AIDAN
WebMaster
|| MP ||

MINERVA
Admin
|| MP ||

ETHAN
Admin
|| MP ||

BRAVERY
Eventos y Tiendas
|| MP ||

TYR//KLAUSER
Rol Master/NPC
|| MP ||
Últimos temas
» 1/4 de ausencia. (?
Hoy a las 10:47 pm por Bravery Baudelaire

» Destino
Hoy a las 10:42 pm por NPC

» Salvaje [18+]
Hoy a las 5:41 pm por Tyr

» (BIS2) Decisiones y Consecuencias
Hoy a las 4:36 pm por Cosmos

» Petición de juez de combate
Hoy a las 4:07 pm por Damian

» (BIS1) Decisiones y Consecuencias
Hoy a las 4:02 am por Cosmos

» Shingeki no Kyojin RolePlay /Afiliación Élite
Ayer a las 11:27 pm por Cyril

» Problemita
Ayer a las 9:45 pm por Damian

» Desastre
Ayer a las 8:36 pm por Kaien Cross

» Peticion de Rangos
Ayer a las 8:06 pm por Cosmos


ReglasHistoriaFicha BaseCronologíaInventarioMercadoMapaBúsquedas de Rol


Licencia de Creative Commons
Eternal Spirit by DelthaV is licensed under a Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 Argentina License







El cazador cazado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

El cazador cazado

Mensaje por Gray el Lun Abr 23, 2018 3:25 am

La frontera... La frontera entre el reino del Este y del Norte. Los ecosistemas en Pantheon eran tan remarcados que los cambios en la frontera eran muy abruptos. No en el absurdo de una línea que lo dividiese pero si se notaba la diferencia en pocos kilómetros de caminata y en algunas zonas hasta metros... Ahí en especifico no hacía tanto frío pera alguien del norte pero para los del este seguramente deberían llevar algo que los cubriera. ¿Y qué hacía Gray ahí? No solía ir a otras regiones a menos que lo ameritase... Pero ésta vez tenía una razón que la hizo desviarse de todo lo que hacía normalmente.

La forma de vida de alguien como ella era sencilla. Si tenía sed, bebía. Si tenía hambre, comía. Agua había fresca y pura en muchos manantiales. Pero la comida solía escasear y ella odiaba eso del intercambio de alimentos por dinero. Así que lo primero que buscaba era alguna trampa de cazador donde robar... Si no, cazaba su propia comida. Si la escases era mucha o el clima no le permitía conseguir una presa entonces iba a los extremos... Los cuales, de momento no había tenido que llegar.

El aroma de un pequeño grupo de renos la había conducido muy al sureste, llegando hasta la frontera. Generalmente los alcanzaba antes, o simplemente no era algo natural de los animales ir hasta esas regiones... ¿Por algo en particular? No le interesaba del todo, pero era indudable que no estaba muy acostumbrada a la zona y desconocía el terreno. "Solo un poco más" pensó cuando cruzó la frontera. Iría por el animal más anciano y viejo y luego regresaría rápidamente. O si de plano no los encontraba se iría con las manos vacías y el estómago retorcido de hambre.

- Mmmp... - Gruñó por lo bajo, escondida detrás de unos arbustos... Junto a ella había dos jóvenes lobos que la habían acompañado hasta ahí. Ella ya no tenía manada desde el incidente con su familia pero las demás la solían aceptar y algunas veces los jóvenes le acompañaban por diversión o a ver qué podían sacar. Ahora mismo estaban nerviosos por los olores nuevos, estando algo lejos de casa. - Ya les dije que si quieren regresar lo hagan... Nadie les obliga a estar aquí. - Dijo visiblemente molesta. Tenía tanta hambre que estaba perdiendo los estribos. Pero entonces ¡Los vio! Era un grupo de 4 renos. Un macho, dos hembras, una cría y un adulto viejo. Ella sonrió, comenzando a saborearse.

La zona en la que estaban era montañosa, con amplias zonas planas llenas de rocas y árboles. El césped estaba crecido hasta los tobillos y fue fácil para ella inclinarse entre la espesura... El plan era acercarse tan silenciosamente que no la notaran... Pero entonces...

CLACK

- ¡AHHHHHHHHHHUUUUU! - Gritó con fuerza mientras la trampa de oso se cerraba alrededor de su muñeca, abriendo hasta el hueso, casi cercenando la extremidad. Los lobos salieron huyendo, al igual que los renos. Se quedó muy quieta, esperando que el dolor dejara de ser tan penetrante, con las rodillas y ambas palmas en el suelo, arqueada, dejando que las gotas de sudor cayeran hasta el césped. - Ah... ah... - Estaba más enojada que dolida y ahora debía pensar como salir de ahí.




I’m out of my head
Of my heart and my mind
'Cause you can run but you can’t hide
I’m gonna make you mine




Spoiler:
El amor es un sentimiento extraño
No lo conozco... Y tampoco lo anhelo.
¿Pero qué es entonces ese calor en mi pecho?
avatar
Gray
Cazador

Cazador

Mensajes 205
Dracmas 378
Fecha de inscripción : 30/03/2015
Edad : 31
Localización : Asgard

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El cazador cazado

Mensaje por Lothar el Lun Abr 23, 2018 4:56 am

Se esperaría que una persona que disfruta de leer y meditar se quedara siempre sentado en su templo, pero este caballero de Virgo no era así. Disfrutaba salir a caminar, sobre todo a lugares concurridos por mucha gente para socializar y poder conocer personas para leerlas. Aprender como son. Aprender como es el ser humano. Sin embargo, en esta ocasión sería distinto. Quería visitar un sitio más tranquilo, y no había mejor que visitar unos bosques que estaban en la frontera. Como siempre, se escapó del Santuario sin decirle nada a nadie. A veces le regañaban por ser un caballero dorado que dejaba solo su templo. Lothar no creía que eso fuera malo, después de todo habían varios caballeros más en el Santuario que estaban altamente calificados para proteger a la señorita Athena. Él confiaba en sus compañeros, no dudaba ni siquiera un poco.

Vestía como un civil cualquiera. Un pantalón negro y una camiseta blanca. Para abrigarse, debido a la baja temperatura, llevaba un chaleco del mismo color que el pantalón. Como último detalle, una bufanda de cualquier color, eso da lo mismo, solo importa el detalle de la bufanda. No sabía si así se vestía una persona normal, pero bueno.  No estaba muy acostumbrado a los climas fríos, pero la tranquilidad que le inundaba en ese sitio le revitalizaba. Le hacía recordar un poco a cuando entraba a esa desconocida sala que tenía en su templo, a la cual nadie más había entrado antes.

Se había encontrado con dos ciervos, su animal favorito, y le fue imposible no querer acariciarlos. Aunque algo destruyó toda la paz del bosque. Un grito, pareció más el rugido de un animal salvaje que estaba sufriendo, pero se notaba que era una persona. Los ciervos salieron huyendo por aquel grito. Lothar podría seguirlos para poder continuar disfrutando acariciándoles, pero le preocupaba mucho que la persona que gritó pudiera haber tenido un accidente. Por primera vez desde que escapó del santuario usó la velocidad que caracterizaba a un caballero dorado. Estos podían moverse a la velocidad de la luz. Así que antes de que cualquier espectador se diera cuenta, llegó al lugar de los hechos. Parecía ver a una fiera que cayó en una trampa, pero se notaba que estaba en apuros.

Miró sereno la trampa que llevaba en la mano. Le extrañaba y molestaba que hubieran esas cosas en esos bosques.Repudiaba que hubieran personas que quisieran causarle daño a los animales, pero estaba consiente de que era normal. Era parte de la mentalidad humana.  Otro aspecto negativo, es que existía la posibilidad de que civiles se descuiden y caigan en esas trampas, como fue en este caso. Se arrodilló junto a ella y tomó la trampa. — Por favor, discúlpeme por esto, señorita. — Con fuerza bruta rompió la trampa para que no hubiera problemas extras. Luego con el mayor cuidado le liberó la mano de ahí. Le iba a doler, por eso le pidió disculpas con anticipación. La cosa es que era peligroso que se quedara con la mano en el cesped mucho tiempo. La herida podía infectarse y luego sería mucho peor. Lo mejor era tratarla pronto.

Le extendió la mano para sujetarla de la que no estaba herida y ayudarla a levantarse. No sabía si después de lo sucedía podría caminar con tranquilidad, eso ya lo comentaría ella. — Cerca de aquí hay un lago. No es la mejor forma de tratar su herida, pero es bueno limpiarle para luego vendarla. ¿Confiará en mí o prefiere irse y curarse por su cuenta? — Creyó que lo mejor era preguntarle. No podía llegar y asumir que ella aceptaría su ayuda. Aunque, al verla llegar y estar en esa posición de cuatro patas, parecía que sola no podría salir de esa situación. Su sufrimiento fue evidente.   
avatar
Lothar
Espía

Espía

Mensajes 187
Dracmas 344
Fecha de inscripción : 19/04/2018
Edad : 98
Localización : En tus peores pesadillas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El cazador cazado

Mensaje por Gray el Miér Abr 25, 2018 1:55 am

Escuchó que alguien se acercaba. ¿Cómo es que había llegado tan rápido? No sabía si solo había aparecido o estaba tan distraída que no notó el olor a humano. Por un momento pensó en salir corriendo pero el dolor era tanto que solo gimió y le miró con el único ojo abierto, con el rostro deformado por el dolor. Apretaba los dientes para no hacer ruidos que la delatasen, aunque fuese demasiado tarde. Así que se dejó ayudar... Rompió la trampa como si fuese cualquier cosa, demostrando que no era un civil común y corriente... La trampa de metal cayó dividida en dos piezas, manchada de la sangre de Gray. ¿Por qué se disculpaba? Acababa de salvar su mano, literalmente.

Aceptó la ayuda, poniéndose de pie. Observó sus manos, luego desde los zapatos hasta la cabeza... Sus ojos afilados no dejaban nada sin observar. Seguía doliendo, bastante, pero aguantaba como podía las ganas de salir aullando del dolor. Seguía pálida y un leve sudor frío le recorría la cien... No es que ya le hubiera pasado cosas así antes...  No era nada comparado con otros dolores. Giró la mirada hacía donde estaba el lago, el cual había identificado previamente y asintió.

- Esta bien... ¿Eres médico? - Preguntó... Y todo iría normal hasta ahí si no fuese porque dio dos pasos hacía adelante y sin permiso o aviso clavó el rostro en el cuello del hombre como si fuese a besarlo o morderlo. Pero no pasó ninguna de las dos, sino que comenzó a olisquearlo con profundos "snif snif", apenas rozando la punta de la nariz con su piel. Olía... A incienso... Libros... Húmedad (?) como si generalmente se la pasara encerrado o al menos en lugares bien protegidos del medio ambiente. Abrió la boca un poco, asimilando el aroma, separándose si es que él no hacía algo para evitar la acción en primer lugar.

- ¿Cómo te llamas...? ¿Por qué me ayudas? Me dicen Gray
- Dijo sin más. No era educada, era ruda y hablaba demasiado. Subió su mano herida y comenzó a lamersela, tratando de quitar la sangre. Ahora que había alguien la observara era digno de describirse los pantalones gruesos que llevaba y sobre estos el abrigo de oso polar y foca. Ropa mucha más pesada y caliente que la que normalmente se usa en esos lugares. Además, llevaba el cabello rosado amarrado en una coleta alta y una diadema con cuernitos rojos. Estaba sucia... Su rostro tenía manchas y no parecía que hubiera vivido en un lugar muy cómodo recientemente. Mientras esperaba que la ayudase a bajar al lago.




I’m out of my head
Of my heart and my mind
'Cause you can run but you can’t hide
I’m gonna make you mine




Spoiler:
El amor es un sentimiento extraño
No lo conozco... Y tampoco lo anhelo.
¿Pero qué es entonces ese calor en mi pecho?
avatar
Gray
Cazador

Cazador

Mensajes 205
Dracmas 378
Fecha de inscripción : 30/03/2015
Edad : 31
Localización : Asgard

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El cazador cazado

Mensaje por Lothar el Sáb Abr 28, 2018 6:00 am

Negó lentamente con la cabeza ante la pregunta ajena. Él no era médico, y tampoco tenías muchos conocimientos sobre la medicina. No eran temas de su interés. Le gustaba mucho más ocupar su tiempo en aprender sobre la personalidad y conducta de los seres humanos. Buscar la razón el por qué los Dioses los habían creado. — Puedo no ser médico, pero soy una persona que siempre ayuda a las personas cuando necesitan ayuda. — De pronto sintió una sensación bastante peculiar. Era similar a las cosquillas, pero era algo que le hacía sentir mucho más incómodo. Ser olido de esa manera era algo que nunca le había pasado. Podía afirmarse de que era una experiencia completamente nueva. Sin embargo, la encontraba muy interesante. Soltó una leve risa luego de acostumbrarse a sentir la nariz ajena aspirando su aroma. — Cuéntame, ¿crees que soy alguien de fiar después de haberme investigado de esa manera? — Era una manera sutil de decirlo.

Mi nombre es Lothar. Y como dije, simplemente te ayudo porque vi que me necesitabas. No podía simplemente ignorarte. — Al observarla lamer su herida, con dos de los dedos de su mano derecha le empujó la frente para que alejara su boca de la mano. — La mano herida ya estuvo en el suelo, por lo que puede estar algo infectada. Si la lames, toda esa infección podría entrar a tu boca y ocasionarte mucho malestar durante los próximos días. — Apartó los dedos de la frente, esperando que haya entendido sus palabras. No sentía sentido que la ayudara si ella misma sería quien se perjudique más. — El agua del lado no es la más limpia que hay, pero será mucho más útil que dejar que sigas así. — En ese mismo instante, sin pedirlo permiso la tomó en brazos. El tiempo era valioso y lo mejor era apurarse.

A gran velocidad se movió entre los árboles. En menos de un minuto ya se encontraban a la orilla del lago. La bajó con cuidado de sus brazos, dejándola cuidadosamente con los pies en el piso. Le sujetó la mano sana para guiarla hasta estar a un lado del agua. Se arrodilló y le indicó a ella que hiciera lo mismo. Lo más rápido era meterle la mano al lago, pero debido a la corriendo, aquello le causaría demasiado dolor. Le tomó de la muñeca la mano mala para que la estirara un poco hacia el frente. El mismo Lothar fue sacando agua con sus manos para dejarla caer con cuidado sobre la herida. Poco a poco la piel fue limpiándose, dejando ver con claridad la herida que llevaba. Se veía bastante mal, pero sanaría en unas cuantas semanas. — Es una lástima que una bella señorita tenga este tipo de heridas. Debes tener más cuidado. — Era común en él dar esa clase de halagos de ver en cuando-.

Se quitó el chaleco que llevaba. Luego la camiseta, quedando con el tordo desnudo. Elevó un poco su cosmos para que calentara su cuerpo, ya que la baja temperatura el ambiente podía jugarle una mala pasada. Partió la última prenda que se sacó por la mitad. Tomó una, y realizando unos cuantos arreglos pudo utilizarla para vendarle con cuidado la mano. La idea es que nada entrara en la herida para que no se infectara. Obviamente igual era recomendable que pronto visite un doctor para que le revise. Aunque no dio tal comentario, suponía que era algo obvio que ella debía hacer. — Creo que con eso será suficiente. Espero que pronto el dolor desaparezca. — Le dedicó una leve sonrisa mientras hacía desaparecer su cosmos y se colocaba solamente el chaleco, puesto que la camiseta estaba toda rota. 
avatar
Lothar
Espía

Espía

Mensajes 187
Dracmas 344
Fecha de inscripción : 19/04/2018
Edad : 98
Localización : En tus peores pesadillas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El cazador cazado

Mensaje por Gray el Mar Mayo 01, 2018 12:05 am

¿Una persona que siempre ayuda a los demás cuando de les necesita? ¿Pues qué era... Un santo? Arrugó un poco la nariz... Las personas que dedicaban su vida a otros eran las primeras en morir; e irónicamente ella lo sabía porque su vida misma estaba destinada a servir a Odín. Pero lo que le dio más curiosidad fue la risilla que soltó una vez que lo olisqueó de esa manera... Generalmente se asustaban o se alejaban asustados. Pero él no, incluso preguntó que había descubierto de eso.

- Mm... No hueles peligroso. De hecho, me recuerdas al Profesor, con un poco de humo aromático - Dijo con total sinceridad. A pesar de tener la mano casi desecha no parecía importarle, como si estuviera acostumbrada a eso. - Así que, quizás no totalmente de fiar pero al menos sé que puedo estar segura... Por ahora. - Y dicho esto sonrió ampliamente mostrándole sus colmillos más crecidos de lo normal. - Lothar... - Repitió cuando le dijo su nombre y aunque escuchó lo que explicaba del por qué no debía lamerse la mano la verdad es que no entendía mucho al respecto.

Pero entonces la cargó, provocando un pequeño grito. No pesaba nada, estaba muy delgada así que no fue difícil para él llevarla hasta el agua hasta que la bajó con cuidado. Era muy sutil... En el norte solían ser más rudos y la actitud del joven le desconcertaba. Pronto estarían viendo sus reflejos distorcionados en las ondas del agua... Le miró de reojo, con sus aceitunas por ojos. ¿Era una especie de trampa? Ahora la herida se veía claramente y aunque seguía sangrando estaba limpia.

- ¡Oh! - Exclamó al ver que se quitaba la camisa para hacer una venda improvisada. El que estuviera apretada aseguraría que no siguiera sangrando y ya solo sería cuestión de tiempo. Aunque conocía algunas hierbas que podía mascar y ayudaría a cerrar las heridas. Y entonces lo sintió... Cosmos. Se erizó un poco, como si una gota de agua cayera desde su coco hasta la base da la columna. ¡¿Un caballero de verdad?! ¿O solo un usuario? Su mirada se afiló más pero luego sonrió, levantando la mano herida. - Gracias... ¿Cómo podría pagarte?

Comenzó a caminar alrededor de él, como si estuviera admirándolo aunque su mirada parecía más bien como aquél que admira un pavo antes de cocinarlo... Alto, trabajado, sano... Seguramente sabía delicioso. Se acercó una vez que estuvo frente a él, con las manos en la espalda y le miró desde abajo, por la diferencia de alturas. Su diadema de cuernitos rojos le apuntaban directamente. Pero ésta vez no se acercó a olisquear, sino que lamió su clavícula desde el centro hasta donde el chaleco le permitía... Una lamida con toda la lengua, saboreándolo con todo desdén. -  ¡Mmmmmmm! ¡Sabes a gloria, Lothar! ¿Puedo darte una probadita?

Su estomago rugió... Venía siguiendo a esa manada de renos desde hace mucho tiempo. ¡De verdad tenía hambre! ¡Y una presa se había regalado! Se relamió mientras las garras de ambas manos brotaban. Si, era una hermosa señorita... Pero también era un animal salvaje.




I’m out of my head
Of my heart and my mind
'Cause you can run but you can’t hide
I’m gonna make you mine




Spoiler:
El amor es un sentimiento extraño
No lo conozco... Y tampoco lo anhelo.
¿Pero qué es entonces ese calor en mi pecho?
avatar
Gray
Cazador

Cazador

Mensajes 205
Dracmas 378
Fecha de inscripción : 30/03/2015
Edad : 31
Localización : Asgard

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El cazador cazado

Mensaje por Lothar el Mar Mayo 01, 2018 1:23 am

¿Una paga? Jamás había cobrado por algo que haya hecho. Era un caballero dorado que estaba listo para dar su vida ya sea por su Diosa, por uno de sus compañeros o por cualquier ser humano que vea que se encuentre en peligro, pero nunca había pensado en solicitar una paga por una tarea tan peligrosa. Siempre hacía todo lo que hacía por gusto, y lo de este momento no era para nada una excepción. Mostró una leve sonrisa que reflejaba gran tranquilidad en él para responder. — No debes pagarme nada. Tú no pediste mi ayuda, yo te la ofrecí. Además, el ver que estás mejor es suficiente recompensa para mí. No te preocupes. — Le hizo pat pata en señal de amistad. Acostumbraba mucho a hacer eso con todas las personas que eran más bajas que él, pero él solo lo hacía en señal de ser agradable por así decirlo.

No perdió de vista a la fémina ningún momento. Se sentía una presa siendo acechada por un animal salvaje al verla caminar de esa forma a su alrededor. No sentía temor, pero sí mucha curiosidad por saber el motivo por el cual hacía eso. Le gustaba mucho aprender el comportamiento de las personas, y ella parecía ser una muy divertida. Es más, se notaba que era una persona normal, era una verdadera bestia. Al pensar en eso, no pudo evitar reír un poco. Era gracioso que un animal salvaje tan peligroso cayera en una simple trampa para osos. Ella no debe sentirse muy orgullosa consigo misma tras ese incidente. Cuando la vio de pie junto a él, notándose una clara diferencia de altura, le recordó a otro encuentro que tuvo con una persona hace un tiempo en otras tierras. Sin embargo, lo que ocurrió después fue totalmente distinto esta vez. Una lamida que lo descolocó por completo. Retrocedió dos pasos mientras se limpiaba la saliva ajena de su clávicula con la manga de su chaleco. Su cuerpo sufrió una extraña sensación ante eso, la cual nunca antes había sentido. Pero sabía que no era normal que alguien llegara y te lamiera de esa forma. No se enojó, pues la siguiente frase de ella le dio risa, la cual no pudo controlar. — Lamentablemente me temo que no puedo dejarte hacer eso. Según lo que he estudiado, no es correcto dejarle hacer eso a una completa desconocida, ni siquiera cuando es una señorita tan linda. — Era una situación extraña, pero un poco había aprendido observando a los seres humanos. Independiente de eso, utilizó un halago, el cual era bastante normal en su vocabulario. Siempre adulaba al resto, sin importar el género. Obviamente no le decía linda también a un hombre, pero se entiende.

Escuchó con claridad como rugía el estómago de la mujer, además de ver muy bien el cambio que estaban teniendo sus uñas. Incluso aquella lamida que dio en sus propios labios lo descolocó. Una fiera lo había fijado como su presa. No acostumbraba a defenderse usando la fuerza si no era estrictamente necesario. Lo mejor sería escapar. — Vamos... ¿Mi paga por ayudarte no puede ser que no me comas? — Tenía muy poca esperanza de que eso funcionara. Retrocedió unos cuantos pasos. Iba a escapar. La velocidad de un caballero dorado era muy alta, por lo que no creía que ella fuera capaz de alcanzarlo. Pero, no podía obviar el dato de que los animales cazadores tenían una velocidad y agilidad impresionantes para atrapar a su presa.

En ese mismo instante se echó a correr, pero a una velocidad de otro mundo. Él podía moverse a la velocidad de la luz. Cuando se fue, solo se notaba un destello dorado el que se movía. ¿La cazadora sería capaz de alcanzar y cazar a su presa? Eso ya estaría por verse.
avatar
Lothar
Espía

Espía

Mensajes 187
Dracmas 344
Fecha de inscripción : 19/04/2018
Edad : 98
Localización : En tus peores pesadillas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El cazador cazado

Mensaje por Gray el Mar Mayo 01, 2018 3:47 am

Sus ojos se abrieron como pelotas e incluso sus pupilas se dilataron como si viera algo realmente maravilloso... Sintió una de sus manos dar pequeños golpecitos en su cabeza, algo que realmente le gustaba y que muy pocas personas se atrevían a hacer... Aunque su reacción a la lamida fue normal ésta vez, retrocediendo con un ligero rostro parecido al "¿Qué demonios pasa aquí?". Le miró divertida... Siempre era curioso cuando pedían clemencia por sus vidas. Sacarle la mano de la trampa de oso no era gran cosa y de alguna u otra forma se la hubiera quitado.

- ¿Hacer lo correcto? Mjmj... Estás muy lejos de donde se hace lo correcto. - Entonces lo vio moverse de forma en la que obviamente iba a salir corriendo. Lo sabía, había visto a sus victimas correr desde que era una pequeña niña. Los músculos se tensaban de cierta forma y el cuerpo se predisponía para la carrera. Él en definitiva era un usuario de Cosmos pero que decidiera salir corriendo... ¿Qué decía de él? ¿Que no sabía usarlo bien o que no podía pelear? Arrugó un poco el entrecejo, como un gato muy concentrado.

No lo dudó. Se lanzó directamente sobre él incluso antes de que pudiera salir corriendo. Si lo dejaba escapar no sabría si podría alcanzarlo o no. Era una sobreviviente, no una cazadora humana que presume presas enormes y preciosas, sino una que caza a quien se deje y como sea. Crías, animales enfermos, conejos heridos... No iba a competir con nadie porque simplemente el orgullo no existía en ella. Lo único era el hambre y el instinto de seguir con vida.

- ¡Ñay! - Dijo con un ruido raro, lanzándose directamente a él antes de que si quiera se girara para salir corriendo. La intención era tirarlo al piso y sentarse sobre las caderas de él. Si lo lograba le miraría desde su posición privilegiada, acariciando su abdomen con una de las garras afiladas sin lastimarlo. - Tengo una mejor idea... ¿Por qué no sigues haciendo "eso"? - Y dicho esto se dejó caer suavemente adelante, aplastando pecho cotra pecho para estar casi a la altura de su rostro, apoyando la mano buena en el suelo junto a la cabeza de Lothar.

- ¿Me acaricias? - Dijo sonriendo ampliamente, cerrando los ojos. Se señaló la cabeza. Mientras tanto alrededor ya había bastante silencio salvo el sonido de las aves y algunos animales. Ahora los dos estaban manchados de la tierra blanda por la cercanía del lago pero a ella no parecía importarle mucho.




I’m out of my head
Of my heart and my mind
'Cause you can run but you can’t hide
I’m gonna make you mine




Spoiler:
El amor es un sentimiento extraño
No lo conozco... Y tampoco lo anhelo.
¿Pero qué es entonces ese calor en mi pecho?
avatar
Gray
Cazador

Cazador

Mensajes 205
Dracmas 378
Fecha de inscripción : 30/03/2015
Edad : 31
Localización : Asgard

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El cazador cazado

Mensaje por Lothar el Mar Mayo 01, 2018 6:26 am

Debía huir lo más rápido posible. No quería arriesgarse a ser devorado por semejante bestia. Sin embargo, no esperaba que la mujer tuviera sentidos tan agudos. Antes de que él moviera un músculo para escapar, ya estaba siendo tacleado. No alcanzó a reaccionar, por lo que cayó bruscamente al piso. Quedando con ella encima. — ¿Eso? — No sabía a qué se refería, pero algo le decía que no era nada bueno. Aquellas garras en su abdomen le hicieron preocuparse. No sabía qué estaba pasando. Era la primera vez que ayudaba a alguien y respondían de esa manera. Buda jamás le dijo que a veces era malo ayudar a ciertas personas. Al parecer aún no tenía mucho que aprender sobre los seres humanos. Pero... ella no parecía ser una humana común y corriente. Tal vez tenía que estudiar también otro tipo de "Razas".

Todo se tornó mucho más extraño al tener el rostro ajeno tan cerca del propio. Cualquier persona normal se sonrojaría o algo parecido, pero lamentablemente Lothar tampoco era una persona normal. No conocía mucho sobre esas expresiones, ya que nunca había estado en la necesidad de aprenderlas. Por lo tanto, aquella falta de experiencia en este momento le servía para no ponerse nervioso y mantener completamente la calma. Estaba acorralado, algo tenía que hacer. Tenía el presentimiento de que estaba en peligro. — Disculpe, señorita, pero según tengo entendido, hay que tener cierta confianza con el otro para sentarse encima de alguien y ganarse tan cerca. No creo que nosotros tengamos esa confianza. — No reaccionaría de manera violenta, no era propio de él. Jamás usaba la fuerza bruta hasta que fuera estrictamente necesario, y ahí no sería la excepción.

¿Acariciarla? ¿En le cabeza? Pero eso podía hacerlo perfectamente si estuvieran de pie manteniendo las distancias. Movió un poco el brazo hasta dejarla sobre la cabeza de Gray y darle una ligera caricia. No sabía si aquello serviría para que lo dejara libre. Y no. Parecía que ella estaba muy cómoda usando al caballero de Virgo como cama, y al parecer quería usarlo como algo más también. — Bien, te acaricié la cabeza. Será mejor que te apartes... o tendré que apartarte a la fuerza, y no quiero hacer eso. — Prácticamente le pedía que por favor no lo obligara a ponerse violento.  Él siempre deseaba ayudar y proteger a las personas, no atacarlas. Después de todo, eran un valioso objeto de estudio que servían para aumentar sus conocimientos y así obtener más y más sabiduría.

Parecía que no quedaba otra opción. Cerró los ojos mientras su cosmos comenzaba a elevarse. Ella no parecía ser una persona a la cual se le pudiera apartar con fuerza físico. Se dio cuenta con la tacleada que tenía mucha fuerza física. La mejor opción era usar la verdadera fuerza que tenía un guerrero. — Espero me disculpes, pero no tengo opción. — Colocó una mano entre él y Gray. De esa mano comenzaría a expulsarse una gran cantidad de cosmos que se moldearía y se transformaría en un muro que los iría superando a ambos. Empujó con fuerza para mandarla a volar. Deseaba apartarla de sí lo más pronto posible. Ya comenzaba a impacientarse teniéndola tan cerca. — Deberías ser más educada con las personas que te ayudan.
avatar
Lothar
Espía

Espía

Mensajes 187
Dracmas 344
Fecha de inscripción : 19/04/2018
Edad : 98
Localización : En tus peores pesadillas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El cazador cazado

Mensaje por Gray el Mar Mayo 01, 2018 5:52 pm

"Yab yab yab yab" era todo lo que escuchaba del hombre abajo de sí; la verdad es que no escuchaba nada de lo que decía, concentrada en que se callase y siguiera con las caricias. Aún así aprovechó para mirar de cerca sus rasgos y expresiones. ¡Era tan raro! Aunque al principio parecía reírse por como se comportaba ahora de repente estaba absolutamente serio. Una pequeña risa escapó entre dientes, cerrando los ojos... Aunque él no quisiera aceptarlo, todo apuntaba a que se parecían de cierta forma... Ninguno de los dos tenía idea de como socializar.

Cuando comenzó a acariciarle sonrió ampliamente casi ronroneando de gusto. Seguía sin escuchar lo que decía, probablemente algo de quitarse de encima, cosa que obviamente no haría. ¿Y si volvía a escapar? No iba a dejar ir tan fácil a ese pequeño bocado que además le causaba ese pequeño regalo de placer. A ella no le daba miedo comenzar una pelea aunque fuese el ultimo recurso para conseguir alimento.

De pronto sintió el cosmos de Lothar elevarse... Uno que además pudo percibir ahora sí en todo su esplendor. Suave, cálido. Un sentimiento que la hacía erizarse y le recordaba a las fértiles y verdes tierras del Este. Se erizó totalmente, saliendo del trance en el que se encontraba con las caricias. Volteó a ver la mano que colocó entre los dos y luego afiló los ojos. La acción fue demasiado rápida y no pudo evitar ser empujada hacía atrás. Como gato cayendo rápidamente colocó las cuatro patas en las que derrapó en la tierra hasta quedar unos metros más allá, mirándole con un reproche peligroso.

- Parece que alguien de verdad quiere ser comida... - Dijo sonriendo ampliamente, mostrando sus dientes afilados. Había pagado el favor con la decisión de no comerlo de momento, pero su pequeña misericordia no había sido apreciada.- Caballero Dorado, parece que estás lejos de casa, kufufu. - Se saboreó y se enderezó hasta quedar sobre sus dos pies de nuevo. Estiró el brazo herido hacía él, con los dedos extendidos. Varias partículas de hielo comenzaron a crearse alrededor de la extremidad sumado con una especie de vapor frío que empezaba a rodear la zona donde estaban. Poco a poco su herida se vio totalmente congelada lo que le permitiría moverla sin dolor además de detener el sangrado de forma efectiva por más tiempo.

- ¡Nj! - Hizo un ruido raro, entre emoción y desvarío. Era hora de cazar. - ¿Ibas a correr? - Preguntó con una mirada enloquecida, saboreándose su próximo alimento. El suelo bajo sus pies comenzó a congelarse, extendiéndose hacía Lothar... Si corría, iba a cazarlo. Decisiones... decisiones...

Habilidades:
~ ICE WOLF: TIENE LA HABILIDAD DE CREAR Y MANIPULAR EL HIELO. PUEDE CREARLO ALREDEDOR DE SU CUERPO Y MOLDEARLO A PLACER, INCLUSO ENDURECERLO O DERRETIRLO. DE LA MISMA FORMA PUEDE RESISTIR TEMPERATURAS BAJAS SIN MUCHO ABRIGO Y ES CASI IMPOSIBLE QUE MUERA DE HIPOTERMIA. PUEDE O NO SUMAR A SUS ATAQUES EL HIELO, LO QUE LES DARÁ AÚN MÁS LETALIDAD O INCLUSO HACER ESCUDOS MÁS PODEROSOS.




I’m out of my head
Of my heart and my mind
'Cause you can run but you can’t hide
I’m gonna make you mine




Spoiler:
El amor es un sentimiento extraño
No lo conozco... Y tampoco lo anhelo.
¿Pero qué es entonces ese calor en mi pecho?
avatar
Gray
Cazador

Cazador

Mensajes 205
Dracmas 378
Fecha de inscripción : 30/03/2015
Edad : 31
Localización : Asgard

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El cazador cazado

Mensaje por Lothar el Mar Mayo 01, 2018 8:24 pm

Afortunadamente pudo alejarla. Ahora ya tenía su espacio personal de vuelta. De inmediato se colocó de pie. Si se quedaba en el piso le sería mucho más complicado defenderse de ella. No podía dejar que lo embistiera de la misma forma que antes. Podía ser un animal salvaje, pero si volvía a estar en la misma situación, de seguro que tomaría medidas para que el de Virgo no pudiera escapar nuevamente. Una leve sonrisa se posó en sus labios al recordar el ronroneo que soltó Gray ante la caricia que él le había dado en la cabeza. Se vio muy tierna. Eso le hizo ver que tal vez no era del todo mala, por lo que menos quería lastimarla ahora. Ella probablemente se había creado en ese mundo, en donde había que cazar para sobrevivir. Y era eso lo que estaba haciendo en este momento. Tenía una presa que encontró deliciosa delante de ella y no la dejaría escapar. Ella estaba feliz, para Lothar era todo lo contrario. Sabía que no se sentiría nada bien que le arrancaran unos cuantos pedazos.

Al parecer la joven descubrió la verdadera identidad de la persona que la había ayudado. Estaba en graves problemas en ese sentido. Su armadura estaba muy lejos, por lo que le tomaría mucho tiempo de concentración para traerla a ese lugar con su telepatía. Ya descubrió que una milésima de segundo le era necesaria a Gray para derribarlo y tenerlo nuevamente a su merced. — No necesito estar cerca de casa para defenderme de una hambrienta señorita. — Le mostró una sonrisa bastante tranquila. A pesar de estar en una situación extrema, él no perdía la calma. No sentía miedo. Pero tal vez debería sentir miedo al ver cómo la joven era capaz de crear hielo. Su herida se congeló completamente. ¿Por qué no hizo eso desde el principio? Aquello le habría ahorrado muchas molestias al caballero de Virgo. — Veo que si no me comes, irás a por los animales del bosque. En eso estabas cuando caíste en la trampa para osos, ¿no es cierto? — Él era una persona muy sabia, astuta. Aclarar toda la situación en su mente fue un verdadero juego de niños. — No puedo permitir que me comas a mí ni a los animales. Lo lamento mucho, señorita Gray.

A Lothar le gustaban mucho los animales, ese fue uno de los motivos para visitar ese sitio. No iba solamente para dar un paseo y respirar aire fresco. Aunque ahora el aire estaba muy fresco, frío, gracias a la habilidad de Gray. Era salvaje, pero con la habilidad de razonar. Tenía un muy buen control del cosmos. Debía estar al nivel de los caballeros dorados, lo cual le preocupaba un poco. ¿Cuál era su verdadera identidad? Al parecer no debería confiarse. Afortunadamente ella tampoco portaba su armadura, por lo que si se veía obligado a atacarla, ella no podría amortiguar el daño. No podía dejar que el piso bajo sus pies también se congelara, ya que corría el riesgo de que sus pies corrieran el mismo destino, y ahí no tendría ninguna oportunidad de zafarse por medios que no sean dejándola inconsciente. — No te preocupes, ya me di cuenta de que huir no servirá de nada. Solo te será útil a ti para hacer lo mismo que antes y acorralarme. — Tenía las cosas muy claras.

De su mano derecha comenzó a lanzar cosmos bajo sus pies. Este cosmos se moldeó hasta quedar una plataforma en la cual estaba de pie el caballero dorado. Con su telequinesis, hizo levitar la plataforma para quedar en el aire. Con eso, evitaría quedar congelado en el piso. Aunque, algo le decía que estar en el aire podía convertirlo en una presa más vulnerable, ya que su velocidad era reducida notablemente. Debía estar listo para bloquear cualquier ataque ajeno. — Lo repetiré de nuevo, por favor déjame tranquilo. No quiero lastimarte. ¿No podemos ser amigos? Puedo invitarte a beber y a comer algo. No es necesario que te pongas violenta... — En el fondo, se estaba aburriendo de pedírselo. Esta sería la última oportunidad.

Habilidades:
MATERIALIZACIÓN DE COSMOS: PUEDE MATERIALIZAR Y MOLDEAR SU COSMOS, DÁNDOLE LA FORMA QUE DESEE, YA SEA PARA ATACAR COMO PARA DEFENDER.

TELEQUINESIS: ES CAPAZ DE MOVER OBJETOS CON LA MENTE E INCLUSO POTENCIARLOS CON SU COSMOS PARA QUE LOS ARTEFACTOS CAUSEN MUCHO MÁS DAÑO.
avatar
Lothar
Espía

Espía

Mensajes 187
Dracmas 344
Fecha de inscripción : 19/04/2018
Edad : 98
Localización : En tus peores pesadillas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El cazador cazado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.