darse cuenta del enfermizo parecido entre ambos. Eran como gemelos en lo físico, pero Cassandra poseía más una tormentosa personalidad, a diferencia de la indiferencia cruel de su hermano.

La niña Aoi se marchó. Ahora es vasalla de Athena. Y tú... de mi propia sangre. Yo te crié. Andas de vasalla de Poseidón, ¿o acaso me crees tan tonto para no intuir tus aspiraciones? No lo puedo creer, Cassie. Pensaba me eras fiel hasta la muerte. Ya veo que no...

Soltó el agarre, no sin antes dedicarle una mirada furiosa con señas claras de tristeza. Le reprochaba porque así era él, no soportaba la idea de verla al lado de alguien más. Sin embargo, tampoco iba a obligar a nadie. Por ello, la dejó ir mientras desde la torre más alta observaba su espontáneo escape. Nadie estaría obligado. Quizá manipulado, pero ese es otro asunto. Por los momentos, su señor Joshua estaba primero, además del hecho de cargar ahora con el liderazgo de los Lucius. Luego de haber matado con sus propias manos al antiguo líder.

Se dio la vuelta, brindándole la espalda su hermana, acercándose al balcón. Sintió con cierta repulsión la brisa marina que poseía ese reino, tan distinto a los aromas del Oeste. Nadie ni nada podría negar que ese hombre de apariencia espectral estaba cómodo únicamente en el reino de Hades. Sin embargo, se despojó de la camisa oscura que cargaba, dejando a la vista su piel pálida, llena de marcas, cicatrices transparentes y tatuajes oscuros. La piel de Illumi era conocida por pocos, así como gran parte de sus intenciones más ocultas.





avatar
Illumi
Mano del Rey

Mano del Rey

Mensajes 88
Dracmas 104
Fecha de inscripción : 11/06/2018
Localización : Heinstein

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Flashback] Las cartas de nadie

Mensaje por Cass el Mar Sep 25 2018, 17:50

La actitud de su hermano era impecable como siempre... Seria, firme. No demostraba sentimiento alguno a pesar de que la situación en la que se encontraban ameritaba precisamente de todos los sentimientos de aquellas dos figuras oscuras. No importunó el berrinche de la menor pero sí que se tomo el tiempo de demostrar el poder que tenía al destruir el objeto en sus manos y de hecho no podía evitar estremecerse cuando usaba su Cosmos... Ella no era usuaria pero después de tantos años ya sabía identificar ese sentimiento.

Retrocedió un par de pasos cuando se acercó a ella pero nunca es suficiente para escapar de él. Pronto la tomó del cuello a lo que llevó sus propias manitas hasta las muñecas ajenas, tratando de apartarlo pero la fuerza era muy diferente... O quizás no tanto la fuerza física, sino el nivel al que tenía a su propio hermano. Sabía que jamás podría apartarse de los lazos de Illumi... Jamás.

Su pequeño cuello comenzó a enrojecerse por la presión que ejercía en la piel blanca su casi reflejo. Le miró con cierto dolor pero no con nerviosismo porque a pesar de que siempre tenia ese aire de asesino serial sabía que a ella no podría arrancarle la vida... Aunque sí herir, lastimar... Causar dolor. Nada que no hubiese hecho antes. Sin embargo, ahora la situación demandaba un sabor diferente de ese dolor, lo que hacía que los dos se vieran lastimados más allá de lo físico.

La soltó... A lo que retrocedió algunos pasos, tosiendo al tratar de tomar aire, llevándose los dedos hasta donde dejara amoratado. Pero lo que más le sorprendió fue esa mirada triste... Sí, molesta pero también con un aire curioso de tristeza. ¿De verdad le afectaba así el que se hubiera ido? Claro que entendía lo que significaba para ese hombre pero de verdad creía que el haberse ido terminaría como una memoria más... Apretó la mano libre en un puño mientras desviaba la mirada, mordiéndose el labio.

¿Cómo se atrevía a no hablar? Sí, había "respondido" a sus palabras cargadas en berrinche pero solo decía lo que Cassandra quería escuchar... Nunca se abría, nunca hablaba con la verdad... Ella era otra víctima de esas palabras, de esa manipulación... Se acercó a él, lentamente, con los pasos como susurros y colocó su mano tibia sobre la espalda ahora desnuda de Illumi. - Perdón... No quise... - Comenzó, pero la voz se entre corto mientras el llanto amenazaba con brotar en cualquier momento.

Tragó saliva pesadamente, tratando de pasar ese sentimiento, intentando no llorar pero las lágrimas ya se encontraban perfilando sus mejillas. ¿Por qué tenia que disculparse ella? Colocó ahora la mano que faltaba y recargó su mejilla para sentir esa piel fría... Sus cicatrices, la forma masculina. Cerró los ojos mientras trataba de sentir su respiración. - Dime entonces que me amas... Dime que soy tu pequeña ave... Illumi, dímelo.

Pasó las uñas largas y negras por la línea de su espalda. El dolor que le causara en la pierna y en el cuello aún escocían y precisamente eso le hacían querer que la tomara entre sus brazos... Que la consolara y a la vez le hiciera aún más daño. No importaba de momento si sería la ultima vez o si volvería con él. No era cuestión de si lograba convencerla... Ella ya se había decidido desde que vio sus ojos de luna posarse sobre ella. Frotó suavemente su mejilla empapada en lágrimas. - No quiero extrañarte. No me hagas extrañarte.






I'm not strong enough to stay away
Can't run from you
I just run back to you
Like a moth I'm drawn in to your flame


Spoiler:
avatar
Cass
Consejero de los Rumores

Consejero de los Rumores

Mensajes 34
Dracmas 144
Fecha de inscripción : 25/07/2018
Localización : Atlantis

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Flashback] Las cartas de nadie

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.