AIDAN
WebMaster
|| MP ||

MINERVA
Admin
|| MP ||

ETHAN
Admin
|| MP ||

BRAVERY
Eventos y Tiendas
|| MP ||

TYR
Rol Master/NPC
|| MP ||
Últimos temas
» Peticion de Rangos
Hoy a las 03:25 por Rin

» (BIS1) Decisiones y Consecuencias
Hoy a las 02:20 por Jineth Yarusa

» Pregunta preguntilla para el lector (búsqueda)
Ayer a las 23:45 por Jineth Yarusa

» Ladron que roba a ladron [flashback]
Ayer a las 22:37 por Andreas

» Carnival of beasts
Ayer a las 15:20 por Cosmos

» Registro de Físicos
Ayer a las 14:55 por Andreas

» Luz al final del tunel
Dom Dic 09 2018, 23:45 por Cyril

» Registro matrimonios e hijos
Dom Dic 09 2018, 01:28 por Aidan

» Slow breath
Sáb Dic 08 2018, 19:35 por Cosmos

» El camino del aprendiz
Vie Dic 07 2018, 21:36 por Cosmos


ReglasHistoriaFicha BaseCronologíaInventarioMercadoMapaBúsquedas de Rol


Licencia de Creative Commons
Eternal Spirit by DelthaV is licensed under a Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 Argentina License
Recursos Graficos de Pinterest, Deviant, Zero-Chan. Los códigos expuestos son de uso publico y modificados para la apariencia acorde al foro. Todos los derechos y agradecimientos a sus respectivos autores.








Observando el firmamento. (+18)

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

Observando el firmamento. (+18)

Mensaje por Asclepio Karpusi el Miér Mayo 09 2018, 00:00

Una de las tantas razones por las cuales no vivía en el Palacio, además de que, como dijo, no podría atender a sus pacientes de la forma en la que él quería. . . Porque seguro al Lord Comandante le daría un infarto, o a los propios guardias del lugar, es que no podría irse "de vago" por allí, como en este momento. Últimamente, cuando tenía tiempo, había ido a meterse a la biblioteca  para ver qué nuevas cosas podía leer y conocer, y se encontró con varias cosas interesantes sobre el cielo.

Esa gran masa de "aire" que estaba sobre sus cabezas, y de la cual sabían un poco, pero al mismo tiempo no sabían nada. Lo más que sabían, y eso, algunas personas, es que ciertos "elegidos" recibían la energía y protección de algunas constelaciones, que era lo que estaba en el cielo pero... ¿En verdad sólo había estrellas? De un tiempo para acá, Asclepio se había fijado en una "estrella" en particular, que brillaba mucho más que las demás, pero que a veces se movía. Se encontraba más o menos siempre en el mismo lugar pero... En una posición diferente; ¿Por qué? No era como la Osa Mayor o la Cruz del Norte que siempre aparecían en el mismo lugar.

Aunque por más que se puso a leer, no encontró mucho, pero si encontró algo interesante, sobre una "estrella con cola" que tenía movimiento propio y que pasaba cada determinado tiempo por la zona y que al parecer también, cada determinado tiempo, pasaba por los demás Reinos. . . Pero no había suficiente información. Eso lo frustraba un poco pero... Como ya era conocido como el "médico loco" no fue tan difícil hacer su encomienda un tanto extraña para esa ocasión.

Hacía años, por azares del destino, vio a través del fondo de una botella y notó que lo que tenía del otro lado se veía mucho más grande. A partir de allí, y experimentando un poco con los vidrieros, se mandó a hacer una serie de lentes que le ayudaban en las cirugías que requerían un cierto aumento y que el ojo normal no tenía. De alguna manera, sabía esa misma teoría se podía aplicar a las personas que no veían bien, pero aún no lograba "dar en el blanco" sobre lo que tenía que hacer. Aún no había podido diseccionar un ojo "enfermo."

Pero eso no lo traía allí ese día. Primero que nada, bajó a sus acompañantes, bueno a Hygia que se fue a enroscar en el árbol bajo el cual Asclepio se había puesto, porque Pana se bajo de sus hombros y se puso a cazar. Luego, bajó su equipo y comenzó a armar el aparato que -esperaba -le ayudara a ver más cerca las estrellas: un tubo, de al menos 3 lentes, uno de ellos movible, colocados sobre una base. Sólo esperaba en serio poder ver algo con su loca invención.




Spoiler:
avatar
Asclepio Karpusi
Grand Maestre

Grand Maestre

Mensajes 173
Dracmas 600
Fecha de inscripción : 14/04/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Observando el firmamento. (+18)

Mensaje por Aleister Crowley el Miér Mayo 09 2018, 11:13

Desde aquel día no había podido dormir, ya eran dos días sin conciliar el sueño, no era que no pudiese hacerlo o que algo lo despertara o inquietara, bueno si eso ultimo, pero no quería hacerlo, no quería perder ningún detalle, él siempre se había adelantado a todos los acontecimientos, siempre había sido el último de los santos, el que nadie veía, el que estaba cerca pero al mismo tiempo estaba detrás de los doce grandes guerreros, no era que no supiese luchar, lo hacía y muy bien, pero su tarea entre sus compañeros era distinta a la de un caballero arraigado de gran porte, su fuerte eran sus habilidades, su mente se podía extender y entender cosas que otros no así que era el “raro” del zodiaco que protegía a la diosa Athena.

Y ahora momento de no descansar, su templo era circular, poseía una gran cúpula de mayor altura que las demás, esta podía abrirse y cerrarse a su antojo pero esta vez estaba cerrada, manteniendo todo el templo a oscuras y en silencio. Dejaba que su cosmos proyectara a su alrededor el universo, porque cada estrella era importante y cada una tenía algo que decir, pero esta vez buscaba las guías de los dioses en particular y me inquietaba no poder ver con claridad la del rey del oeste, la del norte parecía parpadear débil como si a este le estuviese costando levantarse, la del norte y la de su diosa era la que más le llamaban la atención, brillaban con una fuerza increíble, por lo que no me preocupé pro ellos dos, sus decisiones eran fuertes, eso estaba bien claro al verlos.

- Ahhhg! – me frustraba  tanto como me inquietaba, nunca había tenido problema en ver con claridad cada estrella, si me sorprendía que dos de sus estrellas se hubiesen iluminado tan deprisa y que una en particular se moviera constantemente, entre otras estrellas, como si su rumbo fuese incierto para distraer, la había visto cerca de la de Minerva y de algunos otras más, iba a tener que vigilar más de cerca a Garuda, demasiado inquieta para lo que eran las tres más fuertes de Hades que permanecían estáticas en su lugar.

Ya me había comenzado a poner de mal humor, necesitaba detenerme ahora porque sentía que la cabeza me iba a explotar, había pasado dos días sin dormir, comiendo apenas algo de pan y a oscuras contemplando las estrellas, mi cosmos se estaba desgastando y mi humor se ponía más denso con cada minuto que pasaba dentro de mi templo aislado. Cerré mis manos y mi cosmos se apago como así la proyección del universo a mí alrededor. Estire mi cuerpo y salí al exterior, era de noche, el aire estaba fresco, pero no lo suficiente como para que fuera por un abrigo. Deje que mis pies me guiaran, sin rumbo, solo camine y camine despejando mi mente a cada paso que daba.

Una bola de pelos paso a mi lado corriendo a un pobre animalito que, desesperado, huía de su cazador, era un gato y por lo bonito que se veía parecía de esos que permanecían en la casa al cuidado de alguien y no uno de las calles, no me tardo mucho encontrar a su dueño, como tampoco se me hizo complicado identificar su brillo, era el médico del concejo que no quería estar en el castillo, había escuchado a Minerva preguntar mil veces porque él no quería estar allí a su lado, esperaba que pronto encontrara la respuesta a eso.

Me pare junto a él – es una excelente noche para ver las estrellas – dije con total despreocupación, 009999demasiado cansado y agotado así que me senté recostándome a su lado – espero no te moleste que te acompañe… Grand Maestre – si él era parte del consejo seguramente sabia quienes era y si le molestaba creo que justamente ahora no me iba a importar porque una vez que me recosté no quise volver a ponerme de pie – me da curiosidad saber qué es eso que traes contigo…  - me sentía bastante mal ahora que notaba el cansancio de mi cuerpo pero como estaba acostado podía soportar el mareo – es algo… para espiar? – pregunte mirándolo ahora.






Spoiler:

avatar
Aleister Crowley
Recolector

Recolector

Mensajes 175
Dracmas 535
Fecha de inscripción : 29/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Observando el firmamento. (+18)

Mensaje por Asclepio Karpusi el Miér Mayo 09 2018, 14:05

Nada más escuchaba a Pana ir y venir con su presa. Eso era lo único que no le gustaba de los gatos, que se ponían a jugar con sus presas en vez de darles una muerte rápida; los hacían sufrir hasta que ellos mismos se cansaban. Pero ya ha aprendido que su gatita tiene carácter... Y es malvada. No se vengará de Asclepio cuando él le hace algo, pero si lo hace cuando el médico está durmiendo. Le ha mordido la nariz más de una vez en sus siestas o a la mitad de la noche.

-Tal parece que si, ¿verdad?

Comentó con una sonrisa a quien sea que hubiera llegado con aquel agradable comentario. No volteó de inmediato porque aún estaba armando su aparato, en específico, la lente que se movía, Tenía que ponerla en el lugar correcto para que el perno lo pudiera acercar y alejar a como él quería y necesitaba. Aunque si volteó a verlo en el momento que le llamó por su título. ¿Por qué a todo el mundo le gustaba llamarlo así? Tenía nombre, su madre... Pues era una excelente pregunta, ¿ de dónde se lo había sacado? Pero el punto es que le puso uno, y ciertamente no era "Grand Maestre." Sabía que era por "protocolo" y "respeto" pero... A él le gustaba que le dijeran Asclepio.

-Ningún problema... Santo de Ofiuco.

Unas por otras, a ver qué sentía pero... Bueno, ahora que lo pensaba, pues no se habían presentado así que, realmente no sabía cómo llamarle. Tal vez por esa misma razón, es que le habló por su título. Eso le dio una idea... Que seguramente nadie aceptaría. Hacerles una revisión periódica a los Santos. Serán los "más fuertes de todos" pero incluso ellos podrían presentar una gripa o algún malestar. . . Como justamente el chico que se acababa de acostar a su lado. No sabía bien qué tenía, pero podía notar que tenía un dolor de cabeza marca demonio.

-Jajaja... se podría decir que si sirve también para eso... Aunque ahora quiero más que nada espiar las estrellas. -Le dijo con una sonrisa, antes de volver su atención a su invento. -De hecho, quiero espiar a una "estrella con cola" que debería aparecer en cualquier momento.

Poniendo su ojo en la mirilla, para comenzar a calibrar bien, no quería perderse su "evento principal." Y pareciera que... Su idea no fue tan loco como los demás pensaban, al menos si podía ver mucho más de cerca esos hermosos puntos lejanos de luz.




Spoiler:
avatar
Asclepio Karpusi
Grand Maestre

Grand Maestre

Mensajes 173
Dracmas 600
Fecha de inscripción : 14/04/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Observando el firmamento. (+18)

Mensaje por Aleister Crowley el Miér Mayo 09 2018, 21:45

Sentí bastante duro ese “Santo de Ofiuco” como si haberlo llamado por su título lo hubiese ofendido, a lo que sonreí de lado, me gustaba como se iban descubriendo de a poco solas las personas, ahora sabia como no le gustaba que le llamaran, ya nos habíamos visto en la reunión, sabia su nombre y todo pero para mí era costumbre llamar a cada estrella por su el nombre que le caracterizaba, tenía que conocer y explorar muy bien a la persona como para llamarla por su nombre real, era como las leyendas de dragones, una vez que conocías su verdadero nombre y lo pronunciabas eras su dueño…

Ganas no me faltaban para querer ser su “dueño” pero no quería ser brusco. Cuando alguien me gustaba o me atraía ya fuese física y/o intelectualmente solía ir con más cautela, me conocía muy bien a mí mismo y sabía que cuando quería algo era bastante arrebatado y apasionado, empezaba a ponerme ansioso y no necesitaba todos esos sentimientos conflictivos ahora en mi cabeza, tenía asuntos más problemáticos y complicados de los que ocuparme, pero la realidad era que también me venía bien despejarme un poco.

- Debes ser cuidadoso… a Mira no le gusta que la espíen mucho, es vergonzosa pero le gusta en el fondo que la observen por eso deja un rastro que seguir… es tan rara – me había sentado para poder observarlo armar aquel raro aparato, en realidad lo estaba mirando a él más que al artefacto, ambos eran interesantes pero uno de los dos desprendía un ligero perfume que me atraía como a él la cola de la estrella, para mi aquel medico parecía ir dejando una estela que iba siguiendo y aquí estaba, con un dolor de cabeza que me estaba partiendo al medio y no me dejaba centrarme bien.

- Mmm déjame entender… - dije al observar el lente de cristal que estaba acomodando – ese… vidrio te permite ver de “cerca” las estrellas… en teoría… podrías… - me quede callado porque mentalmente estaba repasando para todo lo que podría servir – valla, te quemarían por brujo jajaja eres magnifico… te lo han di… - y antes de que terminara la frase caí hacia atrás con una sonrisa tonta en el rostro, el dolor se había convertido en mareo, el mareo en debilidad y la debilidad en desmayo.

Mi cuerpo callo sobre el suavesito colchón de hierva, por suerte no me di un gran golpe ni nada, más se sintió como si hubiese caído en un profundo sueño que en un desmayo por culpa de los días sin comer ni dormir que había pasado dentro del templo, sin siquiera ver la luz del día, sabia a lo que me estaba sometiendo pero era necesario que hiciera aquello para proteger a todos los civiles del este.






Spoiler:

avatar
Aleister Crowley
Recolector

Recolector

Mensajes 175
Dracmas 535
Fecha de inscripción : 29/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Observando el firmamento. (+18)

Mensaje por Asclepio Karpusi el Jue Mayo 10 2018, 12:51

Cuando le comenzó escuchar hablar, la verdad es que se volteó a verle con bastante curiosidad. ¿Acaso él... Conocía a esa estrella? Era algo que ciertamente no se esperaba... O tal vez si. Asclepio tenía una muy, muy, muy, MUY leve idea de las habilidades, poderes y técnicas de los Santos de Athena... Y más que nada, porque ha andado de "curioso" en los viejos escritos que hablan sobre eso, en donde hay algunas de base, pero cada Santo crea las suyas propias, y justamente el Santo de Ofiuco se le hace alguien por demás interesante, porque además de que... Es como él mismo en el sentido de que también cura a sus compañeros y me quiere dejar sin trabajo a mi jaja', sus técnicas se basaban en las estrellas, en la luz que éstas producían.

¿Usted... Conoce esa estrella? ¿Cómo es? ¿Cómo está formada? ¿Cómo sabe su nombre? ¿Acaso puede hablar con ella?

Le invadió de preguntas... O al menos esa fue intención, antes de notar, mientras se acercaba a él para seguir con su interrogatorio, que se desmayó. No hizo mayor aspaviento, porque, hubiera sido algo ridículo de ver que Asclepio intentaba evitarle el golpe, y seguro, a raíz de eso, él lo terminaría golpeando. Pero al menos, la hierba estaba lo suficientemente alta para hacer la superficie suave y que no se golpeara tan fuerte.

Eso no quitó por supuesto, que lo fuera a revisar. Primero la cabeza, la cual palpó una vez se hincó al lado del Santo, y bajo la cual colocó el abrigo que llevaba para más en la noche. Después, tomó la muñeca ajena, y comenzó a revisarle el pulso junto con la respiración al observar el pecho de aquel hombre subir y bajar. La respíración era regular. . . Un poco lenta y el pulso acelerado...

-Está exhausto...

Se dijo a si mismo. No llevaba su estetoscopio, porque no pensaba en atender a nadie en aquel lugar, así que, se inclinó sobre el otro, pegando su oído al pecho y poder escuchar tanto los latidos como los pulmones. Efectivamente, su corazón se escuchaba agitado y cansado, pero sus pulmones bien ventilados. Sin duda había sometido su cuerpo a demasiado estrés, y éste le estaba cobrando la factura.

-Aún no entienden... Que también son humanos...

Y lo dijo en general. No sólo hacia los Santos, sino también a los Reyes de las Regiones. Por mucho que puedan "rasgar el suelo con una pisada o partir los cielos" su cuerpo es humano, se cansa y debe de ser atendido y cuidado o si no, no importaba cuánto poder tuvieran, no serviría de nada. Se puso a buscar. . . Y como no encontró nada, decidió mover el cuerpo de Ofiuco -como pudo - de tal forma que sus piernas quedaran sobre una de las raíces del árbol y quedaran un poco por arriba de su cabeza, poner su cabeza en la posición adecuada para que, por la misma inercia, abriera un poco su boca y tuviera mejor paso de aire, le puso un paño de agua fría en la frente y se quedó haciéndole un pequeño masaje en las sienes, cerca de su oído y detrás de éste, debajo del hueso, así como en la nuca, para ayudar número una a aliviar el dolor de cabeza, y número dos, relacionado con lo anterior ayudar al flujo de sangre desde y hacia el cerebro.




Spoiler:
avatar
Asclepio Karpusi
Grand Maestre

Grand Maestre

Mensajes 173
Dracmas 600
Fecha de inscripción : 14/04/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Observando el firmamento. (+18)

Mensaje por Aleister Crowley el Jue Mayo 10 2018, 15:22

De haber logrado escuchar todas sus dudas las habría contestado con gusto una por una, pero justo ahora sentía que algo cantaba y que estaba flotando en una nubesita bastante esponjosa, no sentía ningún mal estar, mi cuerpo simplemente parecía haber dejado atrás todo lo que le estaba pesando segundos antes. Pero el medico no estaba en mi sueño, ni sus dudas, ni sus explicaciones sobre su nuevo curioso aparato para ver estrellas. Ah otro día lejos del paraíso, que aburrido era estar flotando, podía desprender mi cuerpo astral de mi cuerpo físico pero eso requería un poquito más de fuerza y ahora estaba tranquilo, necesitaba recuperar energía no gastarla si quería descubrir cosas nuevas de aquel chico.

- Mmmm si lo entendemos… - murmure recobrando un poco la conciencia, pero no abría los ojos, estaba claro que estaba en otra posición, mi cuerpo se volvió a sentir, los masajes eran agradables, tenía que admitirlo, tenía buena mano para relajar los males, no era un simple médico, su estrella brillaba más que la de cualquier otro mortal, parte de su conciencia estaba despierta, solo que no la usaba, no la dejaba salir como deseaba, ya había estado observándolo como a todos.

Tome sus manos entre las mías para detener un poco su tarea – solo que a veces tenemos que esforzarnos un poco más para protegerlos a todos, el sacrificio de uno vale la pena para salvar a miles, tu mejor que nade deberías saberlo… Asclepio – esta vez le llame por su nombre porque antes le había molestado un poco que lo hiera por su título, abrí los ojos para cruzarme con los suyos y sonreírle – si te ocupas de mi perderás la oportunidad de ver tu estrella, deberías ir a ver yo no me moveré de aquí – atrevido como yo solo, solté sus manos solo para poder alcanzar su mejilla, la cual roce hasta alcanzar mi objetivo, su mechón de pelo, que tire despacito de forma juguetona.

Cerré de nuevo los ojos y me quede recostado, supuse que él me había movido hasta allí y como estaba cómodo, acá me iba a quedar – quizás, si estuviese más en el castillo podrías hacer revisiones a los santos… sería una buena idea – mentía, desde que la había visto entre las miles de estrellas tenia la intención de sujetar con fuerza  la suya en particular, solo quería que fuera más seguido al castillo, no que viera a los demás pero podía hacer como que no me importaba solo con tal de convencerlo, era terriblemente posesivo cuando me enfocaba en algo o alguien, era una pena para el pobre médico que mis ojos se fijaran en él, porque ahora era complicado que quisiese dejarlo ir sin conocerlo por completo.

- Lo siento…  - no sabía comportarme, no pude evitar incorporarme tan rápido como pude para empujar al médico hasta dejarlo debajo de mí, mis brazos estaban a los costados de su rostro sosteniendo mi propio peso – alguna vez… te dijeron lo tierno que te ves cuando te ocupas de tus pacientes… que tienes un brillo particular en la mirada… igual de intensa que las estrellas – me mordí el labio, podía estar mareado y medio tonto pero me estaba aguantando el deseo de saborear sus labios.

Estaba preparado para recibir algún tipo de golpe, grito, insulto por descarado, por lanzare como si nada sobre él, sin previo aviso, sin ningún tipo de presentación o sin pedir permiso, pero como era más sabio de lo que aparentaba sabía que a veces las oportunidades sino las tomaban en el momento que se presentaban luego no se volverían a dar, las perderías, como si dejaras caer algo preciado al rio, la corriente se lo llevaría y no regresaría jamás, en que otro momento iba a tenerlo tan cerca como ahora?






Spoiler:

avatar
Aleister Crowley
Recolector

Recolector

Mensajes 175
Dracmas 535
Fecha de inscripción : 29/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Observando el firmamento. (+18)

Mensaje por Asclepio Karpusi el Vie Mayo 11 2018, 00:18

Siguió con sus masajes, incluso se puso a tararear una canción que su madre solía cantar cuando él o su hermano enfermaban... más su hermano que él. Era obvio que ella cantaba mucho mejor, por eso él sólo tarareaba. Era raro que lo hiciera con alguien más. No lo hacía con su madre porque "le daba pena" y mucho menos con su hermano porque... Bueno.. Kai era Kai. Así que realmente... No estaba muy seguro del por qué lo estaba haciendo pero... No se sentía incómodo.

Escuchó lo que le dijo cuando recuperó el sentido. Eso lo calmó un poco, porque significaba estaba al menos un poco mejor. Sólo que no le gustó escuchar aquello. Número uno, por lo que en si implicaban aquellas palabras, gen segundo, porque usó el caso principal del médico, lo cual nada más hacía que su boca se torciera en un pequeño puchero, porque significaba que Asclepio no podía regañarlos.

- no es... Lo mismo... -Sin duda, sorprendiéndose por aquel detalle que tuvo al tomar sus manos, sorprendiéndose un poco más al notar que eran más grandes que las suyas propias. -sé que... su deber es "mantener la paz aún a costa den su vida" pero... ¿de qué sirve extinguir una vida sólo porque son necios y orgullosos? -porque sabía muchos de ellos no consideraban importante la salud ya que "no era una batalla" o no sangraba los 20 litros que al parecer era necesario sangrar para ser "respetados" y que el médico aún no sabía de dónde sacaban.

No le contestó nada sobre el tema de la estrella. Claro que queria verla, perosu salud era más importante para Asclepio en esos momentos, a la estrella, podría verla en otro momento, o incluso viajar a otra región para observarlo. Pero si él se ponía mal por su "egoismo" sería algo que Asclepio no se podría perdonar. Pero... abrió un poco más de la cuenta sus ojos ante la verdadera sorpresa de sentir aquel pequeño roce en su mejilla, que incluso provocó un muuuy leve sonrojo en el médico, un poco más cuando el otro comenzóa jugar con su mechón.

-pues... Si me... gustaría llevar una bitácora sobre la...salud de cada uno... Además... Si voy seguido al...Palacio. - haciendo otra vez haciendo un pequeño puchero, justificando su propia ausencia del Palalcio. Como todo el mundo, le reclamaba que no viviera allí, aunque no lo sintió como con todos que realmente le exigían vivir allí. No podía... este seguro de qué sentido pudiera tener ese comentario... Pero... podía asegurar que no era para "regañarlo."

No entendió el por qué se disculpa a, y como realmente le sorprendió aquel móvimiento, que era más que obvio no debía hacer, es que casi ni se dio cuenta cuando terminó debajo del Santo de Ofiuco, sorprendiéndose, como al parecer lo haría siempre que estaba cerca de ese hombre, pero sintiendo cómo su rostro comenzaba a encenderse, poco a poco, sintiendo su corazón latir de forma acelerada y sin realmente entender el por qué.

No pudo decirle nada, sólo unos pequeños balbuceos salían de sus labios. "¿tierno?" Nunca nadie antes le había dicho "tierno," mucho menos refiriéndose a cuando atendía a sus pacientes. A pesar de que seguían acudiendo a él, sabía bien lo que mucha gente, no todos opinaban de su persona, de sus ideas, de sus métodos. Así que no, jamás le habían dichos que era... "tierno..."


Off: la canción que tarareó n,n
Spoiler:




Spoiler:
avatar
Asclepio Karpusi
Grand Maestre

Grand Maestre

Mensajes 173
Dracmas 600
Fecha de inscripción : 14/04/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Observando el firmamento. (+18)

Mensaje por Aleister Crowley el Vie Mayo 18 2018, 09:12

Todo era una excusa, una mentira que se debe seguir, si había personas que realmente me molestaban y a diferencia de Asclepio, yo no trataría jamás, eran las que no podían ser capaces de creen en que el universo era infinito y libre, que se expandía constantemente, que en vez de eso creían que existía un dios y era el causal de todos sus actos, creyéndolos capaces de juzgar a otros porque “sus creencias” así lo manifestaban, si dios decía que tener gatos el día de mañana era malo entonces seguramente matarían a todos los gatos que se les cruzara y lo mismo pasaba con “el amor hacia el otro” estaba prohibido amar a otro sino era por el simple hecho de procrear como su dios lo dictaba, Zeus había estado siempre en contra de esa religión pero cuando se había dado cuenta ya no pudo hacer más que aceptar y controlar, era tal vez, lo único que le reprocharía siempre al viejo rey, porque no castigaba a esa gente, porque no simplemente les había hecho creer en él, que era un dios palpable, que estaba allí junto a su pueblo.

No quise seguir fingiendo, yo era el protector de las estrellas, pero a veces algunas debían extinguirse para que otras nacieran así que no tenía ningún reparo en no dejar testigos con tal de proteger lo que amaba, era capaz de abandonarlo todo, creencias, el hogar, el deber y si todo por una sola y pequeña estrellita que brillaba ahora frente a mis ojos – que locuras sería capaz de hacer por ti… - hable en voz alta sin darme cuenta, si estaba mareado ahora le echaría la culpa a él por hacer que mi mundo se agitara – no tienes una idea de lo que me cuesta tratarte como un simple colega estrellita – flexione apenas mis brazos para alcanzar sus labios, me basto sostenerme con una sola mano para jugar con la otra sobre la piel de su pierna, iba levantando la tela blanca de su toga, tendría que ser mi nuevo pasatiempo quitárselas, mientras que mi lengua busco, intrusa y descarada, la suya para jugar.

Pero tuve que detenerme cuando escuche algo, pero solo era un pequeño conejito que se metió asustado de nuevo en el arbusto cuando voltee brusco, hasta casi habría sido capaz de encender mi cosmos para golpear al que husmeaba, estaba más sensible y era más fácil alterarme con el cansancio que llevaba a cuestas, suspire y volví a mirarlo – lo siento… no me gusta y nunca me ah gustado mentir u ocultarme… me desespera no poder tenerte siempre como yo quiero entre mis brazos… como ahora – murmuraba, arrastrando cada vez más las palabras, mientras dejaba que el peso de mi cuerpo me fuera venciendo, abrazándolo con fuerza aun debajo mío, apoye mi cabeza sobre su pecho, dejando que los latidos alborotados de Asclepio me calmaran, sabía que se alteraban por mi culpa y eso me hacia feliz.

Mi ser era simple de entender pero difícil de tratar, porque cuando era increíblemente bueno siempre había una parte de mi que no tendría piedad con lo que creía incorrecto y cuando era completamente oscuro y tenía que pelear por todo existía una pequeña parte de mi que era piadosa y vulnerable, pero en ese momento estaba todo mezclado dentro de mi, quería dejar todo allí, dejar de pensar y tomarlo sin preguntar, sin aviso, sin ninguna pizca de decencia en mis actos, pero me controlaba y sabia que la razón era él, solo por él me controlaba, a veces la reputación lo era todo y si alguien veía al Grand Maestre teniendo relaciones con un hombre? Al gran medico de Grecia acostándose con un amante en cualquier lugar, pero me gano la maldad, la picardía y la indecencia en ese momento porque esta vez metí mi mano debajo de la toga encontrando lo que buscaba, aquel pequeño pezón que pellizque con una sonrisa picara en el rostro, bese su cuello, y tomando una de sus manos enrede mis dedos con los suyos llevándola por sobre su cabeza, impidiendo que la usara para quitarme de encima.

- Te dije que te extrañe estos últimos días que estuve ocupado?? – levante la mirada para ver su reacción mientras seguía jugando con su cuerpo, adoraba sus reacciones llenas de pena, sus mejillas rojas, como las palabras se le volaban y no podía pronunciarlas, como su cuerpo se estremecía y su corazón se agitaba cuando estaba cerca de mí – te amo… pero no le digas a nadie, me gusta pelearme con la competencia – lo moleste sabiendo que lo último que quería era que me peleara con alguien, sonreí de lado besando de nuevo sus labios , buscando de nuevo su lengua desesperadamente, al demonio el mal estar que mi cuerpo sentía por el cansancio.






Spoiler:

avatar
Aleister Crowley
Recolector

Recolector

Mensajes 175
Dracmas 535
Fecha de inscripción : 29/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Observando el firmamento. (+18)

Mensaje por Asclepio Karpusi el Dom Mayo 20 2018, 17:10

¿Qué... Había pasado... Allí? Es decir... Si entendía qué había pasado pero. . . A veces Aleister le "caía mal." Aunque claro, esa era una oración que no era para nada real. Aún no entendía cómo, en qué momento es que ese... niño había entrado de la forma en la que lo hizo a la vida, la mente.... Y el corazón de Asclepio. Ya se había resignado a que estaría sólo, que no.... Experimentaría el amor fuera del agradecimiento de sus pacientes, el amor fraternal de Kai y su madre, del cariño de Aidan y del respeto de Minerva... Y sin previo aviso, así como así, llegó el joven Santo de Ofiuco, que lejos d Asclepio poner orden o comportarse como el "adulto" que era... Simplemente cayó en el juego del chico, enamorándose poco a poco de él.

Su primer comentario, aunque sabía que era para él mismo, hizo recapacitar al médico. A pesar de que siempre actuaba de forma torpe y avergonzada frente a Aleister, no podía negar que le quería y mucho. Sabía bien que, a pesar de su propia torpeza, amaba a este joven... Y también estaba dispuesto a hacer "locuras" por él. A Asclepio no le importaba lo que le pudieran hacer, o el qué dirían de su persona. Pero lo que le importaba y en verdad le aterraba era lo que pudieran hacer con Aleister. Ni siquiera quería pensar en eso. Saber que por su culpa, por su descuido algo podría pasarle. Por más que el contrario fuera quien llevaba el "control" en la relación, Asclepio era el mayor y tenía que cuidar de él. Si cuidaba a la población del Este, con mucha más razón... Cuidaría a Aleister, contra lo que fuera y como fuera.

El beso que llegó a sus labios lo sacó de sus pensamientos. Su corazón comenzó a latir aún más rápido al sentir aquella caricia sobre su pierna, ya que, por la forma en la que había quedado, Aleister encajaba perfectamente entre las piernas del médico, la cual sufrió un pequeño escalofrío y cuya piel se erizo al sentir ese gentil toque de esa gran y varonil mano. Siempre que estaba entre los brazos de Aleister Asclepio parecía incluso un chico de 16-17 años por la diferencia de sus cuerpos. Recuperó el aliento sólo un poco cuando el otro rompió el beso, aunque el castaño aguantó la respiración por el mismo nerviosismo del que el pelizul era presa.

-A mi... Tampoco me... Gusta esconderme...

Le dijo sincero una vez que el chico se recostó sobre de él, a lo que Asclepio también le devolvió el abrazo, pasando sus dedos entre la melena azul de Aleister, haciéndole un pequeño masaje mientras. Asclepio tenía muy en alto su idea de que, si hacían tus obligaciones como debías ¿qué importaba lo que hicieras con tu vida? A menos de que, de día fueras un Santo de Athena -o Gran Maestre -o lo que fueras, y de noche un asesino, allí si estaba mal. Pero si Aleister cumplía con su deber y Asclepio también... ¿Qué le importaba al resto de la gente lo que hiciera en su tiempo libre? ¿Qué les importaba con quien estaba, con quién se acostaba o a quién amaba? Eso era de las pocas cosas que lo molestaban, que la gente se estuviera metiendo en cosas que no le importaban.

Pero de nuevo, Aleister le desvió de aquellos pensamientos molestos, haciendo que su cuerpo reaccionara antes de que el mismo médico se diera cuenta, y emitiendo un ligero ruidito de sorpresa -o excitación -al sentir ese pellizco sobre su pezón. Hizo que sus mejillas se encendieran al instante, porque el chico nunca había cruzando de cierta línea... que al parecer... Quería cruzar en ese momento. La sorpresa, y lo que hacía a su cuello eran las causantes que -como siempre -sólo salieran balbuceos de sus labios en vez de poder articularle alguna palabra decente. Ni siquiera le pudo contestar a que él también lo había extrañado. Todo estaba pasando... Realmente rápido y... No sabía ni qué pensar- ¿Qué pasaría si alguien venía y los veía?

Aunque... No entendió bien el por qué, o a qué se había debido. . . Cuando escuchó el "te amo" hizo que el corazón le diera un brinco, y sus mejillas se encendieran un poco más. Recibió el nuevo beso de Aleister sin poner resistencia alguna, y aunque el chico tuviera una de sus manos prisionera, aún tenía la otra. . . Pero lejos de intentar quitarlo, Asclepio comenzó a subirla por el tonificado brazo del Santo de Ofiuco, pasando por su hombro, hasta su cuello, acaricíandolo, enterrando su mano en aquella mata de cabello azul que tanto le llamaba la atención, para que no se separara de él, moviendo de tal forma su cuerpo para que el de Aleister pudiera encajarse mejor en el suyo, respondiendo -de forma un poco torpe -el beso que le estaba dando.

Había pensado -y querido -que su primera vez fuera especial... ¿y qué lugar más especial que, debajo de las estrellas que tanto adoraba su amado Aleister?




Spoiler:
avatar
Asclepio Karpusi
Grand Maestre

Grand Maestre

Mensajes 173
Dracmas 600
Fecha de inscripción : 14/04/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Observando el firmamento. (+18)

Mensaje por Aleister Crowley el Lun Mayo 28 2018, 12:18

Me alegraba saber que al menos en algo coincidíamos, sin contar las ciencias claro, en lo que se refería a lo sentimental y en lo moral diferíamos bastante, pero esta vez lo escuchaba pronunciar eso en voz alta, “no querer ocultarse” eso era un gran avance para alguien tímido y reservado como lo era él, lo estaba haciendo cambiar de parecer tan pronto? Esta vez la resistencia fue menos que las veces anteriores en que cambiaba de tema o se apartada por pena a lo que pudiese hacerle. Quería que todos sus miedos y dudas desaparecieran, que viera lo inmenso que era el universo como para perdérselo por seguir todas las reglas que le dictaba su moral, su lengua iba guiando la del mayor, que parecía ser algo torpe en todo lo que hacía, pero eso ya lo sabía, era lo que le gustaba también de él, esa ingenuidad y torpeza que tenía con estos temas a pesar de su edad.

- Si me queman que sea por ser el brujo que cautivo tu cuerpo y tu corazón… - murmure con un poco de gracia, aunque sabía bien que a él esas cosas no le daban risa, sino todo lo contrario, pero para mí era real, me daba igual lo que pensaran, nadie podía impedirme detener lo que sentía, ni ahora, ni nunca, era terriblemente fiel y terco cuando tenía algo que deseaba con tanta locura. Ningún fanático era capaz de frenar mis sentimientos por aquel hombre bajo mío, era probable que yo los hiciera arder a todos si decidieran algún día ponerle un dedo encima.

Y si nos descubrían, como era su temor, mientras no hablara o no lo lastimara entonces no sucedería absolutamente nada, pero de lo contrario toda la ira del firmamento caería sobre su cabeza, así que si alguien nos veía mejor que se quedara callado y disfrutara en silencio sino quería ver al cielo enfurecido. Y como si del mismo cielo se tratara mi cabello azul oscuro callo por los lados creando una bóveda oscura, un velo cómplice que ocultaba los besos de los amantes en la noche bajo las estrellas.

Mis manos se impacientaban, mi cuerpo reaccionaba como si su mano al pasar sobre mi piel y enredarse en el cabello transmitiera electricidad, cosquilleos imprudentes, una evitación que se hizo notar debajo de las telas de mi ropa cuando él se acomodó mejor para encajar a la perfección, ese hombre había sido creado a mi medida, mis brazos lo podían envolver por completo y su cuerpo se adaptaba al mío como si fuese la pieza del rompecabezas que me completaba. Había tenido dos amantes anteriores, pero por ninguno mi corazón había palpitado tan deprisa o me había faltado el aliento como me pasaba cuando estaba con él.

- Si te da miedo que nos descubran no hagas ruido… aunque me quede con las ganas de escucharte gritar mi nombre… - mordí su labio mientras mi mano bajo su ropa bajaba hasta su entre pierna, acariciando despacio cerca de su entrada, quería ver que tan nervioso se podía poner, sonreí. Podía sostener mi peso y los movimientos con una sola mano, porque no quería moverme de donde estaba, desde arriba podía verlo mejor, mis ojos brillaban como si fueran las mismísimas estrellas – tenemos todo el tiempo del mundo…

YAOI:
Murmure mientras volvía a besarlo para desviar su atención de lo que estaba a punto de hacer, sabía bien que era virgen, que además de ser la primera vez, lo estaba haciendo al aire libre, pero su toga era la clave para la discreción, no necesitaba quitarle nada, solo levantarla y ocultar el resto bajo esas telas sencillas, realmente adoraba esas prendas! Tan convenientes. Mis dedos marcaron con fuerza su piel cuando sostuve con un poco de brusquedad y fuerza su trasero al arrastrarlo un poco para atraerlo por completo contra mi pelvis dejándole notar lo duro que estaba y con un poco de suavidad deje deslizar el dedo índice, apenas tanteando la entrada, dibujando círculos antes de meterlo con cuidado para no provocarle dolor. No podía evitarlo, mi cuerpo se movía como si quisiese penetrarlo pero respiraba agitado por forzarme a contenerme, ahogándome en su lengua para calmar mi hambre
.






Spoiler:

avatar
Aleister Crowley
Recolector

Recolector

Mensajes 175
Dracmas 535
Fecha de inscripción : 29/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Observando el firmamento. (+18)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.