AIDAN
WebMaster
|| MP ||

MINERVA
Admin
|| MP ||

ETHAN
Admin
|| MP ||

BRAVERY
Eventos y Tiendas
|| MP ||

TYR
Rol Master/NPC
|| MP ||
Últimos temas
» [♐] Стрелец (Sagittarius)
Hoy a las 4:37 pm por Dimitri

» Black Snow [+18]
Hoy a las 1:21 pm por Gray

» Standing at the edge
Hoy a las 12:12 pm por Gray

» Dansar med vargar
Ayer a las 7:30 pm por Gray

» Below the Sea
Ayer a las 4:54 pm por Kilian Overo

» Canción de fuego y hielo
Ayer a las 4:49 pm por Cass

» Carnival of beasts
Ayer a las 2:55 pm por Black

» Slow breath
Ayer a las 2:12 pm por Cosmos

» Shiro
Ayer a las 8:40 am por Yūrei

» Registro de Físicos
Jue Nov 15, 2018 11:34 pm por Outis


ReglasHistoriaFicha BaseCronologíaInventarioMercadoMapaBúsquedas de Rol


Licencia de Creative Commons
Eternal Spirit by DelthaV is licensed under a Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 Argentina License
Recursos Graficos de Pinterest, Deviant, Zero-Chan. Los códigos expuestos son de uso publico y modificados para la apariencia acorde al foro. Todos los derechos y agradecimientos a sus respectivos autores.








Adiós preocupaciones

Ir abajo

Adiós preocupaciones

Mensaje por Aleister Crowley el Miér Jul 25, 2018 7:42 pm

Habia pasado por la taberna, el lugar era bullicioso pero pase de largo buscando al dueño, hacía mucho tiempo habia salvado a su mujer y al bebé que hoy debería de tener tres años de morir, no lo habia echo a cambio de nada, era un placer para mí y lo hacía porque amaba hacerlo pero aquel viejo habia insistido en que me debía un gran favor así que sin pensarlo fui a buscar ese favor, por primera vez iba a reclamar un poquito por tanto, pero lo hacía porque realmente tenía la necesidad imperiosa de sorprender a aquel que amaba y de que se relajara de una vez por todas también.

Cuando salía de regreso a mi templo lo hacía con una llave en mis manos y una sonrisa que no podía comprarse con nada en el mundo. Iba a dejar a el templo solo, si pero le diría a Mine lo que haría, ella habia dicho algo hacia unas cuantas noches que me habia dejado bastante pensativo también, al igual que su padre tenía el don de ver un poquito en el interior de las personas, no iba a dejar pasar el momento, así que corrí el último tramo hasta mi templo. Tome la valija que solía usar cuando salía de viaje, prepare la carreta de dos caballos en el establo, el enano que trabajaba allí me conocía y con confianza le contaba lo que iba a hacer, de llevar a un amigo muy especial a relajarse porque lo necesitaba, claro que obviando detalles de los que no quería que se enterara.

Me despedí del chico, había dejado la carta para Minerva, tenía todo en la carreta y ahora estaba en la puerta de la clínica de Asclepio, antes de que se cumplieran las dos horas, tal vez estaba un poco ansioso pero no quería calmarme ni un poquito. Baje para ayudar a As a subir su equipaje y una vez los dos en el carro guié a los caballos fuera de la capital – tranquilo no nos alejaremos mucho… el Este esconde lugares impresionantes, estaremos a tres horas de la capital, en la costa, si llegasen a necesitarnos podemos volver antes… pero no es el plan – le dije en medio del viaje cuando hicimos una parada, el viaje fue divertido debimos hablar de miles de cosas, de teorías, de familias (si le había dicho que tenía un gemelo también) había aprovechado esas horas para abrirme por completo a él, contarle todo, sin secretos que guardar.

Cuando el Sol apenas comenzaba a asomarse detuve el carruaje frente a una pequeña cabaña – ven… si desempaco todo rápido tal vez aun estemos a tiempo – le ayude a bajar y a una velocidad casi estúpida e infantil dejaba todo dentro en la entrada, los caballos en el pequeño establo atrás y la carreta a un lado para regresar por As al que pobre, volví a arrastrar – vamos vamos corre… quiero que veas algo! – y cuando me detuve fue al borde casi de un resto donde se podía ver un arco natural de piedra, el agua estaba claro pero el cielo… el cielo era lo que deseaba ver con él, el amanecer sobre el mar, en aquel lugar – ayer… tú me regalaste una noche que no olvidare… hoy quiero regalarte un amanecer que no puedas olvidar – le dije mirándolo mientras sonreía apenas de lado intentando no ponerme ya más cursi de lo que estaba actuando para mi gusto - estoy... siendo muy meloso no? - pregunte algo apenado soltando una risa.

LUGAR:


Es el lugar que te prometí que te llevaría!

CABAÑA:














Spoiler:

avatar
Aleister Crowley
Recolector

Recolector

Mensajes 174
Dracmas 525
Fecha de inscripción : 29/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Adiós preocupaciones

Mensaje por Asclepio Karpusi el Jue Jul 26, 2018 5:29 pm

Cuando decía que Aleister era impulsivo... ¡Es por qué de verdad lo era! Ya la broma de decirle así había quedado "muy atrás" para ser algo 100% real. Es decir, la mente de Asclepio aún estaba en aquel claro que había encontrado para ver su estrella con... Para ver el cometa -ya que Aleister le había dicho cómo se llamaban; y le creía más a él que a los viejos escritos, porque a fin de cuentas, él hablaba con las estrellas -mientras su cuerpo estaba caminando, por "instinto propio" hacia su casa.

Y claro que no le molestaba ni mucho menos pasar el tiempo con el pelizaul, al contrario, le encantaba. . . Pero... ¿irse? ¿así como así? Y sabía bien que esa invitación no tenía tinte de pregunta en ningún lado; que tampoco le molestaba era... Bueno... el castaño era alguien que planeaba las cosas, rara vez, MUY rara vez actuaba.. Por impulso, como ahora... No le molestaba la idea de pasar tiempo a solas con Alei, era que no esta acostumbrado a prepararse en sólo "dos horas."

"Y bueno. . . Ni tan a solas jajaja.

Esperaba que no le molestara que fueran "acompañados," porque ni Hygia ni Pana se quedarían solas en casa. Hygia, porque nada más veía la mochila que Asclepio usaba para sus viajes, ya sin que el médico se diera cuenta, se metía en ella y Pana, aunque fuera muy "independiente" realmente no le gustaba estar sola, además e que cuidaba a su "hermana," así que donde estaba una, estaba la otra.

"nada de trabajo..." Fue la "sugerencia" del chico para ese viaje... Entonces, realmente Asclepio no tardó mucho en estar listo. Eso si, fue a avisar a los alrededores -que sería más fácil escribir una carta. . . Pero la gran mayoría de los pobladores no sabían leer... -que se ausentaría unos días, porque iría hacer unas investigaciones. Sabía bien que si decía que se iba de viaje "porque si" no lo dejarían salir. Estuvo revisando las últimas cosas cuando notó Pana salió, yendo atrás de ella, sonriendo al ver a Alei en una carreta... Eso era un "espectáculo" digno de verse. Le agradeció su ayuda al chico, y tras poner sus cosas atrás y ver que su gatita ya estaba acomodada para dormir en el camino, él también se subió al lado del joven.

También era un espectáculo "digno de ver" que el médico estuviera en una carreta. Por regla general, él siempre caminaba, ni siquiera usaba un caballo, así que, una vez que ya no había nadie que pudiera verlos, se abrazó a uno de los brazos de Alei. Uno, porque quería hacerlo, y dos, porque si no lo hacía, el chico tendría que hacer varias paradas porque el médico seguro terminaba en el suelo en más de una ocasión.

Sin duda, coincidía en la idea de que el Este guardaba muchos secretos. Sin duda alguna, quería llevar a Alei al lugar a donde había llevado a Minerva y a Aidan a su campamento. Ahora estaba muy intrigado por el lugar al que irían, pero sabía el chico no le diría hasta que llegaran, entonces mejor se dedicó a disfrutar de la plática que tenía con él. Se sorprendió un poco al escuchar que tenía un hermano gemelo y eso le hizo pensar. . . Que de igual forma, tenía y quería decirle a su pareja todo de él. Al menos el tema de Kaien. . . Porque a fin de cuentas. . . Podrían... Llegar a enfrentarse y. . . Y mejor no pensar en eso. A pesar de todo, Asclepio creía que si pensabas mucho en un tema, lo estabas "invocando" entonces... Mejor no invocar aquello.

A lo lejos vio la cabaña, que se le hacía pequeña, pero más que perfecta para ellos dos, notando como el otro comenzó de nuevo con sus prisas, acelerando la carreta, bajando todo prácticamente corriendo; haciendo que el castaño pareciera una tortuga a su lado, porque a penas se bajó de la carreta, Alei ya la había guardado junto con los caballos, siendo de nuevo arrastrado por su novio, que si seguía así, tendría que cargar al médico, porque éste sólo corría si había una emergencia.

Pero sin duda alguna, valió la pena la prisa de Alei en ese momento. Primero, escuchó lo que le dijo, sonrojándose un poco por lo mismo, y ya iba a decirle algo, cuando notó aquel espectáculo que la naturaleza les daba. Todo era simplemente. . . Perfecto...

-Un poco meloso, si jaja. -Para como solía ser él, pero Asclepio colocó su mano en la mejilla del chico, mirándolo con una sonrisa. -Y te aseguro, que no habrá momento del día que no sea memorable, mientras esté a tu lado Aleister.

Dándole un rápido beso a sus labios, para después, darle la espalda, pero haciendo que el chico lo abrazara por los hombros, Asclepio entrelazando sus manos con las ajenas para poder observar ese bello amanecer, los dos juntos, sin estar mintiendo sobre lo que sentían y sobre lo que eran.




Spoiler:
avatar
Asclepio Karpusi
Grand Maestre

Grand Maestre

Mensajes 171
Dracmas 580
Fecha de inscripción : 14/04/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Adiós preocupaciones

Mensaje por Aleister Crowley el Mar Ago 28, 2018 6:43 pm

Era común que la gente se preguntara si tomaba las decisiones correctas, si lo que hacia esta bien o estaba mal, si era el momento correcto, si esto o aquello y me entristecía que existieran tantos sentimientos de ese tipo en los corazones humanos, porque ninguno de ellos debería estar allí, uno debía actuar por convicción, con sinceridad, siempre buscando estar en equilibrio con uno mismo y con los demás, no lamentarse o creer que se perdía el tiempo, todo era una aprendizaje y no habia nada que uno debiera dejar escapar, yo era de los que creía que si no se podía hacer daría todo por hacerlo realidad y si quería hacer algo lo hacía, como también tomar decisiones sin arrepentirme y por sobre todo jamás creer que lo que hacía era una pérdida de tiempo o no tenía sentido, todas las estrellas están allí para ser descubiertas, sino observas y vives no las veras jamás y me negaba a eso!

De no haber sido como era tal vez ahora no estaría sonriendo o viendo el más maravilloso paisaje y no me refería precisamente al sol que se alzaba sobre el mar y comenzaba a entibiar el día, sino al hombre parado frente a mí – tú también estas siendo meloso… - tenía bastante facilidad para olvidarme y dejar atrás todos los problemas o las cosas que podrían llegar a molestarme, deberes, familia, pacientes, nada podía distraerme de aquellos ojos, solo una persona había cautivado así mi atención, pero tal vez Asclepio le estuviese ganando por unos cuantos pasos llevando la delantera ahora. Acaricie el dorso de su mano cuando la deposito sobre mi mejilla, a lo que me acerque robándole un beso, el lugar estaba bastante apartado de cualquier pueblo, por eso había traído de todo, pero no sería problema para mi ir y venir a la velocidad de la luz si llegásemos a necesitar algo con urgencia, aunque creía que cualquier cosa se podía conseguir con un poco de ingenio.

- Quieres bajar al agua? Es temprano para cualquier ser vivo seguro solo nosotros dos locos estamos despiertos a esta hora… - era cierto, tal vez nos habíamos desvelado un poco, pero podíamos aprovechar a nadar ahora, luego descansar hasta tarde y luego comer juntos, no había nada aquí que nos detuviera y aplastaría cualquier cosa que se le pasara la idea de arruinar nuestro, tal vez, último momento en paz. Le ofrecí mi mano para encaminarnos a donde él quisiese ir, porque podía estar cansado y querer regresar a la cabaña, era entendible, físicamente estábamos preparados de forma distinta, yo podía aguantar días sin descansar exigiéndome al máximo, mientras él con un poco de esfuerzo podría dormir días. Cualquiera fuera su decisión lo acompañaría, si quería volver a la cabaña podía preparar un baño cálido. Estaba pensando en mil forma de malcriarlo y consentirlo.







Spoiler:

avatar
Aleister Crowley
Recolector

Recolector

Mensajes 174
Dracmas 525
Fecha de inscripción : 29/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Adiós preocupaciones

Mensaje por Asclepio Karpusi el Mar Sep 04, 2018 2:56 pm

A como él lo veía, el "trabajo" de Alei, en esas cuestiones era ser el "serio" y el de Asclepio era ser el "meloso." Aunque claro, no le molestaba en lo absoluto que El pelizaul fuera el meloso de vez en cuando. Porque a fin de cuentas, ellos dos estaban vagando entre esos dos estereotipos, porque una teoría estricta, Asclepio, por ser el mayor, debía ser el "serio" y Alei el estricto. Pero esa era una de las cosas que le gustaba de estar con él. No estaban "clavados" a sus papeles, a veces uno podía ser "el niño" y el otro "el adulto" y viceversa. Sin duda, era un camino muy diferente y muy nuevo el que estaba pisando con Aleister. . . Pero justo porque lo estaba recorriendo con él, es que se atrevía a dar aquellos pasos.

- . . . . . . . . . ¡Atrápame!

Dijo con una sonrisa, cuando se le ocurrió. . . Sin saber realmente el por qué, correr en dirección contraria al pelizaul, para saltar por el acantilado. Claro, en el momento que sus pies dejaron el suelo, se arrepintió de lo que hizo, pero ya no había marcha atrás. Ya estaba "volando" por un momento, para sentir el aire golpear su cara, alborotarle el cabello. Sólo esperaba no caer en las rocas y si así pasaba, pues no podía quejarse. Él había decidido seguir ese impulso que ni idea de dónde le había nacido realizar. Tal vez Alei, estaba influyendo más de lo que Asclepio mismo se había dado cuenta. . . Y realmente esperaba fuera... Para bien, para ayudarlo a vivir y a no consumirse en la soledad y oscuridad de una biblioteca. Era bueno leer y tener conocimientos. . . Pero definitivamente, era mucho mejor vivir realmente...




Spoiler:
avatar
Asclepio Karpusi
Grand Maestre

Grand Maestre

Mensajes 171
Dracmas 580
Fecha de inscripción : 14/04/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Adiós preocupaciones

Mensaje por Aleister Crowley el Miér Nov 14, 2018 10:03 pm

De todas las posibilidades inteligentes que podía esperar de Asclepio aquella no estaba ni siquiera entre las pensadas que podría hacer, es más me habia tomado tan por sorpresa su accionar que a penas habia llegado a reaccionar cuando me soltó de la mano, entendí rápido por suerte que era lo que iba a hacer y aunque fuese una idea loca que se le habia pasado por la cabeza, no era la más inteligente por varias razones que le iba a reprochar luego, por lo pronto termino corriendo tras de él, abrazándolo con fuerza por la cintura y apenas unos centímetros del agua mi cosmos reacciono para amortiguar la caída haciendo que ambos nos sumergiéramos en el agua, apenas se hacía pie por lo que me senté soltándolo, sacudiendo mi pelo, el agua nos llegaba por la cintura si nos sentábamos.

- Estas demente o qué?! – dije con el corazón en la garganta, porque estaba lleno de rocas, el agua era apenas profunda en esa zona junto al acantilado, lo más probable era que se hubiese echo puré contra el suelo rocoso, estaba algo asustado, enfadado, nervioso y preocupado, pero esa mezcla y verlo con todo el cabello en la cara igual de alborotado que su idea de saltar al vacío hizo que comenzara a reír – contabas con que te alcanzara? Como una prueba de amor o algo así? Dime que fue eso o… probaras la furia de las estrellas!!! – dije al final comenzando a salpicarle para alcanzarlo.

Tome su mentón con fuerza apenas para asustarlo, obligándolo a verme, le mordí el labio inferior, besándolo por todo el rostro, quitando luego su cabello de su rostro con ambas manos, acomodándolo tras sus orejas – te amo, no necesitas hacer este tipo de cosas, siempre que estés en peligro y a mi alcance acudiré a ti para salvarte, solo… no vuelvas a hacer una locura como esta – murmure volviendo a besar sus labios, chocándolo con mi cuerpo para empujarlo un poco hacia atrás obligándolo a sumergirse en el agua.

Mi mirada se clavaba en la suya como si no quisiese soltarla jamás, Asclepio no era mi tipo, era mayor pero parecía mucho más menos que yo, no era alto ni musculoso, no tenía una larga cabellera, ni un porte sublime y tosco como lo tenía Zeus, era prácticamente todo lo contrario y sin embargo… aquí estaba amándolo, deseando hacerlo mío por siempre, someterlo, obligarlo a que fuese yo el único en su mundo era un deseo egoísta, pero allí estaba, maldiciéndome al mismo tiempo por entorpecer todos mis planes, pero como una perfecta ecuación, él debía de aparecer para resolver todos mis problemas, ya iría viendo con la marcha que hacer, como había dicho antes, lo primordial en la vida era vivirla antes de que lo inevitable llegara, nadie era ajeno ni podía burlar su destino, pero atormentarse por ello no tenía sentido, por eso disfrutaba cada pequeño detalle. Lo tome de las manos y lo jale conmigo para sacarlo del agua, poniéndonos de pie – vamos más profundo donde podamos nadar… - dije mientras me iba quitando toda la ropa mojada para dejarla sobre una roca que sobresalía al sol, de esa forma al menos iría secándola un poco.






Spoiler:

avatar
Aleister Crowley
Recolector

Recolector

Mensajes 174
Dracmas 525
Fecha de inscripción : 29/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Adiós preocupaciones

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.