AIDAN
WebMaster
|| MP ||

MINERVA
Admin
|| MP ||

ABEL
Admin
|| MP ||

BRAVERY
Eventos y Tiendas
|| MP ||

???
Rol Master/NPC
|| MP ||
Últimos temas
» The city of lost trees
Hoy a las 19:18 por Ethan

» Volví ñaña
Hoy a las 18:16 por Kaien Cross

» Ficha FC
Hoy a las 18:05 por Frisk & Chara

» Un Pequeño Desliz Salvaje
Hoy a las 16:56 por Cosmos

» Taller de Firmas y Avatares! ♥
Hoy a las 16:19 por Kilian Overo

» Peticion de Rangos
Hoy a las 16:01 por Aidan

» Registro de Físicos
Hoy a las 15:29 por Kilian Overo

» [Juego] ¿Qué harías si despiertas junto al de arriba?
Hoy a las 09:27 por Tyr

» [Juego] Abrazo, beso, patada o lo que se te ocurra.
Hoy a las 07:07 por Aeris

» La Valkyria y el Pirata
Hoy a las 04:32 por Len Daishi


ReglasHistoriaFicha BaseCronologíaInventarioMercadoMapaBúsquedas de Rol


Licencia de Creative Commons
Eternal Spirit by DelthaV is licensed under a Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 Argentina License







A la deriva

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ir abajo

Re: A la deriva

Mensaje por Klauser el Dom Jun 17 2018, 01:00

El frío había menguado, ahora solo se sentía tenue, fresco y agradable el ambiente. Los tonos azulados y oscuros envolvían el interior del barco. Era como estar dentro de un gran lugar invadido por vikingos; banderas referentes al Norte por doquier y objetos de sumo valor. Cada detalle guardaba una historia para él. Después de todo, pasaba la mayor parte del tiempo surcando aguas por todo Pantheon. A pesar de que ahora como Dios Guerrero de Odín corría con más responsabilidad que antes cuando solo era un pirata nomás. Enarcó la ceja ante los comentarios con cierto doble sentido de la chica, por lo que soltó una risilla juguetona y la tomó de la cintura con fuerza haciéndola girar para sí.

Pero justo cuando iba a hacer alguna de las suyas... ella confesó quién era. Caballero dorado... de Leo... al servicio de Athena, pensó. Así que era cierto. Aquellas deidades griegas estaban despiertas, al menos Athena. Lo que él había sentido al adentrarse en el mar del Este, había sido el magnífico cosmos de la diosa. Sin duda alguna.

Vale, vale... niña Aoi. Puedes tomarte todas las libertades que quieras. Ya he decidido que haré lo mismo. Debemos quedarnos un poco más. Mis hombres suelen ser... testarudos –musitó y le dedicó una sonrisa torcida, mostrando finalmente su aire libre de peligro o amenaza... al menos en cuanto a combate se refiere. Con ella... con ella parecía ser un tanto diferente a medida que se acercaba y entre ambos se disolvía todo atisbo de lejanía.

Por fin llegaron a una de las salas más bajas del Kraken, era su estudio personal. Un amplio salón iluminado por colores cerúleo y variados objetos decorando el ambiente más intimo.

Soltó a la pequeña de su agarre y se encaminó hasta el alargado sillón de cuero negro que daba para un amplio ventanal. Allí el albino pasaba cada noche estudiando nuevas rutas y también descansando. Se dejó caer sobre el sillón y descansó la mirada sobre el esbelto cuerpo de la joven Leo. Sus orbes rojizos sin previo aviso habían cambiado de tonalidad. Ahora eran cerúleos y un aire diferente se había adueñado del rostro perfilado del enorme hombre. Sonrió con insinuación y llamó con la mano a la pequeña para que descansara con él luego de la larga caminata entre pasillos confusos.

Solo si quieres que te coma. Así sabe mejor el caramelo. Cuando se ofrece –murmuró sin dejar de apreciar la hermosa figura femenina. Sus palabras eran afiladas al igual que su imponente físico, pero su sonrisa torcida era honesta y provocativa. No estaba jugando del todo. El suelo del Kraken pareció temblar por unos segundos. Definitivamente era como estar dentro de un enorme ser vivo–. Escucha, niña... somos muy diferentes. Yo también sirvo a un Dios. Pero muy diferente a los griegos. El Norte... si me hubieras encontrado en el Norte quizá no estuviéramos tan cerca o, al menos, no de este modo. Créeme cuanto te digo... que el invierno puede ser cruel. Cuando viene el invierno... todo desaparece. No hay vida... solo hielo. Estamos hecho de hielo.

Ella no era la única que estaba maravillada por algo nuevo, como la nieve de hace un momento. La candidez de esas mejillas y ese cuerpo lo maravillaban a él. Al warrior que estaba sentado en una pose muy relajada a pesar de estar a punto de saltarle encima a la niña en cualquier momento.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -



I never asked for power.
Power is only given to those who are prepared
to lower themselves to pick it up.
avatar
Klauser
Lord Comandante

Lord Comandante

Mensajes 137
Dracmas 369
Fecha de inscripción : 13/05/2018
Localización : siempre en el Norte.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A la deriva

Mensaje por Yuu Aoi el Lun Jun 18 2018, 20:20

Realmente estaba maravillada con las joyas que el Kraken tenia para deleitar la vista, los objetos jamas antes vistos los cuadros sombríos que retataban el norte y ese frío continuó en su interior. No parecia cierto pero en esa cabecita la idea de conocer por ella misma esa región se volvió algo que en definitiva tendría que hacer pronto, termianaba de dar la vuelta para acomodar el abrigo, no queria arrastrarlo ~Quiza lo aprendieron del capitán~ y continuar por aquellos pasillos interminables ~por lo que veo asumo que tu trabajo es demasiado lucrativo Señor Klauser~ el barco era su palacio o asi lo veía ella, porque era lujoso desde su perpectiva y quiza también tenía sus rincones menos glamurosos, esos donde se escondían los verdaderos secretos de este navío.

Titubeo en sus pasos al abrir la puerta del que asumió era el camarote principal, un lugar ligeramente desordenado lleno de mapas y una hermosa vista a través del ventanal al que se aproximó con toda intención de hacerse a la idea de lo que el gran oso polar veia cada día, pero al dar la vuelta encontraba al albino descansando ~Entonces... es cierto que recurren al canibalismo...hace unos días bueno semanas hubo un percance en el pueblo, los guardias que estuvieron presentes comentan que la apresada por aquellos disturbios casi le arrancaba la piel al Lord comandante en el combate...La verdad poco se al raspecto...Lo que si estoy segura es que lejos estoy de ser un caramelo~ me aproxime hasta donde estaba sentado para hacerme un espacio a su lado y tomar asiento sin dejar de abrigarme, quiza aquí no habia nieve seguía sintiendo ese frío del que Klaus hablaba con naturalidad, pero ya que lo mensionaba su mano busco de nueva cuenta tener contacto con la piel del albino,  esa curiosidad y nececidad de verificarlo todo por ella misma y la mejor manera era estrechar la mano que era mucho mas grande que su propio rostro, la examinó con cuidado sin intención de soltarla ~ Si es frío pero no como hielo Klaus...perl en realidad el Oeste no es tan distinto del Norte~ esto último lo dijo tan bajo que ni susurro parecía, incluso soltaba un largo suspiro al pensar en el frío de su región, los dias de lluvia y el aroma de tierra mojada.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -


"Amar a alguien significa amar al mundo. Sin embargo, usamos una máscara con miedo...El temor de que no pueda ser amado por lo que soy... El final del amor falso es una despedida inevitable"
Ebony:

avatar
Yuu Aoi
Espía

Espía

Mensajes 373
Dracmas 33
Fecha de inscripción : 13/04/2015
Edad : 28
Localización : Espiando a Byron mientras se baña

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A la deriva

Mensaje por Klauser el Dom Jun 24 2018, 11:37

¿Lucrativo? Sí, lo era. En algún sentido... robar requería de su esfuerzo. Y hallar tesoros en tierras desconocidas también. No pudo evitar sonreír con cierta diversión marcada ante sus comentarios. Todavía no sabía exactamente el porqué de que esa niña se encontrara allí y fuera a parar en nada menos que en su camarote personal. Él la había arrastrado prácticamente al interior de su imponente navío de velas platinadas. Sí... pero ¿por qué? En principio para que sus viejos compañeros no la comenzarán a molestar. Aunque él la estaba molestando. Entonces, no era un resultado muy lógico. Él no era muy lógico.

La vida en el mar tiene sus recompensas.

El timbre de su voz continuaba en completa calma a pesar de sentir un cierto ardor en su pecho que lo estaba comenzando a quemar y desconocía el motivo o, más bien, prefería desconocerlo. Estaba por tomar un poco de impulso y ponerse de pie, seguramente todos los idiotas sedientos de esencias femeninas se habrían marchado finalmente. Además, no creía que aquella amazona valiosa fuera a sentarse con él... pero estaba equivocado. No solo se había sentado a su lado sino que lo había tocado, su piel un tanto fría rozada por aquellas manos y sus orbes ahora cerúleos la estaban devorando. Sí... los del Norte tenían un grave problema.

¿Apresada? ¿Intento de arrancarle la piel? Gray, pensó casi de forma instantánea al escuchar esa pequeña parte de la historia. ¿Gray estaba en el Este? ¿Su rey también? La niña no había dado nombres pero una corazonada ahora le apresaba el pecho. Gray apresada... no podía ser ella, ¿o sí? Pero si ellos estaban aquí, el Norte no tenía protección. Resopló e intentó retomar nuevamente su pose neutral. Sus orbes cristalinos buscaron otra vez el rostro de marfil de la niña. Era probable que pronto estarían en líneas enemigas...

Niña Aoi... todavía no comprendo por qué te sigo reteniendo acá o por qué te estás dejando retener por mí también... –optó por tomar a la joven de la cintura y ahora dejarla a su lado en un abrazo cercano, íntimo, personal. Había dejado que las piernas delicadas de la amazona reposaran ahora sobre su regazo y sus largos cabellos platinados, los cuales se confundían con los de ella, caían sobre el cuerpo femenino– Difiero. Cada reino es diferente. El Norte sobre cualquier otro –asomó sus dientes perfectamente alineados y afilados en una sonrisa juguetona. Sus labios fueron a parar en las mejillas ajenas y dando una pequeña lamida sobre éstas, terminaba por dejar atrás el recato.

El hombre era un pirata. Era del Norte. Y en parte era una bestia. ¿Ella tenía presente estos tres preceptos?

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -



I never asked for power.
Power is only given to those who are prepared
to lower themselves to pick it up.
avatar
Klauser
Lord Comandante

Lord Comandante

Mensajes 137
Dracmas 369
Fecha de inscripción : 13/05/2018
Localización : siempre en el Norte.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A la deriva

Mensaje por Yuu Aoi el Lun Jun 25 2018, 17:38

~ en realidad si permanezco a su lado es porque no deseo ser deborada por el Kraken,ademas que busco otra alternativa de salida...pense en romper su ventanal y saltar pero la verdad prefiero sea Klausito quien me escolte a la salida~ estaba siendo en exceso honesta o quiza cinica al decir aquellas palabras, como para sonreir despreocupada por la situación. No era una damisela en peligro que requiriera ser salvada, ella misma era peligrosa si se lo proponía pero sin llegar al canibalismo al que parecían recurrir los del norte. Su mano apretó con fuerza la del mayor al sentir cómo le tomaba de la cintura, acomodo su cuerpo con cuidado conforme el la proximaba, invadiendo su espacio personal. Y aunque sentía toda esa electricidad recorrer cada milimetro de su piel, no produjo descarga alguna si acaso destellos de luz clara que no le servían de nada.

Aparto algunas hebras de cabello platinado que caían a su costado, procurando no se enredaran con los mechones de cabello azul propio, cerro sus ojos en cuanto aquellos labios se posaron sobre su mejilla y luego esa lengua lamiendo esa parte de su rostro.

~Klausito no ...me llenas de baba~ intento apartar su rostro y ocultar el nerviosismo que le producía que alguien estuviera asi de cerca de ella, su cuerpo titiriteaba no precisamente por frío del lugar, solto su mano para apartarlo, pero no tenía fuerzas suficientes para hacerlo asi como las descargas habian fallado, estaba fuera de balance ~ Tu...tu no me asustas~ queria decir que no le intimidaba que se portara así, pero faltaba que ella misma lo creyera, que renunciara a las alegrías que previamente le obsequio al intentar molestarla.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -


"Amar a alguien significa amar al mundo. Sin embargo, usamos una máscara con miedo...El temor de que no pueda ser amado por lo que soy... El final del amor falso es una despedida inevitable"
Ebony:

avatar
Yuu Aoi
Espía

Espía

Mensajes 373
Dracmas 33
Fecha de inscripción : 13/04/2015
Edad : 28
Localización : Espiando a Byron mientras se baña

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A la deriva

Mensaje por Klauser el Lun Jul 02 2018, 19:50

Cuánta sinceridad y seguridad en aquellos ojos violáceos, resplandecientes bajo la tenue nevada cósmica dentro del navío. Se preguntó si realmente eran verdades o intentos vagos por sentirse fuerte y no dejar que un pirata de aguas heladas la intimidara con su presencia. No hizo más que dedicarle una sonrisa a medias y retomar nuevamente su postura a una distancia prudente de la niña. No podía dejar de pensar en aquellas palabras sobre algún "apresado" y la gente del Norte. Eso significaría que el reino estuviese sin protección suficiente. Aunque a él no le importaba en demasía, ¿o sí? Dejó escapar un nuevo resoplido y se levantó de la suavidad que ofrecía su amplio sofá bajo su cuerpo.

Tú necesitas comer algo. —fue todo lo que pudo decir mientras tomaba de una bandeja de plata, servida sobre su mesa de navegación y planificación, una reluciente y apetitosa manzana roja—. Las rojas son mis favoritas. Ahora ten, come. Te lo tragas todo, niña. ¿Entiendes?

Una vez más Loki se apoderaba de su lengua afilada y en sus labios finos, duros y fríos, una sonrisa torcida se posaba. Quizá ella no entendiera todo lo que podría estar pasando como imágenes circulares en la mente del capitán; pero tampoco se lo diría. No, en aquellos momentos donde apenas los dos se estaban conociendo y debía hacer uso de su autocontrol para no despojarla de alguna prenda justo allí en la intimidad de su estudio. Y todo porque apenas breves momentos antes aquella niña se había desmayado. Algo la estaba afectando. Dejó la manzana sobre el regazo ajeno y se le quedó mirando, clavando sus orbes ahora rojizos e intensos.

Sé bien que eres fuerte, pero yo te puedo romper el cuello, si quiero, niña Aoi —murmuró y ahora estaba hablando muy en serio. Se imaginó aquel delicado cuello de cisne entre sus grandes y robustas garras. ¿Qué les depararía el destino a ambos si sus reinos entraran en guerra? Se inclinó hasta ponerse en una posición a gachas frente a la jovencita y poder mirarla directamente a la cara mientras sostuviera la manzana— El hecho de que no lo haga, significa que puedes confiar en mí y en mi Kraken —tomó el mentón ajeno con sus dedos y fue a robarle algo importante, aunque también de una forma un tanto infantil. Besó aquellos labios jugosos y se alejó casi en un parpadeo. Ya tenía su botín. Ahora debía marcharse rumbo a sus tierras del Norte.

Vamos, debo dejarte a salvo en tu reino. Mis hombres llegarán en cualquier momento. El invierno se acerca y debo irme al Norte —confesó y ahora la inmutabilidad del oso abrazó su rostro y la seriedad lo tomaba para sí.

Cuando sonreía, que lo hacía poco, era honesto e inofensivo. Cuando mostraba los dientes, sus afilados colmillos bajo los labios, estaba listo para atacar; pero cuando estaba serio... era porque nadie podría hacerlo cambiar de parecer. Tomó la mano libre de la joven y comenzó a andar hacia la superficie de su barco.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -



I never asked for power.
Power is only given to those who are prepared
to lower themselves to pick it up.
avatar
Klauser
Lord Comandante

Lord Comandante

Mensajes 137
Dracmas 369
Fecha de inscripción : 13/05/2018
Localización : siempre en el Norte.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A la deriva

Mensaje por Yuu Aoi el Mar Jul 03 2018, 18:55

Ya antes otros jovenes habían intentado acortar su distancia con ella, conocía algunas de esas artimañas de las que se valían para aprovecharse o conseguir lo que querían,por lo que había desarrollado ese aparente desinteres como  mecanismo de defensa  desalentando a quién invadiera su espacio, por si no era suficiente e insistían en su cometido entonces conseguía descargas potentes como para hacerles caer inconciente unos minutos. Pero existia ahora una segunda persona que cruzo la línea permitida sin ser golpeado o electrocutado...debia preguntarse a si misma que pasaba porque  dos personas tan distintas le habían desestabilizado de aquella manera. Bueno no estaba tan mal tener un poco de baba en la mejilla, en cuanto le fuera posible se lavaria el rostro y asunto terminado, pero mientras ella analizaba sus pequeñas inquietudes una manzana salto sobre su regazo. ~ Pero que tenemos aquí~la tomo en sus manos, admirando su color intenso característico del fruto cuando alcanzaba la madurez y más jugoso sabor insitaba sus papilas, pero las palabras que la acompañaron casi lograron que la manzana fuera lanzada directo a la cabeza del mayor. Claro que entendía lo que había dicho o lo había interpretado con otro sentido porque era la clase de palabras que los hombres le decían a las mujeres que trabajaban en las tabernas y burdeles por los qque no le agradaba pasar al estar de guardia~ La comere mas tarde Klausito~  e intento no apretarla mientras estuviera en sus manos, no debía desperdiciar un fruto como este y le llevaria de inmediato con su repostero favorito para que le preparara algo con esa manzana, pues solo así lograban que ella comiera esa clase de frutos.

~ y se supone eso debería tranquilizarme capitan, me alegra que sea conciente que puede romperme si asi lo desea pero también tenga encuenta que puede acabar con huesos rotos o quemaduras antes de que termine conmigo~ sus palabras decían eso pero la mirada en sus ojos le decía "confío en ti", con una hermosa sonrisa desafiante para aquel hombre que se preocupó por ella en circunstancias extrañas. Sonrisa que desapareció al sentir aquel beso en sus labios, haciendo que aquella manzana cayera de su mano y rodara por el piso del camarote, dejandole paralizada y con el rostro completamente enrojecido, no habia durando ni un minuto y aun así ella no respondía absolutamente nada en los minutos siguentes.

Ese había sido su primer beso, su primer beso tomado por un pirata, su primer beso tomado por un pirata salvaje del norte.Y asi su cabecita continuó acompletando continuamente la frase dentro de su cabecita, no podía continuar en la misma habitación que él, necesitaba con urgencia comprender que pasaba o sufriria otro corto circuito catastrofico.Yuu finalmente reacciono levantandose abruptamente del asiento para quitarse el abrigo del chico y lanzarselo al rostro con toda intención de que fuera su distracción para salir corriendo, no sin antes tomar su manzana y huir corriendo por los pasillos azules por los que la condujo.

Cada paso que dejó en su escapé quedo marcado con parecían quemaduras por electricidad, había dejado que aquellas descargas se salieran de su control,porque un sólo beso fue suficiente para que lo perdiera. Su corazón nuevamente estaba palpitando con fuerza y rapidez, pero se nego a mirar hacia atrás, deseaba salir del navío pronto e ir a ver al doctor Asclepio o en su defecto Aleister para que le examinarán. Confiaba en las palabras dichas por aquel hombre de heladas tierras, el Kraken le había permitido escapar de sus entrañas por ahora.y por ahora no dejaría de correr hasta que controlara sus emociones y no representara peligro para los demás...Por Jenell estaba en auténticos problemas esta vez...Había conocido al hombre que podía poner de cabeza su mundo.

--------------------
Off:si Aoi huye con su manzana jajajajajaja.Gracias por el tema.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -


"Amar a alguien significa amar al mundo. Sin embargo, usamos una máscara con miedo...El temor de que no pueda ser amado por lo que soy... El final del amor falso es una despedida inevitable"
Ebony:

avatar
Yuu Aoi
Espía

Espía

Mensajes 373
Dracmas 33
Fecha de inscripción : 13/04/2015
Edad : 28
Localización : Espiando a Byron mientras se baña

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A la deriva

Mensaje por Klauser el Vie Jul 06 2018, 16:14

Ni una palabra escapó de sus labios en respuesta de lo que ella le decía o incluso después de que soltara su agarre de forma abrupta lanzando su enorme abrigo de oso impactando sobre el rostro anguloso del guerrero. Claro que el impacto se habrá sentido apenas como cosquillas, por lo que tomó la imponente y espesa piel blanca, retirándola de su rostro. Más para su sorpresa no pudo volver a ver las facciones perfiladas de la niña. No pudo despedirse formalmente, puesto que aquel pequeño y delicado cuerpo salió disparado por los pasillos de su navío, dejando todo lo que había compartido con el capitán atrás.

Siguió el trote, por supuesto, pero no intentó detenerla o tomarla nuevamente. La dejaría ir porque ya los juegos habían finalizado por los momentos. Necesitaba regresar al norte. Ver si todo estaba en orden. Y sus hombres no tardarían en regresar al Kraken. Debía comunicarles a todos el repentino cambio de planes. Su mirada cerúlea y afilada persiguió la figura de la amazona dorada, mientras descendía del barco y se alejaba sin disminuir el paso. Una sonrisa fue a parar en los labios finos del pirata, un destello de calidez que hacía contraste con la frialdad característica de sus orbes.

¡Nos veremos otra vez, niña Aoi! —soltó asegurándose de que todavía la joven podía oírlo. No dijo más.

El vaivén de las olas del este era diferente a las de los mares norteños. Sentía —a pesar de la extraña y nívea nevada— cierta luz, cierta calidez natural embriagando el ambiente. Transcurrieron apenas unos minutos para que su tripulación acudiera nuevamente a cubierta, entre risas maliciosas y mirada cómplices. Su capitán esperaba resultados favorables de esa breve visita al reino. De lo contrario, correría sangre en las vísceras del Kraken. Tomó aire para hablar una vez que todos y cada uno de los hombres rodeaban al albino, atentos y expectantes.

Bien, bestias. Hora de irnos. Ya no tenemos nada que hacer aquí. El norte nos llama.

Una vez que el barco dejó atrás el puerto del reino extraño, se adentró en las profundidades del océano. Tal vez nadie estuviera al tanto, pero para la tripulación de Klauser era una de las formas favoritas de surcar las aguas; por debajo de las mismas, como si se trataran del legendario monstruo marino. Una de las habilidades de ese increíble y salvaje navío nórdico.
FIN DEL TEMA

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -



I never asked for power.
Power is only given to those who are prepared
to lower themselves to pick it up.
avatar
Klauser
Lord Comandante

Lord Comandante

Mensajes 137
Dracmas 369
Fecha de inscripción : 13/05/2018
Localización : siempre en el Norte.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A la deriva

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.