AIDAN
WebMaster
|| MP ||

MINERVA
Admin
|| MP ||

ABEL
Admin
|| MP ||

BRAVERY
Eventos y Tiendas
|| MP ||

???
Rol Master/NPC
|| MP ||
Últimos temas
» The city of lost trees
Hoy a las 19:18 por Ethan

» Volví ñaña
Hoy a las 18:16 por Kaien Cross

» Ficha FC
Hoy a las 18:05 por Frisk & Chara

» Un Pequeño Desliz Salvaje
Hoy a las 16:56 por Cosmos

» Taller de Firmas y Avatares! ♥
Hoy a las 16:19 por Kilian Overo

» Peticion de Rangos
Hoy a las 16:01 por Aidan

» Registro de Físicos
Hoy a las 15:29 por Kilian Overo

» [Juego] ¿Qué harías si despiertas junto al de arriba?
Hoy a las 09:27 por Tyr

» [Juego] Abrazo, beso, patada o lo que se te ocurra.
Hoy a las 07:07 por Aeris

» La Valkyria y el Pirata
Hoy a las 04:32 por Len Daishi


ReglasHistoriaFicha BaseCronologíaInventarioMercadoMapaBúsquedas de Rol


Licencia de Creative Commons
Eternal Spirit by DelthaV is licensed under a Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 Argentina License







Darkest night

Ir abajo

Darkest night

Mensaje por Illumi el Lun Jun 18 2018, 01:51

El cielo sobre Heinstein era teñido por un particular violeta en el término de esa misma tarde. Aunque muchas veces no sabías con exactitud si era de día o de noche en aquellas calles y campos violáceos; precisamente por las características nubes que acompañaban el paisaje del reino del Oeste. El alto y esbelto joven caminaba vestido por una larga gabardina oscura con cuello de pelaje blanco y con el pálido pecho descubierto. El resto de sus ropajes era descuidado y siguiendo el mismo patrón oscuro. Por esta vez dejaba la marca maldita de su frente al descubierto. Usualmente prefería esconderla detrás de unas vendas. De este modo, se evitaría tener que responder preguntas. Pero esta vez... estaba dispuesto a todo. Siempre y cuando su camino elegido bajo las órdenes del Rey iniciara pronto.

Los habitantes del Oeste, si bien eran un tanto sombríos en apariencia, no dejaban de ser humanos. Las almas, por supuesto, no se quedaban atrás. Vagaban sin rumbo fijo porque aquellas tierras también formaban parte del dominio de Hades. Por lo que, quisieras o no presenciar ese baile fúnebre, era usual encontrarse con más de un espectro rondando por los alrededores. Él seguía caminando tranquilo, pensativo, a medida que múltiples fantasmas rodeaban su cuerpo atraídos -quizá- por esa energía que emanaba sin darse cuenta. Energía oscura, muy, muy oscura... y un aura siniestra. Sus enormes ojos grises, cansados y penetrantes, estaban clavados en el cielo violáceo.

Parcialmente nublado... ¿lloverá? ☩el timbre de su voz era tan profundo y tranquilo que en sí mismo provocaría escalofríos a quien lo escuchara. Aquella voz le pertenecía al famoso niño "no nacido" de las leyendas urbanas. Sonrió al recordar dichas historias y algunos de los fantasmas a su alrededor buscaron con ojos curiosos y atormentados la atención del hombre, quien seguía caminando sin dejar de clavar su grisácea mirada en el cielo.

Sentía cómo se aproximaba el inicio de una desgracia. No por nada era acreedor de una reputación temeraria. Decían que podía adivinar el futuro y dar con algunos artilugios del destino. Y como toda leyenda algo de verdad guardaba. La experiencia cercana a la muerte le había ofrecido una inteligencia envidiable; capacidad de análisis que podría llegar incluso a perturbar a los demás entes. Era un designio del mal para algunos, pero para él una bendición de los dioses. Quisiera creer que de su venerado Dios. La cruz marcada en su frente era más un símbolo devoto que otra cosa.

Realmente espero que llueva... que llueva un mar de lágrimas sobre todo Pantheon ☩advirtió y en su rostro de marfil una sonrisa macabra se dibujó. Ahora el joven parecía más un gato, un animal felino, una peligrosa pantera capaz de devorar tus huesos, que un alma vagando sin rumbo fijo. En su mano izquierda un libro rojo como la sangre era retenido entre los finos dedos. Era el libro de la muerte. Fue cuando entonces detuvo su andar elegante de forma abrupta pues había llegado a las orillas de un lago extenso, parecido al aqueronte sin serlo. El lago, al igual que el cielo, pincelaba tonos rojizos y purpúreos. La figura masculina se acercó a la orilla de las aguas y todo su cuerpo estuvo rodeado por esa extraña energía, sombría y perturbadora. Algo en él había despertado. Algo peligroso. Una emoción, un acuerdo, un secreto.


apariencia:


Última edición por Illumi el Lun Jun 25 2018, 11:19, editado 1 vez
avatar
Illumi
Mano del Rey

Mano del Rey

Mensajes 77
Dracmas 270
Fecha de inscripción : 11/06/2018
Localización : Heinstein

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Darkest night

Mensaje por Sugu el Miér Jun 20 2018, 18:31

Apenas concluyó aquella pelea sin sentido para que Shige entendiera que ese no era el caminó por el que debía andar, tan pronto nombraron al Lord comandante solicito su baja y se marchó sin mirar a tras, el amor que sentia por la facinante Scylla no era lo suficientemente fuerte como permanecer en un sitio tan frívolo y embustero, no dio más explicación sobre la desicion tomada, no le importó lo que los demás tenian para decir sobre las especulaciones que le llevaron a renunciar, sobre lo mal pededor que era o infantil que se veía al abandonar oficialmente sus obligaciones como escama al servicio de un Díos que ni conocía, por lo que ignoro todo aquello pretendiendo no escuchar aquellas palabras e ir directo a sus aposentos solo para tomar algunas pocas pertenencias,suficientes para dar inició a su viaje.

En alguna parte del Pantheon encontraría su verdadera vocación,un incentivo que le diera sentido al poder del cosmos que la gracia de los dioses le otorgaron. No importaba que tan apartado fuera o lo frío u obscuro, Shige no pararía hasta encontrar lo que le hacía falta a su ser.

En varios días de larga caninata, de andar en carretillas y montar a caballo llego al Oeste, la ciudad principal, en busca de una Posada donde pasar la noche y descansar un poco, lo que viera logrado de no haberse cruzado con un extraño sujeto que pasó por su costado, un poco más extraño de lo normal en este lugar.

Poseía esa clase de aura misteriosa y magnetica que tenían las grandes sacerdotizas que eran capaces de hablar con los mismísimos muertos, sin darse cuenta de sus propias acciones Shige dio la vuelta para comenzar a seguir pelinegro
avatar
Sugu
Sacerdotisa

Sacerdotisa

Mensajes 102
Dracmas 407
Fecha de inscripción : 21/05/2016
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Darkest night

Mensaje por Illumi el Jue Jun 21 2018, 15:24

La inmensidad de aquel lago era magnética; él mismo se sentía atraído por las tonalidades cambiantes reflejadas en el agua gracias a las nubes danzando en lo alto. Sus cabellos negros, oscuros cual carbón, se adherían a su piel por la humedad imperante del ambiente. Amaba los lugares así, oscuros, silenciosos, tranquilos, húmedos. Quizá por ello no se había marchado de aquellas tierras del Oeste. Desde muy joven sabía que su destino estaría marcado siempre por ese reino, incluso si se encontrara constantemente viajando por todo Pantheon. Con el dorso de su mano izquierda sostuvo el libro y con la mano derecha sacó de uno de los bolsillos laterales de la gabardina lo que parecía ser una batuta.

Una melodía, hermosa y a su vez algo tétrica, empezó a esparcirse por todo el campo violáceo. La melodía había comenzado a sonar en la mente del joven hombre, para luego ser emitida gracias al poder de su propia energía. Con porte y elegancia alzó la batuta, guardando finalmente el libro entre sus ropajes. Los movimientos eran sutiles y gráciles; era como ver a un maestro de orquesta dirigiendo una sinfonía. Sus grandes y grisáceos orbes yacían cerrados y una tenue sonrisa descansaba en sus labios. Estaba disfrutando del espacio y la melodía era su acompañante. Más no la principal espectadora.

Desde hacía unos momentos, cuando caminaba por las calles menos transitadas del reino, había percibido una presencia ajena siguiendo sus pasos. Incluso cuando ya no estaban en la civilización, sino en los alrededores naturales, la presencia continuaba siguiéndolo. Lo curioso es que en ningún momento sintió alguna molestia, porque en el fondo esperaba cierta compañía. Soltó una leve risilla, grave y con amagos de cansancio, porque así reía él casi siempre.

☩¿Por qué no sales de las sombras? Descuida, no escucharás mi rugido. No en estos momentos de paz☩

Musitó a medida que la tenue melodía seguía esparciéndose hasta quedar en vagos susurros abrazando la humedad. Se había referido desde luego a la joven que lo había seguido. Quería ver quién era. ¿Quién podría interesarse en él? Lo suficiente como para seguir sus pasos hasta un lugar distante al resguardo de las personas. Debía de pensar que no era peligroso... pero es que viéndolo a primera vista era difícil tener una opinión diferente a la usual. Las almas a su alrededor seguían materializándose pero en cuestión de segundos desaparecerían.
avatar
Illumi
Mano del Rey

Mano del Rey

Mensajes 77
Dracmas 270
Fecha de inscripción : 11/06/2018
Localización : Heinstein

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Darkest night

Mensaje por Sugu el Lun Jun 25 2018, 02:58

Le siguio con discreción,con pasó lento y calmado aunque intrigado por el pelinegro. Dejaba la distancia necesaria entre ambos como para no parecer un acosador pero conforme se aportaban de la población, los sitios para esconderse comenzaron a escasear así cómo la distancia estaba a punto de hacerse de lado. Quedando de espaldas,recargado su cuerpo en uno de los árboles con grosor adecuado como para ocultarse.

Pronto una melodía rompió el silencio entre ambos, ignoraba la metodología que ocupaba el chico para producir conposición como aquélla,antes no le había visto llevar instrumento alguno como para ejecutar perfectamente magnífica música.Lo qué le desconcerto más fue aquellas palabras invitandole a salir del escondite en que se encontraba, titubeo - Disculpeme Señor si le incomode al seguirlo- asomó primero su rostro,para luego mostrar el resto de su cuerpo, rodeado por el gran rosario de perlas.

En ningún momento la melodía se detuvo, pero él no era el interprete de las notas,aquél hombre solo necesitaba mover su mano para que la música inundara el lugar hasta perderse - Se que no me lo a preguntado, pero debo presentarme antes de alagarlo por su música señor- entonces encorbo apenas unos 10 o 15 grados su cuerpo para luego volver a erigirse recto tras pronunciar su propio nombre de manera formal - Shige Tsuetsugu - pero no sabía que más debía agregar a esa presentación, ya no era nadie en particular ni siquiera tenía certeza sobre su origen o procedencia como para agregarlo a tan sencilla presentación,como para afirmar "Sugu  del sur" o "de Aqueronte" o de la nada.

Además algo en este lugar le comenzaba a dar escalofríos, mas allá de los nervios desconocidos, a estar frente a un extraño con poca ropa a mitad de la nada.
apariencia:
avatar
Sugu
Sacerdotisa

Sacerdotisa

Mensajes 102
Dracmas 407
Fecha de inscripción : 21/05/2016
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Darkest night

Mensaje por Illumi el Dom Jul 01 2018, 11:41

Luego de unos veinte o treinta segundos más toda muestra de música cesó por completo. No era como si estuviera haciendo uso de una habilidad particular. Simplemente estaba exteriorizando una melodía mental gracias a su propia energía cósmica. De ese modo era como se expresaba en ciertas circunstancias. Una tenue sonrisa fue a posarse en sus labios rosáceos, haciendo contraste con la palidez casi inhumana de su rostro. Los enormes ojos grisáceos brillaban con cierto interés ante la presentación de la joven que finalmente se decidía por acortar distancias con él. Espero tranquilo desde su posición, bajando los brazos y quedando en una apariencia neutral. Su mirada era, si bien un tanto cansada con aquellas ojeras entornando sus orbes, fija y sin distracciones. La estaba mirando a ella.

No lo hizo, no. —murmuró a medida que se acercaba aún más a la joven y podía detallar mejor sus facciones. Cualquier otro individuo pudo haber imaginado que se traba de un chico en vez de una mujer. Más para él jamás podría ocultar la esencia que solo una jovencita guardaba dentro de sí. El aroma de una mujer era inconfundible— ¿La música? Ciertamente no era algo tan especial. No hace falta que lo mencione.

Shige Tsuetsugu, repasó en sus pensamientos. No había oído antes tal nombre dentro del reino o por sus alrededores. Era la primera vez, por lo que intuía cierto aire foráneo tanto en aquellas facciones como en su presencia en general. No percibía emociones oscuras ni intenciones ocultas en esa figura. La había estado estudiando desde que ese primer paso dado siguiendo sus espaldas por los callejones hasta llegar finalmente a campo abierto, a orillas de ese enorme lago violáceo.

Un placer conocerla. Illumi es mi nombre. Illumi Lucius —respondió ante su reverencia aunque de una forma menos formal y con más intimidad de la que debía— ¿De dónde proviene? No había tenido la suerte de toparme con usted antes. Y yo suelo conocer muy el reino de Su Majestad. Así que tenemos toda la tarde y parte de la noche para nuestro encuentro. ¿Me acompaña?

Le brindó la mano abierta, pálida y desnuda para que la tomara si eso era lo que ella deseaba. Aquella invitación podría sugerir más de lo que sus palabras sencillas denotaban. La podría estar invitando sencillamente a sentarse con él en unos bancos que los guardias habían dispuesto días antes para que la Mano del Dios pudiera descansar y reflexionar sobre los planes futuros allí, justo frente a ese lago de aguas oscuras. Sin embargo, aquella sugerencia podría guardar consigo mayor significado, mayor profundidad. Le dedicó una sonrisa a medias, tenue y perpetua. Muchos sostenían que pocas cosas eran capaces de borrar de aquellos labios la sonrisa sombría de la Mano.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -



Clan Lucius
avatar
Illumi
Mano del Rey

Mano del Rey

Mensajes 77
Dracmas 270
Fecha de inscripción : 11/06/2018
Localización : Heinstein

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Darkest night

Mensaje por Sugu el Jue Jul 05 2018, 15:35

-Solo por cortesía no voy a contradecirle - Acotó tranquilamente mientras avanzó con cautela a donde el pelinegro se encontraba, le intrigaba esa aura de misteriosa que provenía del chico.Y aun cuando sus palabras sonaran francas, continuaba con recerbas hacia aquella persona. - Ejem Conocerlo- corregí de inmediato, a Illumi, conservando aun la calma.

Pocas eran las personas que acertaban en su confusión,misma que fomentar.- Me sorprende Sr. Lucius, es cierto que no pertenezco al reino de su majestad, ni a nunguno de las que reinan Pantheon actualmente- Con un movimiento de su mano rechazo la mano que le había ofrecido para acompañarle en esta ocasión. Pero si avanzo hasta la banca que había ofrecido como asiento.

Le habian enseñado que hombres no podia aceptar esa clase de tratos, de parte de otros varones; entonces no arriesgaria su propia identidad ante la cortesía del extraño - Me resultará interesante poder conversar con alguien cómo usted- volvió a pegar su mano al cuerpo e introducir en sus bolsillos sus manos cubiertas por aquellos guantes blancos.

- Provengo de Aqueronte, de uno de los templos en los que las doncellas aprenden las artes de sanación, aunque yo solo soy un aprendiz, mientras yo les lleve hierbas  que requieren ellas me enseñaran...Un trato justo no le parece- correspondió a la sonrisa del caballero con otra sonrisa de menor proporción, casi timida y una mirada evasiva que prefería admirar la belleza del lago antes que examinar las facciones del varón - Pero porque usted conoce tan detenidamente el reino...Acaso ¿es usted el Rey?- enmarcó la ceja ligeramente al preguntarlo, desconocía completamente los nombres de 3 de los cuatro reyes y aun más desconocia sus apariencias.
avatar
Sugu
Sacerdotisa

Sacerdotisa

Mensajes 102
Dracmas 407
Fecha de inscripción : 21/05/2016
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Darkest night

Mensaje por Illumi el Miér Jul 11 2018, 01:12

Una sacerdotisa, pensó. O la aprendiz de una, si se dejaba guiar por la modestia que aparentemente la hermosa joven pretendía obviar. Los cabellos negruzcos del hombre se adhirieron aún más a su pálido rostro, entornando la mirada grisácea y tranquila a medida que la niña hablaba. Todo cuanto oía le interesaba, desde el hecho de que supiera las artes de sanación, hasta ese detalle referente a su tierra natal, Aqueronte, la cual correspondía a una de las regiones neutrales, desligada por completo de los cuatro reinos principales. Por ello no le sorprendió que tuviera poca o ninguna idea sobre las leyes y el estado actual del reino y su relación hostil con las naciones vecinas. Sonrió, puesto que era una oportunidad que no dejaría pasar por alto.

¿Ya ve? Tengo buen ojo para los detalles —agradeció con un gesto elegante que haya aceptado su invitación. Sin embargo, tampoco estaba entre sus posibilidades escapar dado que se había ganado el interés de la Mano Real. Siguió la marcha hasta quedar ambos cerca de unos asientos cómodos y dispuestos frente al gran lago en los alrededores del reino.

Un trato muy justo, ciertamente —asintió una vez que la joven le comunicó parte de sus tareas pasadas en el templo de Aqueronte. Más no pudo evitar abrir los ojos con sorpresa por aquel comentario o suerte de pregunta. Tuvo que tragar con dificultad y sintió su garganta seca. Hubiera traído consigo un poco de vino tinto, su favorito, de saber que una "visita" como aquella le esperaba ese día en Heinstein. Buscó con la mirada pero los guardias reales ya no estaban cerca, brindándoles privacidad— Oh, no —no podía siquiera repasar mentalmente esa confusión de él poder ser rey— Ni cerca. Soy un sirviente más de su Majestad. Soy la Mano del Rey del Oeste.

Y una sonrisa tenue, amena, aunque sin dejar de lado lo sombrío característico de su presencia, se dibujó en sus labios de marfil. Su devoción ante su señor era tal que podría rayar los límites de la humanidad en su ser. Después de todo, él era los ojos del Dios.

Estoy seguro que mi señor querrá conocerla en su momento, sobre todo por sus habilidades. Por ahora, tendrá que conformarse con acompañarme a mí. Espero eso no sea motivo de decepción. Ahora, dígame, ¿qué le apetece primero? ¿Una bebida? ¿Comida quizá? Será mi invitada en el reino y me temo... no aceptaré un "no" por respuesta —los ojos grandes y grises de Illumi eran como gemas. Piedras brillantes que resplandecían con la iluminación violácea del lago y el cielo que caía pintando las nubes de la tarde. Las palabras del joven hombre podían ser tomadas como mejor le pareciera a la niña. En parte porque no dejaría que escapara. Cuando el fantasma se encariñaba con cierta presencia era difícil la posibilidad tonta de un escape y menos en esas tierras solitarias.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -



Clan Lucius
avatar
Illumi
Mano del Rey

Mano del Rey

Mensajes 77
Dracmas 270
Fecha de inscripción : 11/06/2018
Localización : Heinstein

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Darkest night

Mensaje por Sugu el Miér Jul 18 2018, 16:17

- Lo que no comprendo  es ¿Por que alguien tan observador, insiste en referirse a mí persona como una dama? Es confuso señor- inhalo un poco mas aprisa el aire, para expulsarlo más tranquila. Él azabache no se equivocaba, temía que el día en que alguien notará esos detalles que con gran recelo escondía del mundo. Aun en la comodidad del asiento Shige se apartaba, le incomodaba la proximidad aun cuando no detectara alguna mala intención del joven. Aun cuando se aferraba a la calma y a apreciar la belleza natural, seguia sintiendo esa sensación inquietante y perturbadora que en primer lugar le habia atraído a esa persona en particular.

-Así que la Mano del Rey , debo ser alguien muy afortunado para acompañarlo ahora mismo- saco sus manos de los bolsillos y comenzo por retirarse los guantes que le cubrían, con elegancia que le caracterizaba. Ya no importana si exponia sus tersas y delicadas manos femeninas, y apartaba unas cuantas hebras de cabello de su rostro pasandole detras de su oído pernitiendo dejar más visible su rostro - No creó ser alguien merecedor de estar ante  la presencia del Rey, Sr.Lucius seguro su señor se molestara si alardea asi de alguien tan ordinario como yo- coloco sus guantes a un costado de sus piernas, mientras continuaba desviando continuamente la mirada.

Temerosa de perderse en esa mirada penetrante y misteriosa que apreció solo de reojo - No pretendo rechazar su generosidad, es solo que me incómoda un poco tanta cortesía- su mano izquierda de pronto se encontraba enredada en las perlas del rosario que envolvía en su cuerpo, jugaba pasando sus dedos por aquellas perlas de colores,para levantarse abruptamente del asiento ante la insistencia de esa mirada que le abochornaba. -le suplicó señor que deje de mirarme de esa manera...cualquiera con malas intenciones podría mal interpretar su interes y cordialidad para con mi persona y comenzar a decir cosas de usted - se aproximo a la orilla del lago,perdiendose en el reflejó del mismo al contemplar su figura delgada y androgina - temo que puedo aceptar su comida o bebida, no es que desconfíe pero ¿que gana con ser tan cortes con un extraño? -
avatar
Sugu
Sacerdotisa

Sacerdotisa

Mensajes 102
Dracmas 407
Fecha de inscripción : 21/05/2016
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Darkest night

Mensaje por Illumi el Mar Ago 14 2018, 18:24

En su pálido rostro iluminó una tenue y serena sonrisa, sincera a pesar de guardarse para sí los motivos que llegaron a incitarla. Era notorio el cierto recelo, quizá rechazo a la cercanía que pudiera permitirse él con la niña sacerdotisa que parecía incomodarse aún más con el trato que le dedicaba como dama, por lo que no pudo más acentuar la sonrisa, sin ninguna intención maliciosa de por medio. Esta vez, estaba tranquilo. Podía disfrutar de la caída de la tarde y deleitarse con los colores rosáceos y purpúreos que pincelaban figuras en el cielo sobre todo Heinstein. Soltó un suspiro divertido por su actual compañía.

Realmente no sé... será porque la concibo como una dama y nadie ha logrado nunca engañarme con destreza suficiente —murmuró sin desviar esta vez su mirada grisácea del cielo. No estaba alardeando, la sacerdotisa se equivocaba en esa ligera insinuación. A diferencia de los otros Lucius, la Mano de Hades no disfrutaba del alarde. Todo lo contrario. Si planteaba algo era porque no podía ser de otra forma. La frialdad y la certeza eran su carta de presentación. Sin embargo, relajó la postura y agradeció en silencio las atenciones de sus lacayos. Disfrutó de una copa de vino tinto, manchando sus labios de rojo carmesí.
 
Aunque, le pido me disculpe si estoy errado. Sería la primera vez. Pero todos tenemos una, ¿no es así? —tomó en silencio otro sorbo suave de vino, degustando el sabor— Nada ni nadie la retiene. Puede marcharse si ese es su deseo, joven. ¿Tanta cordialidad? Me temo que soy excesivamente cordial hasta con mis peores enemigos —hasta con su padre a quien había dado muerte, lo había tratado con los mejores modales, despidiéndose del mismo, llevando encima de sus ropajes la sangre del fallecido. Sí... era una cordialidad muy especial. Sirvió un poco de vino en una copa y la dejó suavemente al costado de la pitonisa, en el borde de la mesa dispuesta.

Todos hablan de mí desde mi nacimiento. He seguido los pasos de Hades, para desprecio de aquellos que no están de acuerdo. Me he convertido en la cabeza de mi clan para rencor de muchos miembros. Créame que nuestra amistad solo será apenas la cereza del pastel —sonrió una vez más y se colocó de pie, con el fin de estirar un tanto las piernas y humedecer sus manos, acariciando el lago cristalino en sus pies.

Dígame algo, como pitonisa... Desconozco de estas prácticas... aunque disfrute de unas parecidas. ¿Qué ve en mi futuro, Sugu? —A medida que hablaba en sus grandes ojos grises un brillo violáceo refulgió. Mucho de todo ello le tenía intrigado y como búho observador requería empaparse de la mayor información posible, así fueran simples cabos sueltos que ataría tarde o temprano.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -



Clan Lucius
avatar
Illumi
Mano del Rey

Mano del Rey

Mensajes 77
Dracmas 270
Fecha de inscripción : 11/06/2018
Localización : Heinstein

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Darkest night

Mensaje por Sugu el Miér Ago 15 2018, 18:58

Era tiempo de aceptar una derrota contra alguien tan observador cómo el maestro Lucius, se sentía algo absurdo aferrarse a la mentira que ocultaba su identidad por lo que decidió confiar en el varón -No hay error que deba disculpar, si bien es cierto que soy una mujer recelosa de su propia identidad por cuestiones personales - ante aquellos palabras su timbre de voz agudizó por uno más suave, propio de sexo.Dando media vuelta para regresar al lado del azabache, que contemplaba embelezado aquellos matices celestes del atardecer, alguien cómo el maestro Lucius era imposible ignorar, ya fuera por su apariencia imponente y excéntrica  o la elegancia de su personalidad tanto al andar cómo al hablar - Me temo Señor qué a cautivado mi curiosidad desde que le vi al llegar a Heinstein, incluso ahora que le  escucho hablar de Hades y de usted como su mano-

Se acomodo en el asiento y sus dedos tomaron con firmeza aquella copa,levantandole hasta su nariz para inhalar su dulce aroma mesiendole con cuidado antes de dar un pequeño sorbo. -Sr.Illumi ¿esta seguro que desea ver que tiene el futuro para ofrecerle?-arqueo una de sus cejas mientras miraba al varón con mayor curiosidad , no demoro en acentuar la copa para desenredar el enorme rosario que envolvia su cuerpo y extender la mayor de las perlas en él al varón -Tomé la mayor de las perlas entre su mano- indicó esperando siguiera sus instrucciones, al hacerlo su cosmos se hizo notar siendo canalizados a las cuentas del rosario y a la principal, era una energía agradable la que emanaba Shige por lo que dudaba alguien le interpretara como hostil hacia Illumi.

La perla entonces reaplandeció entre sus manos dejando que ella pudiera ver que sorpresas aguardaba el destinó para él - Tiene éxito con las mujeres mi señor, parece que su labia le permite conseguir lo que quiere- Había visto a solo fragmentos de él  acompañado de feminas atractivas y distintas entre ellas, pero la verdad hasta para ella era insuficiente información -Usted forja su propio destinó con cada decisión mi Señor porque no puedo ver algo tan cambiante- la expresión en su rostro era muestra de lo confuso que resultaba intentar ver algo en el futuro del Maestro Illumi - pero habra una especial cabello negro y ojitos turquesa- soltó una risa con esas palabras, quiza no era una niña lo que vio, a decir verdad no estaba segura porque había una niña tan parecida a él.
avatar
Sugu
Sacerdotisa

Sacerdotisa

Mensajes 102
Dracmas 407
Fecha de inscripción : 21/05/2016
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Darkest night

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.