AIDAN
WebMaster
|| MP ||

MINERVA
Admin
|| MP ||

ETHAN
Admin
|| MP ||

BRAVERY
Eventos y Tiendas
|| MP ||

TYR//KLAUSER
Rol Master/NPC
|| MP ||
Últimos temas
» Petición de juez de combate
Hoy a las 11:07 por Damian

» (BIS2) Decisiones y Consecuencias
Hoy a las 01:19 por Cosmos

» (BIS1) Decisiones y Consecuencias
Ayer a las 23:02 por Cosmos

» Salvaje [18+]
Ayer a las 18:53 por Hoshi

» Shingeki no Kyojin RolePlay /Afiliación Élite
Ayer a las 18:27 por Cyril

» Problemita
Ayer a las 16:45 por Damian

» Desastre
Ayer a las 15:36 por Kaien Cross

» Peticion de Rangos
Ayer a las 15:06 por Cosmos

» The city of lost trees
Ayer a las 00:07 por Gray

» Ausencia
Dom Oct 14 2018, 10:18 por Aeris


ReglasHistoriaFicha BaseCronologíaInventarioMercadoMapaBúsquedas de Rol


Licencia de Creative Commons
Eternal Spirit by DelthaV is licensed under a Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 Argentina License







¿Yendo hacia el fin?

Página 1 de 5. 1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ir abajo

¿Yendo hacia el fin?

Mensaje por Lothar el Dom Abr 22 2018, 22:59

No era muy sano quedarse todo el tiempo en su templo. Tenía mucho que aprender sobre el ser humano, y un viaje siempre era una buena opción. No le avisó a nadie del Santuario que se iría lejos una semana, pero sabía que le pondrían problemas. No le gustaba hacer cosas consideradas ilegales, pero a veces era necesario. El mismo Buda le recomendó que no se quedara leyendo todo el día en la casa de Virgo. No aprendería lo suficiente y se limitaría demasiado su conocimiento. Un caballero como él no necesitaba entrenar para elevar su poder de combate. Aquello lo hacía simplemente meditando. La sabiduría que podía adquirir como el hombre más cercano a un Dios era la fuente de todo su poder. Mientras más sabio sea, más fuerte y temible será. Sin embargo, él no era una persona que buscara entrar en conflicto de manera continua. Prefería las vías pacificas. Claramente, si llegase a ser necesario, no dudaría en usar la fuerza para acabar con los enemigos. Las obligaciones que le estaban destinadas eran lo primero.

Iba vestido con una vestimenta totalmente normal. Lo que más lo caracterizaba era un enorme abrigo de color negro que lo protegía del frío. Las historias sobre las bajas temperaturas que reinaban esas tierras eran reales. Si veía sin nada que lo calentara estaría en problemas. Siempre estaba la opción de elevar su cosmos para obtener una mayor temperatura, pero no era su intención llamar la atención en tierras enemigas. Aunque... hubo un detalle que no tomó en cuenta. La caja de Pandora que portaba su armadura la llevaba en su espalda. Estaba acostumbrada a traerla consigo en ese estado. Le era más cómodo. Obviamente haría aunque sea algo mínimo para cubrirla. Una manta blanca iba amarrada a la caja, así que no se notaba el característico color dorado.

Ya recorría tranquilamente las calles de la ciudad. Era una persona relativamente alta, sumándole el paquete que llevaba en la espalda, llamaba bastante la atención. Muchas personas se volteaban a verlo. De seguro la voz se iría corriendo y tal vez alguien vaya a vigilarlo. Aquello no iba a ser de su agrado, así que tal vez tendría que esconderse por ahí hasta dejar de llamar la atención, pero era complicado. Solamente se dejaría ver si es que sentía la presencia que alguien valiera la pena. Ya que, quién sabe, puede un guerrero de ese reino sea el que vaya a investigarlo.

Dos presencias comenzaron a caminar detrás de él. Era obvio que lo estaban siguiendo. Sin darse cuenta fue guiado hasta un callejón sin salida. Fue un gran descuido suyo, o tal ves fue planeado por él mismo. A veces estaba más de dos pasos delante del enemigo. — ¿Sucede algo, señores? — La expresión que tenían en sus rostros no se veía muy amigable. — Alguien desea conocerte. Ven con nosotros. — Al parecer era una orden. ¿Obedecería? ¿Quién más aparecería?

avatar
Lothar
Espía

Espía

Mensajes 187
Dracmas 344
Fecha de inscripción : 19/04/2018
Edad : 98
Localización : En tus peores pesadillas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Yendo hacia el fin?

Mensaje por Aidan el Mar Abr 24 2018, 21:48

No estaba siempre acompañado, porque en realidad no necesitaba estarlo, no en mi reino, mi guardián, sin embargo no pensaba lo mismo y por esta vez luego de tanto berrinche había logrado fastidiarlo hasta que me dejara ir solo a donde debía, de todas formas sabía que él iba a estar siempre tres pasos detrás de mí, no era como si no me diera cuenta, pero era mejor que él pensara que me tenía vigilado, lo mismo pasaba con la pequeña cazadora de dientes afilados. Un reporte que me molestaba más que inquietarme, había alguien que estaba manchando de sangre innecesaria la nieve de mi preciado Norte.

No me agradaban los cazadores inexpertos que se adentraban a matar sin un maestro, dejando solo muerte sin ningún sentido, pero no sabía si era uno que estaba haciéndolo a propósito, un intruso o realmente era otra cosa, así que a pedido de ella fui a revisar los bosques. Pase toda la mañana desde el amanecer caminando en paz por aquel blanco y puro paisaje que dejaba entre ver cada tanto algo de verde de sus árboles frondosos. Mis dedos acariciaban el aire, sintiendo cada ser viviente allí presente, mientras mantenía la calma y los ojos cerrados podía sentir las estelas que representaban las esencias más puras.

Hasta que me topé con lo que buscaba y no me agrado para nada lo que vi, ahora claramente no estaba de humor y cuando eso pasaba el clima descendía drásticamente en el Norte, provocando que una gran tormenta se acercara, definitivamente tenia alguien que no era de mi pueblo matando a mis animales o un infeliz que iba a terminar muy mal. Procuraba siempre que todo estuviese en orden en mis tierras, era piadoso con los que respetaban aquel orden y era cruel con los que no lo hacían y matar sin sentido alteraba mi orden.

Volví a guardar mis manos en los pequeños guantes, cubriendo de nuevo mi cabeza con la capucha, había nacido y crecido aquí, era un dios pero aun poseía un cuerpo humano y como tal, aunque hiciese frio y no me afectara tanto, iba bien abrigado siempre. Nadie me reconocía si caminaba tranquilo por el pueblo, primero porque nunca lo hacía con la apariencia que todos conocían, el cabello rojo o a veces ir vestido de otra forma cuando salía con Abel, hacía que todos creyeran que el Rey nunca salía del palacio, pero en realidad caminaba más cerda de ellos de lo que creían.

Estaba buscando a mi cazador intruso cuando detuve mi andar tranquilo, algo fuera de lo normal, deje que mi cabello se volviera blanco bajo la capucha y me acerque. Aclare un poco mi garganta y clave la gran espada detrás de los dos hombres que parecían haber acorralado a un tercero, eran de la guardia del reino pero el otro no parecía ser de por aquí al parecer, me pregunte si era… no, no parecía tener la pinta de un asesino, pero definitivamente era extranjero.

- M-majestad… que…

Levante la mano y negué con la cabeza, no quería explicaciones, no estaba de muy buen humor, pero supuse que una charla que no fuese del Norte no me vendría nada mal para apaciguar la tormenta que se encontraba atrapada en mi interior – es mi invitado… - mire fijamente al hombre extraño y ladeando un poco mi cuerpo hacia un costado note aquel bulto enorme en su espalda, entonces sonreí, le hice una seña con la mano para que me acompañara y los dos guardias se abrieron paso para dejarlo pasar, mirándolo con cautela y hasta un poco de desprecio – caminemos… - murmure mientras caminaba lento para que me alcanzara, guarde de nuevo la espada, parte de mi armadura.

Había tres cosas que podían ser aquel bulto, las trampas que estaba usando para matar, mercadería de algún tipo que llevaba escondida o una caja contenedora de aquellas sagradas armaduras que portaban los guerreros de cada reino, no era desconocida por mí, si lo era por todo los demás, era algo singular y llenaba mucho la atención – que ocultas? – pregunte señalando su espalda. Supuse que mi reacciono para con aquel sujeto dependería pura y exclusivamente de su respuesta a mi única pregunta. No dejaba de verlo, mi mirada estaba clavada en él todo el tiempo, pero era una más de un niño curioso que otra cosa en ese preciso momento. Quería saber quién era y de donde venía, pero todo en un claro orden.


ABRIGUITO:



SEX:
Sweet Imperfection
Sonrojate, besa, acaricia, siente, deja a los tontos con sus taboos
Déjate llevar, se libre, quítate los guantes, no dejes que la sociedad te apague
Se fuerte tu puedes
No te rindas, yo no me rendiré
Soy libre para esta noche ser lo más grande aquí
Cazare tu alma para salvarla, se fuerte, aguanta, aquí estoy


avatar
Aidan
Cazador

Cazador

Mensajes 1012
Dracmas 2513
Fecha de inscripción : 19/02/2015
Edad : 29
Localización : Argentina - Buenos Aries

Ver perfil de usuario http://eternalspiritgods.foro.pro

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Yendo hacia el fin?

Mensaje por Lothar el Vie Abr 27 2018, 23:42

Desconocía si esos soldados le serían de utilidad para poder acercarse a alguien que valiera la pena dentro de ese reino. No valía la pena acabarlos tan pronto, lo mejor sería tratar de mantener una conversación y dejarse llevar ante algún alto mando. Era un plan arriesgado. De la nada vio una espada atravesar a esos hombres. ¿Es que acaso un nuevo personaje había aparecido en escena? Y vaya sorpresa, era uno de los protagonistas de la historia. Obviamente Lothar no lo sabía, pero algo intuía. Podía sentir dentro de él un poder que solamente había visto una vez en el santuario. Una leve sonrisa se posó en sus labios. Al parecer la situación iba tomando un rumbo totalmente deseado por él.

Paso por el medio de ambos soldados. Seguiría a aquella persona de menor estatura que él. En su mente, Buda le comentaba que estaba yendo en un buen camino, pero que tuviera cuidado. Sin embargo, debía aprovechar la situación para estudiar la mentalidad ajena. Y eso iba a hacer aunque no fuera recomendado por el Dios que estaba conectado a él.  

Él mismo anfitrión del reino decidió avanzar a ritmo lento para permitir que el misterioso invitado le alcanzara para caminar a su lado. Era muy predecible la pregunta que iba a hacerle. El bulto que llevaba en su espalda resaltaba demasiado a la vista de cualquiera. No le importaba revelar lo que era, ya que llevaba oculta su armadura en la enorme caja de Pandora para atraer la atención de personas que de verdad importasen esa situación,  y funcionó como esperó. ¿Le diría la verdad o le mentiría? No quería que nadie más aparte de ese muchacho escuchara la respuesta. Se estaban alejando un poco de la zona más concurrida de la ciudad. Sin embargo, no quería arriesgarse. Usaría telepatía para comunicarse con él.

Es una sorpresa. —  Soltó una pequeña risa, aunque se cubrió la boca con la mano para que no fuera tan sonora. Era una persona educada, por lo que reírse fuerte era algo que jamás se veía en él, y mucho menos en tierras enemigas. Tomó un poco de aire mientras detenía sus pasos. Quería el ambiente perfecto para contarle lo que quería saber. Después de todo, no era una información que se podía tomar a la ligera. — Lo que llevo en mi espalda es mi armadura dorada. — Finalmente lo confesó.

Aprovechó que estaba detrás de él para aumentar su cosmos a niveles bastante altos, aunque se estaba moderando. No iba a mostrar el poder que guardaba el hombre más cercano a un Dios. En su mano comenzó a aparecer una esfera de cosmos bastante poderosa, la cual estaba en la espalda ajena, aunque sin tocarle. Era una especie de amenaza. Sin embargo, no planeaba finalizar en un ataque. — ¿Mandarás soldados a acabarme ahora que conoces mi identidad o me invitarás a beber el té para hablar pacíficamente? No vine con malas intenciones. Pero debo declarar de inmediato que me defenderé si atentan contra mí, —  Al finalizar sus palabras desvaneció su cosmos, volviendo todo a la normalidad. Dio un paso para posicionarse nuevamente a su lado y le dedicó una leve sonrisa. — ¿Y bien? — En el fondo, sabía que existía la posibilidad de que lo mataran en ese instante.
avatar
Lothar
Espía

Espía

Mensajes 187
Dracmas 344
Fecha de inscripción : 19/04/2018
Edad : 98
Localización : En tus peores pesadillas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Yendo hacia el fin?

Mensaje por Aidan el Sáb Abr 28 2018, 03:15

Juntaba mis manos detrás de mi espalda mientras caminaba tranquilo, mi postura era demasiado confiada, relajada, incluso intuyendo lo que era aquello que ocultaba bajo esa vieja tela maltrecha, más sin embargo me detuve, esta vez siguiendo sus pasos en vez de los míos, lo miraba con ojos vacíos, como si estuviesen congelados en el tiempo mismo, sin brillo, sin emociones, completamente fríos, pero mis gestos corporales, como inclinar mi cabeza hacia un lado apenas, denotaba curiosidad.

A mí alrededor el aire parecía volverse más frio y el tiempo transcurrir un poco más lento, como si quisiese detener esa confidencialidad generada a través de sus palabras a mi mente, no esperaba que pudiese hacer tal cosa, no todos los caballeros podían hacerlo – puedo adivinar? Acuario? – pregunte también directo a su mente, si esa era la forma que había escogido para hablarme entonces usaría la misma con él sin problemas.

Estábamos ya alejados del pueblo, lo que hizo a continuación fue algo tonto y arriesgado, un movimiento demasiado peligroso, que claramente interpretaba como hostil y de muy mal gusto si esa era su forma de presentarse, me estaba amenazando? Con esa pequeña muestra de gran cosmos, lo que no sabía era que cada pequeño copito de nieve que caía a nuestro alrededor era más peligroso de lo que él estaba usando para darme una “advertencia” porque antes de que pudiese atacarme era probable que estuviese desangrándose, manchando aquella hermosa y blanca nieve que decoraba todo mi reino.

- Ninguna de las dos – dije en voz alta, en un tono demasiado grave para mi edad tal vez – puedo recomendarte no volver a hacer eso… solo por cuestiones políticas no querrás romper la neutralidad que se mantiene con Minerva… - dije su nombre en vez de reina o citar su reino, nos conocíamos desde hace tiempo como para tratarla de otra forma – no necesito soldados para acabar con un caballero… pero respóndeme, porque debería de hacerlo? Que ganaría? Nada… sin embargo haz sigo grosero – detrás mío varios gruñidos se acentuaban hasta dejarse ver, dos lobos uno blanco y el otro negro, de un hermoso pelaje suave, uno de estos golpeo mi mano para llamar mi atención, pero no apartaba la mirada del caballero.

- Seria educado de tu parte pedir disculpas – los lobos dejaron de gruñir, porque yo no estaba alterado y ni a la defensiva, no mostraba ningún signo de estar de algún modo, simplemente estaba, como la nieve a nuestro alrededor. Acariciaba de forma juguetona la oreja del lobo más grande – estoy de mal humor como para que un caballero me haga advertencias sobre lo que hará o no hará dependiendo de mi decisión – me mantuve en silencio unos segundos, dejando que el aire se tensara entre ambos, pero como si fuese dos personas distintas sonreí con tranquilidad.

- Es broma… solo que no tomo té y la próxima vez que quieras demostrar tu cosmos hazlo con algo bonito no con una amenaza sino quieres morir el primer día de tus vacaciones – solté una pequeña risa antes de agacharme para abrazar a los lobos, al igual que Abel, estos dos siempre andaban detrás mío cuando salía, los había dejado un rato en el bosque y ahora que me había alejado del pueblo se volvían a acercar. Skoll y Hati nunca se alejaban demasiado, eran más grandes que la mayoría de los lobos de su manara, pero ninguno era el líder, apenas eran cachorros como lo era yo.

- Relájate no te matare de todas formas… no querría escuchar a Minerva llorar o gritarme por dejarla sin uno de sus imprudentes caballeros – le guiñe el ojo y dándole palpadas a los lobos estos echaron a correr delante nuestro – igual si estoy de mal humor por si no lo notaste – como si debiera conocerme, me pare frente a él como a un centímetro de distancia, mirándolo hacia arriba, media mucho más que yo que apenas media un metro sesenta y seis como mucho, me quede mirándolo fijo – tú no eres el asesino al que busco… - me había puesto apenas en puntita de pie, pero cuando me di cuenta me gire distraído y comencé a caminar de nuevo – alguien está matando a mis animales… tengo un lugar privilegiado en el cementerio de Asgard – murmure casi con un poco de odio.

Lo había alejado de los guardias, estos sabían que era mi invitado ahora, así que no lo molestarían, tampoco lo obligaría a acompañarme mientras retomaba el camino al bosque, si tenía cosas que hacer era libre de hacerlas, mientras no diera problemas y tuviese que encargarme personalmente era como cualquier persona más que caminaba por el Norte, no tenía problemas con ningún reino, mantenía la economía con todos y en las tabernas podías encontrar uno o dos forasteros del sur, del este o del oeste incluso y mientras bebieran en paz nadie los sacaría a patadas.


Última edición por Aidan el Lun Mayo 07 2018, 01:05, editado 1 vez



SEX:
Sweet Imperfection
Sonrojate, besa, acaricia, siente, deja a los tontos con sus taboos
Déjate llevar, se libre, quítate los guantes, no dejes que la sociedad te apague
Se fuerte tu puedes
No te rindas, yo no me rendiré
Soy libre para esta noche ser lo más grande aquí
Cazare tu alma para salvarla, se fuerte, aguanta, aquí estoy


avatar
Aidan
Cazador

Cazador

Mensajes 1012
Dracmas 2513
Fecha de inscripción : 19/02/2015
Edad : 29
Localización : Argentina - Buenos Aries

Ver perfil de usuario http://eternalspiritgods.foro.pro

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Yendo hacia el fin?

Mensaje por Ethan el Sáb Abr 28 2018, 18:41

Dejaba que él hiciera las cosas a su manera,pero eso no significaba que lo dejaria solo mientras buscaba un culpable que ni los guardias eran capaces de traer a él.Ya era tiempo de poner en mejor forma a los gorilas, la seguridad del reino era nuestra prioridad ante la incertidumbre del cambio venidero que no podía permitir siguieran fallando de esa manera.

Mantenia mi distancia de Aidan llendo varios pasos atrás ,pero en cuanto este se encontro frente a un extraño que cargaba algo en su espalda,para luego continuar caminando sin escolta,me apresure para acortar la distancia entre nosotros,no sin antes empujar a los guardias a un lado en cuanto intentaron evitar que cumpliera mis deberes.Si en el reino era bien sabido que nadie se acercaba a Aidan sin que yo estuviera presente. No importaba quien fuera el foráneo no le dejaria aprovecharse de la proximidad con el rey,MI REY.

Intentaba prestar atención en la conversación si hubiese una conversación que escuchar, que por alguna razón Aidan tenia un monólogo frente a un extraño,que poseía cosmo y con hostilidad atraían a Skoll y Hati...Pero no atacaban,acaso tenía que hacerlo todo yo en este lugar.

*Que pasa aquí?* cuestione mirando directo al caballero, ya que los lobos se retiraban,quiza ellos no morderian pero eso no era mi caso.

* Esos son los modales de los caballeros mas sobresaliente del la reina...Entonces debería  corresponder de la misma manera* sonreí con malicia, no estaba en el protocolo hacer esa clase de cosas porque todo lo que hacia era reflejo de mi señor y mi reino. Y si éramos distintos a los hombres del Este aquí las amenazas yo si las cumplia, no seria yo quien rompiera el tratado aquí el intruso sería el culpable.

* No eres bienvenido...Mejor marchate hasta que aprendas a comportarte como caballero*Mi mirada se cruzo con la de Aidan, pedia su permiso para patear fuera de nuestras tierras al chico sin contratiempos,solo necesitaba una sola mirada de aprobación y lo lanzaria a través de un portal de regreso con su Reina.




I'm in love with a boy who has an angel in his smile and a thousand demons in his mind
CUBITO DE HIELO MANDA <3:


CUACK:

avatar
Ethan
Mano del Rey

Mano del Rey

Mensajes 331
Dracmas 541
Fecha de inscripción : 15/04/2015
Localización : Neverland

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Yendo hacia el fin?

Mensaje por Lothar el Sáb Abr 28 2018, 20:08

Debía descubrir personalmente si aquel muchacho resultaba ser la persona que creía. Sentía dentro de él una fuerza similar a la de la señorita Athena. Aquello le ocasionaba algo de temor, no se podía evitar, pero tenía demasiado interés en conocer un poco acerca de la personalidad de uno de los reyes del mundo. Hasta el momento, todo estaba valiendo la pena. — Virgo. — Al parecer el contrario no era bueno para jugar a las adivinanzas. Tampoco se acercó un poco a la verdadera constelación del caballero en términos de cercanía de los templos en el santuario. Acuario no estaba cerca de Virgo.

El hecho de que haya mencionado el pacto de neutralidad y haber llamado a Athena con su nombre de humana, sus sospechas se confirmaron. La persona que estaba frente a él era el mismísimo Dios Odín. Y le había amenazado. Sentía que se había metido en graves problemas, pero al menos sirvió para conocer a un segundo Dios. Ya solo le faltaba conocer otros dos y conocería a los cuatro. Eran muy importantes para su estudio de la humanidad. Aunque fueran Dioses, seguían estando dentro de cuerpos humanos, lo que les otorgaba ciertas características de esta raza inferior. La recomendación de pedir disculpas no la dejaría pasar, por lo que, aún estando detrás de él, colocó una rodilla en el piso e inclinó levemente la cabeza. — Le pido mis más sinceras disculpas, señor Odín. No era mi intención ofenderlo, pero necesitaba descubrir si era usted. — Tal vez cometió una gran imprudencia que podría perjudicar enormemente al reino que defendía como un caballero dorado. — Permítame decirle que vine por mi propia cuenta. No le avisé a nadie de mi reino acerca de mi ausencia. Yo responderé individualmente por mis actos si llega a ser necesario. No crea que mi accionar represente la opinión de mi reina Athena. — Esperaba poder obtener una respuesta que lo dejara tranquilo.

Lo lamento, no se me ocurre cómo podría haberlo hecho con algo bonito. — Al finalizar esas palabras se levantó y se limitó a observar al Dios acariciar aquellos animales. No diría ninguna palabra hasta que tuviera que responderle por algo. No podía arriesgarse a decir algo indebido. Normalmente no era el tipo de persona que decía cosas que no debe, pero debía ser extremadamente cuidadoso si estaba en frente de un Dios. Hasta él podía colocarse un poquitito nervioso en ese tipo de situaciones. Sin embargo, eso es debido a que ambos reinos no tenían conflictos aún. Si fuera en otro contexto, no tendría ninguna clase de nervio ya que no tendría que estar recordándose todo el tiempo que debía limitarse en todo.

Se extrañó al ver cómo el contrario se colocaba tan cerca de él, casi apegado, mirándolo fijamente. ¿Acaso planeaba matarlo? Cualquier cosa podía hacer con su poder debido a la cercanía que propuso. Sin embargo, nada malo pasó. Él no era un asesino, y menos de animales, por lo que era el personaje que estaban buscando. Era la situación perfecta para redimirse por su maleducado comentario anterior. — Si gusta, yo puedo... — Y no alcanzó a terminar. Una nueva persona, algo inesperada, entró en escena. 

Se volteó para ver al agresivo hombre que le dirigió varias palabras. Fue a ese reino solo para conocer al Dios, los guerreros de relleno no le llamaban la atención en ese momento. — Lo lamento mucho, señor, pero si soy bienvenido o no, depende completamente de la voluntad del señor Odín. Sin embargo, pido que me disculpe por la actitud que tuve en un inicio con su rey. Prometo que no se repetirá. — Le mostró una leve sonrisa, mostrando que no estaba en sus planes responderle de manera agresiva. Se comportaba pacíficamente..  
avatar
Lothar
Espía

Espía

Mensajes 187
Dracmas 344
Fecha de inscripción : 19/04/2018
Edad : 98
Localización : En tus peores pesadillas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Yendo hacia el fin?

Mensaje por Aidan el Miér Mayo 02 2018, 21:39

Cuando suspire el aire se convirtió en vaho ni bien se desprendió de mis labios, había fallado por mucho al signo que aquel caballero portaba, la desconformidad al haber errado se visualizó en la mueca torcida que hice con la boca. Si bien no era mucho de demostrar lo que sentía, lo que me molestaba o me agradaba, no había podido evitarlo, estaba un poquito consternado por todo, cada pequeñez aportaba a que fuese perdiendo un poco mi equilibrio tan mordaz y frio que solía mantener, incluso con mi gente.

Ante sus disculpas negué con la cabeza, no necesitaba eso, él ya había optado por buscar la información que necesitaba de esa forma, no había vuelta atrás, no iba a ignorarla, podía ser un poco más tranquilo con mi actitud en forma de “paz” pero hasta por ahí nomás, tenía una neutralidad acordada con Minerva, eso no significaba que tolerara cualquier tontería de uno de sus caballeros, menos si este había venido a mi reino sin una razón aparente, sin avisar a sus pares.

No rompería el pacto, pero cualquier jugada o paso en falso del hombre podría causarle estragos al mismo, supuse que él lo comprendía también, que la situación era delicada. Di unos cuantos pasos hacia atrás al sentir aquel perfume peculiar, acompañada de esa voz que no se hizo esperar para interrumpir a mi “invitado” el cual estaba a punto de ofrecerse para ayudarme a encontrar al asesino de animalitos. Era raro que pudiese librare de Abel con facilidad, aunque demostrara molestia siempre ante los demás era solo una fachada, ya había aprendido a ocultar esas miradas, esas sonrisas, sobre todo luego del rumor de la muerte de Zeus, en la que descubrían su amorío con un amante más joven y hombre, el cual misteriosamente había desaparecido luego de que encontraran al dios.

Minerva había confirmado sus sospechas de que había sido una trampa pero aun así no podía evitar asustarme o temer perder a Abel, por lo que habíamos pactado sumo secreto y discreción cuando estuviésemos juntos en el castillo, y que en caso de que quisiese salir con él podía hacerlo disfrazado. Pero todo aquello no venía al caso, era solo pensamientos nerviosos que se agolpaban cada vez que estaba cerca.

- Está bien Krov, fue un pequeño desliz de su parte, ha pedido disculpas y se estaba por ofrecer a ayudarnos a encontrar a nuestro cazador furtivo, verdad señor… - me quede mirando al caballero de Virgo, había preguntado que armadura llevaba en la caja pero no le había preguntado cómo se llamaba – empecemos mejor… ya sabes que soy Odín, Rey del Norte, pero me llamo Aidan… es mi nombre mortal, él – señale con la mano al violento Abel – es mi Mano derecha Ethan Krov – odiaba que le dijeran Abel y no fuese yo, por eso me había desagradado tanto su actitud con la reina del Este.

Guarde mis manos en los bolsillos del abrigo nuevamente y sonreí de lado, mirando a ambos hombres, esperando que Abel me hiciera caso y que el otro se tranquilizara, no íbamos a matarlo, mucho menos a abandonarlo en el bosque, creo que tampoco se lo dejaría de cena a los lobos, no, nada de eso – aprovechemos que aún el sol mantenga un poco su calidez, luego debemos volver, dudo que quieras quedarte solo en la noche en el pueblo o en el bosque, además de que eres uno de los caballeros de Athena – dije ahora con clara molestia por culpa de Abel – y seria de mi parte educado invitarte a pasar la noche en el castillo, por cierto – dije mientras comenzaba a caminar esperando que ninguno de los dos se matara a mis espaldas – a que se debe tu visita en el Norte? – pregunte distraído mientras miraba la nieve y me adentraba de a poco en el bosque mirando cada detalle a mi alrededor.



SEX:
Sweet Imperfection
Sonrojate, besa, acaricia, siente, deja a los tontos con sus taboos
Déjate llevar, se libre, quítate los guantes, no dejes que la sociedad te apague
Se fuerte tu puedes
No te rindas, yo no me rendiré
Soy libre para esta noche ser lo más grande aquí
Cazare tu alma para salvarla, se fuerte, aguanta, aquí estoy


avatar
Aidan
Cazador

Cazador

Mensajes 1012
Dracmas 2513
Fecha de inscripción : 19/02/2015
Edad : 29
Localización : Argentina - Buenos Aries

Ver perfil de usuario http://eternalspiritgods.foro.pro

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Yendo hacia el fin?

Mensaje por Ethan el Jue Mayo 03 2018, 19:45

Una mueca figuro en mi rostro, porque no estaba de acuerdo con la actitud del caballero aun si no era su intención reprobaba completamente sus métodos, no importaba el reino al que perteneciera debían saber cual era su lugar. Debían respeto ante cualquiera de los Reyes por igual,incluso si era enemigo debíamos hacerlo por el bien de nuestro propio soberano.

* Mi señor si ya ah aceptado sus palabras no me opondré* agregue volviendo a la tranquilidad aparente que siempre mostraba,incluso sonreí de lado en cuanto me presentaba cómo la mano del rey en vez de su niñero y lo hacia usando el nombre formal aun así le respondería Aidan telepaticamente como habitualmente hacía cuándo no quería que los demás escucharán >>No significa que este de acuerdo Ai...ni el hecho que lo mantendré vigilado << Y la sonrisa se hizo aun más amplía,sin importar que no la estuviera viendo Aidan.

Parecía esta vez le había afectado el que existiera un cazador tan fuera de su limite permitido, él que no lo encontráramos aún o quizá esto sólo era el preludio de la delicada situación en que se hallaba el Pantheon

* Señor, Epsilon también lo esta buscando * o eso esperaba, porque la pequeña pelirrosa hacia diversas actividades lo que dificultaba rastrearla a ella *así que seguro hallaremos al cazador con ayuda del invitado antes del anochecer* mire de reojo al susodicho, no estaba seguro de que su atuendo fuera suficiente para lo que seria el clima nocturno, menos si Aidan no conseguía obtener lo que quería, cada que se exaltada aunque fuera mínimo el clima descendía más o las tormentas se manifestaban.




I'm in love with a boy who has an angel in his smile and a thousand demons in his mind
CUBITO DE HIELO MANDA <3:


CUACK:

avatar
Ethan
Mano del Rey

Mano del Rey

Mensajes 331
Dracmas 541
Fecha de inscripción : 15/04/2015
Localización : Neverland

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Yendo hacia el fin?

Mensaje por Lothar el Lun Mayo 07 2018, 20:27

Finalmente pudo conocer el nombre humano del Dios Odín e incluso el nombre de uno de sus oficiales de más alto cargo. Al parecer el largo camino hacia el reino del norte había valido totalmente la pena. Aquello le alegraba, pues escaparse del Santuario sin que nadie se diera cuenta para ir a dar un pequeño paseo podía tener varias consecuencias si era descubierto. — Es un honor conocer su nombre, señorito Aidan. No esperaba que una figura divina le revelara tal dato a un simple humano. — Inclinó levemente la cabeza en señal de alabanza y respeto. Él consideraba a los Dioses como seres perfectos, por lo que podría aprender mucho de ellos para alcanzar la perfección que le exigía Buda al ser su representante en la Tierra. Al terminar aquellos palabras, repitió la misma reverencia ante el otro hombre. — También me agrada mucho conocerlo, señor Ethan. Confío en que podrá apoyar como corresponde al Dios. Se ve que es un hombre en quien se puede confiar. — Al finalizar tan solo mostró una cordial sonrisa.

Al parecer infirió que las palabras que no alcanzó a concluir Lothar decían sobre ayudarles a buscar y atrapar al maleante que anda acabando con la vida de lindos animales. No solamente por mostrar educación les ayudaría, sino que de partida le desagradaba que alguien asesinara animales. Ellos eran seres vivos como cualquier persona y tenían el derecho a la vida. — Estoy seguro de que podremos encontrar fácilmente al bandido. En menos de una hora ya lo tendrá ante sus pies, señorito Aidan. Le doy mi palabra como caballero. — Con la ayuda de su telequinesis, movió la caja de Pandora que portaba su armadura y la movió hasta ocultarla en lo profundo de la nieve. Nadie podría encontrarla. Solo él podría sacarla con el mismo truco cuando la necesitara. La armadura dorada no tenía por qué ser usada en una tarea tan simple. Además, se aseguraba de demostrarle a los otros dos presentes que no estaba con ánimos de iniciar un conflicto con ellos.

¿Quedarse en su castillo? Aquello fácilmente podía ser una trampa. Pero cuando escuchaba hablar al Dios, algo le decía que podía confiar en él. Claro, siempre y cuando no volviera a cometer una estupidez que pudiera hacerle enojar. Eso sí, debía tener cuidado con la mano derecha de Odín. Era demasiado obvio que él no confiaba en Lothar. Tenía motivos para desconfiar, pero el caballero de Virgo esperaba buscar motivos para mostrarle que él no iba con malas intenciones a esas tierras. — Sería una verdadero honor pasar la noche en su castillo. Jamás pensé que se me presentaría semejante oportunidad. Si no es una molestia, permítame comprar algo para beber de regreso y así podremos compartir amistosamente una agradable velada. — Obviamente iba a pedir permiso. Si compraba algo que le desagradara a Odín podía meterse en graves problemas. Debía comportarse educadamente todo el tiempo, aunque eso era bastante sencillo para él. 

A paso lento avanzarían por la nieve las tres personas. A lo lejos se avistaba un bulto en el piso. El olor a sangre era imposible de ignorar. Debía tratarse de un animal muerto. Ahí podrían encontrar una pista que les diera el paradero del asesino. Obviamente irían allí.
avatar
Lothar
Espía

Espía

Mensajes 187
Dracmas 344
Fecha de inscripción : 19/04/2018
Edad : 98
Localización : En tus peores pesadillas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Yendo hacia el fin?

Mensaje por Aidan el Jue Mayo 10 2018, 12:38

Sonreía de lado mientras lo escuchaba hablar, si supiese que en realidad Ethan no era de confiar ni un poquito y que tenía más ganas de matarlo que otra cosa pero no tenía ganas de lidiar con los asuntos “mortales” que se iban presentando, tenía otro asunto de que ocuparme, porque tenía un leve presentimiento de que algo más se nos presentaría en el camino, y no me gustaba para nada sentirme intranquilo. De haber sido humano lo que buscaba ya lo habría encontrado Gray hace un buen rato.

- Ojala los landvaettir (1) te escuchen caballero – murmure dejando que mi silueta se perdiera entre los gruesos troncos del bosque helado, estaba ligeramente nervioso, era claro porque no apartaba la mano de la espada, era raro pero era como si cada paso que dábamos dentro del bosque pudiese sentir más un hedor desagradable, lo hacía familiar pero no sabía porque.

Había nacido como dios, mi alma ya estaba preparada para eso desde hace mucho tiempo, pero aun así no recordaba todo mi pasado y no siempre podía usar mi fuerza completa cuando quería, era como volver atrás, aprender de nuevo a caminar, debíamos entrenar el cuerpo mortal para que se fundiera del todo con la conciencia divina, no era como si naciéramos y ya fuésemos los dioses que habíamos sido tiempo atrás, siempre cambiábamos, algunas permanecían pero otras desaparecían, cada era que despertábamos era nueva, debíamos aprender y crecer para fortalecernos y eso a veces era realmente tedioso e incómodo, sabias que tenías el poder pero no saber cómo usarlo era frustrante.

- Si regresamos tu invitas la hidromiel – era la única bebida que me gustaba, no podía evitarlo, ese gusto estaba arraigado a mi desde las primeras eras, creo que haber elegido un cuerpo que no la tolerara tanto era como un freno auto impuesto para no beber tanto todo el día – sangre…

Dije al ver pequeñas manchas rojas, apenas visibles ya sobre la nieve, esta se cristalizaba y eventualmente era cubierta por más nieve, pero no desaparecía y siempre algo se podía seguir visualizando – probemos algo Lothar… - me había agachado a ver la sangre pero al tener un árbol viejo en frente recordé que le había dicho al caballero que los espíritus podían ayudarnos, no siempre le hablaban a los dioses pero sabía que podía invocarlos – solo… no tengas miedo – le sonreí y mis cosmos invoco el espíritu del árbol, di un paso atrás y le pedí a Abel que no se acercara, quería que el Landvaettir se fijara en el caballero de Virgo no en nosotros. El árbol crujió, de a poco se movió, lento, mostrando apenas un rostro, abriendo los ojos oscuros y huecos que se fijaron en el que no era de estas tierras.

“Para salvar lo más preciado, debes abandonar tus creencias… pequeño hijo de la tierra… deberás desviarte de tu camino para salvarte, el rastro de la muerte es el que deberás seguir para encontrar lo que anhelas… pero aun eres pequeño, estas confundido y no sabes realmente lo que quieres… pero puedo mostrarte”

Los espíritus hablaban con quién quieren, sus voces son claras solo con aquellos a los que desean guiar, como no estaba hablando conmigo debía de estar haciéndolo con Lothar o Abel y en realidad era que estaba hablando con los dos al mismo tiempo, mi atención se desvió a las copas de los árboles que se mecían inquietas a pesar de no haber viento que soplara. Fue tan solo un segundo que volví a mirar al frente para ver que el landvaettir había mostrado sus raíces y ahora estaba queriendo tomar control de ambos hombres para arrastrarlos  hacia las profundidades de la tierra, sabía que podían ser algo peligrosos también pero no esperaba que quisiera arrastrar a los dos.

“No puedes interferir con su camino Odín… ellos avanzaran sin importar que se les interpongan porque ya están muertos (2)”

La voz retumbo en mi cabeza, mi cuerpo se congelo pero no por la advertencia sino por el silbido que corto el aire, no llegue a darme vuelta, ahora podía ver la punta de la flecha atravesando mi pecho y la sangre roja que comenzaba a manchar el abrigo, estaba seguro que no había dado en algo vital porque seguía vivo, pero… porque había podido prevenir un simple ataque, no había sentido a nade cerca, a no ser que…

Respire profundo para tranquilizarme, si me dejaba apoderar por el miedo solo provocaría que mi sangre bombeara más deprisa haciéndome sangrar más, tenía la mano en la punta de la flecha, había entrado por la espalda, me arrodille tranquilo congelando la flecha a mi pecho frenando el sangrado.


---------------------------------------------------

REFERENCIAS:
(1) También conocidos como “espíritus de la tierra”, son espíritus que protegen y promueven el florecimiento de los lugares específicos donde viven, que pueden ser tan pequeños como una roca o un rincón de un campo, o tan grande como una sección de un país.  Estos espíritus de la tierra pueden encontrarse en prácticamente cualquier parte del paisaje, ya sea una roca, montaña, árbol, o un arroyo. Aunque su apariencia no está claramente definida, tienen la capacidad de cambiar de forma en diversas criaturas. Además, tienen la capacidad de poseer a los humanos, mientras que otras tienen una considerable fuerza física.

(2) Hago referencia a los Draugr, también conocido como aptrgangr (literalmente "el que camina de nuevo", o "el que camina después de la muerte") es una criatura clasificada como un no muerto en la mitología nórdica. El significado original de la palabra en nórdico antiguo es fantasma, y la literatura medieval distingue claramente los draug -del mar y los draug-terrestres. Los escandinavos contemporáneos, pensaban que vivían en las tumbas de los guerreros vikingos, usando los cuerpos de los difuntos. Como los sepulcros de los hombres importantes contenían gran riqueza, los draugr guardaban celosamente sus tesoros, incluso tras la muerte.



SEX:
Sweet Imperfection
Sonrojate, besa, acaricia, siente, deja a los tontos con sus taboos
Déjate llevar, se libre, quítate los guantes, no dejes que la sociedad te apague
Se fuerte tu puedes
No te rindas, yo no me rendiré
Soy libre para esta noche ser lo más grande aquí
Cazare tu alma para salvarla, se fuerte, aguanta, aquí estoy


avatar
Aidan
Cazador

Cazador

Mensajes 1012
Dracmas 2513
Fecha de inscripción : 19/02/2015
Edad : 29
Localización : Argentina - Buenos Aries

Ver perfil de usuario http://eternalspiritgods.foro.pro

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Yendo hacia el fin?

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 5. 1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.