AIDAN
WebMaster
|| MP ||

MINERVA
Admin
|| MP ||

ETHAN
Admin
|| MP ||

BRAVERY
Eventos y Tiendas
|| MP ||

TYR
Rol Master/NPC
|| MP ||
Últimos temas
» Peticion de Rangos
Hoy a las 03:25 por Rin

» (BIS1) Decisiones y Consecuencias
Hoy a las 02:20 por Jineth Yarusa

» Pregunta preguntilla para el lector (búsqueda)
Ayer a las 23:45 por Jineth Yarusa

» Ladron que roba a ladron [flashback]
Ayer a las 22:37 por Andreas

» Carnival of beasts
Ayer a las 15:20 por Cosmos

» Registro de Físicos
Ayer a las 14:55 por Andreas

» Luz al final del tunel
Dom Dic 09 2018, 23:45 por Cyril

» Registro matrimonios e hijos
Dom Dic 09 2018, 01:28 por Aidan

» Slow breath
Sáb Dic 08 2018, 19:35 por Cosmos

» El camino del aprendiz
Vie Dic 07 2018, 21:36 por Cosmos


ReglasHistoriaFicha BaseCronologíaInventarioMercadoMapaBúsquedas de Rol


Licencia de Creative Commons
Eternal Spirit by DelthaV is licensed under a Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 Argentina License
Recursos Graficos de Pinterest, Deviant, Zero-Chan. Los códigos expuestos son de uso publico y modificados para la apariencia acorde al foro. Todos los derechos y agradecimientos a sus respectivos autores.








A la deriva

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

A la deriva

Mensaje por Klauser el Lun Mayo 21 2018, 00:46

El reino del Este... no lo conocía, al menos no como hubiera querido. Solo había estado de paso y cuando apenas era un niño. Por lo que al dar la primera orden a sus hombres, forajidos y temerarios en su mayoría, portadores únicamente de la experiencia de los mares helados, llegar hasta esas tierras del Este significaba demasiado peligro. Uno del cual no estaba dispuesto a dejar pasar. Se movía rápido, brusco y con destreza entre los diferentes niveles de su navío. Una hermosa capa de nieve rodeaba la superficie del mismo, otorgando cierto brillo desolado, y pedazos de hielo sólido parecían adornar las esquinas de todo el barco, como si hubiera impactado momentos antes contra un enorme iceberg. Mas todo se trataba de una descarga cósmica, propia de un guerrero del Norte.

Los cabellos largos y albinos del capitán se encontraban pegados a su frente, rostro y resto del cuerpo. Una calidez inusual le aseguraba que ya no estaban en territorio conocido, que habían dejado atrás al hogar y ahora todo parecía encontrarse a la deriva. El aviso de llegada al capitán fue rápido y ni por un segundo su ceño dejó de estar fruncido. Durante todo el viaje apenas había pronunciado una que otra palabra, más que para designar algún trabajo. Algo lo tenía inquieto.

¿Señor? –fueron las palabras tímidas de un navegante joven e inexperto que esperaba algo más de su capitán.

La mirada rojiza del guerrero logró enfocarse finalmente en sus hombres. Habían llegado a puerto. Estaban en el reino del Este. Grecia... Athena.

Una especie de gruñido, parecido a la de un zorro ártico de las montañas altas escapó de su garganta, dejando entrever el filo de sus colmillos. La musculatura de su cuerpo era pronunciada y su atuendo se escondía debajo de una enorme piel de oso polar. Todo hecho por su propio flujo de energía. A grandes pasos sonoros, perfilando desde el filo de sus botas, se postró frente a sus hombres.

¿QUÉ? Ah, sí. Pueden irse, no me sirven de mucho aquí. Ya saben lo que tienen que hacer... no me hagan perder más el tiempo. Y recuerden... somos un grupo amigable de marinos. Ni más, ni menos.

Entre risas maliciosas, juegos y movimientos rápidos, todos estaban ya inmiscuidos en sus asuntos. El hombre chasqueó la lengua en un tic frenético, apuró el paso, y aseguró su navío. Ahora pisaba tierra del Este. Por lo que tuvo que cambiarse un poco el atuendo a algo más sencillo. No pasaron más de unos breves minutos y se alistó en un traje oscuro, ceñido al cuerpo, con algún que otro desgarre de tela en algunas zonas del cuerpo. El cabello largo alzado en una especie de coleta alta y los ojos rojos, cansados por la falta de sueño, brillaban con una sed ansiosa de sangre.

¿Por dónde comienzo?

Sí, era un día más en su hacer cotidiano. Lo diferente era el hábitat. Comenzó pues a andar por los alrededores de aquel reino, esperando dar pronto con aquello que estaba buscando.
avatar
Klauser
Lord Comandante

Lord Comandante

Mensajes 162
Dracmas 158
Fecha de inscripción : 13/05/2018
Localización : siempre en el Norte.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A la deriva

Mensaje por Yuu Aoi el Lun Mayo 21 2018, 03:27

Era extraño lo que una noche anterior habia pasado en el cielo, no recordaba en toda su vida una lluvia de estrellas como aquella, no solo había sido cosa de los atros incluso el clima se torno extraño y algo en el ambiente habia cambiado; Todo aquello llevo a Aoi a realizar un recorrido por la ciudad, necesitaba escuchar lo que la gente del pueblo, mercaderes y errantes pidieran decir al respecto de lo que habia pasado la noche anterior.

Todo aquello habia cautivado a la amazona, como el más bello de todos sus recuerdos pero también el mas inquietante, de pronto algo en su pecho sentia que estaba comprimiendo su corazón conforme transitaba las calles del pueblo, su respiración se agitaba con la dificultad que sentía con cada paso que daba con cada palabra que alcanzaba a oir decir por los viejos sabios sobre lo que aquello significaba, sobre los navíos que se vieron afectados encallando o perdidos desde ayer, oír del miedo que les causaba  que el Rey del Oeste estuviera llamando a los suyos de una manera poco convencional y extraña , que estuviera despertando justo despues de la decisión de nuestra reina de gobernar Parthelon...debió dar la vuelta en cuanto pudo, incluso Aoi debió ir al templo principal asegurarse de que Minerva estuviera tranquila y no como ella que perdía sus fuerzas, que todo a su alrededor se tornaba borroso y confuso al mismo tiempo.

Para caer desmayada en la calle menos transitada de todas, pocos la reconocían como la amazona de leo, sin su armadura y llevando el cabello suelto era imposible que la asociaran como tal, un anciano que al verle caer se aproximó a ella,con su bastón intento mover el cuerpo de la chica sin conseguir reapuesta de la misma,
~demasiado joven como para haber fallecido~fue entonces que levanto el rostro para buscar ayuda de algun hombre joven que pudiera ayudarlos, pero no pasaba nadie que fuese menor que el mismo viejo que permanecia a lado de Aoi. Hasta ver a un muchacho con pintas de vago aparecer en escena ~ Hey tu! El vago que parece fuerte, ayudame con la niña está~ no fue necesario que gritara ya de por si tenía un timbre de voz fuerte y gruñón.



"Amar a alguien significa amar al mundo. Sin embargo, usamos una máscara con miedo...El temor de que no pueda ser amado por lo que soy... El final del amor falso es una despedida inevitable"
Ebony:

avatar
Yuu Aoi
Espía

Espía

Mensajes 424
Dracmas 138
Fecha de inscripción : 13/04/2015
Edad : 28
Localización : Espiando a Byron mientras se baña

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A la deriva

Mensaje por Klauser el Lun Mayo 21 2018, 11:34

Estaba comenzando a sentir una especie de picor en la piel. Era la calidez de ese ambiente, de ese reino. ¿Había sido una buena idea llegar tan lejos? Tuvo que hacer un esfuerzo sobrehumano para evitar perder el control ante tal situación. Por lo que simplemente siguió andando, metió las manos en los bolsillos del atuendo oscuro y mordió la lengua sintiendo el sabor férreo de su propia sangre recorriendo el interior de su boca. No tenía exactamente un rumbo fijo ni límite de tiempo, aunque sabía que no podía quedarse mucho tiempo allí. Debía ver a su rey.

Podía atinar dónde estaban sus hombres en ese momento. Les había asignado tareas a cada uno de ellos, aunque dudaba que la rapidez del encargo fuera eficiente. Reprimió un gruñido interno justo cuando escuchó cerca de aquellas calles por las que caminaba, un bullicio, un pequeño alboroto. ¿Qué le pasaba a esta gente? ¿Todos eran tan animados? Se acercó lo suficiente para darse cuenta que alguien había caído al suelo, ¿un niño? ¿Una niña?

Mh, una mujer –se dio la vuelta sin mayor interés pero sintió en el acto cómo alguien lo tomaba del brazo, casi que arrastrándolo a la escena nuevamente. Sintió un respingo porque alguien más lo tocara de esa forma. ¿Esta gente estaba loca? ¿Qué le pasaba a este reino? Sus cabellos platinados cayeron violentos sobre su rostro serio y sus ojos rojizos se detuvieron en el cuerpo de la joven reposando sobre el pavimento.

~ Hey tu! El vago que parece fuerte, ayúdame con la niña está~

Ah, mira qué bien.

¿Qué les hace pensar que yo...? –pero no pudo siquiera terminar la frase cuando notó que ya eran demasiados los aglomerados en la escena, viéndolo y estudiando cada uno de sus movimientos. Chasqueó la lengua y con nada de esfuerzo tomó a la mujer por la cintura y la dejó caer sobre su hombro. Era como levantar una pluma.

Me las pagarán todos, malditos. Por Odín... Retomó la caminata, aunque esta vez cargando a la mujer sobre su hombro. Era una manera poco delicada de tratar a una joven, pero solo había cargado niños antes y hielo sólido. Así que no pensó y la tomó de la cintura dejándola sobre su hombro como una niña. Todavía no terminaba de entender cómo no tenía ni dos minutos en un lugar y ya estaba en medio de algún problema. Apuró el paso y sólo pudo pensar en llegar a su navío. Una vez dentro del barco, pensó en dejarla en alguno de los camarotes, pero recordó que todo estaba helado. Así que se quedó de pie con ella descansando sobre su hombro.

¿Y ahora qué?

El picor en su cuerpo lo aturdió nuevamente. Debía ser culpa de ese maldito calor. Sí.
avatar
Klauser
Lord Comandante

Lord Comandante

Mensajes 162
Dracmas 158
Fecha de inscripción : 13/05/2018
Localización : siempre en el Norte.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A la deriva

Mensaje por Yuu Aoi el Lun Mayo 21 2018, 18:53

Al cabo de unos minutos el brazo le comenzo a molestar,pero solo una porcion de este y no todo el brazo lo que la confundió al principio, no sentia sus piernas ni el resto de su cuerpo entumesido, nunca le había pasado algo similar pero era una gran ayuda no tener ese dolor el pecho que no la dejo respirar, sus ojos abrieron lentamente pero lo que veia era el piso y las piedritas moviendose...¿porque se movían? Fue entonces que abrió bien los ojos y presto atención a lo que pasaba, muy por atras se habían quedado los pobladores que habian acudido a saciar su curiosidad, un anciano gritó que el médico estaba hacia el otro lado, pero hasta ahi quedo la intención del mismo de ayudar, luego observo con detenimiento la espalda baja del que la llevaba cargando cual bulto. Y que ya no estabamos en las calles del pueblo, sino en algo con piso de madera y aroma a sal ¿donde me trajo?

Su cabello era largo y sus hombros amplios, no parecia hablar mucho solo caminaba por instinto y apenas si paraba a pensar que hacer ~ Disculpa ya puedes bajarme~ apenas si movi los brazos para intentar enderezarme, pero la palma deslizó por la ropa y terminó pegandole en la espalda casi estubo por rozar a donde la espalda perdia el nombre ~ perdona eso...no fue mi intención~ quiza lo mejor era no moverme por mi propia cuenta y esperar me bajara de su hombro, agradecía que el vestido que llevaba fuera largo, porque por la manera tan sutil que me habia ayudado viera sido vergonzoso.




"Amar a alguien significa amar al mundo. Sin embargo, usamos una máscara con miedo...El temor de que no pueda ser amado por lo que soy... El final del amor falso es una despedida inevitable"
Ebony:

avatar
Yuu Aoi
Espía

Espía

Mensajes 424
Dracmas 138
Fecha de inscripción : 13/04/2015
Edad : 28
Localización : Espiando a Byron mientras se baña

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A la deriva

Mensaje por Klauser el Mar Mayo 22 2018, 01:56

¿Qué se supone que debía hacer? ¿Dejarla allí en alguna esquina? Se estaba comenzando a impacientar, simplemente porque no tenía idea de que hacer en ese tipo de casos y los minutos seguían corriendo. Llevarla a uno de sus camarotes quizá no era una idea muy ingeniosa, al menos no para una chica del Este. El frío del Norte envolvía cada pedazo de madera de ese barco. Resopló sonoramente y algunos mechones húmedos fueron a parar en la comisura de sus labios.

Cuando escuchó finalmente la voz fina y delicada proveniente del cuerpo que yacía descansando boca abajo sobre su hombro. Su mirada rojiza atendió rápidamente las palabras, como si le costara entenderla. O, mejor dicho, entender en qué demonios se había metido. Esperaba que alguno de sus hombres, todos cazadores de las montañas del Norte, no estuvieran cerca para ver de ese modo a su capitán. Porque los mataría en el acto.

Notó los esfuerzos en vano de la mujer para recuperar la independencia de su agarre. La debilidad ajena era absurda. Soltó otro resoplido.

¿Ah, sí? No me digas. Apuesto a que no puedes ni mantenerte en pie –murmuró con voz afilada, quizá algo de sorna, pero no por ello dejaba de estar molesto.

Sintió apenas un roce pasajero de la mano femenina caer sobre su espalda y quedar justo frente a sus muslos. Un leve hormigueo recorrió su piel y tuvo que aclarar un poco la garganta. Tomó nuevamente a la mujer por la cintura y la puso en pie, justo frente a él, aunque la diferencia de alturas era considerable, y también de complexiones. No la soltó, porque intuía que caería nuevamente.

Todo está frío en mi barco. No creo que te sea cómodo descansar aquí, niña. En fin, ¿siquiera has comido algo? Estás más pálida que yo –su rostro crispado, con cara de pocos amigos la estaba estudiando con la mirada rojiza y tan cerca que tuvo que inclinarse debido a la diferencia de estaturas. No le dejó espacio siquiera para respirar. Después de todo no sabía comportarse. Era como un animal salvaje intentando hacer algo con sus bruscas manos.
avatar
Klauser
Lord Comandante

Lord Comandante

Mensajes 162
Dracmas 158
Fecha de inscripción : 13/05/2018
Localización : siempre en el Norte.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A la deriva

Mensaje por Yuu Aoi el Mar Mayo 22 2018, 20:30

~y ¿cuanto desea perder en esta apuesta?~ Cuestionó absurdamente ,porque sabía que se equivocaba al respecto de su propia condicion para  mantenerse o no de pié, no lo sabrían hasta probar que uno de los dos se equivocaba y tan pronto como la bajara podrian averiguar quien de los dos era el que tenía la razón, curiosamente el chico la cargaba sin dificultad alguna, se veia rudo pero el agarre en su cintura hablaba de alguien cuidadoso. ~tranquilo no me voy a romper~ observo las manos del chico aun rodeando su cintura,por lo que las apartó para probar que podía mantenerse en pie, ya no se sentía mareada e intentaba no caminar aun hasta sentir completamente su piernas.

No habia notado la temperatura que decía el poseía su embarcación, pero si le resulto curioso ver lo que parecia una capa de hielo ligera cubrir la superficie, sin duda alguna esta era muy unica en su clase y muy poco probable que perteneciera ala región, en cuanto su rostro volvió a mirar al frente se encontro con los del chico encima suyo ~ no recuerdo si comí algo, pero este siempre a sido mi color~ miro atenta aquellas orbes escarlata que tenía de frente, eran tan brillantes, que no podía dejar de verlas. ~ tan rojas como la sangre..me gustan~ sonrió ampliamente sin retroceder,ante si innovación a su espacio personal. Era extraño que alguien hiciera algo asi, pero no le incomodaba ~ No eres de esta región, verdad~



"Amar a alguien significa amar al mundo. Sin embargo, usamos una máscara con miedo...El temor de que no pueda ser amado por lo que soy... El final del amor falso es una despedida inevitable"
Ebony:

avatar
Yuu Aoi
Espía

Espía

Mensajes 424
Dracmas 138
Fecha de inscripción : 13/04/2015
Edad : 28
Localización : Espiando a Byron mientras se baña

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A la deriva

Mensaje por Klauser el Dom Mayo 27 2018, 02:27

Ajá, claro... te ves muy bien –su tono de voz era tan afilado como el filo rojizo de sus orbes. La estaba escudriñando de pies a cabeza a la vez que daba uno que otro paso con cierta torpeza por su estado ligeramente débil o, al menos, así lo percibía. –Mira, niña. Sí estás pálida. Así seas tan blanca como la nieve, yo no tengo tiempo para estas cosas, además... –ya había empezado a impacientarse y sus cabellos blancos, platinados, se habían alborotado, cayendo algunos mechones sobre su rostro, además de estar gesticulando con las manos.

¿Acaso había mencionado que el color de sus ojos eran de su agrado? Tuvo que hacer uso de su memoria a corto plazo para tratar nuevamente de imaginarse esas palabras dichas por ella; pero descartó todo y se dio la vuelta, comenzando a dar zancadas por todo babor, recogiendo algunas herramientas del piso o simplemente buscando algo que hacer con las manos.

Pues eres la primera en gustarle algo de mí –murmuró sombrío, sin querer verla y actuando de un modo infantil. Aún así, aquella reacción no duró mucho porque, a lo lejos, comenzó a sentir las presencias de algunos de sus navegantes. Se estaban acercando al barco, seguramente en espera de encontrar a su capitán. Por lo que se dio la vuelta rápidamente y tomó a la chica de la mano, caminando con trote brusco hasta el interior del Kraken.

El navío helado por dentro era un tanto diferente a babor. No encontrarías trozos de hielo o esquinas blancas, sino un ambiente un tanto lúgubre y con tonos azulados, oscuros. Cada detalle era en honor al Norte, sobre todo por la simulación de nieve que caía. En el interior del Kraken siempre estaba nevando, al igual que el humor de su capitán.

Te dije que este barco no era muy cómodo para alguien del Este –soltó con cierta pesadez. Dejó la mano de la chica libre de su fuerte agarre, a la vez que la miraba de reojo con cierta sonrisa maliciosa, mostrando los colmillos blancos y punzantes. –Tienes buen ojo para los forasteros. Vengo del Norte.

Y una sonrisa ahora completa, sádica y juguetona se dibujó sus labios. – Soy Klauser, pirata. Y ahora estás dentro del Kraken, mi navío –se posó frente a la joven de cabellos claros y extendió los brazos dando inicio a lo que podría ser un destino truncado para ambos. Un juego que estaba por comenzar.

→Pulsa para ver el interior del barco




I never asked for power.
Power is only given to those who are prepared
to lower themselves to pick it up.

avatar
Klauser
Lord Comandante

Lord Comandante

Mensajes 162
Dracmas 158
Fecha de inscripción : 13/05/2018
Localización : siempre en el Norte.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A la deriva

Mensaje por Yuu Aoi el Dom Mayo 27 2018, 15:29

* Yo no soy una niña...me llamo Yuu* le siguio con la mirada,mientras daba vueltas al rededor, buscando algo o solo era la necesidad de tener algo entre sus manos, no lo sabia pero tampoco era como si me interesará, su embarcación era la que se habia vuelto interesante.

Daba pequeños pasos y me tentaba a tocar los bloques de hielo que adornaban el barco, antes de siquiera rozarle era arrastrada a gran velocidad por el chico, hacia el interior de lo que llamo "el Kraken" no sin antes hacer incapie en las curiosidades del navio y su propia persona, era hermoso lo viera por donde lo viera ~ Imponente como el mismo mosntruo~ extendio su mano en un intento por atrapar la nieve que caía, se veia real y se sentia bastante real ~ Gente tan curiosa hay en el Norte, supongo esto no es nada comparado al frío de su region~ mis ojos brillaban, y mi corazón nuevamente sentía que saldria de mi pecho con sus acelerados latidos, estaba felíz y emocionada con la nieve. ~ no había visto nevar.. gracias~ corrio hacia Klauser para saltar a abrazarlo aunque pareceria el era grande como un oso polar lo mas seguro era que yo pareceria  un pequeño koala, abrazandole con tanta fuerza que si seguía apretandole asi le fracturaria las costillas..solo no podia controlar esta emoción ~ Gracias, Gracias,Gracias Klaus... desbordada felicidad en ese momento, pero en su interior aun existia tristeza que le mantenia fuerte,una fuerza bastante impredecible e inusual para una pequeña niña como la llamaba el peliplata.



"Amar a alguien significa amar al mundo. Sin embargo, usamos una máscara con miedo...El temor de que no pueda ser amado por lo que soy... El final del amor falso es una despedida inevitable"
Ebony:

avatar
Yuu Aoi
Espía

Espía

Mensajes 424
Dracmas 138
Fecha de inscripción : 13/04/2015
Edad : 28
Localización : Espiando a Byron mientras se baña

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A la deriva

Mensaje por Klauser el Sáb Jun 02 2018, 14:19

El interior del Kraken se parecía en cierta medida a su capitán. Cuando estaba tranquilo, una tenue nevada empezaba a caer por todos los pasillos y rincones de su navío. Claro que eso no era problema para alguien proveniente del Norte, pero quizá a esa niña podría traerle inconvenientes. Aclaró la garganta y se encaminó hasta una de las rendijas de madera cercanas a una entrada lateral a través de la cual estaba espiando a los hombres en el exterior, pero parecía que se habían marchado por no dar con su señor. Bien, justo como había esperado.

Luego de comprobar que el problema se había resuelto hasta los momentos, atendió las palabras de la pequeña. Mostró una sonrisa torcida recordando el frío de su reino. El tan... temido frío del Norte.

Esto es solo una pequeña muestra. Cuando el frío llega al Norte... no todos están hechos para lidiar con algo así, niñita –murmuró pensativo, fijando sus ojos rojizos en las paredes, murales y pilares que adornaban el interior de su navío. Respiraba con aire distraído, cuando sintió que se avecinaba un cuerpo mucho más pequeño que el suyo, pero que amenazaba con invadir su espacio. Sus orbes rojos como la sangre se agrandaron y sus brazos quedaron abiertos, estáticos ante aquel abrazo de... no, de oso no. Él era el oso. Aquello más bien se sentía como un koala encaramándose en su torso.

Tosió al sentir el fuerte agarre y seguía estático sin saber qué hacer con las manos y ese cuerpo encima del suyo. Enarcó una ceja ante la confesión y soltó una carcajada sonora e infantil.

Yo no te estaba haciendo un obsequio... pensaba más bien en molestarte –bromeó, pero en el fondo se sintió a gusto con ese resultado. Dejó caer finalmente ambos brazos a sus costados, solo que uno fue a tomar la cintura de la niña para evitar que se cayera otra vez. Era una imagen si se quiere... ¿paternal? ¿de hermandad? ¿o algó más encendía al imponente hombre? –Supongo que la nieve es especial para aquellos que no viven bajo esta diariamente... ya forma parte de mí... –anunció con voz ronca y divertida. Se estaba divirtiendo, porque de algún modo no se había desviado del todo en conocer al Este y su gente. ¿Quién era ella realmente?

Hey, hey... yo no te di permiso de llamarme así. Te dije que me llamaba Klauser, niña. Si te tomas libertades, me las voy a tomar yo y dudo que quieras eso de mí.

"Yo no, yo no, yo no" se ponía como un niño iracundo cuando comenzaba a negar las cosas de esa forma. Resopló y mientras sostenía a la chica, con el otro brazo se despojó de su enorme abrigo de oso polar y la envolvió con el mismo. De ese modo se evitaría cualquier resfriado o reacción al frío. Ya se había metido en un problema, no quería otro.

Mi Kraken tiene vida propia... como el monstruo. Si andas sola por ahí, te pierdes. Si te pierdes, te come. Entonces... ¿me dirás quién eres? ¿No creerás que esto se quedará en un encuentro fortuito, cierto?

A medida que hablaba ya había comenzado a andar por el interior del barco con ella en el brazo. Sumergiéndose más y más en las profundidades del mismo. Todo era imponente y azulado, macabro en algún sentido, lleno de cuadros, objetos valiosos en cada esquina, mientras la fina nevada seguía a pesar de haber menguado un tanto el frío gracias a su habilidad de control.




I never asked for power.
Power is only given to those who are prepared
to lower themselves to pick it up.

avatar
Klauser
Lord Comandante

Lord Comandante

Mensajes 162
Dracmas 158
Fecha de inscripción : 13/05/2018
Localización : siempre en el Norte.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A la deriva

Mensaje por Yuu Aoi el Dom Jun 10 2018, 05:14

~en ese caso gracias por molestarme~ no podía borrar esa sonrisa de su rostro, siempre quiso ver nevar, tener esa sensación de frío en la palma de las manos pero la sulud de Jenell jamás les permitió explorar esa región, conocer sobre su clima o probar sus bebidas,era uno de sus tantos anhelos que se vieron inconclusos una vez que el falleció.

Por si sola no había sido capaz de ir mas allá, sus brazos dieron un poco mas de sultura al cuerpo de mayor y cuando estaba por soltarlo él correspondió al abrazo con calidez, se sentía muy bien poder abrazar a alguien de esa manera sentirse aprobado de la misma manera...quiza todos esos años aferrada a lo negativo comenzaron hacer estragos en su persona, pero también le habían mantenido con vida y fuerza

Soltó una risita traviesa al eschchar sus amenazas, no comprendía que tenía de malo haberle restado unas cuantas letras a su nombre a mi siempre me llamaban por el apellido e ignoraban mi nombre que no comprendía la verdad que le molestaba ~pero si ya te tomaste la libertad de llamarme niña, cuando tus manos ya me tocaron el cuerpo asi que puedo llamarte como yo quiera ~ inflo un poco sus mejillas de forma infantil para soltarlo y quiza retroceder un paso, dos o cinco.Aún asi la nieve se acentuó mas por suerte Klauser se despojaba de su enorme abrigo y me cubria de aquellos cambios a la niña. ~ esta bien Klauser señor~ terminó de envolverse a si misma en el enorme abrigo en el que nadaba de lo grande que le quedaba de lago, más que abrigo en ella parecía un vestido enorme y bastante acogedor ~ es cierto donde quedaron mis modales señor Klauser, Yo soy Yuu Aoi caballero dorado de Leo al servicio de la reina Athena~ dijo casi en tono serio, pero era imposible borrar de su rostro aquella sonrisa,además no le daba eso de andar diciendo que era caballero o si ese rango era importante, sólo era un titulo y ya,no era mejor o mas especial, solo la definía como alguien que sabía pelear y lo haría de ser necesario.

Afianse de nuevo mi mano en su brazo al escuchar que su barco estaba vivo,
No quería perderse asi que era mejor idea recorrele a lado de él ~¿Y tu me comeras?~ soltó denuevo otra risilla traviesa antes de quedar atrapada mirando los cuadros y demas detalles arquitectónicos del navío, cada pieza de arte o el profundo azul de su camino. ~ entre mas conozco al Kraken más me gusta~



"Amar a alguien significa amar al mundo. Sin embargo, usamos una máscara con miedo...El temor de que no pueda ser amado por lo que soy... El final del amor falso es una despedida inevitable"
Ebony:

avatar
Yuu Aoi
Espía

Espía

Mensajes 424
Dracmas 138
Fecha de inscripción : 13/04/2015
Edad : 28
Localización : Espiando a Byron mientras se baña

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A la deriva

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.