AIDAN
WebMaster
|| MP ||

MINERVA
Admin
|| MP ||

ETHAN
Admin
|| MP ||

BRAVERY
Eventos y Tiendas
|| MP ||

TYR
Rol Master/NPC
|| MP ||
Últimos temas
» Luz al final del tunel
Ayer a las 23:45 por Cyril

» Andreas II - Ficha
Ayer a las 20:32 por Andreas

» Registro matrimonios e hijos
Ayer a las 01:28 por Aidan

» Slow breath
Sáb Dic 08 2018, 19:35 por Cosmos

» El camino del aprendiz
Vie Dic 07 2018, 21:36 por Cosmos

» El gato busca rol~
Vie Dic 07 2018, 05:05 por Len Daishi

» Reencuentro
Vie Dic 07 2018, 04:59 por Len Daishi

» Sangre en la arena
Jue Dic 06 2018, 10:19 por Outis

» Petición de Ausencia
Miér Dic 05 2018, 20:29 por Cyril

» Below the Sea
Miér Dic 05 2018, 18:48 por Kilian Overo


ReglasHistoriaFicha BaseCronologíaInventarioMercadoMapaBúsquedas de Rol


Licencia de Creative Commons
Eternal Spirit by DelthaV is licensed under a Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 Argentina License
Recursos Graficos de Pinterest, Deviant, Zero-Chan. Los códigos expuestos son de uso publico y modificados para la apariencia acorde al foro. Todos los derechos y agradecimientos a sus respectivos autores.








La pócima mágica

Página 3 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ir abajo

Re: La pócima mágica

Mensaje por Kaien Cross el Sáb Mayo 05 2018, 03:03

- Yo que?! – lo mire molesto, yo no había roto nada, había sido la niña, porque me retaba a mí, mendigo hermano mayor que por todo me regañaba. Sin embargo tenía que admitir que la chica estaba bastante alterada por apenas un corte, lo que hizo que mirara mi propia herida, la cual adornaba desde el cuello hasta apenas llegar al pecho, ni siquiera recordaba bien como se había sentido en el momento de hacerla, siempre estaba tan concentrado en matar a su enemigo que esos detalles se me escapaban.

Oh pero su petición de visitar mi barco no se me escapo por nada del mundo, endulzaba palabras, despertaba su curiosidad, la empujaba a hacer travesuras, su reacción fue más que obvia la tenían encerrada, no sabía ni lo que era sangrar, que mejor oportunidad que esta, pero de nuevo la voz de Asclepio me recordaba que no podía joder a mi propio hermano, no me lo perdonaría jamás, aunque muriera y volviera a la vida, me culparía por apuñalar por la espalda a la única persona que apreciaba, aghh mierda! Que simple seria matarla allí! El fuego ardía en mi interior, necesitaba quemarla, hacerla arder y terminar el trabajo que había comenzado, pero intentaba controlarme canalizando esas ansias en el dolor que me causaba ser cocido por el médico.

- Bla bla bla…. – después de haberme mantenido en silencio un buen rato, espere que él terminara para saltar de la camilla – me aburren… podría morir del aburrimiento en una charla entre ustedes dos – no le pregunte un carajo a Asclepio, porque siempre hacia lo que se me daba la gana así que esta no era la excepción al caso, tome la parte de arriba del traje de cuero negro que llevaba y puse la capucha sobre mi cabeza, abroche los cintos del pecho para enganchar los cuchillos, me coloque la capa tome el abrigo de Asclepio y se lo tire a la cara para hacer tiempo.

- Nos vamos…  a dar un paseo en barco… - le puse la capucha a Minerva y la tome con fuerza de la mano – no me sueltes… caminaremos rápido – no iba a hacerla a upa ni nada por el estilo, ella tenía sus dos piernitas con las que podía seguirme y en cuanto As se sacara el abrigo de la cara y reaccionara tenía dos opciones o dejarnos ir solos o seguirnos el paso para “cuidarnos” jajajajaja iba a matarme pero me daba igual.

Entrelace mis dedos con los de la reina del norte, para procurar tenerla siempre cerca de mí, salimos por la puerta trasera, me quite el parche y deje que las aves me mostraran todos los caminos despejados desde el cielo, como si fuese magia no nos cruzamos con ningún guardia ni ninguna persona porque las esquivaba y desviaba antes de que nos pudieran ver y cuando se daban cuenta estábamos un poco más alejados del puerto, había desviado el camino por la playa un poco, nunca encallaba el Navío Negro cerca de los puertos, era la única regla el problema era el siguiente, ambos iban a matarme pero tenía ganas de divertirme.

- Lo siento de veras por esto… - clave mi rodilla en la arena y cruzando mi brazo sobre mi pecho – hare un juramento ahora frente a ti… que mientras Asclepio este aquí… vivo yo no te lastimare, en caso de guerra… y tener que pelear lo hare contra tus caballeros pero jamás atentare contra tu vida, primero tendría que matar a mi hermano de querer hacerte daño – por naturaleza yo era su enemigo pero amaba al idiota de hermano mayor que tenía, éramos de reinos distintos, éramos de sangre distinta, teníamos formas distintas de pensar y sentir pero algo nos había unido y eso no se rompería jamás hasta que la muerte nos separara.

- Lo siento As… mamá lo sabe… iba a decírtelo esta noche… pero supongo que ella también debe saberlo, quieres arriesgarte y sentir cosas nuevas? O prefieres regresar con el medico a tu castillo de cristal?? – sonreí bajo la luz de la noche, la palidez se acentuaba aún más mientras mi mano se extendía hacia el mar, estaba llamando al gran barco negro, era un gran barco de guerra de color negro aterrador, oculto a medias por la neblina que estaba generando a su alrededor, en la orilla apareció un vote del mismo color oscuro – yo Kaien Cross… soy caballero de Garuda, inmortal fantasma al mano de Hades, señor de las aves y capitán del barco insignia de Guerra del Rey – abrí mi palma invitándolos en dirección al vote – Asclepio sabe que soy un encanto de personita y que soy incapaz de ir en contra de mi promesas así que están seguros… si tienes un poco de miedo está bien… es la idea – me incline hacia adelante colocando mi rostro frente al de Minerva para sonreírle  - my lady… - le ofrecí mi mano, estaba en ella arriesgarse a hacer algo nuevo, de todas formas estaba seguro que Asclepio nos acompañaría también – ya me deje ver… conoces mi rostro y quien soy… y yo sé quién eres, así que no tenemos más que divertirnos esta noche.

El murmullo amargo de las almas en pena que provenían del barco se hacía presentes cada vez que una brisa azotaba contra la costa, como si fuese una suave invitación a lo desconocido, a mi sumergirse a mi mundo oscuro, le estaba dando a mi hermano la oportunidad de conocerme realmente por completo, sin secretos, sin tonterías, ya no le ocultaba más nada y a ella le ofrecía descubrir cosas nuevas, sentir adrenalina por hacer algo que no tenía permitido – prometo que será un paseo corto en barco… nadie tiene que enterarse más que nosotros – les dije guiñándoles el ojo, nade nos había visto venir así que podíamos volver también sin que nadie nos viera, podía encargarme de eso tranquilamente.





OFF: perdón si los manipule un poco, no se me ocurrió otra forma más cool para arrastrarlos hasta el barco!




I'm in love:


"I would tell you about the things they put me through
The pain I've been subjected to
But the Lord himself would blush
The countless feasts laid at my feet
Forbidden fruits for me to eat
But I think your pulse would start to rush.
"


avatar
Kaien Cross
Sailor

Sailor

Mensajes 531
Dracmas 799
Fecha de inscripción : 22/04/2015
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La pócima mágica

Mensaje por Minerva el Lun Mayo 07 2018, 16:51

¿Qué iba a decir Asclepio sobre los ex... algo? ¿Los ex novios? No le tomó mucha importancia ya que estaba muriendo desangrada en estos momentos. Aún así no tardó en atenderla, sentándola para curar el pequeño corte en el dedo... Quizás para él era poco pero si alguien del palacio se lo veía podrían incluso regañarla. Aún así sonrió ante lo que dijo y asintió varias veces. - Esta bien, gracias. - Era una invitación formal y eso la hacía feliz. Nadie debería tener problemas de que fuera a visitarlo ¿No?

Aunque se distrajo un poco cuando vio... esos ojos curiosos en la parte superior de la casa. ¿Qué eran? ¿Animales? Ella nunca había tenido mascotas y se le hacía curioso que hubiera animalitos por ahí. De pronto Kaien se paró de golpe, diciendo que los aburría... Era demasiado directo y era impresionante ver a alguien que se expresara tan abiertamente de lo que pensaba de ella, pero si iba a contestar se vio mermado por el hecho que se había levantado y se vestía con rapidez, ajustando incluso algunas armas.

- ¿Van a salir? - Preguntó al ver como lanzaba el abrigo a Asclepio. Pero entonces la tomaron de la mano y le pusieron la capucha. ¡¿Un paseo en barco?! Abrió los ojos como pelotas y se fue arrastrada por la firmeza con la que apretaba su mano. - ¡Eh! ¡Pero no he pedido permiso! ¡No saben que estoy aquí! - Aún así se sonrojó bastante cuando entrelazo sus dedos entre los pequeños de ella... Su corazón latía como demente mientras se escabullían hasta la playa, lejos del puerto. ¿Una aventura? Regresó la mirada varias veces a ver si el Gran Maestre venía detrás... Estaba por entrar en pánico pero... Salir con Asclepio era permitido ¿No?

- ¿Señor Cross? - Le preguntó cuando se detuvieron en la playa y se inclinó frente a ella haciendo un juramento de nunca lastimarle mientras Asclepio viviera pero... ¿Por qué la lastimaría? ¿Por qué pelearía con sus caballeros? Ya era obvio quien era ella pero él... Estaba por descubrirse. Se disculpó con As... Le preguntó si quería experimentar cosas nuevas a lo que ella asintió un par de veces casi sin pensarlo... Hasta que el barco comenzó a acercarse a la orilla.

Un estremecimiento la hizo temblar un poco. Parecía una novela de terror y ese barco inspiraba más miedo que aventura... Pero más miedo le daría la revelación del Espectro... Garuda del Oeste, capitán del barco de guerra. El tono de piel de Minerva palideció un poco más, clavando la mirada en el chico del parche. ¿Asclepio lo sabía? Al parecer no, por las disculpas que extendía el hombre. ¿Eso significaba que el reino estaba comprometido por la cercanía del Gran Maestre con Kaien? Cuando se inclinó frente a ella la Diosa no pudo evitar ponerse más roja, hasta las orejas. - Yo... Entiendo tu promesa... Pero... - Sabía que estaba mal pero... ¿Por qué? Técnicamente no estaban en guerra, aún cuando se había pronunciado como la Reina de todo la verdad es que Hades no había declarado nada aún. Miró a Asclepio por un segundo, buscando el consejo, pero luego se decidió por tomar su mano.

- Esta bien... Pero no debemos tardar. - Dijo, aunque luego se arrepintió al escuchar los murmullos de... ¡¿Fantasmas?!






Sosténme como si nunca perdieras la paciencia
Dime que me amas más de lo que me odias todo el tiempo
Y que aún eres mio.


Porque te amo:


avatar
Minerva
Comerciante

Comerciante

Mensajes 741
Dracmas 725
Fecha de inscripción : 22/10/2015
Localización : Templo Principal en Grecia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La pócima mágica

Mensaje por Asclepio Karpusi el Mar Mayo 08 2018, 17:04

Algo que le quedaba muy claro, y desde siempre... Es que Kaien ñp hacía desatinar como ninguna otra persona. Cuando pensaba que ya lo conocía un poco, le rebelaba algo nuevo de él, que lo hacía verlo con nuevos "ojos."Para empezar... ¿En qué momento le dijo que ya podía levantarse? Nada más se aprovechó que estaba atendiendo a Minerva, que si no, el propio médico no lo dejaría. . . 'Ya decía yo que necesito unas correas...' Lo había estado pensando, porque algunos pacientes se ponen algo "imposibles" pero creía era un método algo agresivo. . . Hasta ahora que Kai, sin que Asclepio hubiera terminado, se levantó "así como así."

Aunque ese no fue el "problema" sino que el hubiera arrojado su abrigo y se hubiera salid! ¡Si aún no acababa de curarlo! Y luego de esa manera tan descarada se llevó a Minerva. Como todo fue tan rápido, a duras penas le dio tiempo de tomar su báculo y salir corriendo detrás de ellos, mientras se mal ponía el abrigo. No desconfiaba de Kai. . . Tal vez sólo en el sentido, de que si Minerva llevaba alguna alhaja o algo así, ya no la volvería a ver, pero en si, sabía que estaba segura con él.

. . . Aunque... Lo que vio en la playa, ciertamente lo... Lo sorprendió bastante. Como el otro prácticamente corrió, les dio alcance cuando vio que Kai se inclinaba frente a Minerva y escuchó atento lo que le decía. ¿Qué no... "atentaría contra su vida"? ¿Por qué habría de hacerlo? Claro, la respuesta llegó pronta de labios de su propio hermano. "Caballero de Garuda..." Esas palabras resonaron en la cabeza del médico largo rato. Aunque... Tampoco es que estuviera más sorprendido de lo normal. Es decir... Eso explicaba muchas cosas. . . Demasiadas. Tantas heridas, que fuera un mocoso de 16 años y fuera capitán de su propio barco. . . Lo de su ojo ¿tendrá algo que ver? . . . Seguramente si.

Pero... Aunque dijera lo que le dijera... Sabía Kai no era una mala persona... No... Si le había contado a su madre sobre todo esto. Y así como, seguramente ella no le dijo nada, tampoco lo haría Asclepio. No se amedrentó, no se enojó, no se asustó, no se decepcionó, ni nada por el estilo. Tal vez. . . Si se alegró un poco, de saber que Kai confiaba tanto en él que le dijo la verdad. Lo cual lo ponía ahora a él en un predicamento... Porque sentía debía pagarle con la "misma moneda" a su hermano. Y... Seguramente lo hará, pero... No ahora, no de momento.

Como dijo, confiaba en Kai, y sabía que, si ya había prometido algo, entonces lo cumpliría, por eso, cuando Minerva lo volteó a ver, él no influyó en su decisión. Kai, a fin de cuentas, había sido honesto, con ambos, y era Minerva la que tenía que decir qué hacer, ahora y después. Asclepio, si, era el Gran Maestre y le era fiel al Reino y a su Reina... Pero era mucho más fiel a su familia, y mientras pudiera, protegería a su hermano contra todo.

Él también asintió con una sonrisa ante la idea de "un paseo." Era la primera vez que su hermano lo invitaba su barco. . . O al menos que en verdad lo veía, porque a veces pensaba que el chico... "alucinaba" un poco. Aunque. . . si se notaba era un navío digno del Oeste... Porque si se veía. . . Bastante amenazador, pero... Le daba igual. Conocería el mundo de su hermano, eso sin duda los uniría aún más, y eso era lo que quería. Que Kai supiera que, no importaba lo que pasara, él siempre estaría allí para él como su hermano mayor.


off: Tú sabes que puedes hacer lo que gustes con As d7usu85




Spoiler:
avatar
Asclepio Karpusi
Grand Maestre

Grand Maestre

Mensajes 173
Dracmas 600
Fecha de inscripción : 14/04/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La pócima mágica

Mensaje por Kaien Cross el Miér Mayo 09 2018, 19:43

Era demasiado inocente, de haber sigo un poco más cautelosa le habría pedido a algún caballero que acabara conmigo en ese momento, estaba en su propio terreno jugando, yo era su enemigo, si teóricamente odiaba a su tío podía acabar conmigo en un abrir y cerrar de ojos, incluso hacerme encerrar, pero a pesar de todo ella tomaba mi mano, me sorprendió pero hizo que sonriera mostrando los colmillos afilados. Lo que me preocupo un poco fue el silencio de mi hermano, sabía que no estaba enojado realmente, quizás solo estaba procesando toda la información de un saque y luego pensaría en cómo darme un sermón o colgarme.

Debía ser cauteloso de todas formas, a pesar de que no rompía una promesa y mientras Asclepio estuviese vivo yo no la lastimaría para no ponerlo en jaque a él, tampoco era que iba a andar pavoneándome como idiota usando mi cosmos, por eso solo me limitaba a mis habilidades naturales y no al uso de mi fuerza, me concentre lo suficiente como para generar una densa neblina que cubriera toda la playa para que el barco encallara, de lejos parecía un barco fantasma, muy pequeño e inofensivo, pero una vez que este estuvo junto a nosotros, puse mi mano sobre la madera para detenerlo, el barco solo me obedecía a mí y al sentir a su capitán soltó dos cuerdas.

- Será un paseo corto, cuando digas que quieres bajarte obedeceré enseguida… mentira no soy como tus caballeros, no se seguir muy bien las ordenes – le pique la nariz y la sostuve con fuerza de la cintura tomando una de las cuerdas – As… tú vas por tu cuenta, agárrense fuerte, la subida es un poco brusca – tome mejor a Minerva con mi brazo, era pequeña para ser reina, eso no se podía negar, olía bien y su cabello plateado parecía brillar más a la luz de la luna.

Cuando llegamos a las barandas ayude a Minerva y a Asclepio a subir sin problemas, la cubierta estaba en silencio, desierta – son un poco tímidos con los vivos… - dije sonriendo ante la broma de los fantasmas. Levante el brazo y lo baje cerrando el puño en un suave movimiento, las velas negras y agujereadas se abrieron, la madera se quejó al desprenderse de la arena y el barco volvió al agua. Mis pasos no se escuchaban sobre la madera como si al subir al barco y volver a tomar el mando de capitán me convirtiera también un fantasma más – As… cómo te sientes? – me detuve al recordar que mi hermano no siempre se sentía bien cuando alguien que estaba mal estaba cerca y aquí estaba rodeado de almas – hey… si te sientes mal me avisas – le di una palmada cariñosa en la mejilla para despejarlo un poco de sus pensamientos también.

Sabia en las miles de cosas que estaba pensando ahora, no era malo, solo era un hermano pequeño complicado era todo – y si… el ojo tiene que ver con lo que seguro estás pensando, es el ojo de Garuda – le sonreí antes de enredar mis dedos de nuevo con los de Minerva y jalarla con un poco de gracia para acercarla a la baranda, el viento, la brisa del mar salado, el sonido de las olas golpear contra la madera, las estrellas reflejándose en el oscuro océano era algo que en tierra no podías apreciar – hay miles de cosas que debes aprender siendo reina, subirte a mi barco fue valiente sabiendo quien era, primera lección… nunca te asustes ni dejes que una situación te amedrente, eres joven pero eres la reina del este… - le pique la cintura – no te reconoceré como reina de Pantheon enana, olvídalo, pero cuando te sientas asustada recuerda que el miedo es solo parte de tu imaginación, puedes controlarlo y ser tan fuerte y libre como quieras serlo – me puse detrás de ella levantando sus brazos – pelea… no dejes nunca que te encierren en una jaula dorada.

A pesar de estar Asclepio me atreví a darle un beso en el cuello a su reina, seguro le daría un ataque pero me daba igual, era divertido, porque ella seguro también tenia una reacción divertida – bueno quien quiere tomar o comer algo?! – me aleje antes de que alguno de los dos me matara – ah y tranquilos no todos en el barco están muertos además de nosotros, mi querido contramaestre debe estar durmiendo la siesta en algún barril de papas – mi voz volvió a ser alegre y abrazando a As para tranquilizarlo me separe después de unos segundos para pedirles que me acompañaran a la cabina del capitán.

- Perdón el desorden… no me gusta ordenar – quiete algunos mapas y dagas de sobre la mesa para hacer lugar, puse tres tazas y una tetera que parecía como si la hubiesen calentado recién, los espíritus estaban siempre en todo y eran los que mantenían el barco siempre listo para su capitán – mmmm sé que deje el frasco ese en algún lugar… - no me las había comido todas, había traído unos dulces del norte de limón y amapolas que estaban muy ricos – aquí! Yo sabía que no me los había comido todos – deje el frasco sobre la mesa con una sonrisa triunfal, si era lo mejor que podía hacer, no era muy buen anfitrión, nunca tenia visitas vivas o enteras así que estaba algo consternado al respecto.

Y como todos aquí estaban acostumbrados a que no hubiese gente viva, uno de los espectros que había perdido la mitad de la cara por un cañón, atravesar la puerta murmurando - capitán... un rumbo... fijamos un rumbo... - casi suelto una risa nerviosa, había olvidado ordenarles que no aparecieran.

Barco:






I'm in love:


"I would tell you about the things they put me through
The pain I've been subjected to
But the Lord himself would blush
The countless feasts laid at my feet
Forbidden fruits for me to eat
But I think your pulse would start to rush.
"


avatar
Kaien Cross
Sailor

Sailor

Mensajes 531
Dracmas 799
Fecha de inscripción : 22/04/2015
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La pócima mágica

Mensaje por Minerva el Sáb Mayo 12 2018, 15:08

Ok... Estaba en el barco fantasma de un poderoso espectro al servicio de Hades... Quien además, tenía unos enormes colmillos que se asomaban cada que sonreía o hablaba mucho. ¡¿Dónde se había metido?! Si los demás supieran se pondían de acuerdo por primera vez en sus vidas para castigarla en las mazmorras por meses enteros... A ella y al Gran Maestre sin duda. Lo peor o quizás lo más curioso, es que el barco parecía... ¿Moverse solo? Quizás a las ordenes mentales de su capitán. Salió de sus pensamientos cuando prácticamente él le dijo que no iba a obedecerla porque no lo hacía muy bien. Aún así sonrió cuando le picó la nariz, moviéndola como conejo. - Jejeje, igual sé nadar... - Dijo como una amenaza juguetona.

Se sujetó con fuerza para subir al barco por medio de las cuerdas... Hasta que lo vio. La cubierta de un barco fantasma que a cualquier otro lo hubiera asustado a ella le hacían abrir los ojos con entusiasmo. Nunca había visto nada así más allá de los libros que a duras penas tenían ilustraciones. No creía que de verdad tuviera fantasmas... Quizás solo eso decía el capitán para asustarla; así que sin miedo se puso a dar vueltas por el lugar, mientras se escuchaba por todo el lugar el "tap tap" de sus pasos.

- ¡Wooooooooo! ¡Es un buque fantasma! ¡¿Y tiene cañones?! ¡¿Y una campana del capitán?! - Enredó los dedos una vez más en los del peli morado, acercándose a una de las barandas. ¿El ojo de Garuda? Byron la hacía estudiar sobre los caballeros de otras regiones. "Para que no te agarren desprevenida, debes aprender quiénes son tus vecinos" y sabía muy bien qué clase de persona tenía enfrente o más bien, de armadura, ya que el usuario puede ser tan distante uno de otro anterior o futuro. Se asomó parándose de puntitas, viendo las olas llenas de estrellas.

Volteó a verlo mientras le decía aquello... ¿Para él había estado bien subirse a su barco? Demostrar valentía era algo que tendría que hacer en algún momento de su vida. Aunque luego sonrió ampliamente. - ¿No vas a reconocerme? ¿Entonces a quién? No me digas que a tu rey porque eso será demasiado cliché... - Se rió por como la picaba. Era realmente curioso y nuevo que alguien se tomase las libertades de tocarla tan libremente, si hasta hace poco casi explotan una sala porque Virgo le acarició la cabeza. Y fue aún más curioso cuando se posó a su espalda para levantar los brazos.- ¡Tu lo que quieres es que me haga reb---!

No terminó de hablar cuando se estremeció de pies a cabeza. Se quedó petrificada en su lugar al sentir el beso en el cuello con la boca abierta a media oración. Nadie jamás en toda su vida la había besado más allá de la frente, la cabeza o la mano... Reaccionó tarde, con el color subiendo como una olla de presión hasta que estaba tan roja como un tomate con fiebre. - Ah... yo... agua... - Respondió a la pregunta aún donde estaba... No podía moverse y probablemente jamás volvería a ver a Kaien a los ojos. ¿O era que así se saludaban los piratas? ¡Obviamente no, Minerva!

Caminó como un pingüino tieso hasta donde les guiaba. Pero se le pasó un momento hasta ver donde llegaron. ¡Era un espacio muy acogedor y genial! La niña corrió a asomarse por las ventanas con una enorme sonrisa. Podía escuchar la madera del barco crujir al igual que el agua chocando con la parte inferior del barco. La luz de la luna se filtraba dando una iluminación lúgubre pero mágica. Se giró para ver el té y los dulces pero antes de que pudiera tomar algo... Un fantasma cruzó la puerta, uno bastante feo. - ¡¡KYAAAAAAAAAAAAAA!!

Parecía que Minerva había usado una especie de teletransporación pero la verdad es que había dado tremendo salto hasta esconderse detrás de Asclepio, tomando con fuerza su camisa y hundiendo la cara en su espalda. - ¡Está muerto! ¡Es un muerto!






Sosténme como si nunca perdieras la paciencia
Dime que me amas más de lo que me odias todo el tiempo
Y que aún eres mio.


Porque te amo:


avatar
Minerva
Comerciante

Comerciante

Mensajes 741
Dracmas 725
Fecha de inscripción : 22/10/2015
Localización : Templo Principal en Grecia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La pócima mágica

Mensaje por Asclepio Karpusi el Dom Mayo 13 2018, 01:22

Ciertamente Asclepio estaba procesando todo aquello. Es decir... Él que quería proteger, cuidar de su hermanito, que estuviera bien y no involucrado de ninguna forma en la guerra que se avecinaba... ¡Y el muy... estaba más que metido por ser la "mano derecha" del Rey del Oeste! Y lo peor de todo, es que... No podía decir nada... Fuera de que tuviera cuidado, porque... Kai era demasiado necio y hacía lo que quería. No había forma de hacerlo cambiar de opinión. . . Además de que el médico sabía le encantaba ser un "salvaje."

Pero realmente se sentía tranquilo, muy tranquilo de ver cómo su hermano trataba a Minerva. Asclepio lo permitía, simplemente porque eso era lo que quería para la niña. Que tuviera una vida, y una relación con las personas de lo más normal que pudiera... Jamás se imaginó que su hermano fuera el que le ayudaría con eso. Con todo y todo, se estaba portando de forma muy decente con ella, y eso se lo agradecía a Kai, aunque por el momento estuviera callado. Pensó que sería mejor dejar disfrutar a Minerva de esta libertad que ciertamente le hacía falta... Ya tendría tiempo -esperaba -de hablar bien con Kai, al parecer, realmente tenían MUCHO que hablar... Asclepio sobre todo... Quería... Terminar de ser honesto con su hermano... Pero ciertamente no quería que Minerva lo escuchara. Sabía que también debía hablar con su Reina. Tenía cierta... Inquietud por saber qué es lo que le diría ahora que ella sabía quién era él. Sólo esperaba no..

Se sujetó de la cuerda como Kai le indicó, siempre verificando que no se propasara con Minerva y la tuviera cuidada. Claro, que al llegar a la cubierta, Asclepio demostró que era un erudito, porque no sabe ni con qué se enredó fue a dar al suelo, levantándose con la ayuda de su hermano casi como si fuera un resorte . Él había ejercitado su mente... No tanto sus reflejos para el ejercicio. Aunque igual, tendría algo que ver con la... atmósfera que se sentía en el barco. tuvo que apoyarse sobre su báculo porque... En serio que... Estaba PESADA. Le agradeció a su hermano su preocupación, notando que le seguía poniendo atención a ella. Asclepio lo prefería así. . . No fuera que, simplemente por la emoción, Minerva se fuera a caer por la borda.

-No seas aprovechado...

Mirando de forma reprobatoria al chico, y dándole un golpe con su báculo en la cabezota al notar el beso que le dio a la niña. Como le dijo, tenía que respetarla simple y sencillamente porque era una mujer, una niña todavía y había cosas que no había experimentado y que por edad, NO debía experimentar todavía... Como un beso en aquella parte de su cuerpo. Que juego con ella y la "moleste" está bien, pero ya que se tome "esas" libertades, eso si que no.

Los siguió a su camarote, sin perder detalle alguno del barco. Tenía que admitir que era una pieza realmente hermosa. Nada más entró, se sentó en la primera silla que vio. La verdad estaba mareado. Nunca le había gustado la muerte, y ahora que según Kai estaban rodeados de ella no le agradaba mucho.

-¿Y cómo puedes encontrar algo en este desorden?

Le preguntó con una sonrisa, claramente molestándolo. Suponía el té le ayudaría a reponerse de su malestar. Y realmente... No quería creer que... Lo que dijo de los muertos fuera verdad, aunque también sabía Kai no era de los que mentían... Ocultaba la verdad, pero eso era otra cosa. Por eso, cuando vio a ese fantasma, a pesar de no gustarle el asunto, se levantó un poco en una clara expresión de curiosidad. . . Hasta que Minerva dio aquel espectacular brinco y se puso detrás suyo, a lo que sólo sonrió, moviéndose un poco para tomar la mano de la pequeña niña.

-Jejeje Calma Minerva... Kai ya lo había dicho además... Él prometió que no te haría daño.

Volviendo su atención a aquel fantasma. Es decir... ¿Quién podría sobrevivir a semejante herida? Y bueno, eso también lo llevó a pensar en que... Si Kai podía darle órdenes a los muertos. . . Y tuviera que pelear... ¿Cómo le podrían ganar? Claro que no quería que su hermano perdiera, pero... ¿cómo puedes derrotar o detener a un muerto?




Spoiler:
avatar
Asclepio Karpusi
Grand Maestre

Grand Maestre

Mensajes 173
Dracmas 600
Fecha de inscripción : 14/04/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La pócima mágica

Mensaje por Kaien Cross el Lun Mayo 14 2018, 12:21

Me sobe la cabeza ente el golpe, un día de estos iba a robar esa bastón y lo escondería o quemaría o no se lo tiraría por la borda para que no lo encontrara y no me pudiera dar más golpes con el! Mendigo bastón del demonio! Además no estaba siendo aprovechado, solo le estaba mostrando todas esas sensaciones que dentro de su palacio de oro no podía ver ni sentir, no era algo malo, no iba a violarla allí, podría matarla, secuestrarlos… llevarlos al oeste ahora mismo y amaba demasiado a mi hermano como para hacerlo responsable de algo o meterlo en líos, que me partiera un rayo ahora mismo, teniendo tal oportunidad iba a dejarla pasar como si nada y todo por Asclepio, si alguien se enteraba de eso… de él, era probable que yo muriera para defenderlo en vano porque acabarían con él también, ni quería imaginarlo, no, nada de esas imágenes! Quería a mi hermano bien vivo!

- Bien té para el erudito… agua para la señorita… te dan bien de comer – le pregunte inclinándome un poco más hacia ella – te vas a quedar enana – le saque la lengua jugando y tome otra galleta del jarro – que desorden… esta todo impecable, un poco de polvo por acá y por allá… pero es que mi contra maestre se la pasa durmiendo – mire para todos lados distraído, a mí no me parecía que estuviese tan mal.

Me sobresalte tanto con su grito que me atore con lo que estaba comiendo haciendo que tosiera una y otra vez con fuerza – que… demonios… - entonces vi porque gritaba, ya estaba tan acostumbrado a ellos que eran como mi familia que ni lo había escuchado o visto entrar por la… pared, tosí de vez en cuando, maldita galletita – no… sin rumbo marino, estamos solo de paseo, nos mantendremos cerca de la costa – el fantasma miro perdido a la chica y el médico sin decir nada, como si quisiese acercarse pero como estaba yo no se atrevía así que terminó por retirarse – el cañonazo le hizo mal… lo siento – dije al final, yo estaba acostumbrado ellos no – no todas las almas van al cielo Minerva… algunas permanecen atrapadas, digamos que les doy algo que hacer… no voy a mentirte, me odian porque murieron por mi culpa, pero pagan sus pecados o sus atrevimientos, soy uno de los tres jueces, mi tarea es esa precisamente… aunque As este en desacuerdo por mi forma de juzgar – reí por lo bajo, mientras pase por detrás de As para picarle de nuevo las costillas a Minerva, de esa forma que se le fuera el espanto.

- Qué clase de valentía tienes si te asustan los fantasmas! – fui hasta las ventanas para abrirlas, dejando que la brisa del mar penetrara en el interior del lugar, podía parecer cruel y todo muy aterrador, pero para mí a veces era agotador, vivía una existencia eterna ligada con las almas de las personas, cada una que moría debía ser juzgada por nosotros, esa era nuestra tarea principal, a veces era terriblemente tedioso y doloroso cuando se trataba de alguna epidemia que atacaba a chicos, pero tal vez por esa razón ya habíamos perdido la sensibilidad y parte de nuestros sentimientos ya no funcionaban como debían.

- Como piensas reinar cuatro reinos tan distintos… ante la primera desgracia… ante el primer inocente que caiga… lloraras? Cuando veas los cuerpos de los guerreros, tuyos o de otro reino tirados en el piso… gritaras? No As… no digas que no es un tema para una niña… dejo de serlo cuanto jugo su turno en este juego de poderes…

Ninguno de los reyes era ideal, seguramente todos tendrían sus defectos pero, no se suponía que eso lo decidían los pueblos, un consejo especial o otras personas que no fuesen ellos mismos? Hacer esto solo llevaría a lo peor, lo sabía ella? O ignoraba completamente esa posibilidad y creía en su mundo de fantasías que todo estaría en paz? Volví a invadir el espacio personal de Minerva con el fin de intimidarla con las preguntas, me pregunte si era capaz de pelear hasta el final?

- eres la espada o el escudo de tus guerreros? que papel tomaras en las batallas que proclamaste a gritos... - la mire fijo aun con el ojo de ave al descubierto, este se fijo más aun en la chica, contemplando, estudiando cada uno de sus movimientos.




I'm in love:


"I would tell you about the things they put me through
The pain I've been subjected to
But the Lord himself would blush
The countless feasts laid at my feet
Forbidden fruits for me to eat
But I think your pulse would start to rush.
"


avatar
Kaien Cross
Sailor

Sailor

Mensajes 531
Dracmas 799
Fecha de inscripción : 22/04/2015
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La pócima mágica

Mensaje por Minerva el Miér Mayo 16 2018, 18:38

A pesar de que hace unos minutos se estaba riendo por el gran palazo que Asclepio le metió a Kaien ahora estaba verdaderamente asustada aunque la intensidad disminuyó un poco cuando el Maestre tomó su mano y le explicó que no le harían daño, además la molestia de que le llamaran enana quedó en segundo grado cuando el fantasma les miró de forma tan tenebrosa y después se fue... Miró al capitán mientras le explicaba que no todos se iban al cielo... Él había asesinado gente, de forma "justa" de acuerdo a sus normas y leyes, como llevaban las cosas los del Oeste... Y luego se preguntaban porque estaba tan reacia a que Hades quedara como rey de todo Pantheon.

Aunque luego infló las mejillas y terminó riéndose cuando le picó las costillas. - Jejeje, no me piques! - Dijo jugando pero luego se puso sería a sus cuestionamientos mientras la brisa del mar movía sus cabellos largos y platinados. Pensó la respuesta, bajando la mirada pero luego volvió a mirarle y asintió. - Llorar no tiene nada de malo... Lamentar la muerte es una capacidad humana que nos hace sentirnos vivos y que además hace que las almas se sientan amadas. Incluso lloraría por ti y obviamente por Asclepio - Dijo algo roja.

Pero entonces se acercó a ella. Estaba mucho más pequeña así que tuvo que levantar la cabeza para verle a pesar de tener tanta cercanía. Si fuera por ella ya estaría sudando y agitando las manos por todos lados como un polluelo a punto de salir volando pero mantenía la postura por tantos años de educación. ¿Ella ser el escudo o la espada? Se supone que los caballeros eran eso... para ella... O al menos así le habían educado desde que naciera pero... ¿Qué papel sería ella para los demás? Nunca lo había pensado y se mordió el labio inferior.

- No... No-o lo sé, no lo había pensado pero... Quiero protegerlos a todos. No solamente a mis caballeros... ¡Quiero proteger a todos! ¡No importa quién o qué seas! La paz y el amor es universal. Si tengo que elegir, seré el escudo. Tu escudo. El de todos aquellos que quieran y ¿Por qué no? Incluso de los que se rehusan a ser parte de mi reinado.

Dijo de pronto asintiendo con determinación. Aunque sonara estúpido y utópica esa era Minerva y nada iba a cruzarse entre su sueño y ella. Pero luego levantó la mano y le picó el ojo de cuervo al capitán, tan lentamente e inesperado que todo se vio en cámara lenta y hasta se escuchó húmedo. - ... ¡Aghn! ¡Es real! - Dijo agitado el dedo mojado con muchísimas ansias y nervios.






Sosténme como si nunca perdieras la paciencia
Dime que me amas más de lo que me odias todo el tiempo
Y que aún eres mio.


Porque te amo:


avatar
Minerva
Comerciante

Comerciante

Mensajes 741
Dracmas 725
Fecha de inscripción : 22/10/2015
Localización : Templo Principal en Grecia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La pócima mágica

Mensaje por Asclepio Karpusi el Miér Mayo 16 2018, 23:47

Por extraño que pareciera, Asclepio no dijo nada, ni se metió entre la conversación -o Inquisición -que Kai tenía con Minerva. Sin duda, era un hecho sin precedentes -y si lo veían en el consejo seguro lo despellejaban vivo -pero estaba de acuerdo con Kai. Esas eran preguntas que eran reales, estaban allí y debían y tenían que ser formuladas hacia y contestadas por Minerva, pero que nadie le hacía. Ya fuera porque era la Reina, ya fuera porque era una mujer, ya fuera porque la seguían viendo como una niña, o por lo que sea, nadie discutía con ella estas cuestiones.

Y como ha dicho Asclepio, no quisiera que creciera y menos en esas circunstancias... Pero tenía que hacerlo, y justamente, más ahora que decidió "jugar ese juego de poder" como bien decía su hermano. El resto del mundo no iba a bajar la cabeza ante ella como lo hacían en el Este ¡El mismo Kai se lo había dicho en su cara! Y ella tenía que aprender a lidiar con todo aquello. . . La pequeña burbuja en donde ella a vivido... Poco a poco se estaba rompiendo... Y Minerva tendrá que aprender... Cómo es el mundo en realidad.

-Pero a veces... Hasta los escudos... Atacan...

Dijo tranquilo, mirando a la niña. Había sido valiente -y un poco estúpido -haberse proclamado la Reina de Pantheon y justamente por eso. . . Asclepio dudaba de que Minerva misa supiera el alcance de esa decisión. Estaría allí con ella, ayudándola y aconsejándola lo mejor que pudiera y mientras ella lo quisiera a su lado... Pero tenía que entender la -ENORME -responsabilidad que su decisión llevaba. Y más considerando... Que probablemente habrá una guerra. Si, ella en ella residía el espíritu de la diosa de la Guerra. . . Pero decir eso era MUY distinto a realmente ver una batalla, ver a personas inocentes y queridas salir lastimadas... O incluso morir. . . Aunque haya sido por hacer lo correcto.

La acción de la pequeña con el ojo de su hermano lo sacó de sus pensamientos, riendo con ganas, tanto por la reacción de Minerva como la cara de Kai. No podía dejar de reír, incluso doblándose hacia delante, tomando su abdomen por la risa, y luego Minerva corriendo por todos lados, le completa el cuadro.

-Eso... JAJAJAJAJA te pasa por JAJAJAJAJAJA... JAJAJAJAJAJA... Se JAJAJAJA... Se llama... JAJAJAJA Se llama Karma jajajajajajaja

Tratando de controlarse, limpiándose una pequeña lágrima que la risa le había sacado, caminando hacia su hermano para revisarle el ojo. Sabía que no lo podía haber lastimado, pero estaría más tranquilo al revisarlo.




Spoiler:
avatar
Asclepio Karpusi
Grand Maestre

Grand Maestre

Mensajes 173
Dracmas 600
Fecha de inscripción : 14/04/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La pócima mágica

Mensaje por Kaien Cross el Sáb Mayo 19 2018, 01:20

Era demasiado entusiasta, tenía buen espíritu, porque tenía ese sentimiento en el pecho de que debía de matarla ahora para que no sufriera y al mismo tiempo también quería verla triunfar a pesar de saber o intuir más bien lo que mi dios deseaba, que estaba haciendo? No estaba pensando con claridad, tendría que… hacer virar el barco en dirección al Oeste ahora mismo y sin embargo le estaba dando un paseo por la costa, para que viera las luces y el encanto del mar, Kaien… eres un idiota.

Todos esos sentimientos de culpa se fueron al demonio cuando sentí el piquete en el ojo y la risa de As resonando en toda la cabina, no me había dolido pero de todas formas había logrado que llorara por ese ojo y termine por tirarme al piso cubriéndome el ojo como si fuese algo super grave – claro que es real! Es mi ojo!!!! Ahhhhhh me lo sacaste!!! – empecé a reírme sin darme cuenta tentado por la risa de mi hermano.

No debería estar así… ni aquí… ni de este modo, que estoy haciendo?

No puedo convertir a nadie más en mi debilidad, detuve la risa y cerré los ojos unos segundos antes de que As se acercara para ver – debería estar llevándote al Oeste con ella… lo sabes no? – sostuve la muñeca de As antes de que se acercara del todo pare “revisar” que todo estuviese bien, él debía saber lo que estaba conteniendo y lo que estaba luchando entre el deber y la rebeldía en este momento, en lo que me estaba torturando para cumplir la promesa que les hice en la playa, pero cuánto tiempo más podía controlarme – si tan solo supieses la verdad… - múrame con amargura, no lloraba jamás lo hacía, no estaba en mí y todo esto ya me estaba afectando de sobremanera, estaba siendo demasiado bueno con ella… con él.

- Lo siento, me estoy poniendo muy blando con ustedes par de sabandijas… - sonreí de lado y solté a mi hermano poniéndome de pie para enfrentar a Mine y darle un beso en los labios – son de verdad! Y…. BUENO! Es mejor que vallamos regresando! Nadie quiere preocupar a los guardias! Te dejare segura en el castillo y luego regresare a la clínica As, no te preocupes – le sonreí a mi hermano volteando a verlo, más que nada para evitar que fuese a darme un nuevo golpe.

La cola del abrigo giro cuando me dirigí rápidamente hacia la puerta saliendo de nuevo a la cubierta, necesitaba el aire, realmente me estaba ahogando solo, como si me hubiese lanzado al mar abrazando la piedra más enorme que pudiese cargar sobre mis espaldas, definitivamente no podía decir nada de esto, nadie tenía que enterarse de la promesa ni de este pequeño viajecito. Mire al cielo un instante antes de que mis manos se volvieran a mover ordenándole a las velas y al viento a dirigirse nuevamente a la playa.

- Minerva… - le extendí mi mano, preguntándome una vez más que estábamos haciendo, porque ella debería estar entregándome a los guardias, nunca debió subirse a mi barco… porque me había dejado acercarme tanto sabiendo lo que era, quien era, porque le estaba dando tantas vueltas, porque me estaba torturando?

- Prometo dejarla en el frente del palacio hermano, no entrare, ni dejare que me vean con ella para que no la castiguen – le guiñe el ojo, porque ellos sabían quién era realmente pero nadie más, por lo que si me acercaba y nos veían solo pensarían que la reina se había fugado con un chico y sería un problema.

El barco ensayo en la playa y los cuervos volvieron a salir de entre las velas donde se posaban para sobrevolar la ciudad, mostrándome donde estaban los guardias patrullando, de esa forma nadie nos verían – haremos con antes pero sin ti As… - le sonreí, sabía que confiaba en mí, pero ahora, que pasaría luego, cuando todo fuese distinto, dios desde cuando era que me ponía a pensar en esas mierdas! Yo… no soy así – bien vamos señorita es hora de que se vaya a dormir, es tarde para los menores – en cuanto ella me diera la mano bajaríamos y nos dirigiríamos lo antes posible a su castillo y entonces tendría que despedirme hasta que el destino nos volviera a encontrar pero de la peor manera tal vez.

----------------------------------

Off: me llevo a la señorita para despedirme de ella y vuelvo a la clínica donde me encontrare con As nuevamente como al inicio.




I'm in love:


"I would tell you about the things they put me through
The pain I've been subjected to
But the Lord himself would blush
The countless feasts laid at my feet
Forbidden fruits for me to eat
But I think your pulse would start to rush.
"


avatar
Kaien Cross
Sailor

Sailor

Mensajes 531
Dracmas 799
Fecha de inscripción : 22/04/2015
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La pócima mágica

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.