AIDAN
WebMaster
|| MP ||

MINERVA
Admin
|| MP ||

ETHAN
Admin
|| MP ||

BRAVERY
Eventos y Tiendas
|| MP ||

TYR//KLAUSER
Rol Master/NPC
|| MP ||
Últimos temas
» Directo al Oeste sin vaqueros
Hoy a las 13:07 por Cerrid

» Demonio
Hoy a las 09:29 por Cosmos

» El gato busca rol~
Hoy a las 03:01 por Len Daishi

» !Un felino en el oasis!
Hoy a las 03:00 por Anya Maverick

» Black Snow [+18]
Ayer a las 13:18 por Gray

» Peticion de Rangos
Vie Oct 19 2018, 15:17 por Yuu Aoi

» The snow dancing
Vie Oct 19 2018, 11:43 por Cerrid

» Insanity
Vie Oct 19 2018, 04:20 por Auriel

» Celefaïs
Vie Oct 19 2018, 03:05 por Auriel

» (BIS1) Decisiones y Consecuencias
Vie Oct 19 2018, 00:49 por Cosmos


ReglasHistoriaFicha BaseCronologíaInventarioMercadoMapaBúsquedas de Rol


Licencia de Creative Commons
Eternal Spirit by DelthaV is licensed under a Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 Argentina License







Asgardianos en Mareas Misteriosas

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

Asgardianos en Mareas Misteriosas

Mensaje por Klauser el Sáb Jul 21 2018, 04:30

—Medianoche.

No había podido conciliar el sueño como de costumbre, apenas y descansó unos escasos momentos cuando la noche se sentía más fría que nunca en el puerto del Norte. La madrugada pareció transcurrir lenta. Había dado órdenes a sus hombres de que esa noche debían dejar el barco e ir a sus hogares en el pueblo. Solo había dejado que el buen Ned lo acompañara, su fiel navegante, la robusta Torvi, cocinera del barco, y aquella niña sacerdotisa, Auriel. Ninguno de los demás hombres presentó queja alguna, confiaban en su capitán. Los despidió y se quedo de pie sobre cubierta, caminando hasta lo que sería la proa del gran Kraken. Observó el fiero mar norteño y supo entonces que aquello no se compararía con lo que se avecinaba.

Sabía que la niña Auri descansaba, había estado trabajando aquellos días en su ausencia en pociones y medicinas que la ayudaban en su labor como sacerdotisa. La dejó ser, tranquila en su camarote, puesto que él como comandante, capitán y guerrero tenía demasiadas ocupaciones en la cuales dedicarse. Un hermoso abrigo de pelaje grisáceo cubría su cuerpo de dos metros, y la cabellera igual de blanca ondeaba con el viento marino. Su abrigo de oso polar se lo había prestado a su Rey aquella noche de tormenta, para resguardarlo. Por esta ocasión, su cazador no los acompañaría. Tuvo la tarea de defender el reino dadas las circunstancias actuales de la guerra. Chasqueó la lengua divertido, puesto que le agradaba molestar a Black incluso en sus recuerdos.

Pronto se acercaría el amanecer. Esperó que aquellas tres figuras conocidas por el warrior aparecieran en el largo puente de madera que habían dispuesto para que subieran al bestial Kraken. Una de ellas era su admirado y molesto Rey, el gran Odín. Otra debía ser su infernal Mano, Abel, y por último, aquella lobita que ya deseaba lanzar por los aires, Gray. Se acercaba la hora. Tomó con el dorso de su mano enguantada, la botella de ron cerca del timón y bebió uno que otro sorbo, sintiendo la calidez del alcohol calentar su garganta y piel.

—Amanecer.

Los rayos solares aparecían tenues sobre el firmamento del puerto, bañando además las aguas del Norte. El enorme navío, imponente y sagaz, que recibía orgulloso el nombre del Monstruo Marino Legendario: Kraken, yacía anclado en espera de comenzar a surcar el vasto océano lejano a los reinos principales de Pantheon. Dado que no había podido dormir como un osezno bebé, tomó un baño caliente y se cambió a unos ropajes más apropiados para representar a su barco pirata. Lleno de parches negros, telas, una gabardina oscura y su sombrero rojizo con negro, se apoyaba con ánimos de bestia salvaje en la cubierta, esperando la llegada de quienes serían los tripulantes temporales de aquella nave infame.

Su mente viajó momentáneamente hacia Heine. ¿Dónde estaría? ¿Cuánto tiempo de vida le quedaría? El legendario guerrero nórdico seguramente esperaba paciente ese encuentro. A sabiendas de la tarea que se le sería conferida, forjar aquellas espadas dignas de los dioses.

¡Ya va siendo hora de que lleguen, maldita sea! —gruñó porque no sabía otra forma de expresarse. Sus largos cabellos albinos iban alzados en una coleta, bajo el sombrero. Su camisa abierta mostraba cierto amago de pelaje blanco atractivo en el amplio pecho, a pesar de que su energía cósmica mantenía oculto los detalles de su raza Ulfr, como correspondía. Ahora sentía las presencias esperadas acercándose a su navío. Una amplia sonrisa socarrona se dibujó en sus labios duros, mostrando los colmillos peligrosos y un grito alocado escapó de su garganta. Era como ver aguardar a un oso norteño. Ellos no entendían de paciencia, lamentablemente.





I never asked for power.
Power is only given to those who are prepared
to lower themselves to pick it up.

avatar
Klauser
Lord Comandante

Lord Comandante

Mensajes 161
Dracmas 153
Fecha de inscripción : 13/05/2018
Localización : siempre en el Norte.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Asgardianos en Mareas Misteriosas

Mensaje por Ethan el Sáb Jul 21 2018, 14:34

De madrugada había salido del castillo con dos baules de ropa de Aidan y mios,asi como un estuche donde llevaba algunos papeles que Ai ocuparia, el baúl de mayor tamaño llevaba las pertenencias del Rey con ropa muy variada tanto en color como textura, para que estuviera comodo a donde fuera que este viaje nos llevará. Incluso habia guardado dos de sus vestidos favoritos solo por molestarlo y un par de capas que el menor usaba con frecuencia, lo único que no empacaba era ese horrible abrigo de oso feo que desee volverlo tapete en cuanto se lo vi puesto, ese dejaría que él lo llevara si tanto lo quería.

El mio en cambió era mas pequeño porque era práctico y porque generalmente le robaba la ropa al oso felpita cuando le visitaba, a veces tenia cosas geniales que me quedarian mejor a mi que al peludo. Una vez que encontré el barco, me atrevi a gritarle al capitán se dignara ayudarme en vez de estar perdiendo su tiempo en sus cosas * OSITO, CARIÑO YA LLEGUE ...ANIMAL!!!* si ese era mi mejor muestra de amor para el, a quién  le importaba que él fuera el mayor de los dos, era como mi hermano y nos tratábamos justamente con mucho amor fraternal *SE QUE ME ESCUCHAS KLAUSER DEJA LO QUE ESTES HACIENDO Y BAJA AYUDARME SI NO QUIERES QUE TE DEJE SIN PELO* habia dejado las cosas en el piso un momento, esperaba asomara la cabeza para entonces si lanzarle las cosas y que estuvieran a bordo, no faltaba mucho para el amanecer y debía volver al castillo por Aidan,aunque estaba pensando muy seriamente en dejar que Gray lo escoltara esta vez, porque yo debía meterme en esa cocina a preparar el desayuno para mi lindo Rey, mi cachorrita hermosa y algo para Klaus.

* Vamos vamos oso feo, cubrete ese pelo* después de lanzar las cosas, subi por el puente y tome un breve descando sentado sobre mi baúl, odiaba fuera tan peludo que lo presumía,asi cómo odiaba sentirme un enano a su lado y ser el lampiño. * ¿A que huele?* empecé a olfatear un poco sin moverme de mi lugar, necesitaba resporar un rato antes de buscar un camarote para Ai y para mí




I'm in love with a boy who has an angel in his smile and a thousand demons in his mind
CUBITO DE HIELO MANDA <3:


CUACK:

avatar
Ethan
Mano del Rey

Mano del Rey

Mensajes 332
Dracmas 542
Fecha de inscripción : 15/04/2015
Localización : Neverland

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Asgardianos en Mareas Misteriosas

Mensaje por Aidan el Dom Jul 22 2018, 21:23

La noche anterior luego de la cena con el resto de los caballeros habia tenido una charla con Bel de esas largas que duraban horas entre una cosa y la otra sentía el cansancio y un poco el cuerpo adolorido, me dolía un poco la cabeza y estaba teniendo un espantoso sueño donde algo pesado saltaba sobre mí, era un perro blanco pero con la cara de Gray, se sentía tan real que hasta me molesto que me lamiera la cara y un poco dormido tire manotazos al aire esperando despertar pronto antes de ahogarme en baba.

Pero al parecer no era un sueño, el peso seguía y todo lo demás también así que aparte todo el cubrecama y lo lance encima de lo que tenía encima, vi entre abriendo apenas los ojos hebras de cabello rosado – hmmm… Gray? - suspire restregando mis ojos un poco, bostezando antes de volver a dejarme caer sobre la mullida cama, entre las finas colchas, tenía todo el pelo blanco – de la única forma que lo llevaba estando en el castillo como rey - desparramado y alguna que otra marca en la piel que se dejaba entre ver del pijama que llevaba de gruesas telas. La chimenea apenas chisporroteaba, intentando sobrevivir al frío de la mañana, por eso me cubrí un poco más con las sabanas, tirando de estas para que Gray me dejara taparme mejor y así poder dormir unas horas más.

- QUE HORA ES?! – pero de repente recordé que teníamos que estar en el puerto, tenía que tomar un baño, cambiarme, desayunar y preparar un montón de cosas, no podía quedarme en la cama, por lo que salte de nuevo de estas gateando hasta el borde, porque si, la cama era enorme – porque no me despertaste antes Gray?! – dije mientras iba desabotonando el pijama y buscando la ropa que… Abel ya se había encargado de dejar preparada sobre uno de los sillones, sonreí de lado, lo odiaba… estaba siempre en todo y cada uno de los detalles.

Incluso el agua del baño estaba aún caliente, se habían metido todos en mi cuarto mientras dormida y ni me habia enterado? Hasta estaba seguro que Gray habia dormido a los pies de mi cama, porque siempre estaba tranquilo y tibio de noche, como si aquella cachorra cuidara del sueño de su persona importante, no sabía muy bien que haría sin cada una de las personas que me rodeaban, realmente se habían convertido en mi familia sin quererlo, sin darme cuenta y los que se habían unido nuevamente también pronto formarían parte de mi alma, aunque en parte ya lo eran les gustara o no.

- Quieres bañarte antes de salir? – sonreí preguntándole a Gray extendiéndome mi mano desde la bañera del cuarto de baño, sabia lo mucho que ella odiaba darse baños – estarás bien en mar? Prefieres quedarte? – pregunte recostando un poco mi mentón en el borde de la bañera, aun no terminaba de amanecer así que realmente estábamos bien de tiempo – desayunamos juntos? De seguro Abel y Klaus deben estar preparando todo así que podemos tomarnos mucho más tiempo! -

Después del baño, de alistarnos y desayunar salimos con Gray del castillo, llevaba un atuendo poco fino, habíamos acordado que no iría como rey durante el viaje para no llamar la atención en caso de tener que hacer alguna parada o alguna otra eventualidad, por lo que al salir del castillo y acercarnos al puerto, mis manos recorrieron mi pelo a corta distancia, volviéndolo de color rojo intenso al pasar, luego lo cubrí con la capucha y me acomode mejor aquel abrigo de oso que, si bien era como mucho más grande que yo, era abrigadito y seguro Klaus lo iba a necesitar para navegar a la intemperie, así que no lo podía dejar, ya lo habia tomado prestado bastante, incluso dormida abrazado al oso, porque aunque no lo admitiera, tener cerca a quienes quería aunque no estuviesen presentes, me hacía sentir más seguro, porque si también era demasiado voluble y vulnerable anqué siempre quisiese aparentar ser fuerte.

- Nos espera un largo viaje – voltee la mirada a Gray y le sonreí, gire para ver hacia atrás unos segundos, dejando entre ver en mis ojos que estaba algo nervioso pero decidido de dejar a Black, Anya y Aeris cubriendo el reino, confiaba mucho en mis dioses guerreros, sabía que cada uno era especial e increíblemente habilidosos en lo que hacían. Cerré los puños y me despedí en silencio – vamos, será divertido – a lo lejos podíamos ver a Klaus y a Abel ya en el barco asegurándose de que todo estuviese en orden seguramente. Aunque podía apostar lo que fuera a que Abel estaba intentando regañar a Klaus para que el barco estuviese digno del rey, lo que hizo que sonriera, porque realmente debíamos ir lo más discretos posible – estamos todos, podemos partir cuando usted de la orden capitán – mire a Klaus levantando la mirada hacia el gran oso de Asgard, ahora mandaba él.

ATUENDO:



SEX:
Sweet Imperfection
Sonrojate, besa, acaricia, siente, deja a los tontos con sus taboos
Déjate llevar, se libre, quítate los guantes, no dejes que la sociedad te apague
Se fuerte tu puedes
No te rindas, yo no me rendiré
Soy libre para esta noche ser lo más grande aquí
Cazare tu alma para salvarla, se fuerte, aguanta, aquí estoy


avatar
Aidan
Cazador

Cazador

Mensajes 1018
Dracmas 2519
Fecha de inscripción : 19/02/2015
Edad : 29
Localización : Argentina - Buenos Aries

Ver perfil de usuario http://eternalspiritgods.foro.pro

Volver arriba Ir abajo

Re: Asgardianos en Mareas Misteriosas

Mensaje por Gray el Lun Jul 23 2018, 16:02

Después de la reunión en Asgard había decidido no abandonar el palacio. Al fin de cuentas la mañana siguiente marcharía con su majestad y otros compañeros a una misión que no acabó de entender pero... ¡Qué importaba! Por fin sería de utilidad. La vez pasada en el Este fue más un problema que una ayuda y se había lamentado algunas veces hasta que luego se le olvidó... Lo normal. Pero volviendo a esa noche que pasó, en la cual la corrieron unas cuantas veces de los aposentos de Aidan por razones desconocidas pero que tenían que ver con Abel, por fin pudo acercarse una vez la Mano se marchó para ir a preparar algunas cosas.

Se coló a la habitación de Odín y se subió a la cama... Lo miró fijamente, con esas orbes verdes y animalescas... Era tan bonito dormido y probablemente sería el ser más sabroso de todo Pantheon. Después de unos momentos se inclinó a olisquearle la cara con insistentes "snifs" hasta que comenzó a lamerlo con insistencia, moviendo alegremente la cola. No iba a desperdiciar esa oportunidad de estar junto a él y demostrarle que podría cuidarlo tan bien como Ethan.

- Aghhddjbff - Hizo ruidos extraños cuando giro con el cubrecamas encima. Se asomó entre éste, sonriendo ampliamente con sus colmillos afilados. - Soy yo... ¿Durmió bien? - Preguntó pero cuando se volvió acostar para taparse fue a acostarse encima como gato pidiendo atención y compañía, aunque ella era bastante más grande que un gato y medía lo mismo que el peli blanco así que fue algo pesada al querer lamerle el mentón, prácticamente encima. - ¿Va a seguir durmiendo? ¿Puedo meterme en las sábanas? ¿No tiene hambre? - Preguntaba y preguntaba hasta que él se volvió a levantar de golpe, tirándola de la cama con un sonido seco.

Se levantó a medias y recargó el mentón en la cama, viendo como Sverak daba vueltas por todos lados, entrando en pánico. - ¿Tenía que despertarlo? Pero yo quería dormir con usteeeeed - Dijo como si quisiera hacer un berrinche. Sin embargo se levantó y lo siguió como un perro faldero. Pero cuando entraron en el baño se quedó en la entrada... Vio todo con cara de sorpresa... Era enorme. ¿La gente invertía tanto espacio en los baños? Que desperdicio.

Y aún así no dudó cuando la invitó a entrar al agua. Se quitó la ya de por sí poca ropa que portaba, lanzandola al aire y se lanzó como si fuera un pequeño lago a la tina. Realmente no le importaba que la mirasen desnuda ni tampoco la desnudez de su Rey. Para ella era lo más natural y no tenía ningún morbo o perversión debido a la inocencia obligada al vivir lejos de todo. Sacó la cabeza, sacudiéndola como canino, para luego mirarle con los cabellos todos revueltos. - No sé... A veces nado solo en las orillas. Pero... No se preocupe por mi. ¡Yo lo protegeré de todo! Y el oso gigante también, y Ethan. No tiene que pensar en nosotros, porque siempre estamos listos para pelear y servirle. - Dijo orgullosa al momento que tomaba una botella de shampoo y se la vaciaba encima a Aidan como Aeris le había enseñado, aunque se le estaba pasando un poco la mano. - ¡Yo lo baño!

Y más que baño terminó siendo una pequeña batalla campal de lamidas, abrazos y mordidas pero al fin de cuentas terminaron limpios y secos, aunque el piso estaba tan mojado que algún sirviente maldeciría durante una semana. Tardaron otro rato más en vestirse ya que se la pasaba quitandole las prendas y poniéndoselas en la cabeza o tirándolas por la habitación hasta que hubiesen quedado. Ella aún tenía algunas prendas de las que le diera Abel hace unas semanas y aunque no las necesitaba ya que era inmune al frío, se las colocaría para verse digna al menos ésta ocasión; así pues fueron a desayunar. Intentó comportarse lo mejor posible hasta que salieran del palacio.

En el camino Aidan se detuvo un momento para "disfrezarse" o al menos parecerse menos a sí mismo. Miró atrás de la misma forma... Iba a dejar a su manada bastante tiempo sola aunque no sabía si ese niño albino regresaría algún día o si Black tendría la decencia de velar por ellos. Su cola bajó un poco pensando en éste último... Pero luego miró a Aidan y correspondió su sonrisa. - Cuando regresemos hay que revolcarnos en la nieve. - Y aunque haya sonado como algo meramente al azar, la verdad es que los lobos solían revolcarse cuando estaban felices y regresaban a sus territorios. Lo tomó del brazo y recargó su mentón en el hombro de él, caminando así, con una enorme sonrisa.

Y entonces... El Kraken. Ya lo conocía, lo había visto de lejos en una ocasión pero jamás se había subido. Se soltó de su Rey y corrió para verlo... Era enoooooorme. Primero saludó a Abel acercándose por atrás de él y lamer su oreja un par de veces, luego corrió por el puente de madera y se subió, saludando a Klaus con un repegón cuerpo a cuerpo. No llegaba a darle un par de lamidas en la cara porque era demasiado grande. No esperó mucho, comenzando a olisquear cada rincón del barco... Tenía que reconocerlo si sería el territorio de todos por un largo rato. - ¡¿Puedo marcarlo?! - Y claro que se refería a hacer pipi.

Ropa (sin espada):




I’m out of my head
Of my heart and my mind
'Cause you can run but you can’t hide
I’m gonna make you mine




Spoiler:
El amor es un sentimiento extraño
No lo conozco... Y tampoco lo anhelo.
¿Pero qué es entonces ese calor en mi pecho?
avatar
Gray
Cazador

Cazador

Mensajes 214
Dracmas 409
Fecha de inscripción : 30/03/2015
Edad : 31
Localización : Asgard

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Asgardianos en Mareas Misteriosas

Mensaje por Klauser el Miér Jul 25 2018, 01:43

La primera voz que escuchó fue una sumamente familiar y molesta. Todos los vellos níveos de su cuerpo se erizaron y empezó a gruñir, balbucear y murmurar incoherencias. Eso y más le provocaba Abel. ¿Por qué de todos tenía que aparecer primero él? Aún así no pudo evitar que una sonrisa de oreja a oreja apareciera en los labios del guerrero, mostrando toda esa fila de gemas blancas, bien afiladas. Lo vio desde la altura de la proa y algunos mechones blancos de su melena cayeron sobre sus ojos, molestándolo. Se pudo dar cuenta que cargaba los baúles del Rey. Ethan siempre tan correcto, pensó divertido.

¡NO TE ESCUCHO! —gritó desde lo alto. Claramente lo escuchaba, ni que fuera sordo. Solo que no iba a responderle de mejor forma porque... porque así eran ellos. ¿Lo iba a dejar sin pelo? Tenía un largo camino por recorrer si se disponía a llevar a cabo esa aventura. Bajó de la proa, hasta cubierta y ayudó a la Mano con nada de esfuerzo, levantando uno de los baúles pesados con tan solo una mano.

¿Para qué tantas cosas, maldito Bel? ¿Crees que nos vamos por dos años o qué? —le clavó la mirada iracundo, y sin pensarlo se lanzó sobre el otro, dándole mordidas, patadas, y simplemente aplastándolo con su enorme cuerpo.

En cuestión de minutos los rayos tenues del sol matutino aparecerían por completo, dando inicio a la aurora de un nuevo día. La cubierta del navío brillaba, dado los cuidados que sus hombres le habían dedicado días atrás. Trozos de hielo sólido, creados en parte por la energía cósmica del oso lo que hacía que no pudieran ser derretidos, estaban dispuestos por todas partes, adornando la estancia. Su navegante estaba dentro de las entrañas del barco, en silencio trabajando. Al igual que la joven sacerdotisa, y la confiable Torvi. Luego habría tiempo para presentaciones. Mientras, el capitán estaba al mando y dirección de todo. A pesar de sus... mañas.

Se levantó del cuerpo ajeno y tomó una bocanada de aire gélido. El clima de su tierra era el mejor sin duda alguna, más las tierras que visitarían serían totalmente diferentes. Se encaminó nuevamente hasta el principio de la rampa de roble que había colocado en la madrugada para que sus nuevos acompañantes pudieran abordar al Kraken con mayor comodidad. No podían saltar y escalarlo como solía hacer él. ¿Cierto? No tardaron en aparecer pronto el Rey Aidan junto a la pequeña lobita, Gray. Saludó a ambos en la distancia con un gruñido mientras empujaba a Abel simplemente porque le impedía visualizar bien todo. Una vez reunidos todos en cubierta, se colocó frente a las tres figuras y a cada uno despeinó con aire paternal.

Así es. Nos vamos ya. ¡Iza las velas, Abel! Yo te enseñé bien de niños —anunció con autoridad y camaradería, para luego horrorizarse porque veía lo que Gray estaba a punto de hacer— ¡NO, NO! No vas a estar haciendo pipí aquí, Gray. Esto no es el bosque. Abel te llevará al baño —gruñó una vez más, mientras resoplaba y preparaba todo para zarpar cuanto antes. Las velas del barco se izaron de inmediato, y el ancla se levantó con suma facilidad por la diestra del capitán. En cuestión de segundos el gran Navío inició su marcha hacia los mares lejanos de Pantheon. Una vez situado bien el timón y con el viento a favor la enorme y despiadada nave tomó rápido su curso. Todavía no era momento para nadar por debajo de las aguas. Además tenía que comunicarle las nuevas a los tripulantes reales.

Saben bien que como pirata me he ido hasta lugares peligrosos y lejanos a lo que conocemos —observó a todos y fijó la vista en el semblante de su Rey— Hacemos este viaje para que el guerrero legendario, Heine, nos haga las espadas que darán muerte a los Draugr. Pero también porque usted deberá ser el rey de todo Pantheon —musitó y sabía que todos estaban de acuerdo con sus palabras. No estaba diciendo algo que ninguno allí dudara— Heine dejó en su taller un mapa, lo tengo en mi posesión. Tengan, pueden revisarlo —se lo entregó al Rey y continuó hablando con voz ronca y seria— Iremos hasta los alrededores de Lemuria, el reino neutral de las arenas. Allí encontraremos a Heine. Sin embargo, les aclaro algo. La travesía para llegar por mar significa cruzar neblinas engañosas y enfrentarnos a bestias desconocidas. ¡¿Están conmigo?! —esto último lo dijo con un gruñido lacerante que brotó de su pecho de hierro. Hablaba alto y claro. Hablaba Klauser, el capitán.

Su gran barco pareció escuchar también las palabras del oso, por lo que retumbó sonoramente y apresuró el ritmo. Pronto se alejaría del Norte. Pronto se toparían con criaturas desconocidas y tierras diferentes a lo que ellos estaban acostumbrados. Más no dudaba que salieran victoriosos. Eran asgardianos después de todo. El valor corría por sus venas.

VISTA DEL MAR GÉLIDO:




I never asked for power.
Power is only given to those who are prepared
to lower themselves to pick it up.

avatar
Klauser
Lord Comandante

Lord Comandante

Mensajes 161
Dracmas 153
Fecha de inscripción : 13/05/2018
Localización : siempre en el Norte.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Asgardianos en Mareas Misteriosas

Mensaje por Ethan el Mar Jul 31 2018, 17:01

* prefiero estar preparado para todo Klausito* hasta había dentro de mi baúl cosas para Gray aunque preferia comprarle cosas que sabía usaria una sola vez y después quedarían olvidadas en el castillo. Pero eso lo veria después de que lograra quitarme de encima al mugroso monstruo peludo de dos metros *que asco babas de oso* lo empuje para quitarlo de encima, apenas la luz del sol apareció lo que significaba que Ai no tardaba en aparecer y que no deseabab me encontrara jugando con el capitán. Sacudio y acomodo sus ropas para correr a la rampa y ayudar a sus dos amores a subir a bordo, aunque en el intento terminaba siendo empujado por el mayor pulgoso.

Apenas si pedi el equilibrio un momento para despues sentir erizar los bellos del brazo ante la humedad de esa lengua* No hagas eso Gray...soy muy sensible ahí * un poco más y me la llevaba a un camarote para nalguearla, cachorra traviesa que hacía cosas que no debia, agradecí que dejara de lamer mi maldito punto debil y le saltara encima a Klaus, y siguiera olfateando todo queriendo proclamar aunque fuera un rincón como suyo, soltando una gran carcajada de ver la cara que ponía,
Para ponerse mandon * me enseñaste ¿que? Aja,velas, baño ¿ no se te ofrece otra cosita?un masaje *  oh sí estaba revelando a las ordenes, el rebelde estaba saliendo a flote, porque no tenía nada que ocultar con el grandote que se portaba como hermano.Tome a Gray de la cintura y la cargue entre brazos al interior del barco la llevaria al camarote de Klaus para que lo usara de baño y nunca olvidara que las unicas ordenes que seguía eran de Aidan.Las velas que se encargara él * Hermosa     el único baño que vas a usar sera el de Klausito, no en otras partes ... y nada de que quieras dormir con Aidan entendiste* camine por largos pasillos hasta dar con el camarote principal donde baje a la lobita para que olisqueara todo, mientras me tiraba sobre su cama a descansar *Odio navegar, lo odio,lo odio * me quede recostado mirando el techo sintiendo como el barco infernal se mesia sutilmente revolviendome el estómago. *de aquí no me muevo* el poco tiempo que llevaba a bordo ya lucia palido, en definitiva odiaba navegar.


Última edición por Ethan el Vie Ago 17 2018, 01:41, editado 1 vez




I'm in love with a boy who has an angel in his smile and a thousand demons in his mind
CUBITO DE HIELO MANDA <3:


CUACK:

avatar
Ethan
Mano del Rey

Mano del Rey

Mensajes 332
Dracmas 542
Fecha de inscripción : 15/04/2015
Localización : Neverland

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Asgardianos en Mareas Misteriosas

Mensaje por Aidan el Jue Ago 16 2018, 23:54

No habia estado nunca en un barco tan grande, a los que habia subido con mi padre para negocios eran más pequeños, ligeros para llegar más rápido a destino, simples para pasar desapercibidos y siempre iban acompañados de otros barcos del mismo tamaño para despistar del que tenía como pasajero al rey del norte. En cambio el barco de Klauser era tal vez diez veces más grande, me pregunte cuantos lugares tendría bajo cubierta que pudiese explorar, tenía celdas, un lugar secreto para tesoros? Cuartos para sus marinos? Cocina? Baños… de seguro una habitación real para el rey, de seguro tendría todo eso y más, seguro tendría tiempo en el viaje para averiguarlo sin su permiso claro, porque dudaba que me diera un recorrido, aunque si se lo pedía… tampoco podía negarse o sí?

Mi mirada se perdió a lo lejos, donde termina el dominio de los vivos y comienza los de Hella, podía ser el dios de la muerte, pero había lugares incluso a los que yo les temía, donde mi poder no llegaba, cuando decidía quien moría y quien vivía mi dominio era en el Valhalla no en Helheim, me preocupaba que las aguas se transformaran y desviaran al barco entre cadáveres, recordé como Asclepio había bloqueado mi cosmos por un periodo de tiempo, haciéndome sentir insignificante, sin poder ayudar me daba miedo perder a alguno, eran importantes. Habia pedido que subieran las armaduras por las dudas, no sabía a qué nos íbamos a enfrentar pero mejor estar preparados. Deje escapar un suspiro que se dejó ver en el aire al convertirse en vaho, el frío nunca disminuía en el Norte así que no necesitaba usar mi cosmos por el momento. Tenía la mente en otro lado, no estaba escuchando los gritos detrás de mí, como si estuviese viendo más allá de lo que los ojos humanos podían ver.

Estábamos preparados para este viaje?


Puse mis manos en mis brazos, acariciando levemente la piel de oso pensando unos minutos cuando las voces se calmaron, al parecer ya habían regañado a Gray, Klaus ya se había puesto como loco y Bel… mire hacia atrás sonriendo, siempre había tenido problemas para navegar, seguro no disfrutaría para nada este viaje pero no iba a ir a ningún lado sin él, ambos lo sabíamos aunque estuviésemos peleados, tal vez podía aprovechar este momento para aclarar algunas cosas – compórtate lobita – acaricie el cabello rosa enredando apenas mis dedos con los suyos, mire a Klaus desde donde estaba – puedes darme un recorrido rápido por el barco Comandante? Antes de que vaya a ver si Bel sigue con vida – sonreí de lado como si en parte su sufrimiento me hiciera gracia, sabía que iba a estar bien, pero aun así me daba gracia a veces molestarlo un poco, luego de ver el barco iría a ver si podía ayudarlo con algo.



SEX:
Sweet Imperfection
Sonrojate, besa, acaricia, siente, deja a los tontos con sus taboos
Déjate llevar, se libre, quítate los guantes, no dejes que la sociedad te apague
Se fuerte tu puedes
No te rindas, yo no me rendiré
Soy libre para esta noche ser lo más grande aquí
Cazare tu alma para salvarla, se fuerte, aguanta, aquí estoy


avatar
Aidan
Cazador

Cazador

Mensajes 1018
Dracmas 2519
Fecha de inscripción : 19/02/2015
Edad : 29
Localización : Argentina - Buenos Aries

Ver perfil de usuario http://eternalspiritgods.foro.pro

Volver arriba Ir abajo

Re: Asgardianos en Mareas Misteriosas

Mensaje por Gray el Sáb Ago 18 2018, 00:24

Como siempre Klauser parecía el papá de todos y sonrió ante la despeinada. Aunque se ofendió cuando le dijo que no podía hacer pipí por ahí. - ¡No es hacer simplemente! ¡Es marcar el territorio, osea el barco! - Se le olvidó un momento cuando vio las velas y el barco comenzar a moverse. Corrió como loca a asomarse por una baranda. Era su primera vez en un barco y estaba completamente feliz ya que sería una experiencia nueva aunque no podía evitar estar algo nerviosa de estar alrededor de pura agua.

El viento movió su cabello y abrió la boca, enseñando sus prominentes colmillos, mientras el aire secaba toda su boca y la hacía reír, relamiéndose. Sin embargo cuando escuchó hablar a Klauser de forma seria se bajó de donde estaba subida y fue a verlo. Buscar a Heine... Destruir a Draugr y Rey de todo. Asintió varias veces, grabándose los datos importantes... Aunque no miró el mapa, ya que después de todo no sabía leer y mucho menos entendería cartografía por básica que fuera. Gruñó un poco cuando mencionó Lemuria... Iba a morir si iba ahí, el reino del calor.

- ¡AYE AYE CAPITÁN! - Gritó cuando preguntó si todos estaban de acuerdo, levantando una mano. Cuando Aidan la acarició asintió varias veces ante la orden de comportarse... Aunque se estaba comportando como un lobo modelo ahora mismo. Sonrió ampliamente y le refregó la mejilla, como siempre invadiendo el espacio personal, pero pronto fue arrastrada por Ethan hacía uno de los camarotes. Al parecer se sentía mal y eso le daba también un muy mal humor. - Pero... ¡¿Por qué no puedo dormir con él?! Necesita que alguien le caliente los pies. - Ladró algo asustada cuando la bajó... Ohhhh... ¿Dónde estaban?

En lo que Abel se tiraba en la cama de Klauser ella comenzó a olisquear todo... Además de a oso olía a mujeres... A perfumes que le hicieron picar la nariz y estornudar. Comenzó a abrir los cajones del Cimandante y a sacar la ropa, dejando todo regado. Olía las camisas del oso y movía la cola, contenta de ese aroma familiar. Juntó un conjunto de prendas en una esquina como cama improvisada pero al ver el estado de Abel mejor se acercó a él y se recostó a su lado, panza arriba. - Aquí me quedo, hasta que te sientas mejor. - Le lamió los labios y se acurrucó a su lado.

Sí, aún tenía intenciones de marcar todo el barco pero esperaría a que todos se distrajeran o pensaran en otras cosas. Aún así, de momento la Mano la necesitaba y aunque no podía hacer nada, esperaba su compañía fuera suficiente. Miró el techo con sus ojos verduzcos, ansiosa, nerviosa y bastante animada por lo que venía. Era el momento de dar todo por sus personas...




I’m out of my head
Of my heart and my mind
'Cause you can run but you can’t hide
I’m gonna make you mine




Spoiler:
El amor es un sentimiento extraño
No lo conozco... Y tampoco lo anhelo.
¿Pero qué es entonces ese calor en mi pecho?
avatar
Gray
Cazador

Cazador

Mensajes 214
Dracmas 409
Fecha de inscripción : 30/03/2015
Edad : 31
Localización : Asgard

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Asgardianos en Mareas Misteriosas

Mensaje por NPC el Vie Ago 31 2018, 20:19

El cielo se había encendido en llamas mientras el sol salía del horizonte, la mañana estaba llegando el reino del norte y la oscuridad retrocedía con el avanzar de esta, poco a poco el azul brillante tomó posesión de la bóveda celeste, era un gran presagio para los cuatro aventureros que se preparaban para zarpar en ese momento y aun que el frío no disminuyó casi nada los rayos dorados caldeaban a las personas abordo, el ancla se levantó y las velas se izaron partiendo de inmediato siguiendo el viejo mapa.

Las aguas, corriente y vientos fueron buenos con ellos, llevándolos en la dirección que deseaban o como si supieran a donde iban, un par de días pasaron sin nada fuera de lo común a excepción de Gray la cual seguramente no había estado mas de unas horas confinada a un espacio pequeño, menos a uno rodeado de agua la cual se veía en todas direcciones hasta donde la vista llegaba, cualquiera no acostumbrado pensaría que no se movían, que solo flotaban en la nada hora tras hora mientras el día se terminaba y comenzaba la noche, el viento helado jamás se detuvo, para los que no estaban acostumbrados hacía arder la piel y doler los huesos.

El tercer día fue cuando sucedió, nubes de lluvia rodearon a la embarcación y poco después estaban metidos en una terrible ventisca, el granizo golpeaba con fuerza las velas abriendo agujeros en ellas, también golpeaba a los tripulantes como una lluvia de rocas, el aguanieve llovía sin piedad haciendo que la piel se agrietara y desprendiera ahí donde les golpeara, el metal se volvía sus peores enemigos ya que la piel tendía a pegarse a este.

Los vientos y las olas enfurecidos empujaron al barco de un lado al otro y donde antes no había mas que agua ahora se acercaban peligrosamente a pequeños icebergs que aparecieron de la nada, serían necesarias las habilidades de mando y navegación de un gran capitán para mantenerlos a flote, la situación se ve difícil y aun que todos son usuarios del cosmos el perder la embarcación en medio de la nada podría ser mortal, incluso para ellos.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Buenas tardes a todos, soy NPC y seré su narrador esta velada, de forma experimental vamos a hacer las cosas un poco distintas en esta ocasión, vamos a premiar las respuestas de los jugadores para que exploten los trasfondos de sus personajes si es que aplican del mismo modo que sus habilidades, si tienen cualquier pregunta, aclaración o queja no duden en decirme para tomar medidas adecuadas.

Las reglas son estas, el mar intenta detenerlos destruyendo su nave y necesitan salvarla si quieren salir bien de ahí antes de que la vida del barco llegue a 0, se destruya y los deje a la deriva.

El correr aquí y allá en medio de una ventisca para salvar la vida puede ser peligroso y se vuelve peor entre mas cosas se realicen, cada dado de DIFICULTAD que sea 3 o menor hará que el personaje sufra 3 puntos de daño por frío aplicado normalmente (armadura -> escudo -> vida) a menos que tengan alguna habilidad de misión o combate que lo evite

Vida de Kraken: 50
Daño que se recibirá este turno: 40
Pasos necesarios para salir de la tormenta: 20

El capitán hará dos tipos de tiradas
1.- DOS dados de DIFICULTAD con lo cual tratará de salvar a su barco, lo que salga en este disminuirá el daño por turno que recibe el barco
2.- DOS dados de PASOS para hacer avanzar al barco y sacarlo de la tormenta, también se aplicará una regla extra para obtener mas dados
  -UN dado de PASOS por el uso de una HABILIDAD de misión que pueda ayudar en el movimiento del barco (control del viento p.e.)
  -UN dado de PASOS por una HABILIDAD de combate que aplique del mismo modo
Responsabilidad del capitán: dependiendo de la calidad de la respuesta y las ordenes del capitán los demás tripulantes podrán tirar dados extra, una vez sea respondido este tema yo haré una respuesta rápida para indicar cuantos mas tirarán los demás. (Eso quiere decir que iré de nuevo después de Klauser)

Los demás aventureros que ahora son la tripulación tendrán tiradas similares
1.- UN dado de DIFICULTAD (a menos que se de mas después del post del capitán) para ayudar a que el barco no sea destruído
2.- Para lanzar dados de PASOS tendrán varias formas, esto para ayudar a su capitán
  -UN dado de PASOS por el uso de una HABILIDAD de misión que pueda ayudar en el movimiento del barco (control del viento p.e.)
  -UN dado de PASOS por una HABILIDAD de combate que aplique del mismo modo
  -UN dado de PASOS por una excelente idea de como mejorar el movimiento del barco aplicada a su respuesta en el tema
avatar
NPC

Mensajes 81
Dracmas 359
Fecha de inscripción : 24/04/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Asgardianos en Mareas Misteriosas

Mensaje por Klauser el Sáb Sep 01 2018, 23:08

Conocía mejor que nadie a su navío. Cada pedazo de madera endurecida por el hielo norteño era como una hebra de su propio pelaje albino. Por ello, la sorpresa no lo tomó desprevenido al momento, intuía desde días atrás, cuando ese viaje había sido planeado con el rey Odín, que los mares foráneos prepararían estragos para ponerlo a prueba a él y a los suyos, porque de lo contrario, de tratarse de un viaje ameno para compartir cuentos y risas, nada tendría sentido. Al menos no para él, el gran oso que estaba acostumbrado a exponerse en el campo de batalla y destrozar cuerpos enemigos entre sus afilados colmillos. El tercer día llegó cargado de nubes tormentosas que rugían como bestias salvajes.

¿Qué mier...? —gruñó con fuerza, más todo grito común en el hombre de estatura descomunal quedó ahogado por la presión del aire, el granizo, las olas impactando con fuerza sobre cubierta y, a lo lejos, aquellos trozos de icebergs que venían acercándose cada vez más. El cabello largo y platinado del oso ondeaba y se adhería húmedo sobre sus facciones. Fue cuestión de segundos para que una sonrisa insana asomara brillante en sus caninos— Ah, genial. Más hielo para variar. ¿Crees que puedes resistir a eso, Kraken?

Gritó y le silbó a su nave como si esta pudiera ser capaz de oírlo, y quizá así era. Con cada uno de sus tripulantes temporales había establecido una relación marcada por la sangre. Uno era su King, no necesitaba más que ello para describir su devoción. La Mano Real era como su hermano, por más que lo detestara en varios sentidos, conocerlo era casi un hábito. Y la tercera presente era la niña lobo que había logrado ganarse su corazón entre varias lamidas y mordiscos. Eran hermanos de manada, y él su comandante y ahora capitán. Necesitarían más que cien tormentas para frenarlos. Aunque ello estaba por verse.

De un impulso bajó desde lo alto de las velas y cayó con fuerza sobre la superficie de madera. La cubierta de un barco podía dividirse perfectamente en cuatro alas. El frente, la proa, donde se reciben los oleajes con mayor fuerza. Babor y estribor, costados izquierdo y derecho, equilibrio de la embarcación, y finalmente la popa, parte posterior donde ahora se postraba el gran oso de Odín, tomando con sus garras el timón. Sus orbes cerúleos se fundían con el brillo rojizo de su raza Ulfr que gruñía con suma emoción, puesto que era momento de mostrarle a la madre naturaleza de qué estaban hechos en el Norte.

Prueba de su seriedad era que la apariencia de Klauser ahora había adquirido un matiz casi inhumano. El vello níveo cubrió sus brazos y pecho, mientras que su cabellera albina se hizo más larga, demostrando un salvajismo digno de lo que estaban enfrentando justo en ese momento. Llamó a sus compañeros con un grito seco. Contaba con ellos. El Kraken contaba con ellos.

King, lo quiero en proa, sea usted nuestro gran Dios que haga frente a los hielos que se avecinan. Yo cubro su espalda, como tiene que ser —masculló, mientras más agua invadía la nave y provocaba temblores y choques cada minuto transcurrido— Y a ustedes, Gray y Bel, los quiero a mis costados, grr.

Sabía bien que estaban peligrando, que su amado barco se las estaba viendo rudas con la ferocidad de la tormenta helada, pero no por ello se sentía menos capaz para enfrentarse a cualquier riesgo y dejar bien parado su enorme navío. El gran monstruo marino tenía mucho que demostrar, así como sus tripulantes. El oso de Odín confiaba en cada uno de ellos. Tomó el timón con fuerza devastadora y comenzó a manejar a su navío, tratando de mantenerlo a flote, lidiando con esos oleajes y ventiscas, cuando su energía cósmica fue proyectada, haciendo uso de su habilidad del clima. Se haría uno con la tormenta de ser necesario. Ejercería la influencia suficiente para hacerle frente a cada ventisca y dejar a los suyos bien parados, sobre todo al barco que los iba a llevar al final de ese viaje. Eso haría.

¡Los quiero ver fuertes, cachorros! —la voz de Klauser retumbó en todo el barco, a través del ruido tormentoso y el bravo mar. Allí de pie, saltando en cada impacto, mostrando los colmillos, con la cabellera revuelta al aire, y los ojos como bestia, estaba listo para todo. Menos para la derrota.

------------

NIVEL ► 1
VIDA ► 50
ESCUDO ► 30 + 10 (armadura)

Habilidad de misión:
Aclimatae; ejerce influencia y control sobre el clima en un determinado ambiente mejorando las condiciones de este o empeorándolas, según sea su intención. Puede incrementar o disminuir la intensidad de los vientos. Esta habilidad le permite surcar los mares con suma comodidad, sobre todo los helados del Norte.

USO: Klaus hace uso de su habilidad para controlar las ventiscas, tormenta y oleajes a favor del navío. Mejorando las condiciones climáticas.

Habilidad de combate:
Hell; descarga de fuerza devastadora. Phecda de Gamma es conocido por poseer una fuerza descomunal, capaz de levantar y destrozar cañones con sus propias manos. Desde pequeño estuvo amaestrado a trabajar con bloques de hielo inmenso, por lo que su cuerpo desarrolló una capacidad y fortaleza física sobrehumana.

USO: Klaus hace uso de su habilidad para manejar y controlar con fuerza superior a su barco mediante la tormenta.


Última edición por Klauser el Sáb Sep 01 2018, 23:38, editado 4 veces




I never asked for power.
Power is only given to those who are prepared
to lower themselves to pick it up.

avatar
Klauser
Lord Comandante

Lord Comandante

Mensajes 161
Dracmas 153
Fecha de inscripción : 13/05/2018
Localización : siempre en el Norte.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Asgardianos en Mareas Misteriosas

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.