AIDAN
WebMaster
|| MP ||

MINERVA
Admin
|| MP ||

ABEL
Admin
|| MP ||

===
Mod. General
|| MP ||

---
Mod. General
|| MP ||
Últimos temas
» El camino del aprendiz
Hoy a las 18:21 por Logan

» Lucha en el Norte [Prueba de Lord Comandante]
Hoy a las 16:31 por Cosmos

» Juego: Palabras chidas
Hoy a las 16:24 por Alessandro Lombardi

» ¿Le temes a la oscuridad?
Hoy a las 13:24 por Illumi

» The Unicon - Elite
Hoy a las 11:25 por Invitado

» El festival de la cosecha.
Hoy a las 10:58 por Cosmos

» Nunca más confiar en ellos
Hoy a las 10:34 por Arikel

» Vacaciones!!!
Hoy a las 10:01 por Arikel

» El reto del rey [Combate]
Hoy a las 06:52 por Cosmos

» La primera reunión con el señor de los mares
Hoy a las 02:42 por Alessandro Lombardi


ReglasHistoriaFicha BaseCronologíaInventarioMercadoMapaBúsquedas de Rol


Licencia de Creative Commons
Eternal Spirit by DelthaV is licensed under a Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 Argentina License



Nunca más confiar en ellos

Ir abajo

Nunca más confiar en ellos

Mensaje por Lothar el Lun Jun 11 2018, 14:18

Como usted ordene, señorita Athena. — Fueron las últimas palabras que se escucharían de Lothar en el reino del Este. Su Diosa lo mandó de infiltrado al reino opuesto aprovechando sus habilidades de espía. Era una misión peligrosa, pero si se le fue encomendada a él es porque se tenía mucha confianza en el caballero dorado de Virgo. En las afueras del Santuario solo dio una pequeña mirada hacia atrás. No se quiso tomar más tiempo. Tenía planeado volver una vez acabara su misión, pero a veces los Dioses escriben el destino de los humanos de tal forma que muchas veces ocurran sucesos imprevistos.

Oculto en sitios insospechados en el Oeste. Debía reunir toda la información posible. Era de noche, faltaban horas para que llegara el amanecer. Afortunadamente la temperatura era agradable. En cambio, de donde venía había una ligera nevada. Llevaba puesta su armadura, no necesitaba estar sin ella ya que no tenía planeado mezclarse entre las multitudes. El plan era moverse siempre entre las sombras. Si se mostraba ante el enemigo estaría en graves problemas, pues sería un todos contra uno. Lothar ya había experimentado el poder que tenían los guerreros de Hades. De hecho, había sufrido una aplastante derrota contra uno de ellos. Sabía que en el momento en que lo descubrieran podría llegar su fin. No sentía que fuera a salvarse milagrosamente por segunda vez.

Apenas se veían personas caminando por las calles. 4 de la mañana, nada extraño. Le sorprendió ver que la ciudad no se veía mal, sino que todo lo contrario. Parecía un buen lugar para vivir. Recordaba que Arikel se había ofrecido a darle un tour por el Oeste, pero jamás se llevó a la acción, pues su relación acabó de la peor forma posible. ¿Y si la buscaba para que le diera el recorrido turístico? Podía sonar como una idea descabellada, pero él simplemente podía buscarla, sonreír y pedirle ayuda. A veces Lothar era capaz de hacer cualquier cosa. Rara vez le guardaba rencor a la gente. Solo dos veces sintió que estuvo más muerto que vivo, pero jamás sintió verdadero odio hacia esas personas. A los días prácticamente se le había olvidado lo vivido.

Una persona de corazón puro como él casi siempre solo transmitía buenos sentimientos. Era impensado que algún día llegue a cambiar su forma de ser. Sus ideales eran muy claros gracias a la guía que le dio Buda desde pequeño. Puede que en vida siempre se mantenga firme en lo que cree, pero nadie le aseguraba que esa vida duraría mucho más tiempo. Tal vez no alcanzaba a ver nuevamente el sol o quizá el siguiente que aparezca al amanecer sea el último. El destino nunca estaba en manos de los humanos. A veces llegaban agentes externos y te imponen el rumbo a seguir.

Jugaba a las escondidas, ¿lo encontrarían?
avatar
Lothar
Espía

Espía

Mensajes 74
Dracmas 391
Fecha de inscripción : 19/04/2018
Edad : 98
Localización : En tus peores pesadillas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nunca más confiar en ellos

Mensaje por Arikel el Mar Jun 12 2018, 19:33

La victoria que había obtenido en el Este había sido bien recibida por su señor Hades. Le había felicitado y no había forma de hacerla bajar de las nubes en las que se encontraba y se congratulaba de llevar a cabo el plan que se les había dado de forma tan eficiente. Habían sido días buenos e incluso se permitió descansar un par de ellos... Pero uno de esos días...

- ¡¿QUÉ?! - El fuego se extendió mientras su brazo se movía de forma horizontal, como si quisiera apartar un velo. El pobre soldado que estaba frente a ella se encogió en su lugar... Le había tocado dar la mala noticia, la que algunos espías habían podido corroborar. Le indicaron que el caballero de Virgo no solo estaba vivo, sino que además andaba como si nada hubiese pasado.

La mujer se encendió literalmente, mientras su cosmos quemaba toda la sala en la que se encontraba, con todo y pobre soldado que no alcanzó ni a girar para huir por la puerta. Cerró el puño con fuerza y apretó la mandíbula... Eso no podía ser, estaba segura que ya estaría muerto. El muy bastardo no solamente había rayado su armadura sino también le había dejado ciega unas horas y ahora dignaba burlarse de todos sus esfuerzos... ¡Sobreviviendo! Sus ojos se entrecerraron, ardiendo en deseos de terminar el trabajo.

No fue difícil saber de él. Lo bueno de ser un Caballero de Oro es que literal y estúpidamente resaltas allá donde vayas, obviamente hablando de su propio reino... Paséandose por las calles con sus armaduras y rostros amables... De hecho, así fue como encontró a Lothar la primera vez. Aún portaba la joya que le había ayudado a recuperar, sintiéndose el hombre más amable del mundo... Aunque después debió haberse sentido estúpido y esperaba que la odiara. Pero volviendo al punto, para los espías fue fácil recabar algo de información... La pobre polilla iba directo a la telaraña.

Y si no hubiera sido por eso, probablemente el hombre hubiera pasado desapercibido y cumplido su misión. Pero Bennu estaba lista ya, esperándole, y cualquier sensación de Cosmos o movimiento fuera de lugar fue advertido con premura... La noche era fresca y tranquila y la luna apenas si alumbraba. Y ahí, en ese callejón donde pensaba que nadie le veía, aún oculto en las sombras, la espectro cayó desde el cielo, guardando las alas y mirándole con una enorme sonrisa... Sus ojos dorados parecían brillar en la oscuridad.

- ¡Mi querido caballero de Virgo! ¿De verdad aceptaste mi invitación? ¿O solamente vienes a que termine el trabajo? - Preguntó riendo un poco. De cada uno de los lados del callejón algunos guardias esperaron, cerrando el paso.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -



I see the angels
I'll lead them to your door
There's no escape now
No mercy no more
avatar
Arikel
Lord Comandante

Lord Comandante

Mensajes 119
Dracmas 225
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nunca más confiar en ellos

Mensaje por Lothar el Mar Jun 12 2018, 22:10

Estaba solo, o al menos eso creía- Nadie podía localizarlo, eso imaginaba. Un cosmos oscuro que reconoció a la perfección se acercó hasta quedar a su lado. Soltó un profundo suspiro mientras reía un poco. Le parecía cómico que esa persona fuera la primera en encontrarse en el reino del Oeste. Algo le decía que así iba a ser. Se cumplió. — ¿Me creería si le digo que estaba pensando en usted? — Preguntó mientras mostraba su tranquila sonrisa, aquella tan natural en él, pero que tanto hacía desesperar a la contraria. A pesar de que ella también sonreía, sus palabras no eran del todo amistosas. Se le notaba por encima el tono irónico.

Se rascó la cabeza mientras cerraba los ojos y soltaba una nerviosa sonrisa. Vio a los demás espectros cubrir las salidas dándole a entender que no había forma de escapar. ¿Lo capturarían? ¿Lo matarían? Ninguna de las dos alternativas era conveniente para él. Estaba totalmente descartada la idea de que lo dejaran ir. Entró en terreno enemigo y debía arreglárselas para escapar con vida, — De hecho, la estaba buscando para pedirle que me diera el tour que me prometió. Supongo que aún está en pie la oferta, ¿verdad? — Obviamente estaba bromeando, pero alegrar un poco el ambiente durante la noche no tenía nada de malo.

Retrocedió unos cuantos pasos, tomando distancia de Arikel. Si iba por el camino en donde estaba ella y los soldados sería complicado. En cambio, si iba por el lado en donde solo había soldados podía serle mucho más sencillo. — Fue un milagro que su trabajo no haya sido perfecto en nuestro anterior encuentro, y espero que siga siendo así. — No tenía planeado morir. Si los Dioses le habían regalado una segunda oportunidad de vivir, no quería desperdiciarla. Dio un potente salto hacia atrás. Mientras iba en el aire se volteó y derribó a los soldados que tapaban la salida del lado contrario al que estaba Bennu. Como pensó, fue bastante sencillo.

Una vez salió a la calle pudo ver que había más enemigos esperándolo. — No debió tomárselo tan serio, señorita Arikel. Solo soy una persona. — En vez de usar la fuerza para abrirse paso, utilizó su velocidad de la luz y tomó un camino libre mediante los techos de las viviendas. Sabía que el caminar por tejados podía hacer ruido y despertar gente, lo cual sería un problema mucho más grande, pero ya no trataba de pasar desapercibido. Lo habían encontrado y su única misión ahora era escapar del reino con vida. Aunque algo le decía que su querida amiga espectro no se lo dejaría tan sencillo.
avatar
Lothar
Espía

Espía

Mensajes 74
Dracmas 391
Fecha de inscripción : 19/04/2018
Edad : 98
Localización : En tus peores pesadillas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nunca más confiar en ellos

Mensaje por Arikel el Dom Jun 17 2018, 17:49

Se estaba... ¿Riendo? La sonrisa irónica de Arikel desapareció tan rápido como su paciencia... Su color se encendió en un sonrojado marcado no por vergüenza o pena sino por ira. ¡¿Cómo se atrevía a seguir sonriendo de esa manera y además, reírse?! ¿Pensar en ella? Estaba sácandola de quicio... Así que tomó aire y contó internamente hasta cinco aunque dentro de sí sabía que habían sido insuficientes números para no estallar en fuego.

- Claro que sigue en pie la oferta... Puedo darte un tour por el Inframundo... Ahora mismo, mi querido. - Dijo sonriendo ampliamente aunque seguía con el ceño fruncido en una clara y muy notoria molestia interna. Pero entonces, quiso hacerse el muy listillo y salió corriendo por entre sus inútiles soldados que apenas si reaccionaron como los estúpidos que son. - ¡Imbéciles! ¡Muevan su estúpido trasero!... ¡Aghn! Olvidenlo. - Ella misma saltó directamente al techo más cercano.

Por un momento no le vio y casi se le sale el corazón por la boca pero entonces lo visualizó subiendo de la misma forma a los techos, comenzando a saltar. Arikel sonrió y comenzó a perseguirlo aunque ella agitó las alas para retomar el vuelo y acercarse peligrosamente a él. - ¿Solo una persona? No... ¡Un caballero dorado! - Dijo mientras se lanzaba directamente hacía él, empujándole de la espalda para intentar tirarlo y aterrizar encima de él, colocando las rodillas sobre su espalda baja, provocando que varias tejas del techo salieran volando por el derrape.

- ¡Acepta tu destino! ¡Tu vida es mía Lothar! Quizás no lo supieras pero tu destino siempre fue llegar hasta aquí... - Se sentó sobre el dorado y se inclinó, aunque él siguiera pecho tierra, acercando sus labios a la oreja del sometido. - El trato ya no existe más... Ahora solo queda que aceptes el hecho que has venido buscando acabar con tu triste existencia... ¿Sabes por qué supe que estabas aquí? ¿Eh? - Le dio una suave mordida en el lóbulo de la oreja.

Los soldados eran torpes y algo estúpidos así que apenas estarían por llegar a la locación donde se encontraban pero tampoco es que se fueran a meter entre el caballero y su presa... Así que de momento esperarían, algo alejados de la escena.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -



I see the angels
I'll lead them to your door
There's no escape now
No mercy no more
avatar
Arikel
Lord Comandante

Lord Comandante

Mensajes 119
Dracmas 225
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nunca más confiar en ellos

Mensaje por Lothar el Lun Jun 18 2018, 00:43

Mantenía la calma. Algo le decía que le sería imposible escapar de ese reino, pero ni aún así entraba en desesperación. Sabía que si se dejaba llevar sus pocas chances de salir con vida disminuirían. — Aunque sea un caballero dorado sigo siendo una sola persona, señorita Arikel. ¿Qué le parece si la invito a beber algo y conversamos esto como personas civilizadas? — Ella lo estaba siguiendo por los tejados. Estaba seguro de que la solución que él proponía no sería aprobada por ella, pero oye, nada se pierde con intentar.

La velocidad ajena aumentaba con el vuelo que le permitían sus alas. No iba a poder seguir escapando. Lo único que pudo hacer fue prepararse para recibir el impacto. La fémina cayó encima de su espalda lo que le causó una fuerte caída con un violento derrape por uno de los tejados. Finalmente fue atrapado. Ella estaba encima de él y no parecía tener intenciones de dejarlo ir. — Señorita Arikel, no quiero utilizar la fuerza con usted. Por favor déjeme ir. Prometo no volver a entrar a su reino. — Al parecer no se rendiría con el plan de seguir utilizando las palabras. Siempre trataba de evitar las peleas, pero parecía que en ese reino comenzaría una guerra. Un ejército contra un solo hombre.

Mi vida le pertenece a la señorita Athena, no a una persona muerta como usted. — Le molestó aquella mordida que le dio. Se tomaba demasiadas confianzas que él no le había dado. En su anterior encuentra le dio aquel beso... que seguía recordando. En parte le gustó, pero a la vez se sintió humillado. No pudo hacer nada para impedirlo, en ese momento se sintió totalmente indefenso. En parte su honor como caballero había sido destruido.

La otra vez fue un beso y ahora una mordida, ¿acaso siente interés en mí? Curioso. — Su cosmos comenzó a materializarse sobre él. Creo dos enormes manos doradas que irían a tomar el cuerpo de Arikel y apretarla, para luego sacarla de encima suyo y apartarla. A pesar de que podría arrojarla violentamente lejos, la dejaría tranquilamente de pie a unos metros de él. Quería evitar pelear. Sabía que ella era demasiado fuerte. Cualquiera de sus técnicas podría lastimar a las personas que vivían en las viviendas del sector. Era el reino enemigo, pero seguían viviendo personas inocentes ahí, personas que él deseaba proteger. — Mi destino lo escriben los Dioses. Si ellos han querido que me encuentre nuevamente con usted, lo aceptaré feliz. — Y volvió a sonreír.

Uno de los tantos comentarios de la rubia le llamó especialmente la atención. Le había quedado dando vueltas en la cabeza. Es como si escondiera algo de suma relevancia. Lothar quería saberlo. — ¿Acaso me estaba esperando de antes? Creí que mis habilidades de espionaje eran avanzadas. Me sorprende que me haya localizado de antes de que comenzara a esconderme. — O quizá... había una explicación que estaba fuera de la habilidad de Lothar. Tal vez ese no era el motivo.
avatar
Lothar
Espía

Espía

Mensajes 74
Dracmas 391
Fecha de inscripción : 19/04/2018
Edad : 98
Localización : En tus peores pesadillas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nunca más confiar en ellos

Mensaje por Arikel el Lun Jun 18 2018, 23:08

La actitud de ese hombre le molestaba sobre manera y a este punto ya no era un secreto... La había apartado con sus impresionantes manos doradas para depositarla suavemente en el tejado... ¿Por qué seguía insistiendo en ser tan bueno? El cosmos de la mujer se encendió en fuego, entre negro con vetas doradas que además lo hacían arder tanto que el techo aquél comenzó a chamuscarse. - ¡¿Por qué no me atacas, inútil?! ¡Intenté asesinarte... IBA a asesinarte! ¡¿POR QUÉ ERES AMABLE CONMIGO?!

Gritó por lo alto, golpeando las tejas con los tacones de las botas, mandando a volar pedazos de la misma. Era peor porque ahora sentía... Una especie de aura decaída en ese joven. No sabía explicarlo... Como una especie de melancolía, algo que no se sentía igual que el encuentro pasado. - Claro que me atraes... Vas a ser un interesante trofeo que presumir y presentar a mi señor. Ésta vez no solo te arrancaré la vida... Sino que la volveré una ofrenda. - Comenzó a caminar hacía él, aún con esa aura de fuego y calor alrededor de ella.

- Si... Te estaba esperando... Fuiste vendido mi querido. - Se detuvo frente a él, sin embargo, abrió su cosmos para que no lo quemara como tal pero si que hacía un calor de los mil demonios entre ellos aunque Arikel se mantuviera sin una sola gota de sudor. Extendió la mano enguantada en la armadura, con esos dedos como garras, y pasó un dedo afilado por la mejilla ajena, delineando su mandíbula. - Athena debía amarte profundamente... Mi señor Hades pidió un sacrificio para detener la guerra que apenas se levantaba con furia... Y ella aceptó. Te mandó a ti, su caballero de oro más querido... Con el que guardara más bonitos recuerdos... ¿Enserio eres tú? Me alegra no haber logrado mi cometido en aquél primer encuentro. - Se retiró de nuevo, retrocediéndo un par de pasos mientras silvaba, llamando a los soldados que subieron al techo de un salto.

Era hora de terminar... El Cosmos que había estado acumulando comenzó a subir hasta formar ese conocido sol negro, sin embargo ésta vez con una intensidad mortal secando la piel de una forma más allá de lo real. - Ésta vez no habrá oportunidad de que te defiendas... Lo lamento, mi querido. - Dio una orden y los soldados se lanzaron a él al mismo tiempo. Portaban lanzas, espadas y escudos que dudaron en usar de cualquier forma para dañar aunque fuera mínimamente al caballero dorado.

En cuanto a la espectro, abrió las alas y levantó un pequeño vuelo, acumulando el fuego de su furia y determinación, comenzando a concentrarlo en su técnica definitiva... El sol negro le ayudaría a la potencia, haciendo de ese ataque algo realmente demoledor. La gente ya había sido evacuada o ellos mismos habían decidido huir ante la presencia de destrucción de la Lord Comandante. - ¡CRUCIFY ANKH! - Las estacas de oscuridad y fuego comenzaron a salir disparadas contra Virgo, quien ya conocía esa técnica previamente... Una, dos, diez, quince, veinte... Todas las estacas harían que su armadura se sintiera caliente, golpeando su alma que ya estaba marcada previamente por ésta técnica...

Reconocería el dolor... Le sería familiar y le llamaría hasta ella. El aroma a quemado, la sequedad del ambiente y el calor hacían de la escena algo realmente insufrible e invivible. Muchos de sus propios soldados fueron aniquilados y esperaba de la misma forma, que ese sujeto muriera de una vez, envuelto en la mentira de la traición y el dolor del abandono. Arikel apretó los labios con fuerza mientras agachaba la mirada, ocultando los ojos llenos de lagrimas debajo del fleco rubio.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -



I see the angels
I'll lead them to your door
There's no escape now
No mercy no more
avatar
Arikel
Lord Comandante

Lord Comandante

Mensajes 119
Dracmas 225
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nunca más confiar en ellos

Mensaje por Lothar el Mar Jun 19 2018, 14:31

¿Es que acaso ella todavía no era capaz de entender la forma de ser de Lothar? Ya debería haberle quedado bastante claro que él no era el tipo de persona que guardaba rencor. Sabía perdonar a las personas independiente del daño que le hayan ocasionado. Hay que recordar que él sobrevivió de milagro después del enfrentamiento que tuvo con el espectro de Bennu. Pasó varios días entre la vida y la muerte, pero una vez se recuperó olvidó todo el incidente. — No soy amable especialmente con usted, sino que suelo serlo con todo el mundo. — Soltó un profundo suspiro mientras movía el cuello de un lado a otro, como si estuviera elongando. — Quizá ya me asesinó y solo vine a despedirme. Nadie sabe.

Ella se veía bastante enfadada, mientras que Lothar se mantenía tranquilo. Eran polos opuestos a pesar de que era Lothar quien estaba en la peor posición posible. Ella se acercaba caminando. Virgo podría aprovechar eso para salir corriendo, pero no lo hizo. No huiría, no era digno. Se quedó en posición recta en su sitio esperando a que ella se acercara lo suficiente. — Supongo que es un honor que me considere un trofeo. Eso le ha dado un poco más de valor a mi vida. — Usó un extraño tono irónico rara vez usado por él. No le gustaba que lo vieran como una ofrenda. Es como si menospreciaran su vida. Aquello le molestó.

Finalmente quedaron frente a frente. El calor era insoportable. Para ella normal ya que era su propio cosmos, pero en Lothar cayó una gota de sudor desde su frente. Sin embargo, se mantuvo intacto. Ni siquiera hizo algo cuando esa garra se paseó por su rostro. No sentía que fuera a realizar un ataque con ese movimiento, por lo que no había motivo para evitarlo. Sus ojos se abrieron bastante debido a lo sorpresivas que fueron sus palabras. Jamás pensó Arikel diría tal cosa. — Eso es imposible, me niego a creerlo... — Su expresión cambió a una totalmente enojada. No podía permitirse creer en eso. Su Diosa jamás lo mandaría como sacrificio. Ella era una persona que amaba a todos los humanos, por ese motivo él se juró a sí mismo el protegerla con su vida. — ¡Eso no es cierto! — ¿Ira? Su cosmos se elevaba violentamente.

Ignoró a los soldados que subieron al techo. Solo miraba a la mujer que se iba alejando. Aquella que había dado tal información que no quería creer cierta, pero no era tonto. Cualquiera sabía que ir solo a reino enemigo era peligroso. Si esa pequeña y adorable niña le hubiera dicho directamente que sería el sacrificio para detener la guerra con gusto habría dado su vida. No tenía problema con ello, pero lo ocultó. Fue una mentira. Había sido engañado por la Diosa a la que le entregó toda su vida, por la cual abandonó la idea de ser un humano normal.

Su cosmos dorado y puro se esfumó. Lo que lo rodeaba era una energía oscura bastante poderosa. Los ojos los mantenía cerrados, por lo que no evitó que los soldados clavaran sus espadas y lanzas en él. Caía sangre a través de su armadura además de un hilo de ese líquido rojo que caía desde su boca. Abrió sus ojos observando aquel sol negro. Su cosmos ya era todo lo opuesto a antes. Su armadura dorada despojó su anatomía y se fue volando. Probablemente regresaba al templo de Virgo, pues sintió que el cosmos de su portador ya no era digno. Buda ya no le hablaba, no podía verlo ni escucharlo. Es como si todo se hubiera puesto de acuerdo para abandonarlo.

Me los llevaré a todos al infierno. — Su voz sonaba fría, llena de odio. Sin embargo, lágrimas de sangre caían desde sus ojos. Ya lo había perdido todo. No le importaba morir. De hecho, creía que la mejor opción era abandonar ese mundo. Su cosmos se elevó hasta lo más alto. Solo acabaría con todos los espectros que estaban a su alrededor. Arikel se salvaría de recibir el ataque de Lothar. Su técnica definitiva, el tesoro del cielo entraría en escena, aunque con leves cambios.El mundo en donde estaban esos soldados no sería el clásico lleno de imágenes de Buda, sino que era un mundo completamente oscuro y de sufrimiento. Todos fallecerían en el acto, siendo despedazados brutalmente.

Cerró los ojos mientras recibía de lleno todas las estacas lanzadas por la rubia. Era un dolor insoportable, lo recordaba, aunque ahora era incluso más grande. Lo aguantó todo en silencio. No tenía ánimos de demostrar ninguna emoción más. Ya nada valía la pena. Una vez terminó todo seguía de pie y con los ojos cerrados. Estaba lleno de heridas y su piel quemada. Comenzó a caminar hacia delante hasta quedar justo debajo de donde volaba la persona que lo había matado. No podía verla eso sí. Por instinto levantó la mano y miraba el cielo, como si quisiera ver a alguien en especial. Solo estaba la figura de una persona que le daba la espalda. — ... — Ya estaba muerto. Aquellos últimos pasos y esa última mirada fue lo último que hizo su alma, la cual nunca más volvería a mostrarse ante alguien.



avatar
Lothar
Espía

Espía

Mensajes 74
Dracmas 391
Fecha de inscripción : 19/04/2018
Edad : 98
Localización : En tus peores pesadillas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nunca más confiar en ellos

Mensaje por Kaien Cross Hoy a las 09:40

La noche se estaba tomando su tiempo para aparecer, como último regalo para aquella pobre alma, como si quisiese darle una última caricia cálida, que fuese el sol lo último que sus ojos vieran antes de apagarse, antes de que la luz lo abandonara y entonces ella saldría para abrazarlo, la hermosa dama de la noche. Arikel se estaba tomando su tiempo y por el color de su verdadero sentimiento estaba alargando también el momento, aún así no fue piadosa, la muerte realmente nunca lo es, pero no por ello es mala, solo los tontos pensarían que lo era, pero era la única que esperaba por nosotros al final del camino para llevarnos de la mano, paciente, silenciosa, sin abandonarnos jamás al contrario de la vida que sin aviso se retiraba dejando un sentimiento de traición y desamparo.

El viento soplo trayendo la calidez del fuego abrazador de Bennu, los cuervos que no estaban volando cerca para dejarme ver mejor, estaban posados en mis hombros y en la cornisa del campanario de la catedral principal de la ciudad, tenía una vista directa al techo donde peleaban como enemigos por última vez, el destino de aquel hombre habia sido sellado ya tiempo atrás. Podía escuchar desde allí al niño que practicaba en el gran órgano, como juez y verdugo también me estaba tomando mi tiempo, alargando el final.

Sonreí ante la encantadora mentira, como podía ser tan cruel como para decirle que lo único que adoraba lo habia traicionado de esa forma, prefería la violencia directa a las mentiras, pero no iba a juzgar los métodos de nadie, al fin y al cabo, de una u otra forma él terminaría cayendo en la oscuridad. Aparte la mirada en el momento que terminaba con su vida para ver el final de la práctica de aquel pequeño ángel. Mi cuerpo desapareció entre las plumas negras de los cuervos, la capa negra ondeaba detrás de Bennu, por lo general cuando juzgaba a alguien no me quitaba la máscara, pero este era diferente, por lo que la retire dejando ver aquel rostro pálido como la luna que se asomaba por fin dando paso a la noche.

- Ese instante que no se olvida, tan vacío, devuelto por la sombras, rechazado por los relojes, ese pobre instante desnudo, sin ojos para recordar angustias, sin labios para recoger las mentiras, perdida el ala en el canto de los helados campanarios. Ampáralo niña sin alma, abrázalo pequeña estatua de terror. Señálale el mundo convulsionando a tus pies, donde mueren las historias, dile con suspiros el verdadero valor de su vida…  no te dejaremos acurrucado en la cueva del destino… Lothar Hengist – recite una viejo poema que por alguna razón vino a mi mente en ese instante, entonces fui yo quien se paró frente al hombre para sostener con un brazo su cuerpo antes de que cayera por completo en el abismo oscuro que le esperaba por delante.

- Dolerá, pero no tanto comparado con lo que ella te hizo – dije en un susurro, le daba la espalda a Arikel, mientras dejaba que Lothar la mirara sin ver más que el final. Ella entendía cual era mi trabajo allí, pedí disculpas a aquella diosa niña por lo que iba a hacer, también conocía a aquel hombre, esta no era la manera en la que creía que íbamos a pelear, con la mano libre atravesé al antiguo santo de Virgo. Todas sus memorias, sus recuerdos ahora me pertenecían, los aferre con fuerza y antes de arrancarlos de él para llevarme su alma me detuve, quitando la mano de su pecho, gire mi rostro hacia él – tu alma… no será juzgada hoy… fuiste reclamado para juzgar el alma de otros… Wyvern -  aquello me tomo por sorpresa, no esperaba el no poder reclamar su alma para arrastrarla al inframundo, nunca me habia pasado de tener que dejar a alguien porque una de las estrellas de Hades la reclamara antes de que terminara mi trabajo, eso había sido inesperado, que fuerza de voluntad, que odio debía tener ahora como para que despertara al dormido dragón. Solté a Lothar y retrocedí hasta donde estaba Arikel dándole espacio al renacido Juez de Wyvern.

---------------------------------------------------------------

Off: estuvimos hablando y la armadura te la vamos a entregar ahora, después editas tu ficha, por las técnicas más que nada.

OST:

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -



"I would tell you about the things they put me through
The pain I've been subjected to
But the Lord himself would blush
The countless feasts laid at my feet
Forbidden fruits for me to eat
But I think your pulse would start to rush.
"


avatar
Kaien Cross
Sailor

Sailor

Mensajes 319
Dracmas 370
Fecha de inscripción : 21/04/2015
Edad : 18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nunca más confiar en ellos

Mensaje por Arikel Hoy a las 10:34

Al final había aceptado que era meramente un trofeo... Uno que tendría que cargar en silencio, casi en el anonimato. El trofeo que se clavaría en su alma como espinas dolorosas, recordando siempre que ahí estaba. "Un honor" dijo él. ¿Honor con quién? Podía prácticamente sentir el dolor ajeno y lo reconocía porque ella sintió lo mismo hace muchísimo tiempo atrás... Pero no hubo nadie que acabara con su miseria, no, ese día ella misma tomó la decisión, dejando de lado el honor... Y la vida.

Una sonrisa amarga se dibujó mientras no solamente la vida era arrebatada de ese cuerpo sino también sus sueños y sentimientos más queridos. Es verdad... Nadie te extrañará. Nadie se preocupará más allá de dos palabras de luto... ¿Quién creías que iba a venir por ti en el lecho? Absolutamente nadie salvo la muerte. Incluso la armadura dorada notó el cambio y decidió desaparecer en un haz de luz, la ultima que iluminaría el escenario. - Ya estás en el infierno... Bienvenido.

Un ultimo esfuerzo de venganza fue materializado en un tesoro del cielo. Todo se puso negro alrededor pero a diferencia de la ultima vez, Arikel ni siquiera se cubrió con las alas sino que dejó que ese sentimiento de corrupción llenara su cuerpo y lo deformara en el dolor. Extendió los brazos, como el ánima sola que era para caer de golpe en el tejado, devorada por el tesoro del cielo oscuro. El sol negro y el fuego de Bennu se extinguieron dejando la sensación de calor y el olor a carne quemada.

Se levantó ligeramente temblorosa por el dolor justo cuando las plumas negras y el graznido de las aves hacían acto de presencia. El juez había llegado por su alma como si fuera la mismísima parca... Ésta vez no había forma en la que errara su cometido ya que Garuda había venido personalmente. Se incó ante la presencia del juez, dándose cuenta que no podía hablar al ser arrebatado su sentido del gusto en ese ultimo ataque. Se puso de pie poco después para mirar su trabajo...

El rostro lleno de sangre del que alguna vez fuera un Santo ahora estaba apagado, con una mirada vacía y lúgubre. No se permitió desviar la mirada, fijándose en su trabajo y el por qué ahora es una de las piezas en el enorme ajedrez, donde los sentimientos y los recuerdos son desechables. Pero entonces... Algo pasó. La mujer abrió un poco más los ojos al escuchar eso... ¿La voluntad del hombre se había anclado a esos sentimientos corruptos de tal forma que había renacido como una estrella?

Se quedó paralizada en su lugar, sin saber lo que realmente eso significaba. Un Santo caído era siempre algo que regocijaba de un morboso placer al Dios Hades... Eso la consolaba pero también le preocupaba lo que él pudiese recordar o no. Ella mantenía la mayoría de sus recuerdos, como grilletes en el purgatorio pero había inferido que eran una penitencia impuesta por su señor en una burla sádica. ¿Pero... Lothar? Miró al joven caído junto a Kaien, esperando la revelación. - ...

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -



I see the angels
I'll lead them to your door
There's no escape now
No mercy no more
avatar
Arikel
Lord Comandante

Lord Comandante

Mensajes 119
Dracmas 225
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nunca más confiar en ellos

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.