AIDAN
WebMaster
|| MP ||

MINERVA
Admin
|| MP ||

ETHAN
Admin
|| MP ||

BRAVERY
Eventos y Tiendas
|| MP ||

TYR
Rol Master/NPC
|| MP ||
Últimos temas
» Luz al final del tunel
Ayer a las 23:45 por Cyril

» Andreas II - Ficha
Ayer a las 20:32 por Andreas

» Registro matrimonios e hijos
Ayer a las 01:28 por Aidan

» Slow breath
Sáb Dic 08 2018, 19:35 por Cosmos

» El camino del aprendiz
Vie Dic 07 2018, 21:36 por Cosmos

» El gato busca rol~
Vie Dic 07 2018, 05:05 por Len Daishi

» Reencuentro
Vie Dic 07 2018, 04:59 por Len Daishi

» Sangre en la arena
Jue Dic 06 2018, 10:19 por Outis

» Petición de Ausencia
Miér Dic 05 2018, 20:29 por Cyril

» Below the Sea
Miér Dic 05 2018, 18:48 por Kilian Overo


ReglasHistoriaFicha BaseCronologíaInventarioMercadoMapaBúsquedas de Rol


Licencia de Creative Commons
Eternal Spirit by DelthaV is licensed under a Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 Argentina License
Recursos Graficos de Pinterest, Deviant, Zero-Chan. Los códigos expuestos son de uso publico y modificados para la apariencia acorde al foro. Todos los derechos y agradecimientos a sus respectivos autores.








Cirque du Madness ★ [flashback]

Ir abajo

Cirque du Madness ★ [flashback]

Mensaje por Zidane el Miér Jul 11 2018, 15:00

—Tiempo atrás.

Cuando nadie estaba cerca para ver lo qué hacían era el perfecto momento de ser aún más auténticos de lo que eran en sus actos. Puesto que no solo se trataban de acróbatas, artistas o magos, no. Bajo toda esa parafernalia, yacían verdaderos asesinos a sueldo. Despiadados seres que no conocían el significado de piedad. Si una suma considerada era prometida, entonces tenían trabajo por hacer. ¿El circo? Claro que existía. En parte asesinos, en parte circenses pertenecientes a una compañía ambulante. Lo mejor de ambos mundos: la sangre y el arte. La amplia carpa era desplegada y montada en lugares inimaginables. Y por su fama, el público no dudaba en ingeniárselas para acudir a cada show. Nunca descubrirías aquellos secretos oscuros y ocultos tras bambalinas. A menos que estuvieras relacionado de primera mano... como él.

Era una mañana como cualquier otra, lástima que el regordete maestro de ceremonias estaba decidido a hacerle la vida a Zidane más complicada de lo que ya era. Todos estaban parloteando y murmurando sobre un tal recién llegado. Una suerte de nueva estrella, un ser nuevo, un monstruo. Era todo lo que oía y apenas y mostraba mayor interés. De hecho, estaba por aprovechar ese momento para desaparecer —ya que además era un día no laboral— y así poder encontrar algún objetivo divertido que sufriera mucho esa tarde. Sí... la sed de sangre lo estaba incinerando por dentro. Lamió sus labios, excitado de solo pensar en destruir algún animal indefenso. Y justo cuando estaba por irse, lo llamaron.

Zidane, ¿a dónde crees que vas? —era el maldito viejo robusto que de paso había osado acercarse demasiado a su persona. Debió sentir múltiples escalofríos invadiendo su cuerpo, ya que el alto, atlético y fornido hombre lo miraba con sus rasgados ojos de gato amarillentos, casi dorados. Por lo que sonrió tenuemente al verlo retroceder— Tienes que encargarte del nuevo chico. Es parte de tu trabajo, así lo quiere el dueño. Y sabes que estás en una posición de la cual no puedes zafarte tan fácilmente...

Será mejor que cuides tu lengua, Rollo. No querrás perderla antes de nuestro próximo show. ¿Quién entonces podría presentarnos? ¡Oh, espera! Seguro que encontrarán a alguien... —fueron sus palabras afiladas, profundas y graves, rodeadas de un extraño acento. Lo que no imaginó el tonto viejo era que su garganta estuviera ahora amenazada por el filo de una de las cartas del joven de cabellos rosáceos y mirada asesina. No transcurrió demasiado tiempo para que el regordete volviera a entender su posición y a alejarse pronto de allí odiando con mayor recelo al acróbata.

El andar del hombre era tranquilo, aunque ligeramente ladeado, como si danzara alguna melodía mental, puesto que a su vez tarareaba versos inconexos. Por más que odiara a cada ser en esa compañía, nunca podría desligar sus orígenes de la misma. Había sido criado en el espacio de esa carpa, conocía a cada uno y si no los había matado todavía era porque le sobraba tiempo para ir poniendo en marcha sus planes. Sabía muy bien que le temían, porque dentro de él yacía el espíritu de un arlequín malévolo y desquiciado, un monstruo que era capaz de posesionar el alma de Zidane y hacerlo cometer los actos más atroces. Todo en él era un misterio. Por ello, lo dejaban ser.

Se alejó de la carpa principal, acercándose a unas menores. Esa vez habían decidido parar en medio de un bosque perdido entre las profundidades de Death Queen. A medida que andaba un torbellino de cartas rodeaban su cuerpo. Iba vestido con sus ropajes particulares, confeccionados por sus propias manos de artífice. Su cabello rosáceo, confundiéndose con rojo a veces, peinado de punta. Y en su rostro pincelados estaban sus dos marcas particulares: una gota de agua y una estrella, figuraban en cada mejilla. Su aspecto en sí era sombrío y tétrico, pero no dejaba de proyectar esa aura provocativa y seductora. Todo en él atraía de una forma insana.

Percibió la energía cósmica del recién llegado dentro de la última carpa, la más alejada de todas. Al parecer lo habían apresado. En un parpadeo las cartas que lo rodeaban levitando volaron directo a sus manos y ahora simplemente las movía entre sus dedos, jugando con el manojo. Entró al lugar y en la distancia observó con sus ojos de gato a la figura apenas perceptible dado que dentro todo estaba oscuro. Algo palpitó en el pecho del mago, una fuerza descomunal se estaba apoderando de sus sentidos y unas ganas salvajes de acercarse a ese cuerpo y destrozar cada parte del mismo en un acto violento y placentero. Sonrió con sorna y una mueca atrevida se posó en sus labios.

¿Quién eres, niño? —murmuró con su voz aterciopelada, mientras se relamía los labios— He venido a jugar contigo.

Quizá ninguno de los dos seres supiera en ese momento que sería el principio de un encuentro tormentoso, el cual podría dar pie a una relación insana, acabando en un futuro con muchas vidas sobre todo Pantheon.





"Right now, I'm letting you live. And I'll continue to keep you alive...
until you've grown enough to become worth killing"
avatar
Zidane

Mensajes 18
Dracmas 65
Fecha de inscripción : 07/07/2018
Localización : Detrás de ti.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cirque du Madness ★ [flashback]

Mensaje por Victor Frankenstein el Sáb Ago 04 2018, 02:48

La garganta estaba reseca pero no dejaba de gritar enojado, debo haber gritado tanto tiempo sin ser escuchado que la voz se fue perdiendo en el olvido dejando un dolor que se acentuaba en aquella zona, pero no era lo único que dolía, habia tirado fuerte de las cadenas, de las seis que apresaban mis muñecas haciendo que la piel se cortara al igual que algunas de las costuras que sostenían partes de mis brazos unidos. No era un animal, tampoco habia elegido ser así, yo… mi padre debería estar aquí para cuidarme, porque me odiaba? No importaba cuanto sufriera el abandono o aguantara los golpes, parecía como si mi mirada no dejaba de reflejar odio en vez de lágrimas como debería haber si fuese normal tal vez.

Mis brazos estaban cubiertos por lo que parecía una poncho, pero solo era una tela vieja agujereada por las noches a la intemperie, pero era suficiente para cubrir mis brazos ante las miradas curiosas, sin embargo de debajo de la tela se asomaban seis cadenas que no estaban dispuestas a soltar a la bestia a pesar de su fuerza, habia logrado aflojar algún que otro eslabón pero eran demasiado gruesas y estaban bien clavadas al piso, como si fueran capaces de retener al elefanta más grande y pesado que existiera. Llevaba el rostro sucio, ya no sabía si era barro o sangre o la mezcla de ambos.

- Por favor… - repetía una y otra vez, ni siquiera sabía dónde estaba, había despertado atado y con un fuerte dolor en las costillas y la cabeza como si hubiese recibido una buena paliza y no entendía porque. Apenas habían pasado unos días desde que mi padre me había creado y abandonado, las pocas veces que había deseado acercarme a alguien solo gritaban, huían y me arrojaban cosas.

Todo estaba oscuro, no habia luces, el lugar estaba húmedo, sentía frio en cada musculo y desesperado de nuevo volvía a tirar de las cadenas, pero ya no podía gritar, no sabía porque ya mi voz no se escuchaba, estaba perdido por completo, era como dejar solo a un niño que no comprendía nada de lo que lo rodeaba, solo sabía del rechazo, del odio y del dolor, pero no comprendía porque nadie quería acercarse, no habia hecho nada malo. Intentaba mirar a los lados y hasta ese momento no me habia percatado de las cadenas en el cuello, tenía todo el cuerpo adormecido a esa altura, arrodillado, mis ojos color turquesa se encontraban perdidos sin reflejar nada más que tristeza mezclara con ira, ira que solo estaba en calma por el agotamiento que todo el cuerpo físico presentaba.

- ….. – cuando escuche una voz cercana quise hablar pero solo solté un pequeño gruñido lastimero, las cadenas se movieron tintineando entre el roce de los eslabones, haciendo eco en el lugar. Pero apenas sonreí, alguien quería jugar… eso era bueno? Debía serlo, me soltaría seguramente… seriamos amigos? Conocería a mi padre? Seguro podía preguntarle en donde estaba… tenía que encontrarlo, saber porque me había abandonado tras haber “nacido” – amigo…? - murmure entre dientes con un poco de dificultad, conocía pocas palabras, no sabía leer o escribir e interpretaba un poco distintas las cosas. Era la principal razón por la que no entendía porque la gente quería herirme en vez de ser “amigos”… pero había una palabra que se había grabado en mi como si fuera hierro caliente sobre la piel y era “Monstruo”.



Última edición por Victor Frankenstein el Miér Nov 14 2018, 16:44, editado 1 vez


avatar
Victor Frankenstein
Cazador

Cazador

Mensajes 46
Dracmas 165
Fecha de inscripción : 26/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cirque du Madness ★ [flashback]

Mensaje por Zidane el Miér Oct 10 2018, 23:06

La oscuridad se llevaba el papel protagónico de ese lugar. Ni el pequeño que tenían apresado y escondido de los otros, ni el hombre alto y desafiante que lo miraba mientras se relamía los labios con sed de sangre. Ignoraba realmente los hechos del por qué se sentía tan atraído a un momento especifico de su vida como justo lo era ese. Estar allí, observando a su presa, era sentir un bombeo intenso de sangre por todo el cuerpo que poseía. Clavó la mirada directo hacia punto que brillaba entre toda la penumbra. Estaba sucio, fue lo que pudo percibir. Pequeñas manchas de suciedad o sangre seca que oscurecían sus facciones aniñadas con aquellas fisuras que le otorgaban un airea foráneo a todo lo que común en ese mundo.

Mmm... —musitó pensativo a medida que acortaba toda distancia con el pequeño individuo. Telas apenas cocidas tapaban parte del cuerpo e intuyó que estaban escondiendo algo más. Entre las manos ágiles y de largos dedos el payaso barajaba cartas filosas, sus armas favoritas— No, amigo no. Zidane. ¿Lo puedes pronunciar?

¿Qué era tener amigos? ¿O qué significaba esa palabra que le costaba tanto pronunciar? Sin cavilar tomó el rostro del recién llegado con el dorso de su mano alargada y levantó aquel mentón para poder verlo mejor, apreciar cada uno de sus detalles, quitando aquellos mechones de cabello que impedían visualizar sus rasgos. Pero si era un... niño. Se trataba de un chiquillo. ¿A eso llamaban monstruo? Le temían tanto que lo habían mandado a él, a otro monstruo a saldar cuentas y mostrarle quién lideraba en ese conjunto de carpas malditas. El dueño del circo temía enormemente a Zidane, pero al parecer uno que causaba mayor alerta había llegado para opacarlo.

Te hice una pregunta y será mejor para los dos que contestes. Dime tu nombre, ahora. ¿Y de dónde provienes? —inquirió deseando conocer todos los detalles detrás de aquella imagen lamentable, el cual gemía, chillaba y se quejaba del dolor que le habían causado los demás bandidos de ese circo de locos, asesinos e itinerantes nefastos. Dejó escapar un hondo suspiro, mientras sacaba a relucir una piruleta dulce que se llevó directo al interior de su boca, saboreando esa esencia dulce.

Poco conocía del niño, por no decir nada. Mas su trabajo era hacerle entender cuáles eran las políticas de esa sociedad de acróbatas medievales. Aunque se guardaba para sí sus intereses personales. Si se trataba de sacar algún beneficio de todo ello, entonces se vería inmerso hasta en la misma piel del chiquillo.

El payaso de los confines de Pantheon estaba completamente solo en ese mundo. No existía nadie para él que pudiera alberga una luz. Todos merecían la muerte y no ayudaría a nadie que implorara por piedad. Nada tenía realmente valor para él, puesto que no había conocido al primero que pudiera hacer despertar palpitaciones en ese pecho gélido, sin alma.

Una vez más, el manojo de cartas afiladas regresó a sus manos diestras y gracias al despertar de su energía cósmica las lanzó al aire, controlándolas como si de un mago se tratase. Las cartas fueron directo hacia el niño, cortando todo pliego de tela sobre su cuerpo. Lo dejaría expuesto para visualizar cada uno de los detalles. ¿Quién era él? Rápidamente las cartas regresaron a sus manos, no sin antes cortar apenas un poco de aquella mejilla masculina. Sus rasgados ojos dorados se fijaron atentos a lo que estaba frente a sí. El pequeño poseía varios brazos, además de las cadenas y esposas que lo estaban aprisionando. Una vez que la carta traviesa regresó a la finura de sus dedos la pasó por sus labios, saboreando la sangre ajena.




"Right now, I'm letting you live. And I'll continue to keep you alive...
until you've grown enough to become worth killing"
avatar
Zidane

Mensajes 18
Dracmas 65
Fecha de inscripción : 07/07/2018
Localización : Detrás de ti.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cirque du Madness ★ [flashback]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.