AIDAN
WebMaster
|| MP ||

MINERVA
Admin
|| MP ||

ABEL
Admin
|| MP ||

===
Mod. General
|| MP ||

---
Mod. General
|| MP ||
Últimos temas
» El camino del aprendiz
Hoy a las 18:21 por Logan

» Lucha en el Norte [Prueba de Lord Comandante]
Hoy a las 16:31 por Cosmos

» Juego: Palabras chidas
Hoy a las 16:24 por Alessandro Lombardi

» ¿Le temes a la oscuridad?
Hoy a las 13:24 por Illumi

» The Unicon - Elite
Hoy a las 11:25 por Invitado

» El festival de la cosecha.
Hoy a las 10:58 por Cosmos

» Nunca más confiar en ellos
Hoy a las 10:34 por Arikel

» Vacaciones!!!
Hoy a las 10:01 por Arikel

» El reto del rey [Combate]
Hoy a las 06:52 por Cosmos

» La primera reunión con el señor de los mares
Hoy a las 02:42 por Alessandro Lombardi


ReglasHistoriaFicha BaseCronologíaInventarioMercadoMapaBúsquedas de Rol


Licencia de Creative Commons
Eternal Spirit by DelthaV is licensed under a Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 Argentina License



Una historia en una cantina

Ir abajo

Una historia en una cantina

Mensaje por Anya Maverick el Dom Mayo 27 2018, 05:09

Era una noche fría, de tormenta, como solían ser las noches en aquellas heladas tierras, la nieve era guiada por los vientos, que a su vez buscaban acabar con el calor de cualquiera que caminase por ahí sin la preparación indicada, pero aunque aquella mujer de sangre caliente estuviese acostumbrada al frío, siempre iba vestida con el abrigo y gorro necesario para pasar las tormentas de nieve y frío. Llegó entonces a un lugar al que gustaba ir, aunque como sacerdotisa no debía hacerlo, pero... ¿Importaba? No realmente, era una nómada después de todo, lo salvaje fluía en su sangre, el amor al alcohol que calentaba el cuerpo, y otra cosa que se encontraba en aquella cantina a la que gustaba ir siempre que podía, la música. Entró entonces al lugar abriendo la puerta y cerrando tras sí, colgando el abrigo y quedándose con un hermoso vestido negro, que dejaba su piel blanca a la vista de algunos cuantos comensales que se encontraban en el lugar.

Por la hora eran pocos, y conocían a la albina, mientras unos instrumentos de cuerda sonaban en el lugar para darle ambiente, siempre lo hacían, es más, en más de una ocasión había hecho alguna participación con su música de cuerdas también, llenando oídos de muchos a sus cantos históricos, como trovador que era, debía hacerlo, pero esa noche llegó como una cliente más, y así se sentó a la barra -Jo... ¿No es el viejo Smithers con su show de cuerdas? Me encanta cada una de sus presentaciones- hablaba al no más tomar asiento y luego vio al tabernero, un hombre enorme con una barba inmensa, y ropajes de piel de ciervo que, según se dice, él mismo había cazado -Señor Loizerth, usted ya sabe lo que mi garganta necesita- hablaba con mucha propiedad y poca feminidad, pero eso se debía a su aprendizaje como trovador, el cual había sido, como si ella fuese hombre, pero su voluptuoso cuerpo no dejaría mentir acerca de ello.

Aquel hombre lo sabía, y ante la petición, llenó una jarra con un buen licor, de esos que mantendrían su cuerpo caliente y poder salir desnuda a la tormenta si así lo deseaba, aunque para ello necesitaba beber unos dos o tres barriles del mismo, pues tenía una excelente adaptación a la bebida. Agradeció al recibir aquel delicioso líquido, y sin tardar más bebió un poco y luego suspiraba de placer gracias al manjar, delicioso sabor que entraba a su boca y se deslizaba por su garganta, mientras quemaba, pero no dejaba de ser delicioso. Observó de nueva cuenta el show y escuchaba la música, suave y perfecta para el ambiente, que armonizaba al encerrado lugar, y opacaba la bravura de la tormenta que se extendía fuera de aquellas paredes. Y así la noche comenzaba, mientras se preguntaba... ¿Sería esa noche común como otras? o ¿La tormenta traería diversión?
avatar
Anya Maverick
Sailor

Sailor

Mensajes 7
Dracmas 45
Fecha de inscripción : 15/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una historia en una cantina

Mensaje por Klauser el Jue Mayo 31 2018, 09:09

Sus botas de cuero de bestia iban dejando un camino de huellas sobre la nieve a medida que iba caminando entre los callejones del reino. A sus espaldas, lo seguían de cerca dos de sus más cercanos navegantes. Ambos doblaban su propia edad, eran de fiar y respetaban a su capitán como si de un líder se tratase. Sin embargo, algo caracterizaba al Kraken, su navío. No tenía tripulación determinada. Cualquiera que pudiera asombrar al hombre albino corpulento de casi dos metros podía llegar a tener un pacto con él. Servirle cuando lo necesitara. Y si le daba la gana navegaba solo. ¿Las condiciones? Eran secreto.

Ya está. Se nos perdió. Y eso que les advertí... NADIE entra a mi Kraken sin mi permiso. El maldito era un ladrón –escupió con ira considerable. Sus orbes rojizos brillaban con una intensidad realmente perturbadora, a través de los mechones platinados que caían sobre su rostro y se pegaban, adheridos a su piel.

Pero nosotros también robamos, capitán. Somos piratas... –alcanzó a decir uno con cierta duda y temor.

Claro, claro... Pero a mí... NADIE... ME... ROBA –exclamó y una onda cósmica, plateada empezó a emanar de su cuerpo, pero rápidamente menguó, debido a que no quería que nadie advirtiera la magnitud de sus poderes. No era necesario.

Ambos hombres resoplaron ante el notorio humor del mismo diablo que se estaba cargando justo en ese momento. Y no era para menos, había perdido uno de los tesoros encontrados en uno de los alrededores de su viaje cercano al Sur. Perdido, por no decir hurtado por manos de un chicuelo que uno de sus hombres había osado meter a escondidas en su amado Kraken. No tuvo más remedio que actuar él mismo sobre la situación. Y con aquel humor de perro.

Me harté. Los veo al amanecer. Sigan buscando.

Se alejó dando zancadas, resoplando enfurecido a medida que se iba alejando de sus navegantes. Iba tan imponente, cubierto por el enorme abrigo de piel de oso, blanco e impenetrable. Sus cabellos platinados iban desordenados sobre su rostro y torso, y su mirada rojiza asesina iba acompañada de un par de ojeras producto del cansancio y el insomnio. No había dado todavía con la forma de conciliar el sueño y realmente le estaba comenzando a traer sin cuidado. Solo podía pensar en Odín. En su rey y en el estado actual del Norte.

Era como ver a una verdadera bestia amenazante andar por los callejones de Asgard enfundado en su piel de oso polar y su hermosa cabellera blanca, larga hasta los muslos, ondeando con el aire helado de las tierras.

Entró a una cantina conocida, golpeando la puerta principal y todos los presentes quedaron mudos. El bullicio había desaparecido al ver aquella enorme figura ingresando al lugar, inspeccionando cada rincón.

No... aquí no parece estar.Bien... que sea el mismo Odín quien me controle.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

avatar
Klauser
Sailor

Sailor

Mensajes 29
Dracmas 170
Fecha de inscripción : 13/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una historia en una cantina

Mensaje por Anya Maverick el Dom Jun 10 2018, 01:56

Disfrutar, si, esa era la razón y su motivación en ese momento, que sonara la música y tener su tarro de ron en sus manos, una bebida que podía calentar correctamente el cuerpo en aquel clima tan frío, aunque a ella poco le afectaba por estar muy ambientada en el mismo, no había nada mejor que eso... era como ¡Paz! Si, precisamente algo parecido a eso. Entonces, tras una excelente melodía y el bullicio de todos, la puerta se abrió de golpe, causando que todo el mundo guardara silencio, y posara su mirada en la puerta, quizá porque todos, o la mayoría, conocían al causante de aquel golpe al entrar.

Sin embargo, ella no, simplemente vio como una enorme figura entraba en el recinto de diversión y bebidas y se ponía a buscar Odin sepa que cosa, pero parecía que buscaría en los rincones más inhóspitos de esa taberna, eso no le importaba, que aquel sujeto enorme entrase así de golpe y buscara algo no le importaba en lo absoluto... ¡Lo que si le molestaba era que impusiera tanto como para evitar que tocasen más música! Así que, bebió un sorbo de su tarro y lo colocó sobre la barra, lo soltó, elevó su diestra y golpeó la barra para llamar la atención de todos, pero más que nada, de aquel albino.

Se bajó del asiento y se colocó delante de la imponente figura, se cruzó de brazos y le vio hacia arriba, sin importarle realmente la diferencia de estaturas -Veamos... ¿por donde comienzo? Ya lo sé...- tomó entonces un poco de aire y se le quedó viendo -¿Qué carajos quieres? Deja de intimidar a los músicos, he venido aquí especialmente para oír su música y beber, y sólo entras como un lobo a rastrear no se que diablos...- mencionó manteniendo un semblante serio, luego suspiró y se relajó un poco -Baja la intensidad de tu intimidación ¿si? Y si lo haces y te portas bien, seguro puedo invitarte a un trago ¿Qué dices?- le guiñó el ojo para convencerlo que se relaje un poco, no sabía si funcionaría, o si le molestaría más... pero si se ponía bestia el sujeto, tomaría un instrumento y tocaría para domarlo.
avatar
Anya Maverick
Sailor

Sailor

Mensajes 7
Dracmas 45
Fecha de inscripción : 15/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una historia en una cantina

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.