AIDAN
WebMaster
|| MP ||

MINERVA
Admin
|| MP ||

ABEL
Admin
|| MP ||

BRAVERY
Eventos y Tiendas
|| MP ||

LOTHAR
Rol Master
|| MP ||
Últimos temas
»  The tender smile of the snow girl.
Ayer a las 19:41 por Damian

» Rincón sin salida
Ayer a las 18:44 por Hoshi

» Lo que el mar susurra... tormenta
Ayer a las 18:36 por Cosmos

» The coast of silence
Ayer a las 16:43 por Damian

» Peticion de Rangos
Ayer a las 14:53 por Ethan

» [Entrenamiento] Regrésame el lunch
Ayer a las 14:41 por Cosmos

» Un Pequeño Desliz Salvaje
Ayer a las 12:59 por Cosmos

» ¿Nueva Alianza?
Lun Ago 20 2018, 16:07 por Anghara

» Busco rol
Lun Ago 20 2018, 01:34 por Sugu

» Las velas de un viejo barco
Dom Ago 19 2018, 17:26 por Damian


ReglasHistoriaFicha BaseCronologíaInventarioMercadoMapaBúsquedas de Rol


Licencia de Creative Commons
Eternal Spirit by DelthaV is licensed under a Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 Argentina License



El que busca encuentra

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Ir abajo

El que busca encuentra

Mensaje por Arikel el Lun Mayo 14 2018, 20:29

Los tacones de la joven resonaban por el mercado mientras andaba entre las tiendas y locales... No solía salir mucho del Oeste a menos que lo mandasen pero a veces iba de visita a todos los reinos en busca de su mayor obsesión: Joyas. Obviamente, el comercio limitaba las mercancías que había en un solo reino así que se dedicaba a "atacar" las joyerías que más bien significaba ir a investigar y comprar lo que le gustase. Nada mágico, solamente hermoso y valioso.

Ahora mismo no buscaba joyerías sino locales de mercado de pulgas donde de vez en cuando había verdaderos tesoros que vendían excesivamente baratos por ignorancia... Y ahí es donde aprovecha para obtener verdaderas gemas por precios de locura. Todo para su amada colección. Así que se inclinaba en las mantas que ponían en el suelo con baratijas y adornos, rebuscando con su mano palida y uñas largas, bien cuidadas y pintadas de púrpura.

De pronto vio algo que llamó su atención. Abrió los ojos como pelotas y se lanzó a ver un hermoso brazalete de oro con pequeñas piedras sin valor pero la gema principal era un rubí hecho y derecho que casi casi la hace sonrojar ahí mismo. Se inclinó y tomó la pieza de joyería con mucho cuidado, mirando al tendero, un señor ya mayor, con sus orbes doradas de largas pestañas. - ¿El precio? - Su voz era suave pero firme, de una mujer decidida. Además, portaba una capa de viaje negra hasta los tobillos, dejando ver solamente sus tacones y sus brazos y manos cuando los sacaba de abajo de la capa.

- 50 dragmas señorita, por ser usted, se lo dejo en 45... - Era un excelente precio así que metió la mano para buscar su dinero cuando un mocoso pasó corriendo y tomó la pieza para salir corriendo... Arikel se quedó viendo su mano mientras pequeñas flechas señalaban la zona donde antes estaba... Se enderezó, mirando al ladronzuelo como se escapaba... Arrugó el entre cejo, comenzando a molestarse... MUCHO.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -


Arikea & Arikel

I see the angels
I'll lead them to your door
There's no escape now
No mercy no more


Mira mi caballito:
avatar
Arikel
Lord Comandante

Lord Comandante

Mensajes 202
Dracmas 382
Fecha de inscripción : 11/04/2016
Localización : Heinstein

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El que busca encuentra

Mensaje por Lothar el Mar Mayo 15 2018, 21:41

El niño iba corriendo con todo lo que podía mientras sonreía de felicidad al ver como su robo había todo un éxito. Lamentablemente para él, eligió el día equivocado .De la nada sus pies dejaron de avanzar a pesar de que seguía moviendo las piernas. Un hombre de buena estatura sujetaba la camiseta del muchacho impidiéndole que siguiera yéndose. El jovencito se detuvo mirando hacia arriba al estorbo que se interpuso en su camino. Aquel hombre mantenía una tranquila sonrisa. Todos los transeúnte se voltearon a ver, quedando todos maravillados por la hermosa armadura dorada que portaba. — No es bueno que andes robando, ¿vale? — El pequeño solo asintió mientras le entregaba el brazalete. Recién ahí lo dejó ir. El pequeño ladronzuelo volvió a correr. Al parecer sintió miedo al notar esa imponente armadura que portaba el hombre. Todos lo miraban lo cual incomodaba un poco a Lothar, pero no se le notaba en la expresión de su rostro. Siempre se mostraba tranquilo con una sonrisa.

Virgo no era un caballero que anduviera por ahí portando su armadura para llamar la atención. Sin embargo, ese día le encomendaron vigilar las calles del reino para asegurarse de que nada malo sucediera. Era una especie de vigilante. No era un trabajo que le agradase. Como el alboroto ya había pasado, todos los que se habían volteado a ver lentamente volvieron a sus respectivas labores. A paso lento se acercó a la mujer que se veía igual de alta que él, aunque el dato quedó nulo al notar los tacones que llevaba. — Señorita, honorable anciano, buenos días. Disculpen mi intromisión. Aquí tienen el brazalete que el niño trató de robar. — Le entregó el objeto a la persona de más edad, el cual lo extendería nuevamente a la mujer de capa. Al parecer planeaba vendérselo o algo así. Lothar no estaba enterado ya que recién había llegado.

Sus ojos se posaron en la figura de la fémina. Se veía muy diferente al resto de las personas. Le era sospechosa. Él, después de tanto estudiar el comportamiento de las personas había adquirido la habilidad de leer un poco los sentimientos de las personas simplemente viéndoles la cara. Ella definitivamente escondía algo. Sería mejor investigarla un poco. Se giró un poco hasta quedar frente a frente con ella y hacer una leve reverencia. — Algo me dice que usted no es de este reino. ¿Podría saber a qué se debe la visita de una bella dama como usted? — Siempre tenía modales con todas las personas, además de dar algún halago. Siempre buscaba hacer sentir bien a la otra persona con ese tipo de adjetivos calificativos. — Oh, y disculpe mis malos modales. Mi nombre es Lothar, caballero dorado de Virgo. Es un placer. —    
avatar
Lothar
Espía

Espía

Mensajes 163
Dracmas 216
Fecha de inscripción : 19/04/2018
Edad : 98
Localización : En tus peores pesadillas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El que busca encuentra

Mensaje por Arikel el Jue Mayo 17 2018, 23:39

Antes de que explotase e incendiara todo en fuego un personaje apareció casi de la nada... Un caballero dorado. Lo primero que la mujer pensó fue lo hermosa y brillante que era la armadura... ¿Era de oro puro o solo se llamaban así por que asemejaban ese material? ¿Podría tener una en su colección de joyas? Una suave sonrisa se dibujó en su rostro olvidando de momento el motivo de su molestia. Era una verdadero espectáculo para sus pupilas, uno que hace muchísimos años no había experimentado... Cuando portaba una le era ya tan familiar. Luego recordó que aquél sujeto estaba salvando la joya que el mocoso pretendía robar, así que suspiró suavemente.

- Gracias - Dijo cuando el joven se acercó, a quien pudo ver mucho mejor cuando le dio la joya al tendero. No era muy mayor, alto, de cabellera negra y rostro sonriente... No parecía una mala persona e incluso su voz era suave. No tenía la certeza pero podía apostar que era una persona de corazón noble y puro... Las que solían sufrir más. Y lo pudo definir también por la forma en la que dejó huir al pequeño ladrón sin darle un merecido castigo.

- Y buenos días a usted también. ¿Cómo puedo agradecerle el gesto? - Preguntó primeramente mientras terminaba el trato con el anciano, extendiendo el dinero y tomando el brazalete que no tardó en colocarse con una enorme sonrisa. - Oh, gracias por lo de "bella", es un caballero. Y efectivamente soy de otro reino pero... Nací aquí... Es como volver a casa. - Dijo mirando el mercado con harta melancolía aunque estaba ya muy diferente a como lo hubiera conocido, hace muchos lustros.

- El placer es mutuo, caballero de Virgo. Mi nombre es Arikel. - Respondió con una breve inclinación. Así que virgo... Ella conocía perfectamente las armaduras y aunque no conocía al usuario se daba una pequeña idea. - ¿Puedo invitarle algo de comer o de beber en agradecimiento? ¡Ah! Creo que no lo mencioné, vengo del Oeste. - Dijo con una agradable sonrisa.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -


Arikea & Arikel

I see the angels
I'll lead them to your door
There's no escape now
No mercy no more


Mira mi caballito:
avatar
Arikel
Lord Comandante

Lord Comandante

Mensajes 202
Dracmas 382
Fecha de inscripción : 11/04/2016
Localización : Heinstein

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El que busca encuentra

Mensaje por Lothar el Vie Mayo 18 2018, 02:58

¿Agradecerle por lo que hizo? Él jamás hace algo esperando que alguien le agradeciera de una forma distinta a simplemente dar las gracias. Lo que hacía era por voluntad propia, jamás esperaba recibir algo a cambio. Por las enseñanzas que recibió de Buda, la recompensa a todas sus acciones se verá el momento en que tenga que enfrentar cara a cara a la muerte o incluso en el comienzo que hay después de dejar la vida como ser humano. Mientras se mantenga en la tierra, no hay que deba pedir a cambio de paz y tranquilidad, lo cual era curioso, ya que en ese mundo solamente en los lugares más solitarios en donde podía encontrar la verdadera paz. Era una lástima. — No es necesario que me lo agradezca. Lo hago con todo gusto. Además, es mi trabajo velar porque todo marche en orden en el reino. — Le agradaba ver que gracias a su oportunidad intromisión la persona de tercera edad pudiera efectuar sin problemas la venta de su joya. Siempre le era agradable ver a personas trabajar de manera honesta sin causar problemas.

Con que una forastera. Sabía que no no debía darse una mala impresión de las personas por venir desde el exterior, independiente de cual se trate, pero no podía obviar que aquel dato despertaba todo su interés en ella. Su mayor gusto era estudiar la personalidad, la forma de ser de las personas. Podía que una persona que venía desde el exterior podía ser un buen material de estudio. — Permítame darle la re bienvenida. Yo no llevo demasiado tiempo en el reino, pero si llega a necesitar algo, no dude en pedírmelo. — Él llegó a ese reino cuando se le fue entregada la armadura dorada. Anteriormente vivía en otro lugar cuyo nombre será desconocido por motivos de que el creador no tiene idea de la vida.

Como nunca pedía que le agradecieran de alguna manera distinta a dar las gracias, obviamente iba a rechazar la invitación de la fémina. Sin embargo, el último dato que le dio le hizo aceptar. No iba a perderse la oportunidad. — Creo que podría meterme en problemas por distraerme de mis funciones, pero creo que podría acompañarla a beber algo durante unos minutos. ¿Qué clase de anfitrión sería si rechazo su ofrecimiento? — Tal vez anfitrión sonaba raro ya que posiblemente ella conocía el reino desde hace más que él, pero en la actualidad era Lothar quien residía a diario en el Este. Era el "dueño de casa" en esta oportunidad.   

A pesar de que él haber visitado mucho esas calles en busca de amistades espontáneas para estudiar su forma de ser, no conocía muchos sitios a donde pudieran ir, por lo que esperaría a que fuera ella quien eligiera un lugar. Le sentaba mal no confiar del todo en ella, pero era del Oeste. Era sabido que ese reino con su Dios eran la principal amenaza para la señorita Athena. No era raro pensar que alguien de ahí pudiera ir con raros motivos a un reino "enemigo". Sabía que no era una persona normal. Tenía muy buen ojo para saber lo que pensaban las personas. Nadie podía hacerlo pasar por tonto. Aunque eran solo presentimientos, nada estaba asegurado. Por eso se quedaría cerca de ella durante un rato. — Y dígame, señorita Arikel, ¿por qué se fue del Este al Oeste? Nunca he conocido el otro reino, me gustaría saber cómo es.
avatar
Lothar
Espía

Espía

Mensajes 163
Dracmas 216
Fecha de inscripción : 19/04/2018
Edad : 98
Localización : En tus peores pesadillas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El que busca encuentra

Mensaje por Arikel el Dom Mayo 20 2018, 15:24

Era interesante notar a la persona delante de sí. Era sonriente, amable y parecía sincero... No de esos que ponen cara de santo y por dentro están pensando en como sacar lo peor de ti. Pero había algo que le inquietaba un poco y era que la observaba demasiado; no de forma lujuriosa o malvada sino como si fuese un estudiante observando el elemento de interés... Era como si... ¿Estuviera aprendiendo? ¿Pero por qué? No iba a meter las manos al fuego asegurando algo como eso pero daba la idea.

- ¡Excelente! - Dijo cuando aceptó ir a tomar algo con ella. Era temprano en el día así que no encontrarían ningún bar abierto así que se dirigió a algún pequeño restaurante donde pudieran pedir algo de beber sin que nadie les molestase. Así que sin premura, unas calles abajo de la zona comercial se coló en un pequeño local que tenía mesas en un segundo piso, en una terraza exterior. Esperando que la siguiera se sentó en una de las sillas, esperando le acompañase. Los lujos de la zona alta de Grecia.

Mientras se decidía entre pedir un té o algo frío miró al hombre frente de sí, escuchando las preguntas que hacia. - ¿Por qué me fui? Fallecí. - Dijo de pronto, con una enorme sonrisa como si le hubiera contestado "me mudé por un problema con un vecino". - El Oeste, especialmente Heinsten que es la capital, es muy hermoso... Tenemos festivales regularmente y hay flores muy exóticas. Nuestro Rey es noble y piadoso. - A uno de los meseros, le pidió un té de durazno.

- ¿Y tú? ¿Por qué no has viajado, Lothar? Si no mal recuerdo los caballeros dorados gozan de cierta libertad que los pobladores o soldados comunes no tienen... Podrías visitarnos de vez en cuando... Personalmente podría darte un tour. Nuestro señor te recibiría con los brazos abiertos. - Mientras hablaba le miraba con una fijeza preocupante, dejando que en sus ojos dorados se reflejase él mismo. El mesero esperó que el dorado pidiera algo o no.

La mujer se abrió la capa por el frente, pasándola por sus hombros para que quedara totalmente por la espalda y cuello, revelando por fin su ropa. Se puso a jugar con un pétalo que había caído las flores que reposaban en un árbol cercano a la mesa en la que se encontraban. Lucía tranquila y receptiva a lo que fuera a decir.

Ropaje:

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -


Arikea & Arikel

I see the angels
I'll lead them to your door
There's no escape now
No mercy no more


Mira mi caballito:
avatar
Arikel
Lord Comandante

Lord Comandante

Mensajes 202
Dracmas 382
Fecha de inscripción : 11/04/2016
Localización : Heinstein

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El que busca encuentra

Mensaje por Lothar el Miér Mayo 23 2018, 00:51

Me habría gustado haber podido impedir su muerte. De verdad lo lamento. — Su rostro mostró una expresión de tristeza y no de asombro. Cualquier persona quedaría anonadada si alguien le dijera que ya había muerto. Tal vez ni siquiera lo creerían o pensarían que le estaban jugando una broma. Pero Lothar no era como cualquier otro. A él a veces lo trataron de loco cuando decía que hablaba mentalmente con Buda. Que ese Dios estaba dentro de sí haciéndole de guía. El caballero era un ser humano con la mente lo suficientemente abierta como para entender que le dijeran ese tipo de cosas. Sorprenderlo era prácticamente imposible.

Hizo una seña con sus manos al mesero mientras le sonreía que indicaba que quería lo mismo que había pedido la dama que lo acompañaba. — Me da algo de pena que me haga tantas invitaciones y nuevamente una tan tentadora. — Dejó escapar una ligera risa. A pesar de que estaba en plan de estudiarla y vigilarla, a la hora de hablar con una persona él era muy sincero en su forma de ser. Por lo que una conversación con mujer del reino opuesto no sería para nada fingida. No le gustaban las mentiras a no ser que fueran estrictamente necesarias. — Puede que visite el Oeste más pronto de lo que cree. Conocer a su rey me causa mucha curiosidad. Los Dioses son las personas más interesantes de estudiar, ¿no le parece? — No estaba seguro de si ella entendería el concepto de estudiar que tenía Lothar, pero no era un dato muy importante. Solo esperaba que no se lo tomara como un comentario negativo o una amenaza ya que no era nada de ello, al menos por el momento.

Los caballeros dorados seguimos siendo seres humanos igual que cualquier otro. No considero que tenga privilegios en comparación a las demás personas. De hecho, yo estoy el servicio de todos ellos. Mi vida está al servicio de todas las personas. Es mi deber y mi deseo protegerlos. — Al parecer la conversación entre ambos individuos se desarrollaría a través de preguntas y respuestas. Si ese era el casto, era el turno de Lothar para preguntar. Obviamente no sería algo al azar. Debía ser preciso. Debía investigar y conocer las verdaderas intenciones que ella tenía. No le gustaba desconfiar de la gente, pero en la reunión que hubo días antes se mencionó que el principal enemigo era Hades. Aquel Dios se interpondría a la idea de que la señorita Athena se proclamara la reina de todo.

Hoy, ¿es usted amiga o enemiga? — ¿Acaso buscaba desafiarla? Quien sabe. Lothar no era el tipo de hombre que iba por ahí buscando pelea por cualquiera. De hecho, odiaba lastimar a otros. Si fuera por él, ojalá todo se resolviera con palabras, o en un caso extremo, que solo sea él el lastimado. Aunque había excepciones. Siempre podían cumplirse ciertas condiciones que le hagan pelear como correspondía. Una de las principales es que considerara como un verdadero enemigo a la otra persona.
avatar
Lothar
Espía

Espía

Mensajes 163
Dracmas 216
Fecha de inscripción : 19/04/2018
Edad : 98
Localización : En tus peores pesadillas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El que busca encuentra

Mensaje por Arikel el Miér Mayo 23 2018, 17:07

Lo que el hombre dijo la sacó un momento de concentración... ¿Lo lamentaba? Nadie había reaccionado así y de hecho, lo había mencionado para desestabilizarlo o asustarlo y lo que recibió fue... ¿Un sentido pésame? Además de empatía al expresar que ojalá él pudiese haber ayudado... Su mirada se ensombreció mientras se preguntaba si estaba jugando con ella de alguna forma. - ¿Crees que estoy jugando? - Preguntó viéndolo con un destello rojizo en los ojos, pero luego desapareció, sonriendole un poco.

El mesero al final se retiró con el pedido de ambos. Al parecer aceptaría su invitación a ir al Oeste lo cual la hizo reírse un poco, aunque ladeó la cabeza pensativa. - ¿De estudiar? ¿En qué sentido? - Y era totalmente sincera su pregunta... Tenía una compañera que estudiaba todo pero refiriéndose a experimentos poco humanizados y probablemente prohibidos en todos lados menos donde vivían.

El mesero apareció con el té que han pedido, osea dos tazas llenas de té de flores con algo de leche y un toque de miel. Colocó una frente a cada quién y se retiró si es que no pedían nada más. No dijo nada mientras hablaba, revolviendo un poco la bebida con una cucharita dorada...  Escuchaba todo lo que decía aunque se rió burlonamente cuando confesó que él estaba al servicio de todos y que iba a protegerlos. - ¡JAJAJAJAJAJA!

Su risa algo escandalosa y con un tinte de burla hizo que algunos clientes les miraran raro siguieron en lo suyo. Arikel le miró limpiándose las lagrimitas de tanto reírse. - Oh Lothar... Tu vas a proteger a quien Athena quiera. Tu diosa es una mocosa impertinente que si decide la muerte de miles está bien... ¿No te das cuenta que lo que acaba de hacer llevará a una guerra donde sufrirán muchos? ¿Dónde está la piedad y la protección ahí? Eres inocente... Demasiado. Y eso solamente te llevará al dolor. Abre los ojos... Ven conmigo. Te voy a mostrar como es todo de verdad...

Extendió la mano hacía él mientras un fuego entre dorado y púrpura comenzaba a rodear su cuerpo, haciendo que su cosmos se encendiese aunque no quemaba nada de lo que tocaba. Las personas alrededor se pararon entre gritos de asombro y miedo y se retiraron rápidamente aunque sabían que estando el caballero dorado ahí no habría mayor problema. Aún así, la mujer se puso de pie, aún con la mano extendida hacía él.

- Deja de ser la marioneta de Athena ¿Tienes a alguien que te importa, que ames o adores? Tienes el deber de proteger lo que amas de las ambiciones de tu reina... A ella no le importas, no le importa nada más que su guerra santa... Tu decide... ¿Soy amiga o enemiga? - Sonrió ampliamente... Poco a poco el fuego quemó su ropa hasta aparecer su armadura, una negra de hermosas plumas afiladas con brillos púrpuras... Era un ofrecimiento de una vez. - Prometo cuidar a quien te importe... Si vienes conmigo.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -


Arikea & Arikel

I see the angels
I'll lead them to your door
There's no escape now
No mercy no more


Mira mi caballito:
avatar
Arikel
Lord Comandante

Lord Comandante

Mensajes 202
Dracmas 382
Fecha de inscripción : 11/04/2016
Localización : Heinstein

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El que busca encuentra

Mensaje por Lothar el Jue Mayo 24 2018, 01:27

¿Cree que jugaría con el tema de su muerte? A una persona como yo la muerte no es nada extraño. No es el fin de todo. — El comienzo de una nueva vida. Una reencarnación de Buda que era él mismo le hacía conocer semejante dato. Ya era decisión de cada quien el creerlo o no. — Mi más grande gusto es poder aprender el modo de ser de las personas y no hay seres con actitudes más peculiares que los mismos Dioses. Poder estudiarlos debe ser una delicia intelectual. — Bebió un poco del té que había traído el mesero. Tenía un exquisito sabor, por lo que luego agradecería la invitación que le había hecho la dama con la que se encontraba presente. Encontraba normal que no entendería el significado de sus palabras. No es muy común en la época que alguien desee aprender la actitud que podían tener los seres humanos. Al ver la figura de un caballero dorado se esperaría que fuera alguien centrado más en las peleas y en el poder elevar su fuerza física. Sin embargo, Lothar buscaba elevar su fuerza intelectual y espiritual. Era diferente a la mayoría de los seres vivos.

Parpadeó veloz debido a la sorpresa de verla reír de una forma tan efusiva. De hecho, la mayoría de las personas que estaban en el restaurant se voltearon a verla. Las palabras ajenas le hicieron sentir mal, un poco enojado, aunque ese sentimiento se encontraba oculto dentro de él. No lo demostraba. De hecho, todo el tiempo se mantuvo escuchándola con una tranquila sonrisa en el rostro como si no le importara en lo más mínimo que ella criticara a la Diosa que había jurado apoyar y proteger frente a todo. Podría decirse que tenía una capa sobre su cabeza que le permitía ocultar cualquier otro tipo de reacción, mueca, lo que sea. — Tanto usted como yo somos humanos, por lo tanto somos seres imperfectos. No considero correcto que personas como nosotros cuestionemos el actuar de un Dios. — Miró a su alrededor como todos comenzaban a huir por la manifestación del cosmos de la mujer con la que había ido a beber algo tranqui. Obviamente no le parecía correcto que Arikel hiciera eso. Ya estaba lo suficientemente grande como para saber que no era correcto hacer ciertas cosas en público. Suspiró profundo mientras tomaba su mano y se levantaba. ¿Acaso planeaba aceptar sus palabras e ir con ella? Claro que no.

Estaba confirmado que ella era un espectro. ¿Acaso debería derribarla y capturarla ahí mismo? Si la dejaba ir probablemente sería regañado por ciertos caballero dorado de mala espina si se enteraba. Sin embargo, Lothar no era el tipo de persona que actuaba con violencia a no ser que fuera muy necesario, aunque en esta situación podría ser la decisión correcta. — Señorita Arikel, en ningún momento creo haberle faltado el respeto. Por lo mismo le pido que usted tampoco se lo falte a la señorita Athena. Eso no puedo permitirlo. — No hablaba para nada amenazante. Usaba el mismo tono de voz como si dijera cualquier otra cosa. 

Su cosmos se materializó en una plataforma bajo los pies de ambos. Se elevaría gracias a su telequinesis y los transportaría a ambos hacia las afueras del reino, en donde ningún civil correría peligro y ambos guerreros pudieran tener más privacidad. Recién al llegar le soltó la mano y deshizo su plataforma cuando ambos ya estaban con los pies en el piso. —  Te equivocas. Estoy consiente e que en una guerra pueden haber muchas bajas. Eso es inevitable. Yo siempre iré al frente. Antes de que tengan que matar a otros, tendrán que acabar conmigo. No me preocupa ser una pieza de sacrificio. — Se quedó de pie frente a ella bastante cerca mientras la miraba fijamente a los ojos. — No importa si le importo o no a la señorita Athena, pero ella es la primera prioridad en mi vida. No dudo en ningún momento en ser solo una vida de la que puede deshacerse para su beneficio. Es la vida que decidí seguir. Quiero proteger a la pequeña Minerva, solo es una niña con un corazón bondadoso. —  La sonrisa en su rostro había desaparecido. Seguía con una expresión tranquila, pero se le notaba un poco la seriedad. Que insultaran a su Diosa era algo que no toleraba. Aquella falta merecía una sanción, un castigo.

Lamento decirlo ya que fue muy amable al invitarme a beber algo, pero me temo que debo considerarla una enemiga. — Imitaría lo que ella hizo minutos antes en el restaurante. El poderoso cosmos del hombre más cercano a Diosa comenzaría a manifestarse. Un brillo dorado rodeaba todo su cuerpo y una gran figura de Buda se apreciaba detrás de él. — Dudo que alguien se negara a ir con una dama tan bella como usted, pero en este reino ya hay alguien que la supera en belleza. Además, jamás traicionaría a la señorita Athena. Algo que no puedo tolerar es la traición. El no detener a una enemiga puede ser considerado como una traición. — Una de sus manos se extendió hasta su rostro y le dio una leve caricia en la mejilla. Luego la apartó y retrocedió unos pasos hasta quedar a una distancia segura. Ahí comenzaría una batalla entre representantes de reinos opuestos. Podría ser un inicio a la guerra entre Este y Oeste. 
avatar
Lothar
Espía

Espía

Mensajes 163
Dracmas 216
Fecha de inscripción : 19/04/2018
Edad : 98
Localización : En tus peores pesadillas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El que busca encuentra

Mensaje por Arikel el Jue Mayo 24 2018, 11:51

STATS DE ARIKEL:

NIVEL ► 1
VIDA ►50
ESCUDO ► 30 + 20 (Armadura) = 50

ATQ ► :+::+::-::-::-::-::-::-::-::-:
DEF ► :+::-::-::-::-::-::-::-::-::-:

Lanzo crítico: EFECTIVO

Item: -

ATQ con técnica: 6(dado) x2(critico) = 12 + 20DB = 32 + 5 (Dark sun) = 37
DEF: 1(dado) + 20(DB) = 21

CRÍTICOS: 2/3

Habilidades usadas:
(Turno 1/3)* DARK SUN: SU COSMOS BRILLA CON FUERZA, CREANDO SOBRE EL CAMPO DE BATALLA UN SOL NEGRO HECHO PURAMENTE DE COSMOS. ÉSTE SOL REAVIVARÁ EL FUEGO DE SU ALMA Y CORAZÓN HACIÉNDOLA MÁS FUERTE. DE LA MISMA FORMA PODRÍA DEBILITAR AL ENEMIGO ENTRE MÁS TIEMPO ESTÉ BAJO EL SOL.

▲ DARK SUN: Mientras esté activo te otorgará un +5 en el ataque y a tus oponentes -5 al ataque.Pasivo: Dura tres turnos. No puede volver a activarse

Técnicas usadas:
Ataque: * RISING DARKNESS: COMO SUS OTROS ATAQUES, PEQUEÑAS ESFERAS DE FUEGO NEGRO SERÁN CREADAS ALREDEDOR DE LA VICTIMA. CADA UNA DE ELLAS SALDRÁN DISPARADAS AL OBJETIVO, UNA TRAS OTRA, ESTRELLÁNDOSE EN LA ARMADURA O LA CARNE. CADA UNA LACERA Y QUEMA, CAUSANDO DAÑO.

Defensa: * HEAT WALL: DEL SUELO BROTA UNA PARED DE FUEGO Y CALOR DE COLOR NEGRO, HACIENDO QUE LA MAYORÍA DE LOS ATACANTES Y ATAQUES SIMPLEMENTE SE DISIPEN O SE INCINEREN.

-----------------------------------------

Al final parece que el sujeto hablaba enserio con eso de su sentido pésame... ¿Enserio no le sorprendía eso de que estuviera muerta? Aunque siendo un caballero dorado era normal que supiera que algunos espectros eran muertos en vida. Eso significaba que lo que decía era de corazón... Y eso lo convertía en alguien demasiado bueno. Le hacía recordar a ella misma cuando era la caballero de Sagitario y tenía el corazón lleno de bondad... Hasta que fue traicionada en su lealtad.

Sonrió ampliamente cuando aceptó su mano pero luego la sonrisa fue desapareciendo poco a poco conforme se daba cuenta que no iba a aceptar el ofrecimiento. Bufó con fuerza cuando las plataformas aparecieron debajo de los pies de ambos. Soltó su mano con desprecio y apenas salieron del local extendió las alas negras, saltando de la plataforma para volar a su lado hasta el sitio donde se iba a desarrollar la pelea. No iba a aceptar su ayuda, ni el transporte.

Apenas bajaron hasta colocar los pies en el suelo, terroso, ya que llegaron hasta una zona de campo abierto y césped, con algunos árboles aquí y allá. Algunos kilómetros al este se encontraba la ciudad de Grecia. - Si no somos quiénes para juzgar a los dioses... ¡¿Entonces a qué venimos?! Ser el perro faldero de Athena ¡¿Te tiene feliz?! ¡¿Así de simple eres?! El auto sacrificio solo debería ser una opción cuando de verdad valga la pena.

Le miró cuando se acercó bastante, sin retirar los ojos de él, sosteniéndole la mirada. Sus ojos dorados se clavaron en los ajenos en un eterno reproche, como si se mirara a sí misma en aquél dorado que era demasiado bueno, con un corazón puro en un mundo muy violento. Mientras él manifestaba su cosmos ella misma le imitó, llamando al ave de fuego. Apenas iba a tomar su mejilla interpuso la mano, apartando la ajena de un manazo.

- Si solo vives para morir... ¡Entonces que así sea! - Extendió las alas para echarse hacía atrás y caer con unos metros de separación. Su cosmos brillo con fuerza mientras el ave que se había mostrado volaba hasta el cielo, posicionándose entre los dos. Gritó por lo alto y se deformó hasta formar un sol negro, opacando el sol natural dejando todo a una media luz, entre rojiza y negra. No hacía calor per se, sino que los rayos comenzaron a afectar a Lothar, haciéndolo sentir pesado. - ¡Dark Sun!

Sonrió levemente, con una mirada algo triste. Aún así, no se dejaría llevar. - ¡Raising Darkness! - Bolas negras echas de cosmos comenzaron a crearse alrededor del dorado, girando rápidamente envueltas en fuego negro. Poco después salieron volando hacía él, intentando impactarlo y crearle bastante daño. Mientras, Arikel no bajaría la guardia, creando una pared de fuego negro frente a ella para defenderse de lo que sea que fuera a hacer.


Última edición por Arikel el Jue Mayo 24 2018, 13:28, editado 1 vez

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -


Arikea & Arikel

I see the angels
I'll lead them to your door
There's no escape now
No mercy no more


Mira mi caballito:
avatar
Arikel
Lord Comandante

Lord Comandante

Mensajes 202
Dracmas 382
Fecha de inscripción : 11/04/2016
Localización : Heinstein

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El que busca encuentra

Mensaje por Cosmos el Jue Mayo 24 2018, 11:51

El miembro 'Arikel' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


#1 'ATAQUE' :


--------------------------------

#2 'DEFENSA' :


--------------------------------

#3 'CRITICO' :
avatar
Cosmos

Mensajes 2603
Dracmas 14802
Fecha de inscripción : 30/03/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El que busca encuentra

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.