AIDAN
WebMaster
|| MP ||

MINERVA
Admin
|| MP ||

ETHAN
Admin
|| MP ||

BRAVERY
Eventos y Tiendas
|| MP ||

TYR//KLAUSER
Rol Master/NPC
|| MP ||
Últimos temas
» Directo al Oeste sin vaqueros
Hoy a las 3:00 por Len Daishi

» Demonio
Ayer a las 22:57 por Cosmos

» Peticion de Rangos
Ayer a las 15:17 por Yuu Aoi

» The snow dancing
Ayer a las 11:43 por Cerrid

» Insanity
Ayer a las 4:20 por Auriel

» Celefaïs
Ayer a las 3:05 por Auriel

» El gato busca rol~
Ayer a las 1:29 por Len Daishi

» (BIS1) Decisiones y Consecuencias
Ayer a las 0:49 por Cosmos

» (BIS2) Decisiones y Consecuencias
Miér 17 Oct 2018 - 0:48 por Arikel

» 1/4 de ausencia. (?
Mar 16 Oct 2018 - 21:39 por Gray


ReglasHistoriaFicha BaseCronologíaInventarioMercadoMapaBúsquedas de Rol


Licencia de Creative Commons
Eternal Spirit by DelthaV is licensed under a Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 Argentina License







En la prisión

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

En la prisión

Mensaje por Byron Tempest el Jue 17 Mayo 2018 - 0:21

Las pisadas de Byron resonaban entre los muros viejos y húmedos de la mazmorra, eran rápidas y pesadas como si estuviera molesto por algo, no había pasado mucho tiempo desde que lo vendaron a el y a la diosa guerrera ladrona, el daño era suficiente para no poder llevar su armadura de la guardia unos días, después de todo la maldita le había arrancado un buen pedazo de hombro, piel, musculo y tendones de un solo bocado justo antes de atravesar su abdomen con un carámbano, necesitaba más entrenamiento y eso lo molestaba, ahora redoblaría sus horas bajando las de sueño ya que no quitaría las de trabajo.

Llegó hasta la parte de la mazmorra donde había encerrado a Gray, se decía que ese lugar estaba algunos cientos de metros bajo tierra justo en el territorio de Athena donde los cosmos ajenos se debilitaban, también se creía que  la cárcel estaba en línea recta bajo el templo de libra y que algún efecto conservado desde la era del mito había logrado que los capturados aun pudiendo moverse a la velocidad de la luz o de destruir montañas con un gesto no pudieran escapar del sitio, sea como fuera la razón, era una excelente forma de castigar a los usuarios del cosmos.

Se frenó justo donde la parte aludida comenzaba, estaba cuidada por tres hombres de la guardia mientras que adentro cada 5 metros había otro, era mucho personal pero eran pocas las veces que debían tomar tal formación ya que no muchas veces había alguien encerrado ahí; Con un saludo militar se apartaron de su camino, se frenó por un momento y miró a uno de los guardias
-Ve de inmediato a buscar a Aleister el santo de Ofiuco, dile que necesitamos que trate heridas pesadas de dos personas- El guardia hizo un saludo militar mas y salió corriendo para avisar al santo indicado.

Continuó avanzando hasta llegar a una de las ultimas celdas, ahí es donde había dejado a Gray para que pensara en sus fechorías y se arrepintiera, si es que eso pasaba, ya había dejado muy en claro que aun con la golpiza que se había llevado no había abandonado esa molesta sonrisa de auto satisfacción.  Se colocó frente a las rejas y trató de verla desde ahí, tomando una de las antorchas para iluminar mejor.
-Veo que sigues viva, tienes mucha suerte- su tono parece realmente sorprendido de que ella siga respirando, aun cuando fue el quien se aseguró que así fuera –Ahora podrás decirme ¿por qué viniste aquí? ¿Es que quieres empezar una guerra entre nuestras naciones?




Time to fight:
avatar
Byron Tempest
Lord Comandante

Lord Comandante

Mensajes 167
Dracmas 70
Fecha de inscripción : 16/03/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En la prisión

Mensaje por Gray el Jue 17 Mayo 2018 - 17:28

Le dolía todo, hasta partes que no sabía que tenía... La verdad es que ya estaba muy acostumbrada al dolor desde que tenía memoria así que el estado en el que se encontraba era simplemente una transición más. Aunque en ésta ocasión había terminado diferente... En un calabozo. Era bien sabido, al menos por sus compatriotas del norte, que Gray odiaba particularmente estar encerrada, aunque no tanto como estar inmovilizada. Así que, aprovechó que estaba muy muy golpeada para no ponerse a revolcar, a gritar y a morder los barrotes hasta tirarse algún par de dientes.

- Ughn... - Se retorció en el camastro que había en la celda, además de un único baño en un rinconcito semi escondido. Parecía estar bajo tierra o al menos en medio de una estructura grande porque no veía ventanas ahí ni en el pasillo ni en ninguna otra celda. La verdad no se acordaba de cómo había llegado ahí ya que había perdido la conciencia en el camino. Además, había sido vendada pero no curada.

Echó la cabeza hacía atrás para ver a los guardias... Como estaba acostada solo veía uno que de vez en cuando la miraba. Ahora sí estaba en un problema y de no ser porque podría meter en problemas a Aidan (sin saber que él mismo podía hacerlo mejor)  ya estaría tratando de sacarle los ojos a todos... Debía comportarse y tratar de salir del problema como alguien decente pero... ¿Cómo se comportaba alguien así? No tenía idea. Se quitó la diadema de cuernitos y se sentó en la cama, tomándose los moretones y cortes del cuerpo... Ni siquiera su ropa había salido sana y salva.

De pronto escuchó voces. Si tuviera orejas las hubiera parado pero solo se puso muy derecha... Olisqueó el aire... Sangre y ese olor peculiar que ya comenzaba a reconocer. El peli azulado Lord Comandante. Esperó a que se acercase, también herido, después de dar unas ordenes para sonreír ampliamente, enseñando sus colmillos... No lo hacía para joder, era su reacción natural a todo. El fuego de la antorcha le hizo entre cerrar los ojos, levantándose algo tambaleante.

- ¿Te sorprende que siga viva? ¿Entonces te sorprende tu mal trabajo tratando de matarme? - Preguntó acercándose a la reja, recargando el hombro derecho sobre ésta de forma estrepitosa, casi dejándose caer. Sus ojos verdosos, que a veces cambiaban a azul por la iluminación le miraron fijamente aunque de perfil. - Ya te dije... Vine buscando a mi rey... Mi nombre es Gray. ¿Me dijiste el tuyo? Sólo sé que eres el Lord Comandante... - Se relamió y se acercó más al espacio entre los barrotes, queriendo sacar la nariz por ahí. - Acércate un poco más... Quiero olisquearte... -Sacó la mano repentinamente y le jaló de sus ropas, tomando con fuerza el cuello de la camisa, haciendo que se estrellara en las rejas. Pero no le hizo nada más allá de enterrar la punta de su nariz en la mejilla de él y luego darle una buena lamida.




I’m out of my head
Of my heart and my mind
'Cause you can run but you can’t hide
I’m gonna make you mine




Spoiler:
El amor es un sentimiento extraño
No lo conozco... Y tampoco lo anhelo.
¿Pero qué es entonces ese calor en mi pecho?
avatar
Gray
Cazador

Cazador

Mensajes 211
Dracmas 388
Fecha de inscripción : 30/03/2015
Edad : 31
Localización : Asgard

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En la prisión

Mensaje por Aleister Crowley el Jue 17 Mayo 2018 - 21:12

La brisa soplo más fresca que de costumbre en el jardín aledaño al observatorio donde pasaba las noches, estaba leyendo un libro tirado en el césped, los cosmos no lo alteraron, de seguro libra se estaría divirtiendo con alguien que había encontrado por allí donde descargar su encantador temperamento, movía los pies recordando una melodía que Asclepio había tarareado para mi aquella noche, estaba tranquilo, rara vez algo lograba perturbarme pero muchas de las cosas que pasaban eran predecibles o incluso imperceptibles, no valiendo la pena alertarse por esas pequeñeces.

El primer copo callo sobre mi nariz, a continuación una nevada nunca antes vista, al parecer el invitado de Mine tenía algo que ver o era el… invitado del lord comandante acaso, comencé a tener más frio que de costumbre y me basto asomarme por el borde de las colinas que serpenteaban el castillo y tenían el resto de los templos. Las risas se podían escuchar por un lado, pero no paso mucho para que dos explosiones en el centro se hicieran presentes, tal vez si debía alertarme un poco ahora no?

Si, si debería, porque una pequeña estrella hizo brillar su luz y eso llamo mi atención más que cualquier cosa, conocía ese peculiar brillo, así que tire el libro a un lado para correr hacia la salida, solo que esta se vio interrumpida por un guardia agitado, todo despeinado y bastante alterado.

- El… el lord comandante… lo necesita urgentemente en las celdas de cosmos… señor…

Mi rostro no demostró enfado sino una gran sonrisa, le di una palmada en el hombro para que descansara, cerré los ojos unos segundos, iba a tener que ignorar por el momento al médico, estaba seguro que podía encargarse de la otra explosión de cosmos, si el Lord Comandante me necesitaba con urgencia entonces debía ser urgente, así que suspire y deje que todas mis preocupaciones se fueran con la brisa.

- Tranquilo chico, voy en camino

No dije más nada y me encamine a las cárceles, hacia cuanto tiempo no pisaba aquel lugar, la última vez tendría apenas unos quince años y había sido para ayudar a velar por un preso porque ya no se había podido hacer más por él, esperaba que esta no fuese una situación similar, aunque al encontrarme por fin en el lugar y ver la sangre en el piso me imagine que podía ser tal vez un poquitito igual.

- Tu rey necesita que te calmes y creo que él también tendrá que calmarse… - le sonreí a Bayron para calmar una posible erupción de ira por las palabras de la chica, la cual por sus heridas y porque estaba tras las rejas era la causante de los daños del caballero de libra, lo que me hizo sonreír ampliamente – la pasaron bien?  - dije mientras sonreía y tomaba la muñeca de ella con cuidado y tranquilidad mirándola para que optara por dejar ir las ganas que parecía tener por pelear con de Bayron, mi cosmos se concentró en su cuerpo adormeciéndolo para calmarla, como si fuera un anestésico potente, primero iba a cuidar de Bayron.

- Quieren contarme que paso mientras los ayudo? Oh y tienes que quitarte todo – le dije señalando todo lo que tuviese de la cintura para arriba, podía caminar así que inferí que sus piernas estaban bien, pero se inclinaba levemente hacia un costado y no me gustaba como se oía su respiración así que empezaría por ahí, esperando que no fuese nada grave.






Spoiler:

avatar
Aleister Crowley
Recolector

Recolector

Mensajes 171
Dracmas 495
Fecha de inscripción : 29/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En la prisión

Mensaje por Byron Tempest el Sáb 19 Mayo 2018 - 1:30

Un pequeño y casi imperceptible tic apareció en su ojo cuando escuchó hablar a la mujer que decía su trabajo había sido malo ¿Acaso no notó la maestría con la que fue capturada? -Lamento decirte que estas en las condiciones en las que planeé que estarías desde que robaste esa bolsa de dinero, no has hecho nada fuera de mis expectativa- La observó estrellar su cuerpo contra las rejas, al instante sus músculos se tensaron aun que no cambió de posición a una defensiva, ya le había arrancado el hombro de una mordida en un descuido, no volvería a ser así.

Vio sus ojos verdes profundo mirarlo, parecía adolorida por como su cuerpo se movía pero también parecía no importarle demasiado
-¿No ves que tus acciones representan a tu rey a tu reino? ¿Que clase de gobernante puedes esperar a conocer si su vanguardia es alguien como tu? y si, soy el Lord comandante de este reino, Byron Tempest- La chica trató de olisquearlo y aun que era singular la acción no lo sorprendía del todo, el acostumbraba hacer lo mismo para cazar a sus presas, el sabueso de la justicia lo habían llamado en algún momento; Súbitamente el movimiento que esperaba sucedió, ella tomó su camisa y lo hizo estrellarse contra los barrotes para ella poder acercar su rostro al cuerpo de Byron, sin embargo este último movimiento no llegó a realizarse, la cabeza de la chica no pudo avanzar ni un centímetro mas.

Byron la sostenía fuertemente de la melena agarrada en su totalidad y muy cerca de la nuca para tener total control de sus movimiento, el brazo del comandante había saltado hacia la espalda de Gray en cuanto empezó a moverse, ahí como la tenía movió lentamente la muñeca haciendo que la chica volteara a verlo a los ojos, su rostro separado por muy poco espacio de los barrotes lucía serio e impasible
-¿No aprendiste nada? no importa que tan rápida o fuerte seas, siempre estarás a mi merced- Fue entonces cuando le regaló una sonrisa sardónica, como una especie de reto pero al mismo tiempo una seguridad de que ahora estaba bajo su control.

Aun la sostenía de esa forma tan altanera, donde ella tenía que mirar hacia arriba para poder ver sus ojos, su sonrisa se esfumó tan pronto como llegó, con un movimiento mas comenzó a controlar su cuerpo menudo como si de su títere se tratara.  Una voz repentina hizo que los ojos de Byron rompieran la conexión con los de ella y con un parpadeo lento sus pupilas cambiaron de dirección para ver a quien se dirigía a él -No es por pasarla bien, es por cumplir con mi deber- dijo a Aleister el cual había respondido a su petición mas rápido de lo que había esperado.

En cuanto Ofiuco retiró la mano de la chica él liberó su cabello para alejarse un par de pasos de los barrotes, dejando que el cosmos del curandero se encargaran de ella
-No fue mucho lo que sucedió- Dijo mientras se retiraba la camisa dejando ver su cuerpo esculpido en músculos alargados y ágiles, también unos vendados burdos pero bien apretados, se veía una gran mancha en su abdomen donde debía estar parte de su hígado y otra en el hombro, su brazo colgaba suavemente, al parecer los tendones que lo movían ya no estaban -Ella asaltó a un ciudadano, la traté de capturar y me atacó, tuve que defenderme- Las heridas contaban una historia mucho mas interesante de lo que el lo hacía sonar.

-Aun así creo que deberías comenzar con ella, parece mucho peor- Se hizo a un lado para dejar la entrada a la celda libre por si el le hacía caso, aun así no pelearía mucho cual fuera el orden que eligiera -Gracias por venir tan pronto.-




Time to fight:
avatar
Byron Tempest
Lord Comandante

Lord Comandante

Mensajes 167
Dracmas 70
Fecha de inscripción : 16/03/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En la prisión

Mensaje por Gray el Dom 20 Mayo 2018 - 19:21

Infló las mejillas aguantándose la risa cuando le vio ese pequeño pero notorio tic, ya que estaba muy cerca de él. Parecía que era una persona muy iracunda escondido detrás de una piel de caballero recto y justo. Si hubiera nacido en el norte sería un berseker loco probablemente... - Jajajajaja eres muy enojón ¿Verdad? ¿Sueles planearlo todo y si no sale como lo planeas explotas? - Por lo poco que pudo olisquear a través de los barrotes percibió obviamente un olor a sangre pero también a madera y a... ¿Comida? No parecía alguien de interiores.

- Hueles rico... Me das hambre - Dijo ignorando totalmente lo relacionado con la vanguardia y el rey. Ella ya sabía que discutir con personas como él era como tratar de disuadir a un árbol que se quitara del medio. Aún así se grabó su nombre. "Byron". Sin embargo, no llegó a probarlo con la lengua ya que le tomó de los cabellos y la hizo detenerse ahí donde estaba. - Grrrr. - Gruñó por la sorpresa, cerrando un ojo pero mirándole con el otro por el dolor. Lo que dijo e hizo la tomó por sorpresa, sonrojándose notoriamente. - ¿Bajo tu merced...? Creo que estás cantando victoria demasiado rápido. No soy alguien que puedas domar tan fácilmente... Especialmente porque me dejé traer para no causar más problemas entre nuestros reinos.

Y era verdad hasta cierto punto. Había decidido ya no pelear como gato boca arriba cuando se la llevaron y ahora mismo no saltaba como animal demente por toda la jaula... Le disgustaba enormemente estar encerrada pero la actitud del Lord Comandante era una sorpresa que hasta el momento disfrutaba. Le caía bien y parecía interesante. Un verdadero reto, alguien con quien le gustaría jugar aunque por ahora era él el que se estaba dando gusto moviéndola de un lado a otro. Gruñó una vez más por el dolor en el cabello pero su mirada no era de subversión sino de gusto a pesar de las quejas de dolor.

Los dos fueron separados por la llegada de alguien más a quien escuchó de fondo mientras hablaba con el caballero de Libra. Le miró y olisqueó el aire, esperando que le llegase algo de información del nuevo... Medicina, pastelillos... ¿Chocolate? Estornudó con fuerza para todos lados, manchando a Byron de baba, por la picazón en la nariz por la diferencia de olores. Al parecer se conocían... - ¿Mi rey? ¿Dónde está? Si lo sabes, dímelo. - ¿Qué quería decir con eso de que él también se debía calmar? Pero entonces notó que el tacto del nuevo le afectaba de una forma.. que...

PAF

Azotó en el piso de la celda en la que estaba. No estaba dormida, ya que la había sedado solamente, pero definitivamente no estaba ya en condiciones de mantenerse en pie o moverse libremente. Le costaba trabajo mantener los ojos abiertos y quería dormirse pero no podía, tenía que quedarse alerta por lo que hicieran o dijeran. - E ioa... e aago ai... oo uaa oeas... osss - Algo dijo pero le costaba trabajo hablar. Mejor dejó de intentar y se dejó llevar por los lobitos que veía danzando en la celda. - Jejejejejejejejejejeje lobitos.

Si Aleister se iba a dedicar a sanarla a ella encontraría una serie de heridas provocadas por la pelea actual. Cortes profundos hechos por las armas de Libra pero también golpes contundentes en la mejilla o el pecho. Sin embargo, también tenía heridas viejas muy mal tratadas como una mordida en el hombro e incluso cientos de cicatrices bastante viejas por todo el cuerpo. Brazos, piernas, tronco. No había lugar donde no tuviera algo que mostrata agresión.




I’m out of my head
Of my heart and my mind
'Cause you can run but you can’t hide
I’m gonna make you mine




Spoiler:
El amor es un sentimiento extraño
No lo conozco... Y tampoco lo anhelo.
¿Pero qué es entonces ese calor en mi pecho?
avatar
Gray
Cazador

Cazador

Mensajes 211
Dracmas 388
Fecha de inscripción : 30/03/2015
Edad : 31
Localización : Asgard

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En la prisión

Mensaje por Aleister Crowley el Lun 28 Mayo 2018 - 11:35

No había sido mucho lo que sucedió? Hubiese soltado una risa de no ser porque sabía lo iracundo que era el santo de libra, pero estaba bien, supuse que quería minimizar los hechos frente a la chica para que no diera la impresión que fue algo de mucha importancia, o tal vez no quería demostrar la paliza que le habían dado, pero la verdad era que desde los templos el show que habían montado ambos grupos había podido verse y sentirse con claridad para los que sentíamos los signos de cosmos en el aire. Negué con la cabeza levantando mi mano – no es nada, haz interrumpido mi hora de lectura de novelas románticas pero te lo cobrare luego – dije sonriendo, todos teníamos el mismo propósito pero todos éramos tan distintos.

Por mi lado rara vez me tomaba algo como grave, porque la realidad era que nada me parecía lo suficientemente complejo como para hacerme preocupar, ni siquiera el que el rey del norte se estuviese manifestando de esa forma, era como si en el fondo supiese como fuesen a terminar las historias, a veces era aburrido pero no por ese motivo me tomaba enserio las cosas, lo hacía, pero muy a mi manera – no la curare primero para dejarla a punto para que me coma un pedazo de carne como a ti, primero te curo a ti y si me ataca me defiendes, mínimo por haber venido hasta aquí – aunque estuviese anestesiada como todo animalito, los movimientos reflejos a veces podían ser igual de peligrosos que los calculados para cazar.

- Fue un robo muy grande a algún puesto de pan? – le dije mientras pasaba la mirada de la chica a Byron parándome frente a él – deberías controlar mejor toda esa… fuerza que contienes dentro – mis dedos recorrían la piel del santo de libra con calma, cuando sentía un punto crítico mi cosmos se quedaba impregnado en esa zona específica – puede que te duela un poco Byron pero seguro lo aguantas - en realidad era al revés, el daño que tenía a un lado no era una herida simple, tampoco lo era la del hombro, demasiado tejidos que reconstruir.

Pequeñas “estrellitas” se manifestaban alrededor del cuerpo de Byron, mientras se movían dibujaban lo que parecían ser redes o dibujos, las esferas de luz se movían, giraban y se metían en el cuerpo del herido, curando y reconstruyendo el daño, procurando que nada quedara sin “repara”. Mis ojos estaban perdidos en los de libra, como si no estuviese realmente allí, estaba concentrado guiando a las estrellas para curarlo, pero al final estas absorbían más daño del que podían “aguantar” y terminaba siendo yo el canal, pero al final no quedaba ningún rasguño y el brillo de mi mirada regreso al igual que mi sonrisa – bonito cuerpo, deberías ser más cuidadoso la próxima vez… sobre todo por un robo – le di una palmada en el hombro reconstruido y abrí la celda para entrar a ver a la chica.

- Como se llama? – la pregunta fue más para Byron que para ella, siendo que esta no estaba del todo consiente, podía ser igual de fuerte que el santo de libra, pero la composición de los cuerpos era distinto, ella era mucho más pequeña y “delicada” físicamente, por lo que si  estaba en un estado eufórico su sangre bombearía más veloz y se desangraría más rápido – tu rey… - no le había respondido ni bien pregunto porque primero ante todo estaba mi compañero – tu rey está haciendo el mismo despliegue de cosmos helado que el tuyo querida, espero no tener que atenderlo en un rato a él también… todos en el norte son así de impulsivos? – murmure mientras procedía con ella de la misma forma que lo hacía con Byron – si hubieses prestado más atención habrías notado que estaban más cerca de lo que creían – aparte un mechón de pelo de su rostro para verla mejor mientras mi cosmos hacia lo suyo, volviendo a absorber parte de su daño en mí.

No estaba preocupado por la situación realmente, sabía que su rey había estado de visitas con Minerva, por lo que no entendía con claridad porque de repente se había vuelto inestable, lo único que me tenía un poco inquieto era que Asclepio estuviese en el lugar, realmente era al último al que querría tratar esa tarde de ser posible – lo único es que tu contraparte femenina esta con el otro grupo… - mire de reojos a Byron, cuando me refería a Capricornio y a su mismo temperamento incontrolable – deberían ir con alguien que los ayude a controlar su ira enserio… tal vez leer más novelas románticas los ayude – volví a negar con la cabeza mientras terminaba con la pelirosa. - que piensas hacer con la gente que vio todo esto Byron? - ahora que lo pensaba, como iban a ocuparse de todo este lío que habían armado, la gente no sabia o estaba acostumbrada a ver ese tipo de "magia", no era bueno que el pueblo nos temiera, no después de la muerte de Zeus, con tantos rumores, no seria lo mejor que viera a Minerva como alguien que tenia a su lado gente extraña que iba en contra de "Dios", la credibilidad del Lord Comandante también estaría en juego si la gente comenzaba a hablar, yo odiaba ocultarme, tanto como odiaba a los fanáticos, pero no podíamos exponernos de esa forma en nuestras propias calles tampoco.

Declaro que ambos usuarios quedan sanados de la pelea que llevaron a cabo en este tema






Spoiler:

avatar
Aleister Crowley
Recolector

Recolector

Mensajes 171
Dracmas 495
Fecha de inscripción : 29/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En la prisión

Mensaje por Byron Tempest el Vie 1 Jun 2018 - 12:24

-Te equivocas, planear las cosas no es lo que acostumbro, en el combate y en la vida los eventos inesperados son muy normales, por eso debes estar preparado para todo en vez de planearlo todo- Ya habiendo dejado su cabello escuchó sus reclamos y excusas a las que respondió con un "hmp" y las desechó con un movimiento horizontal de la mano, como si evitara un ataque enemigo aun que no con la misma vehemencia, sabía que si el combate hubiera continuado ella no estaría teniendo esta conversación o ninguna otra.

En cuanto escuchó que el rey del norte estaba también causando problemas sus cejas intentaron juntarse en medio de su frente apareciendo una singular arruga en ese lugar, parece que acostumbra bastante ese gesto.  Así que por eso tenía una vanguardia tan singular, posiblemente lo que Ofiuco decía era cierto y todos en el norte estaban locos, tendría que mantenerse alerta cuando escuchara de ellos de ahora en adelante.

Ignoró completamente eso de que le cobraría la ayuda Ofiuco, aun que asintió con la cabeza cuando le dijo la razón para curarlo primero, aun dentro de la prisión podría ser peligrosa si se ponía a morder a los que se le acercaran
-No te preocupes, yo la mantendré contenida, así que concentrate en tus habilidades con confianza- Su cabeza se movió negativamente mientras lo seguía escuchando, parecía un reproche por quedar así por un crimen menor y sin duda todo hubiera estado bien si la dejaba ir con algunas monedas.

Observó como la pequeñas luces iban quedándose en sus heridas mientras las manos de Ofiuco recorrían su cuerpo, el alivio fue instantáneo aun cuando él le había dicho que dolería, respiró profundamente mientras relajaba sus músculos los cuales estaban tensados desde hace un rato
-No es la cantidad o la calidad de lo que robó si no el acto, no podemos minimizar una fechoría solo por que sus consecuencias no fueron tan altas, la tolerancia no debe ser permitida-

Una vez terminada su curación se levantó y estiró haciendo que los músculos se tensaran, el cuerpo de Byron parecía una escultura tallada por algún gran artista, una vez que terminó de probar como respondía el cuerpo y si dolía en algún lugar se dirigió para tomar las llaves y abrir la celda -Se llama Gray una diosa guerrera del norte- Con un movimiento la puerta se abrió y el entró primero, se acercó a la chica no sin algo de precaución y la tomó por las muñecas para levantarla de un jalón y acercarla a la pared
-Con esto debería de ser suficiente- Tomando tres grilletes del muro colocó uno en cada muñeca y el ultimo en el cuello de la joven, las cadenas a las que se conectaban los grilletes se metían en el muro y no se podían ver mas allá de eso.

-¿Dices que el rey del norte está haciendo destrozos cerca de donde estaba la chica? Supongo que Jineth sería suficiente, aun que tal vez necesiten a alguien que la cure ¿si sabías esto por que no fuiste hacia allá antes de venir? - Se colocó a un lado de la chica para vigilar mientras Aleister pasaba a sanar sus heridas, observó atentamente sus movimientos mientras era curada y una vez que terminó pidió que el santo de Ofiuco saliera para poder liberarla, la idea de dejarla colgada ahí en el muro cruzó por su mente, pero con un suspiro la desechó y comenzó a abrir los grilletes ya que su compañero se encontrara fuera de su alcance.

-La gente de la ciudad hablará de lo sucedido sin lugar a dudas, pero creo que debería de suceder así, estamos a punto de una guerra santa y es mejor que estén listos para los desastres que ocurran por el mal uso del cosmos a que no sepan ni que está pasando cuando el desastre llegue- Dijo a Ofiuco mientras terminaba de soltar a Gray, parecía ominoso lo que auguraba, pero como lord comandante que era debía estar preparado para lo peor.

Miró a la chica a los ojos una vez que la liberó, aun con su rostro serio y compuesto
-Pronto serás llevada ante la diosa Athena para ser juzgada por tus crímenes, supongo que tu señor también se enterará de todo o incluso será castigado por actuar así en un reino ajeno.-




Time to fight:
avatar
Byron Tempest
Lord Comandante

Lord Comandante

Mensajes 167
Dracmas 70
Fecha de inscripción : 16/03/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En la prisión

Mensaje por Gray el Mar 5 Jun 2018 - 21:04

Si pudiera vomitar lo hubiera hecho pero en el estado que se encontraba probablemente se hubiera ahogado en su propio vomito... ¿Osea really? Ya que se den las nalgas ese par de caballeros. A pesar de que estaba tirada, sedada, podía escucharlos perfectamente... Aunque pensó que, para ese entonces, ella no conocía a ninguno de sus otros compañeros guerreros salvo Abel, a quien quería casi al nivel de Aidan. Ahora sabía que uno era un romántico empedernido de naturaleza sobria y el otro era un adicto a la rectitud y seguramente la moral. ¡Puaj!

Pero la tranquilidad del suelo frío de piedra no duró demasiado ya que el comandante la levantó de las muñecas para dejarla colgada de una pared... Le miró y le enseñó la lengua aunque ésta se quedó afuera. Estar colgada así le estresaba enormemente, agradeciendo a Odin estar sedada. No era una fiel seguidora de estar encerrada y mucho menos encadenada... Era de las cosas que detestaba con todo su ser. Además, los grilletes eran incómodos, moviendo la cabeza un poco.

Poco a poco comenzó a ser curada como lo hizo con el caballero de Libra. No lo vió del todo porque estaba tirada pero podía sentir el pequeño cosmos que permitía la prisión... Intentó mirarse a sí misma pero no pudo, así que se concentró en el sentimiento... No estaba acostumbrada a éste tipo de curación; generalmente se la pasaba herida bastante tiempo antes de que si quiera sanase un poco. - ¿Mi rey? - Preguntó curiosa. ¿Estaba haciendo lo mismo? ¿Estaba atacando o algo así? Ella no tenía ni idea del por qué estaba allí Aidan ni sabía que era invitado de la reina.

Cuando Byron le soltó intentó no caerse otra vez. Ya no estaba débil y eso le daba más fortaleza y resistencia para controlarse a pesar de estar sedada. Miró al hombre mientras le hablaba, con los ojos brillantes detrás de su cabello rosado... Comenzó a gruñir, un sonido gutural que brotaba directamente de su garganta. - Nadie va a castigar a mi señor... Le tocas un pelo, tu o tu "Athena" y devoraré sus ojos para escupirlos después masticados en tu cara... Ésta vez dejaré de jugar contigo. - Sonrió ampliamente, mostrando sus colmillos más afilados de lo normal. No le importaba su "castigo" ni sus "pecados" y mucho menos la ética humana, siempre ridícula y parcial.

- Quiero verlo. ¿Dónde está? ¡Llévenme! - Gritó pero luego se tambaleó y se dejó caer sentada en el camastro ese. ¿Hasta cuando iba a durar ese sedante? Los miraba como una verdadera fiera y el aire amenazante a su alrededor comenzó a elevarse... Su cuerpo estaba en alerta y su cabello estaba levemente erizado. De no estar en ese estado probablemente ya estaría encima de ellos arrancándoles la cara a mordidas.




I’m out of my head
Of my heart and my mind
'Cause you can run but you can’t hide
I’m gonna make you mine




Spoiler:
El amor es un sentimiento extraño
No lo conozco... Y tampoco lo anhelo.
¿Pero qué es entonces ese calor en mi pecho?
avatar
Gray
Cazador

Cazador

Mensajes 211
Dracmas 388
Fecha de inscripción : 30/03/2015
Edad : 31
Localización : Asgard

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En la prisión

Mensaje por Aleister Crowley el Lun 11 Jun 2018 - 10:57

Suspire haciendo caso a Byron, estaba de acuerdo con sus métodos, me diferenciaba de Asclepio, que curaba a cualquiera y trataba al que lo necesitara y se le cruzara en el camino, en mi caso estaba convencido que no todos eran dignos de ser perdonados por lo que no trataba a cualquiera y al enemigo ni agua. Por lo que si la curaba era porque el santo de Libra me lo pedía de lo contrario habría pedido que cualquier otro médico la atendiera de forma normal, si le decía a él que era rudo o exagerado solo era por molestarlo, porque pensaba exactamente igual, si tenía que ser castigada entonces no habia nada más que hacer, defender a caballeros de otro reino que venían a armar alboroto aquí sin ser reprendidos por eso? No, que se quedara allí unos cuantos días a reflexionar lo que hizo.

- Así está bien… - mire a la chica y termine de curarla, mi cosmos y mi cuerpo hicieron su trabajo, realmente había echo bastante daño Libra, si peleaba sin contenerse, de que sería capaz? Sonreí de lado al ver el temple de Byron, o más bien el intento de seguir manteniéndose firme sin demostrar nada excepto lo que debía. Era a uno de los pocos caballeros que respetaba realmente y con el que media mis palabras, independientemente de que fuese el Lord Comandante y estuviésemos a su mando era un hombre que imponía respeto por sí solo.

- Porque de haber ido estaría demostrando que no confío en que Capricornio se pudiese encargar de una situación pequeña como esa… además no estaba sola relájate – lo mire clavando mi mirada como si me molestara que no confiara en sus compañeros, cada uno era fuerte a su manera, esa era una de las cosas que me preocupaban, nuestras estrellas estaban juntas pero no conectadas, a diferencia de las que podía ver en el firmamento del oeste, ni hablar de las del norte, por eso no me sorprendió la reacción de la chica cuando nombre a su rey, estaba tan ligada a ese ser que daba pavor ver su estrella brillar, pero la admiraba aunque no lo dijera.

Mire a la chica intentando con todas sus fuerzas ponerse de pie y tambalearse, realmente tenía que ser fuerte para seguir moviéndose de esa fuerza después de que la tranquilizara, no pude evitar sonreír ante aquella demostración de fortaleza, no era muy distinta al querido e irascible Comandante a decir verdad, tenían su forma de actuar pero tenían ese mismo temperamento incontrolable – eres prisionera, no tienes derecho a saber nada, te recomiendo descanses, el efecto se irá en unas cuantas horas así que tienes tiempo para calmarte - La mire una última vez antes de salir de la celda, mi cuerpo estaba reclamando atención, tenía un excelente aguante al dolor que me causaba curar heridas graves pero eso no significaba que fuera de palo.

Me di vuelta para ver a Byron y hablar un poco más bajo cerca de él – quizás quieras ir a manejar los sucesos recientes, se te nota que te mueres por que todo esté en orden, estas bien, no te van a quedar secuelas, igual… te recomiendo que tengamos charlas para controlar tu temperamento – le di una palmada en el brazo y guarde las manos en las mangas amplias de mi traje mientras le sonreía divertido, era un placer molestarlo – no necesitas de mis servicios por el momento, pero hazme saber si hay más heridos, regresare a mi templo, ya sabes el camino hasta Athena – hice una reverencia a mi Lord Comandante y me retire del lugar, cuando estuve fuera de vista deje que mi cuerpo descansara un poco contra la pared, cuando cubrí mi boca la tela se manchó de sangre y suspire – estos chicos deberían calmarse… caramba – murmure mientras retomaba mi camino hacia mi templo, solo esperaba que los demás no hubiesen sufrido los mismos daños que Byron y Gray o pediría días de vacaciones extras!

---------------------------------------

stalk Salgo del tema chicos, un (no) placer curarlos ajajaja






Spoiler:

avatar
Aleister Crowley
Recolector

Recolector

Mensajes 171
Dracmas 495
Fecha de inscripción : 29/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En la prisión

Mensaje por Byron Tempest el Miér 13 Jun 2018 - 1:17

Byron escuchó lo que su compañero tenía que decir respecto al combate de Jineth y notó su error al instante, no confiaba en ninguno de ellos para hacer el "trabajo sucio" aun cuando cada uno de los santos de Athena tenían un nivel y capacidades equiparables, dio un suspiro y asintió con la cabeza mientras reflexionaba acerca de su falta de confianza -Tienes razón, la chica es completamente capaz de cuidarse sola, debo aprender a delegar responsabilidades.-

Su atención cambió de dirección cuando escuchó a la prisionera amenazarlo por lo de castigar a su rey, hablando de sacar los ojos de Athena, su mandíbula se crispó y giró completo para encarar a la mujer, sus ojos bien abiertos por la blasfemia que acababa de pronunciar, mientras la chica mostraba los colmillos con esa sonrisa que tanto lo molestaba, Byron dio un paso veloz en su dirección, lo acercó como si hubiera dado un pequeño salto aun que fue una simple zancada y menos de un segundo después ya estaba junto a la prisionera, con una mano grande y rasposa de tanto entrenar, la tomó de la boca cubriéndola entera, con los dedos presionó la mandíbula hasta que la carne se incrustara en cada lado de las bisagras para evitar que cerrara la boca y lo mordiera, el músculo de su brazo se tensó mientras alzaba toda la humanidad de la chica con esa sola mano para estrellar su cráneo un momento después en contra del muro de la celda -No vas a devorar nada de nadie y no importa quien sea tu rey ni que represente para ti, mientras esté fuera de su reino es una persona normal y se tendrá que atener a las leyes que rigen a todos, lo mismo se aplica para ti, así que ¡Aprende tu lugar prisionera!.-

La liberó de su agarre dejando caer a la blasfema y dio la vuelta para caminar hacia la salida de la celda
-No irás a ningún lado en un tiempo, veamos si así te tomas las cosas mas en serio- continuó su camino hasta cerrar la celda con llave, guardando esta entre sus ropas, se dirigió de regreso con Ofiuco colocándose a su lado -Si, creo que tienes razón, debería ir a ver como terminó todo ese problema y a avisar a su majestad de lo que aconteció aquí- entrecerró los ojos ante su último comentario, sabía que lo decía en broma ya que él no tenía ningún problema con su temperamento, así que no contestó nada al respecto.

-Te agradezco de nuevo tu ayuda, enviaré por ti si se requiere, esperemos no sea el caso, ve y descansa-
permitió que se retirara primero, mientras Byron se acercaba a la reja donde se encontraba Gray, la observó un segundo para ver como se encontraba y como reaccionaba a lo que acababa de decirle -prepárate, vendré a informarte de tu sentencia dentro de poco- Luego dio la vuelta y caminó a la salida, para dirigirse a la sala del trono.




Time to fight:
avatar
Byron Tempest
Lord Comandante

Lord Comandante

Mensajes 167
Dracmas 70
Fecha de inscripción : 16/03/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En la prisión

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.