AIDAN
WebMaster
|| MP ||

MINERVA
Admin
|| MP ||

ABEL
Admin
|| MP ||

BRAVERY
Eventos y Tiendas
|| MP ||

LOTHAR
Rol Master
|| MP ||
Últimos temas
»  The tender smile of the snow girl.
Ayer a las 19:41 por Damian

» Rincón sin salida
Ayer a las 18:44 por Hoshi

» Lo que el mar susurra... tormenta
Ayer a las 18:36 por Cosmos

» The coast of silence
Ayer a las 16:43 por Damian

» Peticion de Rangos
Ayer a las 14:53 por Ethan

» [Entrenamiento] Regrésame el lunch
Ayer a las 14:41 por Cosmos

» Un Pequeño Desliz Salvaje
Ayer a las 12:59 por Cosmos

» ¿Nueva Alianza?
Lun Ago 20 2018, 16:07 por Anghara

» Busco rol
Lun Ago 20 2018, 01:34 por Sugu

» Las velas de un viejo barco
Dom Ago 19 2018, 17:26 por Damian


ReglasHistoriaFicha BaseCronologíaInventarioMercadoMapaBúsquedas de Rol


Licencia de Creative Commons
Eternal Spirit by DelthaV is licensed under a Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 Argentina License



La pócima mágica

Página 2 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ir abajo

Re: La pócima mágica

Mensaje por Asclepio Karpusi el Vie Abr 20 2018, 14:12

Sólo alcanzó a suspirar al escuchar el por qué estaba ella allí. . . Y ya se lo estaba imaginando. . . Y bueno... Sabía que tendría que hablar con ella en algún momento de eso pero. . . 'Ay, ya que...'

-No, no estoy muy ocupado, no se preocupe. -Dedicándole una pequeña, pero hasta eso, honesta sonrisa. Técnicamente, no le había dicho ninguna mentira. Su hermano estaba bien, además de que si se ponía mal, podía ir con él de inmediato, pero atendieron la crisis muy a tiempo, así que dudaba hubiera alguna complicación, pero uno nunca sabía. -No, no es contagioso, no se preocupe.

Volteando a verla con la misma sonrisa, pero cerrando la puerta donde estaba su hermano. Número uno, era derecho de cada paciente, sea quien sea, que su tratamiento fuera tratado de forma individual y privado. Aunque no fuera Kai, el paciente tenía derecho a sentirse bien y libre de "vistas curiosas." Aclepio no estaba molesto, sólo era su forma de trabajar. Los pacientes no eran ni números, ni enfermedades, eran personas que eran receptivas a todo su entorno, más cuando se sentían mal.

La otra razón por la que cerró la puerta, era justamente porque se trataba de su hermano, y no porque se sintiera "avergonzado" de él ni nada por el estilo, al contrario, realmente estaba orgulloso que Kai se pudiera cuidar tan bien. . . Bueno, más o menos, él sólo siendo tan joven. Lo que no quería por el momento, era la mirada que sabía Minerva le daría a la piel de su hermano, y más que éste no se sentía bien por el momento. De forma "normal" Kai era... Como siempre, pero cuando no estaba bien, se ponía mucho más a la defensiva que normalmente... Entendía el motivo pero... Mejor evitar cualquier cosa.

-Bien... Usted dígame.

Le dijo, al momento de él apoyarse en una de sus mesas, cruzando sus brazos. Otra razón por la cual no le había "gustado" que ella estuviera allí, es porque seguro su escolta que había cerrado 3 calles a la redonda, y el lugar estaba más que rodeado de soldados. . . Lo que no entendía es por qué, alguien de su guardia no había entrado con ella. . . Seguro estaban en la puerta.
avatar
Asclepio Karpusi
Grand Maestre

Grand Maestre

Mensajes 147
Dracmas 385
Fecha de inscripción : 14/04/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La pócima mágica

Mensaje por Kaien Cross el Vie Abr 20 2018, 18:54

No podía evitar su charla, no importaba si cerraba la puerta o me llevaba a un lugar más alejado, mis sentidos eran demasiado agudos como para no escucharlos. Me hizo gracia, porque de repente tan nervioso, quien había llegado de esa forma a sacudir a Asclepio, lo tenía como alguien que siempre estaba calmado sin importar la situación, pero de repente su palabra se entrecortaba tanto como lo hacía mi respiración y no era que fuera por ser una chica simplemente, tenía que ser algo más importante como para ponerlo de esa forma.

Un cuervo grazno sobre un árbol mientras sacudía un poco sus alas, la noche acompañaba su oscuro color, me estaba poniendo más impaciente de lo normal y no sabía porque, había algo en el aire que hacía que mis pupilas se dilataran, como si sintiera algo dulce, una presa cerca de mí que podía cazar con facilidad y mis dedos inquietos comenzaron a golpear la mesa sobre la que estaba la olla de la cual me aleje, seque mi rostro con la toalla tirando el cabello hacia atrás y volviendo a colocar el parche sobre el ojo de ave, cuando lo cubrí el cuervo alzo vuelo.

Mire la herida en mi cuello, ahora que el aire le daba directamente aquel roce fresco me incomodaba, comenzaba a arder y ya no quería estar más en aquel cuarto respirando ese horrendo vapor, así que deje la toalla sobre mi cuello cubriendo la herida más reciente, siendo imposible ocultar el resto de las cicatrices que adornaban el cuerpo trabajado por el combate y  la piel fantasmal, de aquel blanco tan pálido como la luna, la única que no me provocaba daño alguno. Abrí la puerta con calma para no llamar la atención de As que parecía ya bastante nervioso, dejándome ver primero por la señorita. Realmente debía de parecer un muerto que andaba, lo sabía, más de una vez habían gritado asustados cuando aparecía de la nada acompañado de la palidez.

- Usted dígame… no es mi hermano algo mal educado por no presentarnos? – sonreí de oreja a oreja, estaba molestando pura y completamente a Asclepio ahora, hablaba tranquilo para no forzar los pulmones más de lo que ya los había forzado en el Norte, no era la persona más idónea para los climas fríos, perdía a muerte en ese terreno – es la novia de mi hermano? – estaba esperando el golpe que vendría después de esa pregunta.

Extendí mi mano hacia ella, no era más educado con una chica de lo que era con un hombre, trataba a todos por igual, de una manera u otra me daban lo mismo nunca me encariñaba con nadie ni me relacionaba realmente, por lo general persona con las que me cruzaba eran porque tenía que matarlas o porque las necesitaba para algo en particular. – Puedes concentrarte en cerrar la herida mientras hablas con ella – le dije a As mostrándole que la herida del cuello estaba sangrando un poco ahora. Ella podía mirar hacia otro lado si le daba impresión – hagan como que soy un fantasma – le guiñe el ojo a la chica, por si la había asustado antes con mi presencia.
avatar
Kaien Cross
Sailor

Sailor

Mensajes 419
Dracmas 90
Fecha de inscripción : 22/04/2015
Edad : 18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La pócima mágica

Mensaje por Minerva el Dom Abr 22 2018, 20:16

Minerva miró curiosa a Asclepio... No sabía que fuera tan nervioso, y de hecho actuaba de una forma curiosa. Y le gustaba, le gustaba que no fuera como todos los clásicos que quieren caer bien y hablarle bonito... La trataba como una igual, otra persona. Siguió moviendo más los piesitos y con algo de tristeza se dio cuenta que cerró la puerta. Su curiosidad debía esperar... Además. ¿Lo notaba a la defensiva? ¿Por algo en particular? ¿Quién era el enfermo?

- ¿Seguro? Lo noto algo... ¿Nervioso? - Dijo, pero no esperó respuesta. - Venía a preguntarle... Muchas cosas en realidad. ¿Tienes algo de té? Comienza a hacer un poco de frío. - Sonrió ampliamente justo cuando la puerta se abría... El joven curandero no se dió cuenta, pero ella sí. Abrió los ojos castaños como pelotas al ver el joven de piel tan blanca como la luna. No solo eso, estaba lleno de cicatrices, unas que nunca había visto y le provocaron llevarse la mano a la boca. ¿Se encontraba tan mal herido? Debió ser una pelea terrible. Pero entonces, se presentó como el hermano del Gran Maestre, bajando un poco su mano, aunque sin retirar la expresión preocupada.

- ¿Hermano? - Se levantó para saludarlo formalmente aunque seguía igual de enana. Se retiró el guante y tomó su mano... Probablemente los consejeros y sus caballeros estarían gritando y revolcándose, pero a ella le gustaba que la vieran como una niña más. - ¡Un placer, hermano del Maestre! Mi nombre es Minerva y no jeje, no soy su novia. - Dijo poniéndose algo roja por la pregunta... Ya que retiró la mano pudo ver la herida en su cuello. No era discreta, miraba la sangre directamente, como toda niña curiosa.

- ¿Qué le paso? ¿Esta bien? ¿Puedes curarlo? - Le preguntó a Asclepio mientras ponía ojos de perrito a medio morir... Claro que podía curarlo, debería. Luego él le guiñó el ojo, a lo que ella se rió bajito. Parecían buenas personas, ambos, aunque en realidad no sabía lo cerca que estaba de la boca del lobo.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -





Sosténme como si nunca perdieras la paciencia
Dime que me amas más de lo que me odias todo el tiempo
Y que aún eres mio.


Porque te amo:


avatar
Minerva
Comerciante

Comerciante

Mensajes 683
Dracmas 981
Fecha de inscripción : 22/10/2015
Localización : Templo Principal en Grecia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La pócima mágica

Mensaje por Asclepio Karpusi el Lun Abr 23 2018, 00:21

Ahora si iba a matarlo. No sabía cómo, no sabía cuándo. . . Pero de que mataría a Kai, lo haría. A fin de cuentas, siempre había pensado que era mejor que él mismo lo matara porque así, sabría qué le "pasó" a estar con la incertidumbre, si algún día algo le pasara. Es decir, tenía que aprovechar que fue a prepararle el té a Minerva para salir... ¡Y salir semi desnudo! A él no le importaba pero ¡ella era una niña! Era más que obvio que se iba a "escandalizar" a fin de cuentas, de las pocas o muchas veces que había estado en el palacio, había visto que todos tenían mucho cuidado de cómo se presentaban con ella. . . Más por que la chica que siempre la acompañaba los forzaba, y si no físicamente, si con su mirada.

"Así es señorita... Es el tope - Dándole un golpe en la cabeza al chico, primero porque aún no terminaba su tratamiento con su nebulización, como por salir "así como así." -De mi hermano menor.

Dándole el té que le había pedido, y sorprendiéndose un poco de que Minerva no se hubiera asustado con él. Se había impactado, hubiera sido raro si no, pero notó que lo saludad bastante bien, e incluso, se podría decir que con emoción. Y no pudo evitar sonreír al ver la "suplica" en los ojos de la pequeña. Claro que podía curarlo. Sólo que...

-A ver... Ven acá torpe... Tomando a su hermano de la oreja a su hermano para que caminara hacia la camilla, en donde le dijo que se acostara, mientras él ponía un biombo médico de tres paredes cubiertas con una manta blanca entre ellos y la niña. [color=#00cc66]-Disculpe señorita. [color] Le comentó mientras acercaba las cosas que utilizaría con su hermano, y al final se lavaba las manos. -Si no le molesta podemos hablar así mientras lo atiendo.

Sabía que a Kai no le moestaría que viera cómo Asclepio hacía su trabajo, pero a él. . . No es que le molestara, pero eran sus protocolos que seguía al pie de la letra, porque había visto que a fin de cuentas, le funcionaban.
avatar
Asclepio Karpusi
Grand Maestre

Grand Maestre

Mensajes 147
Dracmas 385
Fecha de inscripción : 14/04/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La pócima mágica

Mensaje por Kaien Cross el Lun Abr 23 2018, 23:06

Cuando dijo su nombre fue como si la pieza que calza perfectamente para finalizar un maravilloso rompecabezas apareciera, no me había dado cuenta antes porque solo sabía su nombre pero ahora que la veía notaba esos detalles en su complexión, pequeña de cabellos plateados y ojos intensos, así describían a la Reina autoproclamada de Pantheon, comprendí casi al instante porque Asclepio estaba nervioso, ella era su reina, él era completamente reservado con decir quién era en el consejo, tal vez solo yo y los del castillo lo supieran.

No pude más que esbozar una tonta sonrisa dirigida a ella, como si fuese algo completamente “inocente y dulce” cuando en realidad era todo lo contrario, la tenía allí, tan cerca, tan accesible… tan fácil de matar, pero no podía… no podía aquí, seria condenar a mi hermano, aunque en un simple estado de frenesí eso no me importaría en absoluto, ahora estaba lo suficientemente cuerdo como para no perjudicar a mi única familia.

- Torpe? Podre ser muchas cosas pero no torpe… - alegue en mi defensa intentando desviar mi atención lejos del corderito indefenso, pero no pude, mi ojo se clavó en su menudo cuerpo, en su delicada piel, con qué facilidad se desprendería de su carne? El tirón de orejas me saco de aquel pensamiento, haciendo que me quejara por el pequeño dolor enfocado en aquella zona – auch! No dejas que la inspecciones como corresponde! – iba diciendo mientras Asclepio me alejaba de ella.

- Déjala que vea, ni que fuese una niña de apenas unos añitos de edad…ya debe ser toda una mujer - masculle un poco de mal humor mientras me recostaba en la camilla flexionando una de mis piernas sobre esta, descansando mis manos sobre el abdomen, movía con ansias los dedos y respiraba un poco alterado, como si no pudiese percibir a mi presa con claridad, me molestaba, mire a un lado y solté una carcajada – eso es a modo de reprimenda por metido? Ni que fuera alguien de alta sociedad… y si lo es… que problema habría si la mancho un poco? – lo mire con picardía, sonriendo de lado.

- Hey!!! Minerva!! Quieres ver como Asclapio me hace sufrir?? – le pregunte incorporándome de repente para ver si ella se animaba a venir o se quedaría del otro lado, en realidad no quería perderla de vista, no aquella noche, no podía dejarla ir como si más, teniendo tal oportunidad… la necesitaba. – que no te intimide la gente de buenos modales y medio gruñona… - mire a mi hermano – deberías dejar que se divierta, aunque sea joven debe aprender, quien es que tanto la celas de mi, me lastima tu actitud – le saque la lengua antes de recostarme de nuevo para que él hiciese lo suyo.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -



I'm in love:


"I would tell you about the things they put me through
The pain I've been subjected to
But the Lord himself would blush
The countless feasts laid at my feet
Forbidden fruits for me to eat
But I think your pulse would start to rush.
"


avatar
Kaien Cross
Sailor

Sailor

Mensajes 419
Dracmas 90
Fecha de inscripción : 22/04/2015
Edad : 18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La pócima mágica

Mensaje por Minerva el Mar Abr 24 2018, 16:15

Lo que Asclepio no sabía es que Minerva aceptaría cualquier cosa con tal de salir de lo monótono del castillo... No se asustó de la apariencia de Kaien porque la curiosidad de ver algo así por primera vez le anclaba ahí mismo. Una persona ajena a la vida de los nobles y que además parecía tan libre era el punto exacto de quiebre de alguien que ha estado toda su vida detrás de cuatro enormes paredes. No pudo evitar reírse por como se trataban... Hermanos. Ella no tenía, de sangre, pero adoraba a Jineth como si fuese su propia hermana. Tomo la taza de té mientras se sentía observada por el joven nuevo... Por un momento se sintió nerviosa, nadie solía mirarla tan fijamente, ni siquiera a los ojos.

- ¡¿Eh?! - Dijo algo impresionada mientras se lo llevaban y cubrían todo con el biombo que los separaba. ¿Acababa de decir que... era toda una mujer? Sus ojos se abrieron como pelotas y brillaron. Era la primera vez que alguien le decía así... Todos le decían niña o pequeña. Sonrió ampliamente y se sentó derecha, sacando el pecho con orgullo. ¡Claro! Ya era toda una reina. - No, no me molesta, Gran Maestre. Continúe con su trabajo.  - Dijo más solemnemente de lo que debería. Luego escuchó que el chico la retaba a ir a ver como trabajaban... En su cerebro dos fuerzas luchaban. Asclepio era el Gran Maestre y si él decía algo, ella debía considerarlo por encima casi de todos y siendo menor debía escucharle, como al Lord Comandante... Pero también le picaba la invitación de mirar un procedimiento médico y la rebeldía en el tono del hombre.

- Yo... ¡No me dijiste tu nombre! - Dijo para cambiar el tema. Ya se había levantado pero seguía atrás del biombo, respetuosa de lo que se le había dicho pero con un picor en el corazón que no la dejaba en paz. - Venía a preguntarle a Asclepio si algún día aceptaría vivir en el Palacio conmigo... Y de negarse. ¿Por qué razón? Realmente esa es la razón de mi visita... - Aún tenía la taza entre sus manos, tomando de vez en cuando. Estaba rico, sabía muy natural. De menos sirvió para calmarla y no ponerse a saltar por la sala... Aquél chico era raro, parecía un alma libre, que no se callaba lo que quería decir... Alguien que seguramente ha visto mucho mundo.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -





Sosténme como si nunca perdieras la paciencia
Dime que me amas más de lo que me odias todo el tiempo
Y que aún eres mio.


Porque te amo:


avatar
Minerva
Comerciante

Comerciante

Mensajes 683
Dracmas 981
Fecha de inscripción : 22/10/2015
Localización : Templo Principal en Grecia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La pócima mágica

Mensaje por Asclepio Karpusi el Miér Abr 25 2018, 00:23

¿Estaba hablando con su hermano o con un pervertido? Porque bueno, le quedaba claro que se estaba luciendo frente a Minerva, porque siempre había sido así. . . ¡Incluso había intentado coquetarle a su madre! Claro que ella lo tomó con gran humor y hizo que el niño se pusiera rojo como tomate y no supiera qué contestarle. Así de genial era su madre.

-¿Tú quieres comportarte y mostrar algo de clase?

Le dijo a su hermano, una vez que le dio un pequeño golpe en la frente con los dedos. Aunque notó que Minerva estaba por demás entretenida con la forma de actuar de Kai y de interactuar entre ellos dos. Claro que a Asclepio mismo le gustaba esa forma que tenían. A veces, Kai lo desesperaba, pero no se imagina que se "llevaran bien" y sin "discutir," se le hacía por demás divertido.

Pero además, tenía que comportarse frente a Minerva, porque independientemente que era su Reina, era una niña, y por ese simple hecho, Kai debía de comportarse. Aunque no fue algo tan "grave" y por eso, aunque el mayor lo estaba "disciplinando" no fue a más. Porque además, sabía lo rígida que podía ser el protocolo cuando alguien estaba con Minerva... Así que, que estuviera junto a "personas normales" de vez en cuando también era bueno para ella. Era alguien que había proteger y cuidar sin duda alguna, pero aisalra en una "burbuja" tampoco era la respuesta... Como con Ai. Una cosa es cuidar a los Reyes de las regiones, pero lo que solían hacer, a como Asclepio lo veía, era justamente eso aislarlos. Y si los asilas ¿cómo pueden ser buenos gobernantes?

-Pues... No quisiera al Palacio... Porque de cierta manera me gusta mi libertad y porque... Aquí en mi clínica puedo atender a todo el mundo por igual. También viviendo aquí me es más fácil hacer las visitas a los pacientes que ya se no les es posible trasladarse. . - Comentó una vez que comenzó a atender la herida de su hermano, limpiándola primera, haciendo que sangrara un poco para comprobar el estado de la piel, y de que no tuviera ninguna infección. . . Sin haber quitado el biombo. -¿De verdad cree que dejarán entrar al Palacio a cualquiera? . . . Sin mencionar que al día atiendo de 15 a 20 personas.

Porque sabía era un hecho que no pasarían tantas personas al día si se mudara, y si en dado caso aceptaran ese volumen de gente -quitando las urgencias que, como su nombre lo indica, pueden ocurrir a las 3 de la mañana -sabía los soldados y los caballeros, justamente por estar cuidando a Minerva, llegaría un punto -muy pronto a opinión del mayor -en donde la gente se sentiría claramente sin ser bienvenida. Y no por otra cosa, sino por "precaución."
avatar
Asclepio Karpusi
Grand Maestre

Grand Maestre

Mensajes 147
Dracmas 385
Fecha de inscripción : 14/04/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La pócima mágica

Mensaje por Kaien Cross el Vie Abr 27 2018, 19:53

Miraba el techo mientras mis dedos tamborileaban sobre mi abdomen al ritmo de una canción que tenía en la cabeza, con tal de alejar la atención del ahora médico, porque la realidad era que cuando se enfrascaba en ese tema de curar dejaba de ser cualquier otra cosa que fuse para uno, ya sea amigo, hermano, pareja, o lo que se te ocurriera, Asclepio se transformaba tanto como yo cuando peleaba, tal vez era la única cosa que tuviésemos en común, que ambos sabíamos bien cual era nuestro papel y como interprétalo cuando era el momento.

Sin embargo su petición hizo que me detuviera un segundo mordiéndome el labio unos segundos antes de mirarlo – porque debería comportarme, ni que fuera alguien importante o de la realeza que mereciera tal trato… - entonces hice silencio, no quise hablar para no interrumpir y volví a mirar el techo y poner los ojos en blanco cuando mi hermano comenzaba a hablar, por dios era terrible interactuando con cualquier ser vivo que no estuviese enfermo! Realmente necesitaba lecciones de cómo tratar con la gente que no se estaba por morir o en aprietos, porque era tan nervioso! No pude evitar reírme por lo bajo pero la risa se remplazó por un pequeño gruñido de queja, el dolor me tomo por sorpresa – hubieses avisado… - le susurre apretando los dientes viendo mi propia sangre con un brillo particular de alegría, me gustaba tanto ese color.

Y cuando el biombo comenzó a hablar sostuve la muñeca de mi hermano para que se detuviera un segundo, le clave la mirada de “eh descubierto el mayor tesoro del universo” – hijo de… es la reina?! – susurre tan bajo que de no estar casi pegado a él no me habría escuchado, luego solté una risa y su muñeca para recostarme y dejar que terminara. Yo ya lo había adivinado antes, pero para no meter la pata y desmoronar cualquier pantomima que tuviese que hacer luego preferí hacerme el sorprendido por el hallazgo – Kaien Cross hermosa! El pirata más temido de todos los mares… menos el del Norte… a ese le temo yo pero porque está muy fresquito y casi me muero llegando acá! – no tenía ningún pudor, no me importaba quien fuera, bueno porque tenía que matarla claro, pero hacer bromas sobre mí mismo era algo típico para derretir el hielo en alguna charla.

- Minerva, te doy permiso de que ignores a mi hermano y te invito a cruzar ese biombo, no me molesta que mires… - lo mire sonriendo como si estuviese ganando una pelea silenciosa con él – déjala… seguro aprende un poco y quien sabe por ahí quiere convertirse en medico como tú! No sería igual de genialmente aburrido?! Porque es decir, seria genial que le gustase más ser pirata y subir a mi barco que estar en tu clínica como enfermera – le saque la lengua a Asclepio un poco triunfante, un poco infantil también, pero era la postura, no, el papel que me había propuesto a adoptar mientras fuse necesario.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -



I'm in love:


"I would tell you about the things they put me through
The pain I've been subjected to
But the Lord himself would blush
The countless feasts laid at my feet
Forbidden fruits for me to eat
But I think your pulse would start to rush.
"


avatar
Kaien Cross
Sailor

Sailor

Mensajes 419
Dracmas 90
Fecha de inscripción : 22/04/2015
Edad : 18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La pócima mágica

Mensaje por Minerva el Lun Abr 30 2018, 14:19

Escuchó lo que Asclepio respondía y no pudo evitar bajar la mirada tristemente, mirando su té... Vivir en el palacio mermaría su "libertad"... Una que ella no tiene y que probablemente nunca tenga. Él tiene la opción de estar ahí, en esa pequeña cabaña, con su familia... En cambio ella jamás tendría esa opción. ¿Cómo alguien elegiría una vida así? Rodeado de los más exquisitos lujos pero sin poder salir cuando gustase o hacer las cosas más básicas sin estar en observación. Era obvio que nunca dejarían entrar a los pacientes de Asclepio.

CRACK

No se dio cuenta que estaba apretando la taza con demasiada fuerza y aunque en realidad ella no era poseedora de mucha fuerza física el cosmos que emanaba a veces sin control podía ayudarla en cosas como éstas... El poco té que quedaba se regó, mojando su ropaje y cayendo un poco al suelo. Pero también vio unas gotas rojas en la madera de la cabaña... Miró su dedo cortado de donde manaba el hilo de sangre. Por un momento no entendió que era, escuchando lo que decía Kaien, sin percatarse de lo que sucedía detrás del biombo. - ¡Ah, un placer Capitán Cross! ¿Un verdadero pirata? ¿Robas a otros barcos? - Preguntó emocionada hasta que se dio cuenta que esa sangre era suya y que de hecho se había cortado; especialmente cuando empezó a doler.

- ¡Iiiiik! ¡Gran Maestre! ¡Me corté! ¡Me voy a morir! - Dijo asustada mientras se cruzaba el biombo para enseñarle el dedo índice por todo lo alto... Ahora era obvio que no sería una enfermera... Lo peor fue cuando vio lo que Asclepio hacía y se puso algo pálida. Todo el temple con el que había llegado comenzaba a desvanecerse con la herida. Nunca se había lastimado y rara vez había visto si quiera su sangre. - ¡No quiero morir antes de conocer el barco del Capitán! Si sobrevivo ¡¿Me llevará a conocerlo?! - Luego miró a Asclepio, con esas miradas que sabes te van a meter en problemas. - No le diga a nadie... Nadie sabe que estoy aquí.

Y precisamente en el palacio uno de los consejeros acababa de darse cuenta que Minerva no estaba... Ahí donde debería de estar. No entró en pánico inmediatamente sino que comenzó una silenciosa búsqueda que iría escalando en pánico conforme recibiera cada vez más negativas. Todo era una bomba de tiempo hasta que el Lord Comandante se llegase a enterar y el reino entero pereciera en ruinas, buscando a un chivo expiatorio que a todas luces apuntaba al pobre e inocente Gran Maestre...

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -





Sosténme como si nunca perdieras la paciencia
Dime que me amas más de lo que me odias todo el tiempo
Y que aún eres mio.


Porque te amo:


avatar
Minerva
Comerciante

Comerciante

Mensajes 683
Dracmas 981
Fecha de inscripción : 22/10/2015
Localización : Templo Principal en Grecia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La pócima mágica

Mensaje por Asclepio Karpusi el Lun Abr 30 2018, 20:01

En verdad que a veces, no sabía qué hacer con Kai... Darle un par de coscorrones para que aprendiera. Pero lejos de en verdad molestarle, le gustaba la relación que tenía con su hermano. Como bien diría su madre, eran su "ángel" y su "demonio," aunque Kai con ella se comportaba mucho mejor, o al menos lo intentaba. Bien se podía decir que ella era la única que hacía que Kai se comportara. . . Al menos un poco. Y como ya le había dicho, quería que se comportara, no tanto porque Minerva fuera la Reina, sino porque era una mujer, y a las mujeres había que respetarlas, simple y sencillamente por eso.

A Asclepio no le dio tiempo a contestarle a Kai, que bien que sabía se había dado cuenta de quien era Minerva. Número uno, ella le habló por su "título" y número dos, la forma en la que Asclepio se comportó, sin duda alguna lo delató. Y se dio cuenta que su hermano lo sabía, porque, a pesar de que controla "muy bien" sus expresiones faciales, no puede controlar el. . . "Brillo de sus ojos..." Bueno, ojo, cuando descubre algo que le gusta y le interesa. Claro que Asclepio jamás hubiera pensado que lo que su hermano quería era matar a Minerva, pero si se imaginó que, justamente como era un pirata, quería robarle hasta la risa. Que realmente esperaría que no pero... En cualquier caso, si, defendería la persona de Minerva, pero... Y aunque lo maten por eso, primero siempre, siempre SIEMPRE defendería a su hermano. No había discución en el tema.

Tampoco pudo contestar, porque escuchó claramente que algo se había roto, y justo cuando iba a preguntarle a Minerva qué había pasado -ya que se tardó un poco en reaccionar a eso, porque estaba suturando una parte de la herida de su hermano -es que la chica se puso a gritar de que se "iba a morir" dejando de lado sus instrumentos, porque si no si picaría algo que no debía al cuello de Kai, para voltear a ver a la niña, notando que el color se le fue del rostro.

-Tú! -Hablándole a su hermano, aunque claro que no estaba enojado ni nada por el estilo. -Ser médico no es para nada aburrido. Puedo hacer muchos ex... Descubrimientos en los cuerpos de mis pacientes. . Con el debido respeto y consentimiento de los pacientes. - Trató de corregirse en el acto, aunque sabía que de todas formas se seguía escuchando "mal."Esperaba Minerva estuviera más concentrara incluso en su hermano que en lo que acaba de decir. . . O se hubiera mareado "lo suficiente" como para no escuchar. -Y usted, a ver veamos, primero siéntese. - Acercándole la silla que había ocupado, notando los pedazos de taza, no por nada, sino para limpiar y que nadie -animal o humano -se fuera a cortar. -Sólo fue una pequeña cortadita. - Le dijo con una sonrisa a Minerva, después de haberla visto, limpiársela con un poco de agua y vendársela. -Usted aquí, puede venir siempre que quiera. . . Eso si, nada más avise jejeje. Siempre será bienvenida, atendida... Y libre aquí conmigo.

Ampliando su sonrisa cuando le dijo aquello último, porque... Supuso había roto la taza por ese tema. Tal vez Asclepio debió de haberse cayado aquello, pero hubiera sido deshonesto de su parte no haberle dicho todas sus razones a Minerva y ella merecía la verdad. Y lo que le dijo era cierto. . . Tal vez, Asclepio debía de ingeniarse algo para que la dejaran salir de ese ambiente tan asfixiante que era el palacio de vez en cuando para que estuviera tranquila y al menos con él, fuera una niña normal.

Por cierto, mientras Asclepio volvió a su trabajo con su hermano -a quien le dirigió una mirada de "compórtate," por tanta "conmoción" no se dio cuenta que se habían despertado dos pares de ojos curiosos en su clínica y que veían desde las alturas -a una altura considerable de las paredes de su casa, había anaqueles y barrotes por todos lados -a los visitantes.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -



Spoiler:
avatar
Asclepio Karpusi
Grand Maestre

Grand Maestre

Mensajes 147
Dracmas 385
Fecha de inscripción : 14/04/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La pócima mágica

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.